1

Maduro llama “peleles” a los presidentes de Argentina, Brasil y Colombia

Maduro; Asamblea

MIAMI, Florida.- El gobernante venezolano Nicolás Maduro llamó “peleles del imperialismo” este domingo a los presidentes de Argentina, Brasil y Colombia, durante una conferencia de prensa en la sede del Palacio de Gobierno en Caracas.

Así respondió el dictador a los pronunciamientos de Mauricio Macri, Michel Temer y Juan Manuel Santos contra las elecciones presidenciales convocadas para mayo por la Asamblea Nacional Constituyente, nombrada a fuerza por el régimen chavista y desconocida por varios gobiernos de la región.

Tras sostener una reunión con el presidente de Bolivia, Evo Morales, Maduro aseguró que los comicios del 20 de mayo serán un “éxito”.

“La comunidad internacional… ¿quién es? ¿Macri? ¿Santos? ¿Temer? ¿Tres de los más desprestigiados e impopulares presidentes de América del Sur?”, preguntó Maduro. “La comunidad internacional son los pueblos (…) y ten la seguridad que las elecciones del 20 de mayo van a ser un éxito para la democracia en lo interno, para la libertad de Venezuela en lo interno, y van a ser una sorpresa, un éxito y una victoria para el mundo entero”.

“Más nada, lo demás déjenmelo a mí, me encargo yo. Yo les daré una lección a los peleles del imperialismo: Macri, Temer y Santos. Saldrán derrotados y pasarán al basural de la historia”, atacó Maduro.

Según El Nuevo Herald, lo importante para Maduro es que los resultados de las elecciones sean reconocidos por las instituciones y el pueblo de Venezuela.

Sin embargo, el proceso ha sido tildado de fraudulento por varios gobiernos del hemisferio, incluyendo a Estados Unidos.

Maduro se preguntó quién es Macri para determinar lo que se hace Venezuela y además afirmó que Santos no puede gobernar Colombia, dejándola “en caos, llena de grupos militares, paramilitares y de violencia con una miseria que ronda el 30 por ciento, con una pobreza que ronda el 60 por ciento y el analfabetismo de 20 por ciento, el desempleo de 25 por ciento y una crisis humanitaria brutal”.

Al mismo tiempo, varias organizaciones y medios de prensa han denunciado y presentado pruebas de la grave situación económica que atraviesa Venezuela, donde reina una hiperinflación de más de más de cuatro cifras porcentuales.

“¿Si Santos no ha podido gobernar Colombia, cómo puede pretender venir a mandar en Venezuela? ¿Quiénes son ellos para decir cuándo en Venezuela se hace o no se hace? No son nadie”, dijo Maduro.

Si “gobiernos de derecha se empeñaran en su política intervencionista, nosotros nos vamos a plantar muy duro, de frente”, amenazó Maduro.




Las fuertes ofensas de Maduro a Mauricio Macri

Maduro; Asamblea

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=bLVzAc8Avsk[/youtube]




El insólito mensaje de felicitación de Rouseff a Cristina Kirchner tras su derrota electoral

(cfkargentina.com)

SAO PAULO.- La expresidenta brasileña Dilma Rousseff felicitó hoy a la exmandataria argentina Cristina Fernández por el escaño conseguido en la Cámara Alta en los comicios legislativos celebrados en el país el domingo.

“Felicidades a Cristina Kirchner que conquistó ayer una silla en el Senado por la provincia de Buenos Aires”, dijo Rousseff en un mensaje en Facebook.

La expresidenta brasileña, quien fue destituida el pasado año por irregularidades en las cuentas públicas, aseguró que el resultado de las elecciones confirma la condición de Fernández “de principal líder de la oposición al Gobierno conservador de Mauricio Macri, en todo el país”.

“Cristina Kirchner recordó que su partido, la Unidad Ciudadana (UC), fue la fuerza política que más creció en el país en esta elección”, sostuvo.

Con poco más del 99 % de las mesas de votación contabilizadas, Fernández, la líder de la lista de candidatos a senadores del frente UC por la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país, registraba un 37,25 % de los votos, poco más de cuatro puntos por detrás de su principal rival, el oficialista Esteban Bullrich.

Sin embargo, el frente Cambiemos, del presidente Mauricio Macri, se colocó primero en el recuento de votos de los principales distritos electorales del país, por delante del peronismo.

