1

La Habana: Dos heridos de gravedad por explosión e incendio de una moto eléctrica 

incendio, motorinas, motos eléctricas

MIAMI, Estados Unidos. – El incendio de una vivienda en Luyanó, municipio Diez de Octubre, provocado por la explosión de una moto eléctrica, dejó un saldo de dos personas heridas de gravedad, según informó el diario independiente 14ymedio.

El siniestro ocurrió en la madrugada de este martes. Según declararon los vecinos del lugar al citado medio, el fuego comenzó a las 4:00 de la mañana por la combustión de una moto eléctrica que se encontraba cargando. 

Además, las llamas alcanzaron una segunda moto y varios bidones de combustible cercanos a la fuente del incendio. 

El interior de la vivienda, situada en la calle Arango, entre Manuel Pruna y Rosa Enríquez, quedó reducido a cenizas rápidamente, también informaron los vecinos a 14ymedio.

En el siniestro resultaron heridos uno de los hijos de la familia y su esposa, una cubanoamericana de visita en La Habana, así como un perro que tuvo que ser rescatado por los bomberos. Los dos humanos fueron ingresados en el hospital Miguel Enríquez, La Benéfica, por haber aspirado dióxido de carbono.

El incendio de motos eléctricas, conocidas popularmente como “motorinas”, es habitual en Cuba, donde una parte de la población usa estos vehículos para moverse sobre todo en espacios urbanos.

En junio de este año, la explosión de uno de estos populares vehículos en un parqueo estatal provocó la destrucción total de 12 de motos y causó daños a dos autos ligeros.

Varios meses antes, en marzo, otras cinco motocicletas eléctricas se incendiaron en un parqueo del gobierno provincial de Camagüey y una más en la céntrica Avenida Monte, límite entre los municipios de Centro Habana y La Habana Vieja, en la capital de la Isla.

Para evitar incendios, especialistas en estos vehículos consultados por CubaNet han recomendado hacer un ciclo carga y descarga completa cada uno o dos meses; evitar retirar el sistema Battery Management System (BMS); emplear solamente cargadores especificados por los fabricantes; así como no dejar la moto conectada largos periodos de tiempo una vez alcanzado el 100% de la carga.

Se recomienda, además, no exponer la batería a altas temperatura y proteger siempre el vehículo cuando está aparcado.

Otra de las precauciones es dejar la batería entre el 50% y el 70% si se tiene que dejar la moto inactiva durante un largo periodo de tiempo, ubicándola siempre en un lugar fresco y con poca humedad.

Los expertos en este tipo de motocicletas señalan que las baterías de litio no tienen efecto memoria y no necesitan cargas ni descargas completas siempre.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Incendio consume 12 motos eléctricas en un parqueo del Cerro

Incendio

LA HABANA, Cuba. – Un incendio provocado por la explosión de una moto eléctrica en un parqueo estatal en régimen de arrendamiento, cerca de la Calzada de Diez de Octubre, en el municipio habanero del Cerro, provocó la destrucción total de 12 de esos vehículos y causó daños a dos autos ligeros.

Asimismo, varias viviendas colindantes al parqueo fueron afectadas por las llamas.

El incendio se desató en las primeras horas de este 25 de junio. Según testigos, las llamas se originaron alrededor de las 6:00 de la mañana en una de las motos.

Incendio
El incendio destruyó casi totalmente un auto ligero (Foto del autor)

Al momento de redactar esta nota, los peritos, presentes en el lugar del siniestro se esforzaban para obtener la ubicación real de cada una de las motos y así poder determinar cuál de ellas originó el siniestro.

Próximo a las motos se encontraba un ligero marca Cónsul con matrícula P 107 759 que, según vecinos del lugar, recientemente había recibido una reparación capital de chapistería, pintura y tapicería. La proximidad al incendió causó que todo el lateral del chofer fuese consumido por las llamas, incluyendo la parte del motor.

