1

México reinicia las deportaciones de cubanos

Migrantes cubanos en México (Foto: VICE News)
Migrantes cubanos en México (Foto: VICE News)

MIAMI, Estados Unidos.- México ya ha repatriado a 88 cubanos luego de que la embajada de Cuba en el país azteca los reconociera como residentes en la Isla, informa el diario digital 14ymedio.

La publicación añade que, desde el martes de la semana pasada, se reinició la medida de retornar a Cuba a aquellos migrantes isleños cuya nacionalidad sea reconocida por La Habana. Dicho convenio migratorio había sido suspendido tras la crisis migratoria que estalló en Costa Rica el pasado año.

Los deportados, una lista que incluía 72 hombres y 16 mujeres según un comunicado del Instituto de Migración, partieron en avión desde Tapachula (Chiapas), de vuelta a Cuba. En el proceso “se les brindó en todo momento la asistencia consular, en estricto apego a sus derechos humanos”, describió un comunicado de la institución mexicana.

El reinicio de las deportaciones buscaría frenar creciente flujo de cubanos que atraviesan Centroamérica con destino a EE.UU., pese a que ya varios países de la región han cerrado sus fronteras al paso de los migrantes isleños.

La ley mexicana permite a la embajada de Cuba unos tres meses para responder a Migración sobre el estatus de los migrantes. Aquellos que lleven más de dos años fuera de la Isla se consideran emigrados, y las autoridades consulares aprueban que se le otorgue el salvoconducto.




Destapan red de tráfico humano operada por cubanos en Cancún

Vista aérea de la zona hotelera de Cancún, México (Flickr)
Vista aérea de la zona hotelera de Cancún, México (Flickr)

MIAMI, Estados Unidos.- Autoridades mexicanas han puesto al descubierto una red de tráfico humano operada por cubanos en Cancún, México, informa el sitio digital La Palabra del Caribe.

La organización delictiva se dedicaba desde hacía más de tres años no sólo a facilitar el cruce de cubanos en general a EE.UU., sino que también habría sacado jugosos dividendos del tráfico de reconocidos beisbolistas de la Isla.

Estos últimos son los migrantes más cotizados por las bandas criminales que operan en la región, dado que pagan más para cruzar la frontera teniendo la posibilidad de firmar contratos millonarios con clubes de Grandes Ligas. La competencia por llevarlos a tierra estadounidense ha pasado incluso por el “robo” de beisbolistas entre los criminales.

La citada fuente alude a una “profunda investigación” que implicó testimonios de familiares de un hondureño integrante de esas bandas, quien fuera “ejecutado”. Su trabajo consistía en modificar los motores de las lanchas que iban a buscar a los cubanos a la Isla, para que fuesen más potentes que los de los guardacostas.

La red se dedicaba a buscar a los cubanos e ingresarlos a territorio mexicano a través de diferentes puntos de la zona norte del estado de Quintana Roo, como Isla Blanca, Isla Mujeres y la zona hotelera. Los migrantes eran conducidos después a casas de seguridad.

Sus trámites legales avanzaban gracias a la presentación de documentación falsa ante el Instituto Nacional de Migración (INM). Para su naturalización, los cubanos podían utilizar también a menores para presentarlos como sus hijos, exhibiendo actas de nacimiento falsas para acreditar el parentesco.

Ya con la posibilidad de transitar por todo el territorio mexicano, los cubanos iban al norte del país, donde cruzaban la frontera con EE.UU.

México es un destino codiciado por los migrantes cubanos, que pueden utilizar el territorio para llegar caminando a los EE.UU. y quedarse en ese país gracias a la Ley de Ajuste Cubano. En la zona de Cancún son numerosas las organizaciones criminales que se dedican al tráfico humano y que tienen un gran mercado entre los cubanos que desean llegar a norteamérica por cualquier vía.




En vigor nuevo acuerdo migratorio México-Cuba

Raúl Castro y Enrique Peña Nieto (foto: bbc.com)
Raúl Castro y Enrique Peña Nieto (foto: bbc.com)

MIAMI, Estados Unidos.- El “Memorando de Entendimiento entre Cuba y México” en materia migratoria ha entrado en vigor, según anuncia en su portal oficial el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano.

El documento, que está vigente desde el 1ro de mayo y fue firmado por las partes involucradas el 6 de noviembre de 2015, da el visto bueno a las deportaciones desde México de cubanos que se encuentren en situación irregular.

Las autoridades cubanas adquieren el compromiso de aceptar la deportación de aquellos que hayan ingresado ilegalmente al territorio mexicano, estén en él irregularmente luego de haber emigrado ilegalmente a países de Centroamérica y a los que se encuentren temporalmente en el exterior dentro de los términos legales establecidos.