(EFE)




Cae el peronismo: histórico resultado en las legislativas de Argentina

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=oM2cS5jyM1o[/youtube]
ARGENTINA.- El presidente argentino, Mauricio Macri, evitó hoy confirmar si optará a la reelección en 2019, tras la victoria que cosechó este domingo el oficialismo en los comicios al Parlamento y destacó que a él “el poder” no le va a cambiar, ya que es “siempre el mismo”.

“Les aseguro que cuanto más votos recibamos más me voy a preocupar de reflexionar y ver si estoy haciendo todo lo posible para ayudarlos”, remarcó el jefe de Estado en una comparecencia ante la prensa en la Casa Rosada, sede del Gobierno en Buenos Aires, para hacer balance de los resultados electorales.

El presidente, que llegó al cargo en diciembre de 2015 tras 12 años de Gobiernos kirchneristas, subrayó que el poder “es una responsabilidad” y algo “maravilloso” si uno lo logra emplearlo en “ayudar a que mucha gente encuentre paz y futuro”, y afirmó que para pensar en un nuevo mandato “hay tiempo”, ya que quedan dos años para hacer “la mayor cantidad de cosas” que se ha propuesto con su equipo.

“Lo importante es que en estos 21 meses hemos logrado avances importante y hay que darse cuenta de que van por el camino correcto. La realidad nos está dando la razón”, confesó.

A modo de reproche, Macri destacó que el país fue llenado de “miedos” y “teorías conspirativas”, con la idea de que hay “un mundo” que quiere perjudicar a Argentina

“Y no es verdad. No tenemos que seguir echando la culpa de las cosas que han pasado a otros”, afirmó.

El gobernante frente Cambiemos se colocó primero en el recuento de votos de los principales distritos electorales del país, por delante del peronismo, en los comicios legislativos del domingo.

En un momento de la rueda de prensa, el jefe de Estado fue consultado por si se arrepiente de algo de estos dos años en el cargo.

“Te voy a dejar otro año más a ver de qué me arrepiento. No tengo en mi cabeza en este momento algo tan central”, argumentó.

“Más que arrepentirse, lo importante es que cuando a uno le toca una tarea tan importante como es conducir un país, lo importante es que yo todos los días antes de dormir siga haciendo autocrítica. ¿Qué faltó, que más pude hacer?”, enfatizó.

Entre otros asuntos, el mandatario respondió a una consulta respecto de un blanqueo de capitales que realizó su hermano Gianfranco Macri.

“Que mi hermano haya blanqueado era un derecho que le daba la ley, lo hizo dentro de la ley”, concluyó.

El Congreso sancionó hace unos meses una ley de blanqueo que en un principio no incluía a familiares de los altos funcionarios.

Sin embargo, mediante un polémico decreto, el Gobierno habilitó posteriormente a blanquear bienes a los padres, cónyuges e hijos de los funcionarios si éstos pueden justificar que son bienes adquiridos antes de haber llegado al cargo público.

(EFE)




Macri enviará misión a Cuba para ‘dar volumen’ a las relaciones bilaterales

Marcos Peña (La Nación)

MIAMI, Estados Unidos.- Mauricio Macri, el presidente de Argentina enviará a Cuba una delegación oficial encabezada por el jefe del Gabinete, Marcos Peña, “para darles volumen político, cultural y económico” a los vínculos con el Gobierno de Raúl Castro.

Informa el diario La Nación que Peña viajará a La Habana entre el 13 y el 14 de septiembre próximos, junto al secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.

“Seguramente no habrá una reunión con Castro, pero están por confirmarse dos reuniones”, detalló La Nación. Uno de los encuentros es con el canciller Bruno Rodríguez Parrilla y otro con Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversiones Extranjeras y, según el periódico argentino, “un hombre clave en las relaciones económicas con la Isla”.

“La idea es trabajar la relación bilateral de amistad política, cultural y de inversiones para darle volumen y profundizar la relación”, dijo una alta fuente oficial.

El viaje del alto funcionario del gobierno de Mauricio Macri estaba programado desde meses atrás. Pese a que la actual administración fue quien desbancó a Cristina Fernández, aliada cercana del castrismo, en marzo de 2016 la excanciller Susana Malcorra viajó para estrechar relaciones bilaterales.

Sobre esta nueva visita, “cada uno expondrá su punto de vista. Nosotros llevaremos nuestra visión sobre los diversos temas en materia internacional”, dijo el gobierno argentino, cuyas posturas ideológicas son opuestas a las de La Habana.

