1

Cuba cerrará el 2021 con un crecimiento del PIB de un 2%

Cuba, PIB, economía

MADRID, España.- El Producto Interno Bruto (PIB) de Cuba crecerá un 4% durante el año 2022, según el informe anual de rendición de cuenta presentado este fin de semana por el primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular.

“Se planifica continuar la gradual recuperación económica y social del país, con un crecimiento del PIB a precios constantes en el entorno del 4%. Con ello, se deben superar las caídas experimentadas en los años 2019 y 2020, aunque no se alcanzan los niveles de actividad del año
2019”, precisa el reporte.

Marrero señaló que Cuba cerrará el 2021 con un crecimiento del PIB de un 2%, y no con un 6%, como estaba previsto.

El funcionario culpó de esta situación a “los efectos de la COVID-19, y al recrudecimiento del bloqueo, que mantiene la presión para cortar las vías de ingresos de las divisas y recursos que se demandan”.

El primer ministro reconoció además que el ordenamiento económico proyectado por Marino Murillo a comienzos de año ha tenido “resultados no deseados y múltiples insatisfacciones entre la población”.

“El objetivo del Ordenamiento Monetario, referido a otorgar al CUP el papel que le corresponde como centro del sistema financiero cubano a partir de eliminar la dualidad monetaria y cambiaria, transformar los ingresos de la población y eliminar gradualmente los subsidios excesivos y gratuidades indebidas, no se ha logrado en su totalidad”, precisó.

Ante esta situación, manifestó que “resulta necesario rectificar y adoptar nuevas decisiones
sobre varios elementos de su diseño inicial, en correspondencia con los cambios de circunstancias que han tenido lugar”, aunque no precisó cuáles serán estos cambios.

El “ordenamiento”, que provocó un aumento considerable en los servicios y de la precariedad de las condiciones de vida de la población cubana, fue uno de los detonantes de las manifestaciones del 11 de julio de 2021.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Tarea Ordenamiento: “Me desordeno, amor” (I)

Tarea Ordenamiento
Foto archivo

LA HABANA, Cuba.- Si se analizan las declaraciones oficiales que hacen los dirigentes del régimen a los medios se pueden encontrar contradicciones, pero ninguna como las que existen entre Díaz-Canel y Marino Murillo. Al primero le parece que hay que ordenar el ordenamiento, y para el segundo todo funciona como se había planificado, incluso afirma que a pesar del complejo escenario existente en el país era necesario llevar a cabo la Tarea Ordenamiento.

Este proceso no es algo que incumba solo al régimen, tiene que ver con toda la sociedad y además es como una señal, aunque intermitente, que la población sigue muy de cerca.

La realidad continúa siendo la problemática del salario, que a la mayoría de las personas no les alcanza. Se ha anunciado que con respecto al fondo de salario la Tarea Ordenamiento quedó unos 21 mil millones por debajo de la cifra que debió distribuirse para eliminar un poco las incongruencias que esto ha causado.

Desde el principio se vio el riesgo inflacionario, pero no al nivel que ha alcanzado en la actualidad, a pesar de los precios topados y de las grandes sumas de dinero que deben pagar los que violen lo establecido.

Por su parte, el incremento de los ingresos personales va de la mano al aumento de los costos de las formas no estatales y un alto déficit presupuestario que no permitió añadir todas las soluciones con las que quisieron contar y, por lo tanto, la economía se ha convertido en una forma de soplar un globo vacío aumenta la inflación sin hacer crecer la producción, lo que indica un gran estancamiento en el desarrollo.

Entretanto, pasadas décadas, con un peso cubano sobrevalorado con relación al dólar se dieron cuenta que había que eliminar este obstáculo de la economía, y que era ineficaz dos tipos de cambio. Y no lo hicieron antes porque fue una idea de “La Piedra”, y no querían mostrar al mundo que se equivocó y que en esa decisión de crear el peso cubano convertible (CUC) y ponerlo a circular solo estuvo presente su odio visceral hacia los Estados Unidos de América.