El memorando aclara que las deportaciones, que deberán ser sufragadas por el país emisor, serán realizadas por la vía aérea, o excepcionalmente por vía marítima cuando proceda. Los migrantes indocumentados que hayan sido interceptados serán reportados a las autoridades de su país de origen, para luego inicar el proceso de deportación, efectivo en un máximo de 15 días después de recibir la respuesta de las autoridades.

Este documento actualiza un memorando bilateral de 2008 sobre la materia, en el que ambos países se comprometían ya a “fortalecer los mecanismos que permitan prevenir y combatir la migración ilegal, el tráfico ilícito de personas y la trata, así como todos los delitos asociados a estos ilícitos (…)”. Y también “a establecer el intercambio de información y cooperación en la esfera migratoria, entre otros aspectos”.

Entre noviembre de 2015 y marzo de 2016, México aceptó colaborar en un acuerdo regional, para solucionar la crisis migratoria surgida en Costa Rica y Panamá, donde quedaron varados más de 6000 cubanos que buscaban llegar a Estados Unidos cruzando los países centroamericanos de forma irregular. Las autoridades mexicanas entregaron salvoconductos a los migrantes que llegaron hasta la frontera con Guatemala, permitiéndoles así atravesar su territorio de forma segura.




México descarta servir de nuevo como puente aéreo para migrantes cubanos

Cubanos llegan a México en un avión procedente de Costa Rica, como parte del plan de ese país para su traslado (adntamaulipas.com)
Cubanos llegan a México en un avión procedente de Costa Rica, como parte del plan de ese país para su traslado (adntamaulipas.com)

SAN JOSÉ, Costa Rica.- México no servirá de nuevo como puente aéreo para los migrantes cubanos que buscan llegar a Estados Unidos y que se encuentran varados en Centroamérica, como sí lo hizo a inicios de este año para miles de isleños.

Así lo aseguró hoy el vicecanciller de Costa Rica, Alejandro Solano, tras concluida en San José una reunión de vicecancilleres y otros representantes gubernamentales de nueve países, que tenía como objetivo trabajar en alguna solución a la oleada de cubanos que atraviesa por tierra el continente.

“Ha quedado clara la firme decisión de México de no establecer una excepcionalidad. No van a permitir una nueva operación de esta naturaleza porque implica un mensaje confuso para la migración segura y ordenada”, declaró Solano.

En el primer trimestre del año México sirvió como puente aéreo para que miles de cubanos varados en Costa Rica y Panamá reanudaran su viaje a Estados Unidos, ante la negativa de Nicaragua de permitirles el paso por su territorio.

Sin embargo, según Solano, la delegación mexicana expresó hoy que ello fue una medida “excepcional” que no piensa repetir.

“No va a haber un nuevo operativo para trasladarlos a México y la delegación mexicana ha sido muy clara. Panamá tendrá que seguir trabajando en el abordaje del problema hasta que no haya una salida regional”, afirmó el vicecanciller costarricense.

Más de 2 000 cubanos se encuentran en Panamá, pues Costa Rica les exige visa y ninguno de los que están allí califican para obtenerla e ingresar al país, aseveró el vicecanciller.

La reunión de hoy en San José, en la que participaron representantes de Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Estados Unidos, terminó sin solución alguna al problema.

“No hay una solución. La naturaleza de la reunión era encontrar soluciones al problema estructural. No es fácil encontrar soluciones porque es un tema muy complejo”, declaró Solano.

Según el vicecanciller, la reunión sirvió para hacer “una evaluación y un diagnóstico” del problema y la “formulación de propuestas que se estarán trabajando en los foros pertinentes”, de las cuales no dio detalles.

Los países solicitaron a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que estuvo representada en la cita, un estudio normativo “para armonizar las legislaciones” en la región. ACAN-EFE




Ondea la bandera mexicana en el puerto de La Habana

LA HABANA, Cuba.- El Buque Escuela BE-01 Cuauhtémoc, de la Armada de los Estados Unidos Mexicanos, arribó este lunes al puerto habanero en visita oficial hasta el día 13 de abril, como parte del crucero de instrucción Ibero Atlántico 2016.

La embarcación pudo ser visitada por el público desde las 11 de la mañana y hasta las 5 de la tarde de hoy, mientras que mañana y el miércoles será posible visitarlo desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la noche.

Según informó el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, los marinos serán recibidos por el Jefe de la Marina de Guerra Revolucionaria y  la Presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular de la capital, y está previsto un recorrido por sitios de interés cultural e histórico.

Botado al agua el 9 de enero de 1982 y con un peso de 1 829 toneladas, dicho barco de la Armada de México posibilita el adiestramiento de cadetes de la Escuela Naval Militar.




Torturan y matan a cinco personas en México, una podría ser de origen cubano

"Bienvenidos a Ciudad Juárez" (foto: authenticcoppercanyon.com)
“Bienvenidos a Ciudad Juárez” (foto: authenticcoppercanyon.com)

CHIHUAHUA, México. – Cinco personas fueron asesinadas tras ser torturadas por un grupo criminal, que luego les prendió fuego con bombas molotov en su casa de Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos, informaron este viernes autoridades mexicanas que investigan si una de las víctimas es de origen cubano.