Las casas aledañas al parqueo fueron alcanzadas por las llamas (Foto del autor)

El incendio de motos eléctricas, conocidas popularmente como motorinas, es habitual en Cuba, donde una parte de la población usa estos vehículos para moverse sobre todo en espacios urbanos.

En marzo de este año, cinco motocicletas eléctricas se incendiaron en un parqueo del gobierno provincial de Camagüey y otra en la céntrica Avenida Monte, límite entre los municipios de Centro Habana y Habana Vieja, en la capital de la Isla.

Las motorinas se han convertido en uno de los medios de transporte más usados de los últimos años en Cuba. La escasez de combustible y el deterioro de los servicios del transporte público han obligado a muchos cubanos a acudir a ese tipo de vehículo.

Restos de las motos eléctricas (Foto del autor)

Para evitar incendios, especialistas en estos vehículos consultados por CubaNet han recomendado hacer un ciclo carga y descarga completa cada uno o dos meses; evitar retirar el sistema Battery Management System (BMS); emplear solamente cargadores especificados por los fabricantes; así como no dejar la moto conectada largos periodos de tiempo una vez alcanzado el 100% de la carga.

Se recomienda, además, no exponer la batería a altas temperatura y proteger siempre el vehículo cuando está aparcado.

Policía en el lugar del siniestro (Foto del autor)

Otra de las precauciones es dejar la batería entre el 50% y el 70% si se tiene que dejar la moto inactiva durante un largo periodo de tiempo, ubicándola siempre en un lugar fresco y con poca humedad.

Los expertos en este tipo de motocicletas señalan que las baterías de litio no tienen efecto memoria y no necesitan cargas ni descargas completas siempre.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Motos eléctricas en Cuba: consejos útiles para evitar incendios y cuidar las baterías

Moto eléctrica (Foto: Cortesía del autor)

LA HABANA, Cuba. – Las motos eléctricas en Cuba, también conocidas como motorinas, se han convertido en uno de los medios de transporte más usados de los últimos tiempos. La escasez de combustible y el deterioro de los servicios del transporte público han obligado a muchos cubanos a acudir a este tipo de vehículo.

Recientemente, el Cuerpo de Bomberos de Cuba (CBC) alertó sobre el incremento de los incendios en motos eléctricas. Ese organismo señaló que en el primer trimestre del año se registraron 1,5 incendios diarios y 43,8 mensuales, como promedio.

Según cifras oficiales recogidas por la Agencia Cubana de Noticias (ACN), durante los primeros seis meses del año se registraron 263 siniestros, 42 más que en el 2019. Se estima que para finales de 2020 la cifra podría rebasar los 500.

“Pueden convertirse en bombas incendiarias rodantes. Son un juguete caro que se puede destruir en menos de un minuto. Las baterías de litio pueden llegar a costar 1 200 dólares o más. Las piezas de repuesto después del cierre de las fronteras por la pandemia escasean porque nadie está viajando… las pocas que quedan han subido de precio, casi al doble de lo que costaban antes. Mantener en la Cuba de hoy una moto eléctrica te puedo asegurar que no es barato y es una pérdida muy grande para aquellos a los que se les ha quemado”, comentó a CubaNet Marcos Díaz, mecánico de motos eléctricas en la Habana.

El sistema BMS (Battery Management System) gestiona las baterías recargables y se encarga de protegerlas y mantenerlas en equilibrio y estabilidad con un seguimiento de su estado. El sistema desconecta o apaga la carga cuando la tensión de una celda cae por debajo de 2.5V. Al mismo tiempo, detiene el proceso de carga si la tensión sube y apaga el sistema cada vez que la temperatura supera los 50 grados Celsius.

Marcos explicó a CubaNet que “una de las principales causas de los incendios son las modificaciones”.

“Retirar el sistema BMS para obtener mayor rendimiento o autonomía es un error que muchos comenten y puede terminar mal. Los cortos circuitos también son una de las causas que hemos estado viendo. Recomendamos instalar un breaker para desconectar la alimentación cuando no usamos las motos, sobre todo en las noches”.