Ahora el régimen necesita de los billetes verdes, porque está endeudado y sin ningún financiamiento estable, entonces acude al exilio, del que tanto ha denigrado, para solucionar en parte el gran déficit de financiamiento al que se enfrentan.

La población se ha quejado, pero todavía ¡no lo suficiente!, porque uno de los lugares más importantes para realizar estas quejas es Internet y no todo el mundo tiene acceso a las redes. En primer lugar, los teléfonos celulares no están al alcance del pueblo, y en segundo, el servicio de Internet es muy caro. Algunas medidas se han tomado para amainar estas quejas, pero no llegan a alcanzar el nivel que se necesita.

No importa que la dictadura reconozca que ha faltado iniciativa y prevención para ver los problemas antes, se han tomado mucho tiempo para pensar en todo esto de la Tarea Ordenamiento y después de que está en marcha han tenido que rectificar, porque se ha convertido en “injusticia social”.

Un pequeño ejemplo de lo acontecido en algunos de los ministerios más involucrados fue lo que sucedió en el balance de trabajo del Ministerio de la Alimentación, según Cubadebate. Manuel Santiago Sobrino Martínez, titular del ramo, reconoció la aplicación incorrecta de precios mayoristas centralizados, con considerable incidencia en el área cárnica y pesquera. Dijo también que se habían rectificado el 66 % (las dos terceras partes) de los precios a los que se les había aplicado para su formación el índice máximo de la media de la clase.

Sin dudas, desde el inicio resultó todo un tarifazo. Y aunque se sintió fuerte y clara la protesta por el anuncio de la subida del pago por servicios de electricidad y gas, tanto licuado como manufacturado, se puede decir que no fue suficiente la reducción que se llevó a cabo. Para la mayor parte del pueblo esto ha sido una política de choque por la escasez de combustible.

Conociendo cómo actúa la dictadura, uno de los dos tendrá que pagar por el fracaso, bien Díaz-Canel o el artífice de la magia para desaparecer las cosas en la economía, el jefe de la Comisión de Implementación  y Desarrollo de los Lineamientos, el ex estudiante de Economía en la extinta Unión Soviética, Manuel Murillo Jorge.

Es de percepción general que aquí la culpa no cae en el piso, la tiene el pueblo, o algún dirigente que es removido sin mucha explicación.

Cuando el panal de abejas se tranquilice, sucederá lo mismo que con el Jefe de los Servicios Médicos en la provincia de Santiago de Cuba. Lo importante es que la decisión tiene que venir de los que mal dirigen el país, no de la opinión del pueblo. Pero, un día después de otro esperaremos esos cambios, hay algunos en remojo, si no lo cree pregúntele a Alipio Alonso.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Turistas deberán pagar por importar a Cuba objetos de “alto valor”

turistas Cuba valor

turistas Cuba valor
(Foto: MINTUR)

MIAMI, Estados Unidos.- Como parte de la “Tarea de Ordenamiento” que el régimen cubano pondrá en vigor el 1 de enero de 2021, la Aduana de Cuba también presentará variaciones de acuerdo a las nuevas regulaciones. El Decreto Ley 22, publicado en la Gaceta Oficial este viernes, establece que los pasajeros que lleguen a Cuba en calidad de turistas deberán pagar hasta 5 000 pesos cubanos por aquellos objetos de “alto valor” importados.

El texto asegura que “la Aduana puede exigir una garantía de hasta cinco mil pesos cubanos por la importación temporal de los efectos personales que traigan los turistas, que a su juicio sean de alto valor; esta cantidad será reembolsada en el momento de la reexportación o de no reexportarse, se ingresa en el Presupuesto del Estado”.

El gobierno cubano “recomienda” que si los turistas no quieren perder su dinero ingresen a la Isla solo con sus efectos personales, tal y como establece el Artículo 2 de la Convención sobre Facilidades Aduaneras para el Turismo.