La policía municipal de Ciudad Juárez (Chihuahua, norte) acudió al lugar de los hechos tras atender una llamada de emergencia de los vecinos, quienes escucharon al menos tres explosiones en la madrugada.

“Al ingresar los elementos (al domicilio) para prestar auxilio a los moradores, creyendo que se trataba de un accidente, encontraron a las cinco personas sin vida”, tres mujeres y dos hombres, indica un comunicado del
Servicio Médico Forense (Semefo).

La institución detalló que, por sus características, los asesinatos parecen haber sido perpetrados por un grupo del crimen organizado, pues las víctimas presentan “huellas de violencia en el cuerpo (tortura) antes de matarlos”.

Las víctimas estaban atadas de manos y pies con cinta adhesiva industrial. Tres de ellas estaban en el baño, una más bajo una cama y la quinta en la sala.

Las primeras pesquisas indican que los cuerpos también fueron quemados al ser rociados con gasolina, antes de ser accionados los explosivos al interior del domicilio.

Según los vecinos “los delincuentes se metieron a la casa, agarraron dormidos a los moradores, los torturaron y privaron de la vida aparentemente por estrangulamiento y asfixia. Luego tiraron varias bombas molotov alrededor
de las cuatro de la mañana”.

Según estos vecinos, una de las víctimas es un hombre de origen cubano, quien aparentemente era el blanco del ataque. Sin embargo, las autoridades aún no han confirmado esta información.

Una persona más, que aparentemente logró esconderse cuando sucedió el ataque, fue rescatada en pijamas por los vecinos, quienes tiraron una ventana al ver el incendio.

Junto con Durango y Sinaloa, Chihuahua forma parte del llamado Triángulo Dorado del narcotráfico, una zona de difícil acceso donde cárteles —principalmente el de Juárez y el de Sinaloa— se disputan las rutas de trasiego de drogas hacia Estados Unidos.

Como muchas ciudades fronterizas del norte de México, Ciudad Juárez es también puerta para muchos migrantes latinoamericanos que buscan entrar de forma clandestina a Estados Unidos. (AFP)




Arriban 246 cubanos más al noreste de México, procedentes de Costa Rica

Cubanos llegan a México en un avión procedente de Costa Rica (adntamaulipas.com)
Cubanos llegan a México en un avión procedente de Costa Rica (adntamaulipas.com)

D.F., México.- Un grupo de 246 cubanos llegó hoy a la ciudad mexicana de Nuevo Laredo, fronteriza con Estados Unidos, en un avión procedente de Costa Rica, sumándose a los 113 isleños que arribaron este martes, informó el Instituto Nacional de Migración (INM).

“Personal del INM recibió en total a 246 cubanos trasladados en dos grupos, entre los que se ubican 29 menores de edad, tres mujeres embarazadas y cuatro personas de la tercera edad”, quienes tendrán 20 días para cruzar hacia EE.UU., indicó la institución en un comunicado.

Este es el segundo día consecutivo en el que llegan cubanos al Aeropuerto Internacional de Nuevo Laredo, en el nororiental estado de Tamaulipas, sumando un total de 359 personas originarias de Cuba y procedentes de Costa Rica, donde permanecían varados desde el pasado 15 de noviembre.

A estos se les otorga un documento provisional de visitante por razones humanitarias a fin de que puedan cruzar a Estados Unidos, donde se podrán acoger a los beneficios que les concede la Ley de Ajuste Cubano.

Además, el próximo viernes llegarán por la frontera de Ciudad Hidalgo, en el suroriental estado de Chiapas, 328 cubanos más procedentes de Costa Rica, a quienes también se les brindará un documento provisional de visitante por razones humanitarias.

Este traslado será similar a los realizados el viernes pasado y el 12 de enero, es decir, viajarán vía aérea desde Liberia hasta San Salvador, desde donde serán llevados en autobús hasta la frontera entre Guatemala y México.

Con estas nuevas llegadas, el INM habrá recibido a poco más de 1.000 cubanos beneficiados por el acuerdo suscrito entre los Gobiernos de Costa Rica, El Salvador, Guatemala y México.

“Tan solo en esta semana el INM habrá entregado a 687 extranjeros de origen cubano el documento provisional de visitante por razones humanitarias”, destacó el boletín.

El 15 de noviembre pasado Nicaragua cerró su frontera a los cubanos aduciendo riesgos para la seguridad y soberanía del país.

