1

“Vamos a unirnos, vamos a salir”, el reclamo de una madre cubana desesperada

María Luisa madres cubanas

MIAMI, Estados Unidos.- La cubana María Luisa Fleitas, madre del preso político cubano Rolando Vásquez Fleitas, hizo un llamado este jueves a todas las madres de Cuba a protestar por las injusticias a las que están siendo sometidos los jóvenes que protestaron el 11 de julio de 2021 por todo el país.

Desde La Güinera, María Luisa denunció la situación de su hijo y de los jóvenes como él que han sido enviados a prisión, con largas condenas, sin pruebas de haber cometido algún delito. Esto, sumado a la crisis económica que se vive actualmente en la isla, tiene a cientos de madres desesperadas.

“Es un abuso lo que están haciendo con estos niños. Yo estoy dispuesta a salir, pero las madres en Cuba no se quieren unir. Me da lo mismo salir y que me den golpe o que me lleven presa”, dijo María Luisa durante una entrevista con Yaima Pardo La Red para CubaNet.

“Mi hijo esta como loco en la prisión, él no fumaba, y ya lo hace”, dijo la mujer, que reclama a las autoridades por las condenas de muchachos contra los que “no hay pruebas. ¿Por qué están condenando a esos niños?”, lamentó.

Según contó, las condenas son excesivas porque en el juicio no le mostraron pruebas a ninguno de los acusados. “Para los fiscales y para este gobierno ellos son unos limpiabotas. A ellos no les importó nada lo que dijeron y lo que mostraron los abogados”.

Rolando Vásquez Fleitas fue condenado inicialmente a 21 años de prisión, y en el juicio de apelación la sentencia fue reducida a 12 años, algo que su madre todavía considera excesivo.

“Mi hijo no se ve ni en la manifestación. De acuerdo a los videos presentados por los abogados, mi hijo está en la acera contraria a la manifestación, no se ven tirando piedras ni haciendo nada. Se ve a mi hijo caminando y bajando por la calle D, que venía para acá. Todo fue una mentira, todo fue un montaje”, denunció.

María Luisa también habló de las tarifas de los abogados, en un país donde el salario promedio de una persona trabajadora da para malcomer.

Y a ellos se suma la crisis económica: “Llevo dos meses sin poderle llevar comida a mi hijo a la prisión, no hay nada, las tiendas están peladas”.

“Vamos a unirnos, vamos a salir”, pide María Luisa, que desde el encarcelamiento a su hijo luego de las masivas manifestaciones del 11J vive en “depresión”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.