Marcos ofreció compartió con CubaNet algunos consejos útiles para el cuidado y manejo de las baterías de las motos eléctricas.

  1. Hacer un ciclo carga y descarga completa cada 1 o 2 meses.
  2. Jamás retirar el sistema BMS.
  3. Usar solamente cargadores especificados por los fabricantes.
  4. No dejar la moto conectada largos periodos de tiempo una vez alcanzado el 100 % de la carga.
  5. No exponer la batería a altas temperaturas y proteger siempre la moto del sol cuando está aparcada.
  6. Dejar la batería entre el 50 % y el 70 % si se tiene que dejar la moto inactiva durante un largo periodo de tiempo y dejarla en un lugar fresco y con poca humedad.
  7. Las baterías de litio no tienen efecto memoria y no necesitan cargas ni descargas completas siempre.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Carreras de motos eléctricas, un entretenimiento cubano en tiempos de pandemia

LA HABANA, Cuba.– En tiempos de pandemia, las motos eléctricas en la Isla se han convertido en el medio de transporte que “más problemas resuelve” a los cubanos. La escasez de combustible y la cancelación del transporte público han convertido a las motos en “la única válvula de escape ante la crisis actual”, aseguran varios entrevistados.

Debido a la cantidad de unidades que existen en todo el país, a lo largo de la Isla se han inaugurado muchos talleres particulares de reparación de estos vehículos.

“El termómetro para medir la calidad de los talleres y la eficiencia de los mecánicos son las carreras. Los talleres de reparación de motos eléctricas ganan clientes y fama si sus motos modificadas vencen en las carreras”, explica Adriel González, un joven apasionado por este tipo de vehículos.

Las “motorinas eléctricas” ―como se les llama popularmente― que permite importar el Estado cubano no deben exceder los 1000 watt de potencia y tampoco pueden alcanzar más de 50 km/h. No obstante, según Adriel, “en los talleres las alteran para las carreras y pueden llegar a alcanzar los 150 km/h fácilmente en pocos segundos”.

“Los mecánicos miden sus conocimientos en estos enfrentamientos. Ganan más fama con cada carrera: el ganador siempre se lleva el mayor número de clientes al taller que le sirve. Las modificaciones muchas veces son un secreto muy bien guardado para que nadie pueda copiar los inventos”, precisó el entrevistado.

No obstante, Marcos Díaz, un mecánico de motos eléctricas en La Habana, detalló: “Las principales modificaciones las hacemos en los imanes del motor, reemplazamos las baterías o agregamos más voltaje. Las cajas reguladoras se cambian por otras más potentes, entre otras cosas que no diré, son secretos de profesión y de eso dependen los resultados”.

En las carreras, las apostadores ponen en juego lo mismo dinero en efectivo que el propio vehículo en que corren.

“Es uno de los pocos entretenimientos que tenemos ahora que no se puede hacer nada por el coronavirus. Le he ganado en las carreras a motos ETZ, Jawa y Suzuki. Básicamente nos vamos para las carreras y nos jugamos todo el dinero que tenemos; sabemos que vamos a ganar y los contrincantes muchas veces se confían porque no pueden ni imaginar que una moto eléctrica puede llegar primero a la meta”, comentó Daniel Soto, propietario de un equipo modificado para las carreras.

“Corremos distancias de 100, 200 y 500 metros. Yo le he ganado fácilmente a ladas y hasta a algunos carros modernos. Los demás no se imaginan nunca que mi moto puede alcanzar fácilmente los 150 km/h en pocos segundos”, prosiguió.

“Las modificaciones para alcanzar estas velocidades superiores a los 120 km/h ponen en peligro la vida de estos jóvenes, porque las motos eléctricas no están diseñadas para correr a esas velocidades. No tienen la estabilidad ni el peso necesarios. También se han dado muchos casos de incendios y explosiones de las baterías”, aseguró Fernando Guerra, un miembro activo de la Policía de Tránsito cubana.

Se estima que actualmente en la Isla circulan más de 200 000 motos eléctricas. Aunque la Policía exige el uso de cascos y una licencia de conducir, estos vehículos se ven involucrados en muchos accidentes de tránsito.