Desde entonces, Costa Rica otorgó 7.802 visas temporales a los isleños, pero el 18 de diciembre suspendió la entrega de más de esos documentos al considerar que se había agotado su capacidad para brindarles ayuda humanitaria en albergues. EFE




Sale de Costa Rica primer vuelo a México con migrantes cubanos

Cubanos esperanen el aeropuerto Daniel Oduber de Liberia, Costa Rica (EFE)
Cubanos esperan en el aeropuerto Daniel Oduber de Liberia, Costa Rica (EFE)

SAN JOSÉ, Costa Rica.- El primer vuelo entre Costa Rica y México para migrantes cubanos partió hoy con un grupo de 118 personas de las miles que aún quedan varadas en el país centroamericano.

La directora costarricense de Migración, Kathya Rodríguez, informó a Acan-Efe que el vuelo salió a eso de las 05:30 hora local (11:30 GMT) desde el aeropuerto Daniel Oduber, ubicado en la ciudad de Liberia, provincia de Guanacaste, en el Pacífico norte de Costa Rica.

En este vuelo, de unas tres horas y media de duración, viajan 118 cubanos, de los cuales 10 son menores de edad y el resto son personas mayores, de ellas 43 son embarazadas.

El Gobierno costarricense tiene previsto realizar otros dos vuelos directos a México mañana, mientras el jueves se efectuarán dos traslados por la otra vía habilitada a través de El Salvador y Guatemala.

Esta otra vía se aplicó dos veces con éxito el pasado 12 de enero y 4 de febrero y consiste en un vuelo desde Liberia hacia El Salvador, y desde allí traslado por tierra en autobuses hasta la frontera entre Guatemala y México.

Las dos opciones fueron establecidas por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a través de una agencia de viajes.

Los costos deben ser asumidos por los migrantes y ninguno de los Gobiernos involucrados ha desembolsado ni recibido dinero por estos traslados.

La ruta a través de El Salvador tiene un costo de 555 dólares para cada mayor de edad y los vuelos directos a México entre los 850 y los 750 dólares.

La crisis migratoria comenzó el 15 de noviembre pasado cuando Nicaragua cerró su frontera a los cubanos aduciendo riesgos para la seguridad y soberanía del país.

Desde entonces Costa Rica otorgó 7.802 visas temporales a los isleños, pero el 18 de diciembre suspendió la entrega de más de esos documentos, ya que consideró que se había agotado su capacidad para brindarles ayuda humanitaria en albergues.

Según datos oficiales en los albergues permanecen unos 4.000 cubanos y no descarta la posibilidad que migrantes hayan contratado coyotes (traficantes de personas) para que los movilizaran hasta Estados Unidos. (ACAN-EFE)




El gran éxodo cubano

Avioneta en Puerto Obaldía, Panamá (Carlos Adampol Galindo-Flickr)
Avioneta en Puerto Obaldía, Panamá (Carlos Adampol Galindo-Flickr)

MÉXICO.- Los cubanos están tratando de llegar a Estados Unidos a través de su frontera con México por el temor a que la nueva relación entre La Habana y Washington termine pronto con los privilegios especiales para los migrantes cubanos que reclaman residencia en Estados Unidos.

Los números de personas saliendo de Cuba han aumentado dramáticamente desde el anuncio de diálogo entre Estados Unidos y Cuba en diciembre de 2014. El año pasado, más de 24 000 cubanos entraron, en comparación con los 7 759 en 2011.

Durante años, la ruta preferida fue el arriesgado cruce marítimo a través del Estrecho de la Florida, a menudo en embarcaciones improvisadas. Los inmigrantes que cruzaron de esta manera fueron nombrados balseros.

La Ley de Ajuste Cubano de 1966 establece que los ciudadanos pueden solicitar asilo automáticamente una vez que lleguen al territorio de Estados Unidos, es casi seguro que se les permita quedarse. Una revisión de este acto en 1995 estableció que la Guardia Costera de Estados Unidos devuelva a Cuba a aquellos interceptados en el mar, la llamada distinción “pies mojados / pies secos.”

Esto significa que llegar por tierra no solo es menos peligroso, pero también es más probable que conduzca a una residencia en Estados Unidos.

En enero de 2013, el gobierno Cubano abolió el requisito de permiso de salida, abriendo el camino para que muchos cubanos soliciten pasaportes, haciendo la ruta terrestre aún más fácil.

La mayoría de los cubanos comienzan su viaje en Ecuador, un país que canceló el acceso sin visa para los cubanos en diciembre de 2015.

Desde Ecuador, los migrantes pueden alquilar un coche, tomar un autobús o cruzar en lancha rápida el peligroso Tapón de Darien entre Colombia y Panamá. Otros toman una ruta más directa, tratando de entrar a cualquier parte del territorio mexicano por mar. Aquellos con conexiones o dinero pueden obtener una visa mexicana en el consulado en La Habana, ya sea en calidad de turistas, con permisos de trabajo o por medio de matrimonios arreglados.