Según la Convención sobre Facilidades Aduaneras para el Turismo, los artículos personales que pueden portar los turistas van desde joyas personales, hasta: una cámara fotográfica con doce placas o cinco rollos de película; una cámara cinematográfica de pequeño milimetraje con dos rollos de película, un par de gemelos binoculares; un instrumento de música portátil; un gramófono portátil con diez discos; un aparato portátil para la grabación del sonido; un receptor de radio portátil; una máquina de escribir portátil; un cochecito de niño; una tienda de campaña y el equipo para acampar; y artículos para deportes como un juego de avíos para la pesca, un arma de fuego de deportes con cincuenta cartuchos, una bicicleta sin motor, una canoa o kayak de menos de 5.50 metros de largo, un par de esquíes, dos raquetas de tenis y otros artículos similares.

Este jueves en la noche, en una alocución especial por televisión nacional el gobernante Miguel Díaz-Canel, junto a Raúl Castro, informó que el 1 de enero de 2021 entraría en vigor la nueva política de ordenamiento, que incluye una reforma salarial, la unificación monetaria entre otros aspectos económicos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




La subida de precios se anticipa al ordenamiento monetario

ordenamiento Cuba
Precio de la cebolla. Foto del autor

HOLGUÍN, Cuba.- “Son tres pesos”, le dice el dueño de un parqueo de bicicleta en la calle Luz y Caballero de la ciudad de Holguín a un cliente que asombrado pregunta: “¿y cuándo subió el precio?”.

“Lo subimos en octubre”, responde el propietario del lugar que le señalaba el cartel donde un número tres, escrito con tinta negra, tapa un número dos. “No sé a dónde vamos a llegar si los precios siguen subiendo”, dice el afectado que de mala gana completa el peso que faltaba.

Aunque no se ha puesto en práctica el ordenamiento monetario y cambiario anunciado por el régimen cubano en octubre, los precios de los productos y servicios en el sector privado se han disparado.

En un país donde el salario promedio no llega a los 40 dólares mensuales, el súbito ascenso del costo de la vida asfixia económicamente a una población golpeada por el desabastecimiento de los comercios estatales.

Hace un año los precios de los productos y servicios ya estaban al alza con el incremento salarial del sector presupuestado y las pensiones a mediados del 2019.

“Leche, leche”, se oye el pregón matutino. A pesar de que el vendedor anuncia una y otra vez su codiciado producto, son pocas las personas que acuden a su llamado.

“Cuando costaba siete pesos el litro yo compraba seis litros semanales, pero desde que subió a 10 pesos solo puedo comprar dos litros”, dice María Esther, una vecina de la calle Miró.

Por su parte, el lechero confirmó a CubaNet que con la subida del precio tiene que caminar más y el esfuerzo es mayor. “Pero tengo que venderla por ese valor. Así es como obtengo ganancia porque los ordeñadores decidieron vendérmela más cara”.

Otro producto que duplicó su valor fue el llamado pan telera. No todo el mundo puede pagar los diez pesos actuales que pide su vendedor. “La única manera de ver el resultado de mi trabajo fue subiendo el precio del pan. Ahora todo ha encarecido. En la panadería yo hago cola desde la madrugada para comprar el pan liberado y corro el riesgo de ser detenido por la policía porque ellos consideran que mi trabajo es ilegal”, dice uno de los vendedores que prefirió ocultar su identidad.

Estos aumentos de precios, al margen del ordenamiento monetario y cambiario, se debe a la inflación de la economía cubana causada por factores estructurales o permanentes, comentó el economista Elías Amor, presidente del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) en exclusiva para CubaNet.

“La expansión continua del déficit público estatal y del endeudamiento inyectan continuamente dinero en la economía, lo que tiene una incidencia inflacionista estructural. Cuba tiene uno de los porcentajes más elevados del mundo en dinero en manos del público sobre el Producto Interno Bruto, que llega a un 27.1%, y la oferta monetaria se incrementa hasta el 60% del PIB, estos datos tienen mucho que ver con la expansión monetaria inflacionista”.

El especialista ubicó en segundo lugar la ineficiencia de la mayor parte de los sectores productivos que dependen del Estado que “operan a bajos niveles de capacidad, de modo que no consiguen atender las necesidades de la demanda y provocan una tensión inflacionista continua que acaba en precios topados y racionamiento”.