Las citas para las carreras se hacen a través de las redes sociales y los eventos tienen lugar al caer la tarde en tramos de autopistas que no están vigilados por la Policía Nacional Revolucionaria.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Venderán en Cuba nuevo modelo de motos eléctricas fabricadas en Vietnam

motos eléctricas

motos eléctricas
Motos eléctricas PEGA-S. Foto del autor

LA HABANA, Cuba.- La empresa vietnamita PEGA firmó un contrato con las autoridades de Cuba por unos 860 mil dólares, para exportar el primer lote de motocicletas eléctricas modelo PEGA-S, según informaron medios oficialistas en la Isla.

Doan Linh, director General de la empresa, expresó que “justo después del lanzamiento del nuevo modelo en el país, la compañía recibió mil pedidos, un número modesto pero significativo, ya que los concesionarios provinciales aún no tienen motos de muestra, pero numerosos clientes han depositado una parte del costo por adelantado”.

El nuevo modelo del vehículo vietnamita cuenta con mejoras en algunas de sus partes, después de haber escuchado las opiniones y críticas de los clientes sobre lo negativo del modelo anterior, el PEGA eSH.

“El precio de venta de estas motos en el mercado internacional es muy inferior al precio de venta que le imponen acá en Cuba. Incluso en las tiendas online o minoristas en cualquier parte del planeta el precio sigue siendo inferior, imagino que cuando se compren al por mayor el precio baje aún más, pero aquí en Cuba las motos eléctricas, como todo lo demás, tiene 3 o 4 veces el valor del precio real en el mercado internacional”, comentó a CubaNet Ángel Medina, un joven mecánico de motos eléctricas que radica en Mayabeque.

“Habría que esperar para ver el precio final que tendremos que pagar en las tiendas en dólares aquí, todo esto sumado al 10% que nos roban descaradamente cuando tenemos que hacer uso de los dólares estadounidenses para comprar en las tiendas en USD”, añadió Medina.

Según Linh, “la empresa PEGA permite a los compradores probar la moto durante siete días, y si se sienten insatisfechos por cualquier motivo pueden devolverla”, una opción novedosa para los cubanos si llega ha ser implementada en la Isla.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Se incendia una moto eléctrica en plena vía pública de Holguín

Holguín; Motorina; Cuba

HOLGUÍN, Cuba. –  Vecinos y transeúntes de la céntrica calle Ángel Guerra, esquina Rastro, en la ciudad de Holguín presenciaron atónitos como el fuego devoraba una moto eléctrica a un costado de la vía.

El hecho ocurrió frente a Motor Centro, un taller estatal de automóviles. Un trabajador del local apagó el incendio con un extintor, pero ya era tarde.

Las llamas, que provocaron una inmensa columna de humo negra divisada en toda la ciudad, dejaron en cenizas a la moto de la que solo quedó la estructura metálica.

El fuego se produjo tras la explosión de la batería de litio de 60 amperes que utilizaba la carbonizada motorina marca Bucatti.

Según el dueño, la reparación de la batería, que incluyó celdas nuevas, le costó 60 dólares. Por recomendación del técnico, el hombre dio la vuelta a la manzana en la motorina para comprobar el arreglo.

“Sentí salir humo y una candela que, si no corro, me enciendo junto con la motorina. No me dio tiempo a nada. Traté de abrir el asiento para sacar la batería, pero no pude”, comentó el afectado quien finalmente cargó con lo que quedaba de la moto en un carretón tirado por un mulo.

Hechos como este son frecuentes en Cuba, donde las motos eléctricas son populares debido a la escasez de combustible y la crisis del transporte.

Según Mario, quien trabaja como técnico en uno de los talleres privados para motorinas en la ciudad de Holguín, los desperfectos con las baterías se deben al mal trabajo de los reparadores.

Entre los principales errores señalados por Mario resalta la unión de las baterías con alambre y estaño en vez de hacerlo con soldaduras de punto. Enfatiza que las “celdas tienen que ser del mismo tipo y serie y así se evita una explosión”.