La opción más arriesgada y menos popular, solo para los más pobres, es unirse a las personas migrantes centroamericanas y sudamericanas que viajan en el tren de carga conocido como La Bestia.

Este recorre todos los días desde Chiapas, en la frontera sur con Guatemala, hasta las afueras de la Ciudad de México. Los migrantes que toman esta ruta corren el riesgo de ser estafados por los llamados coyotes o polleros, los traficantes de personas, y de caer en manos de los cárteles mexicanos de la droga.

Muchos de los países en la ruta a través de América Central y del Sur ofrecen a los cubanos garantías de tránsito seguro, ya que se niegan a cooperar con las solicitudes de deportación a Cuba.

Estos migrantes a menudo tienen la ventaja de poder acceder a los fondos adicionales de los familiares o beneficencias cubanas que están en los EE.UU.

Pero esto también los hace extraordinariamente vulnerables a la extorsión y a la explotación durante el camino.

Rafael y Cecilia

Rafael Carralero, migrante de Ecuador a Estados Unidos en su paso por México
Rafael Carralero, migrante de Ecuador a Estados Unidos en su paso por México

Rafael Corralero, de 42 años, siempre quiso emigrar a los Estados Unidos.

Durante la crisis de los balseros cubanos en 1994, cuando más de 35 000 balseros salieron de Cuba para los EE.UU., Corralero ayudó a amigos a construir balsas improvisadas, pero se quedó en la isla para cuidar de su madre enferma.

Años más tarde, él y su esposa Cecilia decidieron aprovechar el acceso sin visado a Ecuador. Vendieron todo lo que tenían, juntaron un poco más de 13 000 dólares para pagar su viaje a los Estados Unidos.

Compraron boletos a Quito, Ecuador, por 1 100 dólares cada uno en la Agencia de Viajes Tame, que también proporcionó consejos sobre cómo negociar en la frontera de Ecuador, la primera de las ocho fronteras en el largo viaje a los EE.UU.

“En Cuba, después que sacas el pasaje te dan hasta 10 minutos (de entrenamiento). Es como una clase que te dan para que puedas pasar emigración (ecuatoriana),” explicó Corralero.

Rafael y Cecilia siguieron estas indicaciones cuando llegaron a Ecuador en julio de 2015. En el aeropuerto fueron recogidos por su primer contacto al que cada uno le pagó 1 100 dólares.

Al tercer día de estancia en la casa del contacto, los anfitriones llevaron a la pareja con un guía colombiano que los llevaría a la frontera. De ahí, la pareja planeaba ir a Medellín.

Colombia no emite salvoconducto para el tránsito de cubanos por su territorio. Para Corralero y su esposa, este fue uno de los países más difíciles de cruzar.

La policía colombiana los extorsionó y amenazó porque saben que los cubanos que llegan a Colombia generalmente traen sus ahorros para llegar a Estados Unidos.

La peor parte, dijo Rafael, fue el viaje hacia Turbo, la última ciudad colombiana antes de cruzar en lancha rápida hacia Panamá.

“El trayecto de Medellín a Turbo es una pesadilla. Los retenes empiezan a pararte. La propia Policía Nacional de Colombia, cuando se enteran que los cubanos van a pasar… te pide dinero y ese mismo retén le avisa a otro y a otro.”

Una vez en Turbo, pagaron 630 dólares americanos cada uno para el viaje en lancha rápida que dura unas cuatro horas.

De Loma La Miel, otra lancha llevó a Rafael y Cecilia al poblado fronterizo de Obaldía, donde prestar servicios a los migrantes ha sustituido a la pesca como la principal fuente de ingresos de los 670 residentes de la aldea.

De ahí, una avioneta vuela a la ciudad de Panamá cada dos días.

Centroamérica, los extremos

Cubanos en Puerto Obladía (foto tomada de internet)
Cubanos en Puerto Obladía (foto tomada de internet)

En el aeropuerto de Panamá, se le dio a la pareja cubana un salvoconducto para Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

En Guatemala, la extorsión comenzó de nuevo. El gobierno guatemalteco no emite salvoconducto y los migrantes deben pagar 700 quetzales (unos 100 dólares) a cada oficial de policía que los detiene.

“Sabían que venían cubanos,” dijo Rafael. “Éramos unos 300 desde Honduras por Guatemala.”

Una vez más en manos de coyotes, Corralero y su esposa entraron a México por el poblado de Naranjo en Guatemala. Eventualmente llegaron al poblado Villa Las Rosas en el sureño estado mexicano de Chiapas, donde fueron escondidos en una bodega y les cobraron precios exorbitantes por alimentos y bebidas.

Para cuando llegan a México, muchos de los inmigrantes cubanos han agotado sus fondos o no pueden viajar más. Muchos se entregan en el centro de detención de Tapachula en la frontera mexicana.

Otros que tienen demasiado miedo a la deportación toman el riesgo de viajar a través de México.