“Nosotros apostaremos a la relación histórica y de amistad entre los pueblos argentino y cubano para afianzar una relación de amistad que queremos tener con Cuba”, delcaró uno de los organizadores de la misión diplomática.

“Se repasarán los intereses de cada país para cada instancia internacional”, añadió el gobierno argentino.




Granma practica un periodismo de doble rasero

Raúl Castro y Mauricio Macri (Imágenes tomadas de internet)
Raúl Castro y Mauricio Macri (Imágenes tomadas de internet)

LA HABANA, Cuba.- Cualquiera que observe cómo se comportan los medios de difusión oficialistas en Cuba, y en especial el periódico Granma, notará una característica muy peculiar en ellos: ocultan los “trapitos sucios” de los amigos del castrismo, y no tienen piedad hacia los que no comulgan con el gobierno de la isla.

A nadie debe de extrañar que, por ejemplo, el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba vea con malos ojos la actuación del nuevo mandatario argentino Mauricio Macri. Claro, este presidente se propone seguir una política opuesta a la de su antecesora Cristina Fernández, aliada de las autoridades cubanas y de la izquierda radical en la región.

Un artículo aparecido en la edición del pasado 2 de marzo del periódico Granma (“Los buitres ganan la pelea en Argentina”) critica la decisión de Macri de llegar a un principio de acuerdo con sus acreedores internacionales –el acuerdo debe ser aprobado finalmente por el Congreso argentino–, con vistas a pagar la deuda de su país. De ese modo Argentina comienza a salir del default (cese de pagos) que había arrastrado desde el año 2001, y que llegó a su punto culminante durante el gobierno de Cristina, quien llevó el asunto hasta las Naciones Unidas.

Pero lo que no tiene desperdicio en el artículo de Granma es un párrafo que argumenta las posibles intenciones de Macri al dar semejante paso: “Detrás de la medida está el interés del Gobierno para acceder a los mercados internacionales y recibir inversiones extranjeras, en un contexto económico marcado por los bajos precios de las materias primas que vende Argentina, como  la soya, y una desaceleración de la economía regional”.

Se podría pensar que la articulista de Granma aterrizó ayer en La Habana procedente del planeta Marte, porque, ¿cómo cuestionar en ese sentido al mandatario argentino si Raúl Castro ha hecho algo muy parecido en Cuba? Hasta donde sabemos, ni una voz se ha alzado en los predios oficialistas para censurarlo.

En efecto, el General-Presidente llegó recientemente a un acuerdo con los acreedores cubanos, agrupados en lo fundamental en el Club de París, para reanudar los pagos de la deuda externa de la Isla. ¿Su objetivo? Tratar de acceder a los organismos crediticios internacionales, y abrir las puertas de la Isla a la inversión extranjera en momentos en que Cuba atraviesa por una crisis en sus finanzas.

El caso de Cuba se torna aún más alarmante. No es solo que hayan caído los precios de sus tradicionales rubros de exportación, o que la Isla, quizás con las excepciones del turismo y los servicios médicos, no tenga casi nada que ofrecer a otras naciones. Se trata, sobre todo, de un intento desesperado por diversificar las fuentes que puedan oxigenar la economía ante la debacle de la Venezuela chavista, hasta ahora la protectora del castrismo.

De haber tenido en cuenta estas consideraciones, es probable que Granma hubiese enfocado de otra manera la decisión del presidente argentino. Al menos, así lo indica la lógica.  De todas formas, artículos como el referido atentan contra la credibilidad de cualquier medio de difusión, e impulsan a las personas a buscar vías alternativas para llegar a una información objetiva.




Ministro de Comercio Exterior de Cuba asistirá a investidura Macri en Argentina

Cuba, Malmierca, Deuda, Club de París,

Rodrigo-Malmierca-Diaz
Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior (foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba.- El ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, encabezará la delegación oficial de la isla a la toma de posesión de Mauricio Macri como presidente de Argentina, prevista para mañana 10 de diciembre, informó hoy la prensa oficial cubana.

En una breve nota publicada en la portada del estatal diario Granma, el Gobierno del país caribeño señala que viajarán también a la capital argentina el director de América del Sur de la Cancillería cubana, Pedro Pablo Prada, y el embajador de La Habana en la nación suramericana, Orestes Pérez.