También recomienda no desconectar el Battery Management System (BMS), un dispositivo de seguridad que al detectar anomalías en el funcionamiento de la batería impide su carga.No obstante, aconsejan evitar reparar la batería cuando llega al fin de su vida útil. “Lo mejor es comprar una nueva”, enfatiza el técnico.

Pero desde un inicio ha inquietado a los clientes el déficit de baterías en la red comercial lo que ha cuadriplicado su precio en el mercado negro.

“Me preocupa la inexistencia de baterías de 12 volt y 20 amperes para motorinas Minerva desde hace meses en la red comercial, lo cual propicia que especuladores revendan una sola de ellas en la mitad del valor del set de cuatro”, afirma Ana Hernández.

Otros han corrido con peor suerte y tienen la motorina guardada en la casa a la espera de que el Gobierno les facilite la compra de la batería a través de un crédito bancario.

“Compré una motorina Minerva con mucho sacrificio y ahora la tengo tirada en un rincón por falta de batería”, dice a CubaNet María Elena

La mayoría de las motorinas que circulan en Cuba son importadas de Panamá o EE.UU. Otras, de la marca Minerva, han sido fabricadas en el país por la Empresa Industrial Ángel Villarreal Bravo, situada en la central provincia de Villa Clara.

La escasez ha quedado “justificada” a partir de las deudas con los proveedores y la falta de liquidez, “las que han conspirado con las buenas intenciones de mantener un suministro estable de piezas de repuesto en las tiendas y organismos que los comercializan”, dijo Eliel Pérez Pérez, director general de la Empresa Industrial Ángel Villarreal Bravo al diario oficialista Granma.

Pérez descartó la posibilidad de vender motorinas y baterías en CUC en las cadenas de tiendas recaudadoras de divisas.

El problema, según publica Granma, no será resuelto a corto plazo y “dependerá de la rapidez con que la entidad pueda disponer del dinero necesario para ampliar sus producciones y honrar sus compromisos con los proveedores, expone el ingeniero, quien reconoce que las ventas en las tiendas que expenden en mlc y mediante el comercio electrónico marcan un buen augurio para el futuro de la empresa”.

Por eso, la mayoría de los motoristas en Cuba están obligados a arreglar las viejas baterías ante la imposibilidad de comprarlas nuevas en el mercado informal o en las tiendas estatales en dólares, donde el precio del producto oscila entre 360 y 460 dólares, en un país donde el salario medio mensual es de 42 dólares.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Motos eléctricas para Cuba, el negocio que florece en Miami

Moto eléctrica (Archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- El severo problema de transporte que enfrenta Cuba ha encontrado aliviadero en la importación particular de motos eléctricas desde la capital del exilio, Miami.

Un reportaje publicado en El Nuevo Herald describe que el deterioro del transporte público en la isla caribeña, al que contribuye el reforzamiento de regulaciones gubernamentales sobre los taxistas privados, ha llevado a un alza en la venta y envío de “motorinas” eléctricas.

El negocio transcurre, según dijo la cubana Yudelkis Barceló al diario miamense, al margen del embargo norteamericano sobre la exportación a Cuba. Barceló es dueña de la agencia Envíos y Más, que en los últimos tres años ha estado enviando estos vehículos a Cuba y no han tenido “problemas de ningún tipo” hasta ahora.

Como los equipos están destinados exclusivamente al uso personal, la empresaria alega que no está violando embargo alguno.

“El cliente adquiere el producto y en un período de seis a ocho semanas puede recogerlo en la agencia Palco, en la zona oeste de La Habana. El pago se efectúa en Miami y los envíos se realizan por vía marítima”, describió Barceló.

La lista de vehículos que se envían a Cuba a través de esta empresa incluye motos Voltage de 750 y 1 000 Watts, a un costo de 1 450 y 1 600 dólares, respectivamente. En Cuba, la agencia Palco cobra a su vez 70 CUC y 400 pesos cubanos para la moto menos potente, mientras que en el segundo caso cobra 170 CUC más 400 pesos cubanos.