Al tercer día en México, Rafael y Celia fueron transportados en un tráiler refrigerado junto a 90 personas de diferentes nacionalidades.

En medio del viaje tuvieron que bajar del tráiler para evitar un retén de migración. “Tuvimos que bajar mientras llovía, como si fuéramos ganado para bordear el retén,” recuerda Corralero.

En la Ciudad de México fueron abandonados por sus coyotes, pero un sacerdote los ayudó y condujo a la Casa del Balsero y del Emigrante Cubano, una asociación civil encabezada por el abogado de inmigración de origen cubano, Eduardo Matías López Ferrer.

El matrimonio estuvo en México, esperando que López Ferrer terminara los trámites ante las autoridades mexicanas para que pudieran viajar hacia Estados Unidos. Al mismo tiempo, sus familiares en Miami buscaron fondos económicos para comprar los boletos. Cuando se les entrevistó estaban contentos de estar cerca de su destino final.

Tomando la ruta semi-legal

El contrato de trabajo elaborado por una empresa mexicana es una de las principales vías de escape para los cubanos y cubanas con dinero.

El proceso “no es difícil, es laborioso,” dijo Antonio Irving, quien se ostenta como “tramitador” y aseguró cobrar 1 100 dólares por gestionar el contrato de trabajo a un cubano en las oficinas del Instituto Nacional de Migración (INM) de México.

Existen grupos organizados de asesoría y gestión para trámites migratorios que trabajan abiertamente alrededor de las oficinas del INM. Conformados por abogados, funcionarios de migración y agentes de trámites, estas denominadas agencias pueden traer a un cubano hasta México en un mes.

Primero, una compañía necesita registrarse en el INM para que pueda realizar ofertas de trabajo a extranjeros. Este proceso puede realizarse vía Internet.

Los asesores afirmaron que los contactos en el INM y en la embajada mexicana en La Habana aseguran que no existan problemas.

Uno de ellos, quien pidió permanecer anónimo por ser trabajador activo en el INM, aseguró que había viajado a La Habana para una serie de reuniones informales con funcionarios del consulado mexicano para asegurar la rapidez de los trámites.

Él explicó que el dinero que pagan los clientes cubanos se utiliza para pagar a funcionarios en el INM, la embajada y en el aeropuerto.

Otra de las vías que emplean las agencias se denomina “la bajada.” Consiste en transportar sin visa mexicana a los cubanos de forma aérea a Cancún, Quintana Roo, donde los espera un oficial de migración que asegura la entrada a México. Este oficial también los orienta sobre cómo seguir hacia Estados Unidos, o simplemente son llevados en autos a la frontera.

El INM no respondió a solicitudes de entrevistas.

La historia de Roberto

Oficio de salida  del gobierno mexicano de una Estación Migratoria para migrante cubano (cortesía Eduardo Ferrer)
Oficio de salida del gobierno mexicano de una Estación Migratoria para migrante cubano (cortesía Eduardo Ferrer)

Otra opción para los cubanos que quieren entrar a México es el matrimonio con un ciudadano mexicano.

Esta fue la opción elegida por Roberto Oto, de 38 años, que pagó 7 000 dólares por un matrimonio fraudulento en 2008.

“Mi amigo conocía a mexicanos que se dedicaban a la trata de personas, vinculados a la mafia, me puso en contacto y ellos me mandaron a una mujer,” explicó Oto.

Cuando su futura esposa mexicana llegó a Cuba, comenzó el papeleo. Oto pagó 800 pesos convertibles (CUC) por el certificado de matrimonio, luego fue cuestionado sobre su relación en el Consulado de México en La Habana.

“Fueron bastante groseros, hasta me preguntaron el color de la ropa interior de mi esposa,” dijo.

Cuando un cubano se casa con un extranjero, tiene que pagar 525 CUC  por los “impuestos” y trámites de matrimonio, 100 CUC más para el protocolo y 75 CUC para acelerar el proceso. Oto tuvo que pagar también otros 100 CUC por la carta de invitación, la forma en que los cubanos podían salir del país de manera legal en ese momento.

De acuerdo a la Consultoría Jurídica Internacional (CJI), un bufete de abogados en La Habana, ambos contrayentes deben presentar documentos de identidad, acta de nacimiento, y evidencia que no están casados con otras personas.

Una vez llegado a México, Oto se presentó en el consulado mexicano para legalizar su estatus con los documentos oficiales aprobados por la CJI, pero no le sirvieron de nada. “Me informaron que los documentos no tenían validez y que tenía que casarme otra vez en México,” agregó.

Esto fue imposible ya que en ese momento la esposa de Oto había desaparecido, pensando que solo iba a pasar a través de México en su camino a los Estados Unidos.

Legalizarse le fue imposible ya que la mexicana tomó su rumbo y nunca más la volvió a ver. Sin ella no podía regularizar su estancia legal en México.