Unas cuarenta delegaciones extranjeras han confirmado su asistencia a la ceremonia de traspaso de mando en Argentina, entre ellos siete presidentes de la región, el rey Juan Carlos de España, el vicepresidente de la Comisión Europea, cancilleres y un enviado del Vaticano.

Según la Cancillería argentina, de la región estarán presentes los mandatarios Dilma Rousseff (Brasil), Michelle Bachelet (Chile), Ollanta Humala (Perú), Juan Manuel Santos (Colombia), Evo Morales (Bolivia), Horacio Cartes (Paraguay), Tabaré Vázquez (Uruguay) y Rafael Correa (Ecuador).

En un insólito anuncio, la presidenta saliente, Cristina Fernández, dio a conocer ayer que no asistirá a la ceremonia de investidura de su sucesor. (EFE)




Macri pedirá la suspensión de Venezuela de Mercosur

Mauricio Macri, presidente electo de Argentina (foto tomadad de internet)
Mauricio Macri, presidente electo de Argentina (foto tomadad de internet)

EL PAÍS – El presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, ya tiene a la vista su primera gran batalla diplomática que muestra el giro que supone para Latinoamérica su victoria. Macri ha confirmado en una rueda de prensa pocas horas después de terminar el recuento que, en la próxima Cumbre de Mercosur, el 21 de diciembre, solicitará que se aplique la cláusula democrática contra Venezuela “por los abusos en la persecución a los opositores y a la libertad de expresión”. Macri está convencido de que encontrará apoyos en los otros socios de Mercosur. La clave está en Brasil, porque hasta ahora Dilma Rousseff se ha negado a condenar a Nicolás Maduro por el encarcelamiento de Leopoldo López.

Macri tiene Brasil como prioridad y allí hará su primer viaje oficial, según ha prometido. Incluso antes de asumir la presidencia el 10 de diciembre es muy posible que viaje para ver a Rousseff. El asunto de Venezuela es uno de los muchos que tienen que tratar los dos colosos de Sudamérica y grandes socios comerciales, que ahora tendrán gobiernos de distinto signo político. Macri estaba recibiendo una llamada de la presidenta brasileña durante la conferencia de prensa.

El futuro jefe de Gabinete de Ministros de Macri, Marcos Peña, anticipó que Argentina apoyará la negociación de un tratado de libre comercio de Mercosur con la Unión Europea, que se viene discutiendo sin éxito desde hace 16 años. Hasta ahora, Argentina se resistía a firmarlo.

Para seguir leyendo, clic aquí.




Macri y el fin del populismo en Argentina

Mauricio Macri (foto tomada de internet)
Mauricio Macri (foto tomada de internet)

MIAMI, Estados Unidos – La victoria de Mauricio Macri en Argentina es el triunfo del sentido común sobre el discurso crispado y fallido de las emociones. Es, también, el arribo de la modernidad y el entierro de una etapa populista que debió desaparecer hace mucho tiempo.

Hay una exitosa manera de gobernar. Es la que se emplea en las 25 naciones punteras del planeta, donde debiera estar Argentina, donde estuvo en el primer cuarto del siglo XX. La esperanza de todos es que Macri encamine al país en ese rumbo.

¿Cuáles son esas naciones? Las que consignan todos los manuales rigurosos, desde el Índice de desarrollo humano que publica Naciones Unidas, hasta el Doing Business del Banco Mundial, pasando por Transparencia Internacional. Son una veintena de compilaciones y da igual cómo se crucen: a la cabeza siempre comparecen los mismos.

¿Cuáles? Los sospechosos habituales: Noruega, Inglaterra, Suiza, Canadá, Alemania, Estados Unidos, Holanda, Dinamarca, Japón, y el consabido etcétera. ¿Cómo lo hacen? Con una mezcla de respeto a la ley, reglas claras, fortaleza institucional, mercado, apertura comercial, razonable honradez administrativa, buen nivel educativo, innovaciones, competencia, productividad y, sobre todo, confianza.

A veces los gobiernos son liberales, democristianos o socialdemócratas. A veces se combinan en coaliciones. Pese a las disputas, todos forman parte de la extendida familia de la democracia liberal. Lo que suelen discutir en las elecciones no es la forma en que se relacionan la sociedad y el Estado, sino el monto de la presión fiscal y la fórmula distributiva del gasto social. No se juegan en las urnas el modelo económico sobre el que descansa el aparato productivo ni el modelo político que organiza la convivencia y garantiza las libertades. En eso están de acuerdo.