El férreo control del Estado sometido contra el sector privado es un tercer elemento señalado por Elías Amor. Esto impide al sector privado “tomar decisiones libremente sobre qué producir, cuánto y a qué precios, y por ello, también se mantiene una tensión inflacionista porque no consigue atender la demanda (como pasa con los agropecuarios, por ejemplo)”.

Por último, Elías Amor considera que la “existencia de tres segmentos de distribución: el del área del CUP subsidiado y de canasta normada; el del área de CUC  y CUP con precios liberados; y el reciente segmento de las tiendas en MLC hace más complicado aún controlar las tensiones inflacionistas, que se trasladan de un segmento al otro a la vez que provocan graves injusticias. Este problema, al menos, se corregirá con la tarea ordenamiento”.

“Hay que añadir la decisión de Díaz-Canel de subir los sueldos en el sector presupuestado y pensiones en julio de 2019, lo que provocó un aumento de los costes unitarios de producción en un sector que supone más del 80% de la economía, generando tensiones inflacionistas que no se han corregido tras la llegada de la pandemia por el coronavirus”.

En las barberías arrendadas por el estado un cartel anuncia a diez pesos el pelado; sin embargo, el precio real es 20. “Yo sé que estoy cometiendo una violación, pero tengo que cobrar esa cantidad porque han subido los precios de los productos que utilizo para mi trabajo y el gobierno no me facilita nada”, confiesa un barbero del reparto La Quinta que, por cuestión de seguridad, prefirió el anonimato.

La venta de café es otro negocio que ha encarecido su oferta. En el mercado informal la bolsita de café mezclado marca Hola subió de 10 a 30 pesos. “Es demasiado caro para ser un café mezclado con chícharo, pero no tenemos más opciones. Lo tomas o lo dejas. Y nosotros los cubanos somos muy cafeteros”, dice Armando Morales, un jubilado que confiesa degustar una taza de café todas las mañanas “para levantar el día”.

A una pregunta de CubaNet sobre el posible éxito de la inminente reforma monetaria, el economista Elías Amor respondió: “de todas las actuaciones planteadas, la única que posiblemente se implementará sin problemas será la unificación monetaria con la desaparición del CUC por el canje de moneda establecido oficialmente. Los problemas vendrán tras la devaluación ‘alta’ del CUP, básicamente porque no se ha facilitado información para que los agentes económicos vayan planificando sus actuaciones para evitar las consecuencias de ese nuevo tipo de cambio, del que no se sabe nada. Poner a la economía cubana en relación con el resto del mundo a través del CUP, por primera vez en casi 30 años, entraña riesgos, como el aumento de la inflación, que provocarán los precios de los productos importados que se incrementarán como mínimo en el porcentaje que se deprecie la moneda”.

Amor encuentra poco probable que a corto plazo la oferta interna reemplace a las importaciones, por eso “habrá que asumir el incremento generalizado de precios”.

Considera que la subida de salarios y pensiones incluida en la tarea ordenamiento podría ser insuficiente para afrontar un escenario de precios más elevados, “lo que acarreará empobrecimiento real y pérdida de poder adquisitivo. Incluso, si la subida salarial no va acompañada de un aumento de la productividad, el peligro es que los costes unitarios se disparen y provoquen la quiebra técnica de las empresas, obligando al estado a intervenir con subsidios para evitar la destrucción de empleo”.

Elías Amor vaticina un posible fracaso de la tarea ordenamiento “que vendrá, una vez más, motivado por la intervención del estado en un proceso en que las fuerzas del mercado de oferta y demanda, actuando en libertad, pueden conseguir resultados mucho más eficientes”.

“La tarea ordenamiento tiene poco que ver con las necesidades reales de la sociedad cubana, y puede obedecer, en mayor medida, a las presiones del sector empresarial abierto al exterior controlado por el ejército y la Seguridad del Estado, que será el gran beneficiado de la devaluación, por ejemplo, al poder exportar más y obtener más ingresos. Es importante tener en cuenta el efecto de esta presión porque puede orientar futuras decisiones del gobierno cubano en materia de asuntos económicos”, concluye el especialista.