“Ya ella había cobrado lo que le correspondía por su participación y yo era solo una historia de su pasado. Ya no podía contar con ella,” dijo.

Nunca la volvió a ver, y descubrió que no podía legalizar su estancia en México sin ella.

“Allí descubrí que los trámites de la Consultoría Jurídica Internacional solo servían para que una mexicana legalizara su matrimonio y adquiriera derechos en Cuba,” explicó.

En México ilegalmente, Oto solo tenía tres cajas de puros y dos botellas de ron cubano con él.

Temiendo ser arrestado, buscó a un abogado para que lo orientara. “No sé cara de qué me vio aquel señor porque su consejo fue que me escondiera en una cloaca a esperar a que se hiciera alguna campaña de regulación migratoria,” dijo Oto.

Sin poder regularizar su estatus migratorio, le quedaba todavía una opción.

“La única ventaja que yo tenía era un certificado que me habían dado en el consulado de México en La Habana que de una forma más o menos ambigua decía que yo podía trabajar con la autorización de migración,” explicó Oto. “Soy diseñador gráfico pero solo conseguí empleos de mesero y de esos otros que realizan los que no tienen una situación totalmente legal.”

Después de tres años en el limbo, Oto decidió intentar llegar a Estados Unidos.

“Yo había oído decir que a los cubanos los asaltaban para quitarles sus pasaportes, porque con ellos eres aceptado del otro lado, por eso tuve la idea de hacerme, o sea falsificar, un carné de estudiante. En eso usé todos mis conocimientos adquiridos en Cuba como diseñador gráfico.”

Se las arregló para hacerse pasar por un mexicano en el autobús, pero se topó con problemas cerca de la frontera.

“Pasé cinco retenes, pero cuando llegué al mero Matamoros [ciudad fronteriza con Estados Unidos] ya sabían que yo era cubano y el propio chofer le indicó a los policías quién era yo. Me bajaron del camión con mi maletín, lo registraron todo y me empezaron a pedir dinero. Como no les di nada me pasé horas en una camioneta enjaulada bajo el sol,” dijo Oto.

Ya exhausto, decidió mostrar su pasaporte cubano y los agentes de migración le dieron permiso para hacer una llamada. Llamó a la amiga que lo había recogido en el aeropuerto cuando llegó a México. “Ella llamó a un amigo y en la noche me dejaron salir. El aprendizaje fue que nunca más lo voy a intentar.”

Después de siete años sin una acreditación legal, Oto finalmente obtuvo su residencia temporal en México.

“Salí de Cuba casado con una mexicana, pero ni siquiera me puedo divorciar de ella aquí porque el matrimonio no está reconocido por México. Pero como soy legalmente soltero y ya no tengo que esconderme, ahora me voy a casar de verdad, por amor.”

El cubano que salva a migrantes de la corrupción mexicana

Eduardo Ferrer, cubano residente en México, abogado y defensor de migrantes cubanos (foto de Reinaldo Escobar)
Eduardo Ferrer, cubano residente en México, abogado y defensor de migrantes cubanos (foto de Reinaldo Escobar)

La Casa del Balsero y del Emigrante Cubano, dirigida por Eduardo Matías López Ferrer, se especializa en ayudar a los cubanos que llegan a México, legal o ilegalmente, y son víctimas de la corrupción.

Ferrer dirige la organización benéfica de ayuda legal desde su oficina en el piso superior de su casa en el barrio decadente de Tacuba.

“Es impresionante la cantidad de muertos que ha dejado por años la inmigración. Más de 78 mil personas han desaparecido en el Golfo de México y en el Mar del Caribe,” dijo.

México, ahora la ruta preferida para la migración ilegal, está también marcado por historias trágicas.

Ferrer dice que la repuesta mexicana respecto a la migración de cubanos tiene como característica “una corrupción galopante, por la creencia de la situación económica del cubano y sus familiares en Miami.”

Hasta 2005, el gobierno cubano no aceptaba a los ciudadanos que habían abandonado el país.

Sin embargo, el gobierno cubano  firmó un acuerdo con el presidente mexicano Vicente Fox para aceptar a cubanos considerados “no contaminados” por sus experiencias en el extranjero.

Los cubanos que llegaron a México directamente de Cuba “en barcos o aviones y fueron detenidos en México podían regresar a Cuba,” explicó Eduardo. “El gobierno cubano no le interesaban los cubanos llegando de Europa,” ya que no los reconocía como ciudadanos, por posibles razones ideológicas.

En 2008, cuando México enfrentó una nueva ola de migración cubana, los dos países firmaron El Memorando de Entendimiento para Garantizar un Flujo Migratorio Legal, Ordenado y Seguro.

Esto establecía que los cubanos indocumentados detenidos en México fueran deportados a Cuba en un plazo máximo de 45 días.