Son naciones, en fin, sedadas, sin sobresaltos, sin ruido de sables ni rumores de caos, maravillosamente aburridas, en las que las voces antisistema son demasiado débiles para tomarlas en cuenta, y en las que se pueden hacer planes a largo plazo porque es muy difícil que la moneda pierda su valor súbitamente o que el gobierno te secuestre los ahorros en un infame e ilegal corralito.

Eso no quiere decir que no surjan crisis y burbujas especulativas, o que algunos, como Grecia, hagan trampas y haya que sacarles las castañas del fuego. Claro que ocurren, pero se superan y la economía se recupera sin que se rompa el juego democrático. Son los ciclos inevitables que se producen en los mercados libres en los que la codicia, cada cierto tiempo, distancia a compradores y vendedores. Las naciones punteras han aprendido a superarlos y seguir adelante.

Todos esperan que Mauricio Macri se desplace en esa misma dirección por el bien de los argentinos, pero tratándose del país mayor y mejor instruido de América Latina, puede aventurarse que su triunfo va a tener notables consecuencias en todo el continente. Por lo pronto, es muy importante que Argentina haya abandonado la deriva chavista en que la introdujo el kirchnerismo.

El triunfo de Macri va a repercutir en las elecciones venezolanas del 6 de diciembre próximo, a las que la oposición democrática llegará con la certeza de que tiene un nuevo y valioso amigo que se negará a convalidar el fraude que prepara Maduro, y mucho menos la opresiva Junta Cívico-Militar con la que ha amenazado si las urnas le son adversas.

Va a tener efectos sobre el panorama electoral brasileño, fortaleciendo a las fuerzas de centro derecha que se oponen a Lula; y sobre el chileno, cuando la señora Bachelet, cuya popularidad está en el suelo, convoque a unas nuevas elecciones en las que no podrá ser candidata.

No sólo Mauricio Macri, como acertadamente señala Joaquín Martínez Solá en La Nación, es la expresión del relevo generacional que el país necesita, con hombres y mujeres que no sufrieron el trauma de la dictadura militar ni la barbarie guerrillera de la oposición armada, sino puede ser quien encabece en América Latina la lucha por la democracia y las libertades. Alguien que conduzca al país a ese siglo XXI que empezó hace casi 16 años, y lo saque del viejo pantano populista en el que lo atascó el peronismo hace muchas décadas.

Pocos gobernantes han comenzado su mandato con tantas ilusiones nacionales e internacionales puestas en su gestión. Tiene un gran país que merece a un gran presidente.




Macri será el nuevo presidente de Argentina

Mauricio Macri ganó las elecciones (foto tomada de internet)
Mauricio Macri ganó las elecciones (foto tomada de internet)

EL PAÍS – El liberal Mauricio Macri (Cambiemos) será el nuevo presidente de Argentina, según el conteo del 63% de los votos. Se ha impuesto en las urnas al peronista Daniel Scioli (Frente para la Victoria) por 53,5% a 46,5% en una jornada tranquila. Parecía como si todo estuviera ya decidido desde la primera vuelta, donde se produjo el vuelco real. Macri se convirtió entonces en favorito y no se ha bajado de ese pedestal. La única duda era qué distancia lograba con su rival, un dato importante para saber con qué fuerza arrancará su Gobierno en una situación económica delicada.

El cambio llegó a Argentina con una sensación de normalidad absoluta, sin denuncias de fraude, sin tensiones, y con una jornada soleada en la capital. Nada que ver con las primarias de agosto, cuando se votó después de una de las peores inundaciones que se recuerdan en la provincia de Buenos Aires y hubo denuncias de todo tipo. Todo apuntaba entonces a una victoria del oficialismo. Pero poco a poco Macri fue ganando terreno y Scioli perdiéndolo, en un ambiente de hartazgo del kirchnerismo que las encuestas no lograron detectar.

Macri logró forzar la segunda vuelta el 25 de octubre con un resultado inesperado –37% a 34% a favor de Scioli– y desde entonces no ha parado de crecer mientras Scioli y el oficialismo cambiaban por completo la estrategia, a la desesperada, para intentar animar el voto anti-Macri y convencer a los argentinos, sobre todo a las clases populares, de que tenían que ir a votar para defender sus planes sociales y los derechos adquiridos en estos años.

Para continuar leyendo, clic aquí.