Carmen es una de las manicuras que trabaja en el bazar de la calle Martí. Ella reconoce que la clientela ha disminuido debido a la subida del precio del servicio que sus colegas y ella prestan. “No solo la vida ahora es más cara, también son más caros los pomos de pintura y acetona y eso nos obligó a subir el precio”. De cinco pesos que costaba el arreglo de las uñas de las manos ahora cuesta 10, mientras el arreglo de las uñas de los pies de 10 subió a 20.

Los alimentos son unos de los productos que llevan la delantera en el alza de los precios. Algunos de ellos como el plátano se comercializa a siete pesos la unidad, la yuca a ocho pesos la libra, el arroz a 30 y la carne de cerdo a 60 pesos la libra, esta última, a medida que se acerca el fin de año, es la que más aumenta su valor.

“Nos esperan una Navidad y Fin de Año muy malos. Si ahora la carne de cerdo, la yuca y los vegetales son caros, entonces para esa fecha, que aumenta la demanda, estarán a años luz del alcance de la mayoría de los cubanos”, dice con un tono de pesimismo y tristeza una señora a otra mientras espera en la cola para comprar el picadillo que llegó normado por la cartilla de abastecimiento.

Durante el corrido, CubaNet detectó un aumento de los precios en las dulcerías estatales donde un cake que hasta hace poco costaba 25 pesos subió a 30. “El Gobierno debería ser la competencia contra el sector privado, para evitar que se incrementen los precios. El cake es un producto que prefieren los niños y mira como le han subido el precio. Ahora el Gobierno no tiene moral para criticar a los cuentapropistas que venden a sobreprecio”, comenta indignado Arnaldo Pérez, un abuelo jubilado que carga con un pequeño cake dentro de una caja para sus cuatros nietos.

Sobre el tema Elías Amor asegura que “los asalariados del sector estatal o los jubilados verán como sus rentas más elevadas (se dice que se multiplicarán por cinco, pero no todas por igual) se erosionan en poder adquisitivo en poco tiempo, como consecuencia de la espiral de precios y salarios tras la devaluación”.

Los posibles afortunados del ordenamiento monetario y cambiario que se avecina serán “los cubanos que reciban remesas del exterior, en dólares o cualquier otra divisa, experimentarán un aumento del poder adquisitivo en CUP, al nuevo tipo de cambio que fijen las autoridades que será menor que el actual. Los emprendedores privados que se orientan al sector turístico igualmente incrementarán sus ventas e ingresos en la medida que regresen los viajeros”, finaliza Elías Amor.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




La tarea de ordenamiento en Cuba: un nuevo acto de cinismo protector

Bayamo, Bayameses, Colas, Cuba

Bayamo, Bayameses, Colas, Cuba país
(Foto: Radio Bayamo)

LA HABANA, Cuba.- Para una población escéptica o defraudada tras seis décadas de promesas gubernamentales incumplidas, proyectos fracasados, y un futuro que huye como un sueño lejano, el reiterado eslogan o matraca revolucionaria que asegura “nadie quedará desamparado en Cuba” genera incertidumbre, aviva reticencias, y crea rechazo entre miles de ciudadanos del país.

La supuesta intención de identificar los grupos familiares vulnerables que necesitarán ayuda económica como parte de la “tarea de ordenamiento”, así como su inclusión en el presupuesto estatal para darle seguimiento a cada núcleo en su territorio de residencia, es considerada una falsa promesa que enmascara otra vuelta de tuerca en la asfixiada economía nacional

Tampoco la desaparición de la dualidad monetaria y cambiaria en el país, así como de otras medidas implementadas durante décadas y que hoy son consideradas fallidas o incorrectas, pondrán fin a tantas penurias a las que está abocada la población. La unificación monetaria, como fórmula mágica para el destrabe socio económico y político del país, no dejará salir en vuelo libre a la paloma popular que muere presa dentro del sombrero gubernamental