Sin embargo, la migración cubana fue “alentada por autoridades corruptas de México y Cuba,” afirmó Ferrer.

Comenzaron las deportaciones masivas y “la formación de la corrupción en torno a los cubanos,” continuó. “Nos caen aquí dos grandes grupos de cubanos: Los que están libres que nos contactan, los que están presos en las estaciones migratorias, que sus familiares también se comunican con nosotros; y los indocumentados.”

Ferrer no tiene números exactos de loscubanos que ha ayudado, pero estima que “el 90% de los que atendemos se van para los Estados Unidos, otros se quedan en México o regresan a la Isla.”

En teoría, el proceso debería de ser sencillo.

“La Ley migratoria de México dice que cuando estás en trámite de regularización migratoria no te pueden llevar a una estación migratoria, puedes transitar tranquilo. Ese proceso debe durar de dos a tres meses, lo máximo” dice Ferrer, agregando que la burocracia mexicana lo puede prolongar. “Las autoridades de este país propician la corrupción por las dificultades que ponen durante el proceso de regularización, lo demoran. Hay personas que llevan seis meses esperando por los papeles que les permite, conforme a la Constitución Mexicana, transitar por México.”

El gobierno mexicano no respondió a solicitudes de entrevistas.

La organización de Ferrer presiona a los oficiales a iniciar los trámites migratorios y ayudar a los migrantes con su viaje, aunque los cubanos tienen que comprar sus propios boletos de viaje.

La Casa del Balsero tiene pocas facilidades, pero Ferrer está preparado para acoger a aquellos que no tienen otro lugar a donde ir.

Hace algún tiempo, Ferrer afirma, una organización en Miami -que se negó a nombrar- le ofreció fondos con la condición  que no ayudara a los cubanos que trabajan con el gobierno. Él se negó.

“No quiero que me limiten en cuanto a quien acepto o no, todos los que pasan aquí son cubanos, sin distinción. A mí me toca la parte más lastimada de la inmigración. Los que no tienen para pagar a la corrupción. Hay cubanos que me ayudan, el propio “Circulo Cubano” [una organización cultural de cubanos en México], entre otros.”

El gobierno cubano ha acusado públicamente a Ferrer de ser un traficante de personas, pero él asegura que su organización solo ha hecho “lo que no hace el gobierno cubano por sus ciudadanos”.

El régimen “no se preocupa por los cubanos detenidos. Es lamentable el trato diplomático del gobierno cubano a sus nacionales.”

(Este reportaje fue publicado originalmente por el Instituto de Reporteros para la Guerra y la Paz IWPR. Reinaldo Escobar, Augusto César San Martín, Alejandro Tur, Ernesto García y Anddy Sierra, periodistas cubanos, son los autores. Colaboró con información el periodista Julio César Álvarez)



Dos futbolistas cubanos firman contratos con el club mexicano “Cruz Azul”

futbolistas cubanos mexico - facebook
Maykel Reyes y Abel Martínez (foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba.- Los futbolistas cubanos Maykel Reyes y Abel Martínez firmaron hoy en la Ciudad Deportiva de La Habana sus contratos para jugar con el club “Cruz Azul” de la Liga profesional mexicana, informaron medios deportivos locales.

Ambos jugadores acordaron con esa franquicia mexicana participar por un año en su nómina de segunda división, y de acuerdo con sus desempeños podrían ascender a la principal al final de ese periodo, según reportó la publicación digital “Jit”.

El representante legal del equipo “Cruz Azul”, César Varela Mora, parte firmante del acuerdo, explicó los cubanos Reyes y Martínez jugarán 17 partidos en esa liguilla.

“Esperamos que se desarrollen más para poder verlos en el equipo principal”, señaló.

Por su parte, la directora de Relaciones Internacional Instituto Nacional de Deportes de la isla, Martha Lidia Ruiz, calificó la firma del nuevo con trato de “acción de puertas abiertas al mundo” y consideró que es una expresión de “mejoramiento de relaciones de trabajo” con el fin de garantizar “una mejor y más integral” preparación de los atletas cubanos.

El delantero Reyes que ha recibido entrenamiento en el “Cruz Azul”, opinó que ha encontrado en ese club “una organización y nivel superiores, además de mayor intensidad y condiciones en planos muy serios y planificados”.

Actualmente varios futbolistas cubanos juegan en los clubes mexicanos “Cruz Azul” y “Santos Laguna”, este último convenio concretado el pasado noviembre tras un partido amistoso celebrado entre el once azteca y la selección nacional de Cuba.

Desde 2013 Cuba autorizó la contratación de sus deportistas en ligas profesionales extranjeras, sobre todo de béisbol y baloncesto, las primeras disciplinas donde se concretó la experiencia.

Los acuerdos con los clubes mexicanos Cruz Azul y Santos Laguna fueron los primeros en los que se aplicaron estas concesiones en el fútbol. EFE