“Todo el mundo sabe cómo está la situación del transporte en Cuba. Le envié una (motorina) a mi hermano que vive en el Cotorro y está feliz porque el P7 (refiriéndose a los vehículos de la ruta de ómnibus) no hay quien lo coja y los almendrones también están perdidos”, dijo Yamilet García, una cubana radicada en Miami para quien estas pequeñas motos son “una bendición”.

Uno de los competidores de Envíos y Más es la agencia Caribe Express. Una agente de venta dijo al Nuevo Herald que las motorinas “están demorando de cuatro a cinco meses” en llegar a Cuba.

Demora, explicó, porque “solo la agencia Palco está recibiendo este tipo de productos” dado que al parecer es de las pocas o la única que tiene “el scanner para analizarlo”.

En Cuba, una empresa del centro del país comenzó el ensamblaje de motos eléctricas con componentes traídos fundamentalmente de China.

En tanto, otros lugares de venta como Panamá han estado abasteciendo al mercado cubano, cada vez más necesitado de un medio para paliar la escasez de transporte.




Motos eléctricas ensambladas en Cuba, la competencia del Estado a las importaciones

Moto eléctrica (Foto: Orlando González)

LA HABANA, Cuba.- La Empresa Industrial “Ángel Villarreal Bravo” ubicada en Santa Clara comenzó a ensamblar motos eléctricas con componentes que provienen en su mayoría de la República Popular China.

Las primeras 100 unidades del modelo LT 1060 de 60 voltios con motor trifásico de 1 000 watts, ya se encuentran rodando por las calles cubanas, según varios medios oficialistas.

El diario Granma destacó este lunes que se trata de un equipo de mucha mayor potencia que los producidos por esa fábrica con anterioridad, capaz de alcanzar una velocidad de hasta 50 km/h y con un mando a distancia para activar la alarma, además de pantalla digital y freno de pastilla, entre otras prestaciones.

Moto eléctrica marca AVA (Foto: Orlando González)

“Posee características similares a los importados en la actualidad por muchas personas naturales, y la mayor parte se venderá en las tiendas recaudadoras de divisas a un precio de 1 261 CUC. Este año se producirán unas cinco mil unidades”, expresó Elier Pérez Pérez, director adjunto de la fábrica.

Jorge González, un joven de 28 años que viaja frecuentemente a Panamá, comentó para este diario: “Siempre que viajo a Panamá traigo dos motos eléctricas para venderlas aquí, el precio de venta en Cuba de estas unidades oscila entre 2 000 y 2 300 CUC. Ahora tendremos que estudiar otras ofertas de otros modelos mejores que las que se van a ensamblar aquí. No creo que el Estado pueda competir contra nosotros. El precio en Panamá de estos equipos es de unos 800 a 900 dólares, después hay que pagar el envío y el impuesto aduanal pero siempre da negocio”.

Moto eléctrica marca AVA, modelo Raya (Foto: Orlando González)

Según Granma, “en estos momentos se estudia el encadenamiento productivo con otras empresas cubanas para abaratar los costos de producción de esos equipos; debido al potencial en el país para crear su estructura metálica, además de procesar cargadores, cajas eléctricas y otras partes y agregados”.

“La competencia ha llegado. Como es habitual en nuestro país el Estado siempre se quiere hacer dueño de los negocios que creamos los particulares. No es la primera vez ni será la última. Ya veremos la calidad de estos productos ensamblados aquí en Cuba y si los compradores preferirán pagar por equipos ensamblados aquí o importados desde otros países”, añadió Jorge.

La fábrica villaclareña producirá otros modelos de bicicletas eléctricas con menor potencia, y también mecánicas, además de sillas de ruedas, de las cuales ha entregado a la entidades como ACLIFIM y el MINSAP más de 79 mil unidades desde que iniciaron su producción en el 2007.

Moto eléctrica marca AVA, modelo Avispón (Foto: Orlando González)