Por esas y otras razones, ni el promocionado aumento salarial para la adquisición de una canasta familiar con diversas y multiplicadas ofertas que alcancen al menos para un mes de consumo, ni la posibilidad de pagar con el mismo salario las cuentas de teléfono, agua y electricidad, además de otros servicios y artículos de primera necesidad —según los voceros del régimen—, logran revertir la desesperanza y la falta de confianza de muchos bayameses

De acuerdo a numerosos criterios sobre el tema, siempre que la ineficiente economía revolucionaria hace aguas, o un nuevo y malogrado experimento es desechado luego de causar estragos en la parte más vulnerable de la población, vienen los llamados a resistir, las promesas de rectificación, pequeñas maniobras de cambios, y un largo etcétera de justificaciones que culpan al embargo norteamericano de todo cuanto acontece en la isla.

Sin embargo, para los bayameses que califican como un nuevo acto de cinismo protector la tarea de ordenamiento, el efecto negativo y el abandono ya se hace sentir en la calidad de vida de las familias vulnerables del país, donde la escasez y el desabastecimiento cobran ribetes de hambre cuando la posibilidad de compra es en divisas o moneda nacional.

De acuerdo con un profesor del Instituto Superior de Ciencias Agropecuarias de Bayamo  (ISCAB), de qué le sirve un aumento salarial quintuplicado si los artículo y productos de primera necesidad encarecerán de igual forma, y él no hace nada con miles de pesos devaluados en el bolsillo si no tienen curso legal dentro de las exclusivas tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), donde único se comercializa todo lo que se necesita para vivir con decoro, aunque sin un mínimo vestigio de firmeza y dignidad,

Por otra parte, un conductor de coche tirado por caballos expresó: “Yo no tengo familiares en el exterior, y lo que gano no me alcanza para mantener a mis dos hijos y a la mujer, aunque las autoridades digan lo contrario, y seamos víctimas del acoso policial y de inspectores que fingen desconocer la situación, y nos imponen tarifas a cobrar en el desempeño de nuestra labor. Yo sólo quiero trabajar en paz hasta que pueda irme de Cuba. Es la única solución”.

Con la dolarización de artículos y productos de primera necesidad, y al “amparo” de un presupuesto estatal que no alcanza ni para el combustible para llevar a enterrar un muerto, ¿de qué amparo pueden hablar unas autoridades que legislan entre ellos y viven de espaldas a las necesidades del pueblo? ¿Quién no es vulnerable en este infierno de país?

El entusiasmo de Marino Murillo Jorge al anunciar “las buenas nuevas” del ordenamiento en el programa de propaganda política Mesa Redonda se rompe en mil pedazos ante la cara adusta, la indiferencia y el rechazo de los pocos telespectadores obligados por el temor y la necesidad de subsistir a escuchar una monserga patriotera de quien no sufrirá en carne propia, ni en la de su hija en el exterior, este nuevo engendro para mantenerse en el poder.

En Cuba, y como resultado de la tarea de ordenamiento, sólo estarán protegidos quienes detentan el poder, sus adláteres de mayor visibilidad, algunos vividores que reciben prebendas por sus actos de genuflexión, y esa nueva clase parasitaria y advenediza que cierra los ojos a la realidad del resto del país cuando recibe remesas desde el exterior.

[email protected]

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cuba en período de (re)ordenamiento y ajuste para 2019

régimen cubano

Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamentocubano.cu)

LA HABANA, Cuba.-La batalla fundamental del país es la batalla económica. El Plan 2019 es de ordenamiento y ajuste, sin negar el crecimiento, para que no haya espacio a la burocracia. Pero el Plan de 2018 no impacta en la gente que espera una respuesta económica, anunció el presidente cubano, en la Comisión Económica de la Asamblea Nacional del Poder Popular el 16 de diciembre, según los medios locales. El Producto Interno Bruto (PIB) creció ligeramente más del 1% en 2018, confirmó el ministro de Economía.

La economía cubana se encuentra en bancarrota, hasta el pan y el huevo escasean por falta de financiamiento para adquirir materias primas en el extranjero, y la población expresa su hartazgo de tantos llamados al sacrificio, promesas incumplidas, prohibiciones y ahogo a sus potencialidades de crear una vida digna y promisoria para sí, la familia y la Patria.

Para este fin de año prometen algunas ferias con venta de viandas, vegetales y poca carne de puerco, y los cubanos inician 2019 con temor a que un eventual incremento de salario sea inferior al aumento de los precios y la enigmática unificación monetaria y cambiaria.

No existe esperanza de recuperación por la sustitución de importaciones y el incremento de las exportaciones, mientras la inmensa asistencia externa requerida resulta imposible por la negativa de los gobernantes extranjeros a cargar con aliados continuistas para preservar su poder absoluto, pasados 10 años de reformas cantinflescas, y la disminución del apoyo de Venezuela. La inversión extranjera carece de incentivos, y el turismo en crecimiento no podrá suplantar otras fuentes de ingresos inexistentes.

En 2018, el cerco económico, financiero y político se incrementó por las medidas de la Administración Trump; más de 800 millones de dólares por exportaciones no se han podido cobrar porque no existe un banco que quiera operar con Cuba, manifestó Miguel Díaz-Canel. La inculpación al bloqueo-embargo continúa siendo muy socorrida, pero su afectación real no puede solapar el bloqueo interno para perpetuar la estrangulación política y económica, resultante en la sujeción de las fuerzas productivas, la inexistencia de liquidez y las deformaciones sociales.

Después de 60 años persiguiendo a quienes expresaron propuestas constructivas, como ocurrió al economista Oscar Espinosa Chepe (castigado a laborar en cuevas y en la agricultura en la década de 1960, sacado del servicio exterior en 1987, expulsado del trabajo acusado de ser un sujeto contrarrevolucionario en 1992, y condenado a 20 años de prisión en 2003 por expresar sus criterios como economista independiente), la debacle económica ha demostrado que tenían razón, y parece aconsejar racionalidad. “Hay que distinguir quiénes son los más capacitados y mejor preparados; crear una base económica para que pase a un funcionamiento más natural donde los mecanismos administrativos que hoy estamos poniendo como coyunda, pasen a mecanismos financieros”, expresó el mandatario cubano.

Muchos asesores, académicos, intelectuales, técnicos y obreros calificados han tenido mejor destino en los últimos años al permitírseles salir y entrar a Cuba, inclusive contratarse como profesores y consultantes con grandes remuneraciones, acorde con sus altas especializaciones, aunque existen dudas de que no se revierta, según los intereses coyunturales y las pugnas en el poder.

Sin embargo, solo se procura la actualización y el perfeccionamiento de los mecanismos, como se aprecia en el proyecto de Constitución de la República, así como en las palabras presidenciales de que “se precisa una planificación movilizadora, realista, flexible, para fortalecer la empresa estatal socialista, encadenarla con la inversión extranjera, las empresas mixtas y el sector no estatal, al que hay que ordenar. Y también combatir la ineficiencia, cuyo principal problema es el robo de combustible”. El robo y la corrupción, reprobables, han sido fomentados por las carencias tanto materiales como de contabilidad y otros controles administrativos, que han destruido los valores morales y éticos, y que se irían resolviendo si la población no tuviera que recurrir a ellos para abastecerse o encontrar medios económicos para subsistir. El trabajo por cuenta propia tiene que ser liberado.

El año 2019 será sumamente tenso en Cuba.  “Los gastos se ajustan a los recursos disponibles, no va al plan lo que se pide, va al plan lo que se puede respaldar, y que a su vez garantice crecimiento y desarrollo, potenciando la utilización de las reservas internas y sin incrementar el endeudamiento externo del país. Este concepto es clave”, expresó Alejandro Gil, Ministro de Economía y Planificación, según el Noticiero de Televisión Cubana al Mediodía el 16 de diciembre de 2018.

Muchos más aspectos habrá que abordar a tenor con las informaciones que comenzaron a emitirse por boca de los ministros participantes en las Mesas Redondas de la televisión, así como de las intervenciones del presidente y los ejecutivos en la Sesión de la Asamblea Nacional el próximo 21 de diciembre.