1

Ania Guillermina Lastres, la nueva mandamás (interina) de GAESA

Ania Guillermina Lastres Morera, GAESA

LA HABANA, Cuba. – Si quisiéramos saber cuál es la verdadera estructura de poder en Cuba, así como tener una idea de lo que sucederá en breve en GAESA, ahora que el “consigliere” de los Castro ha salido del juego de manera brusca, bastaría con observar las fotos de las honras fúnebres del recientemente fallecido general de División Luis Alberto Rodríguez López-Calleja.

Todo fue tan “íntimo” y “secreto” como corresponde a los ritos luctuosos de un clan, así como absolutamente nada fue dejado al azar. Cada uno de los invitados ocupó el lugar preciso con Raúl Castro al centro, acompañado este por el nonagenario José Ramón Machado Ventura, quien durante años fue el vecino que ocupara la mansión contigua a la del finado, en la misma calle exclusiva del Reparto Kholy, en Playa.  

Quienes no estuvieron en ese salón transformado en capilla son absolutamente “soldiers” prescindibles, reciclables y hasta desechables, incluidos los generales, ministros, viceministros, amigos de la familia y otros que, aunque convocados al funeral por obligación o cortesía, quedaron a la espera en una sala contigua, y solo pudieron entrar a rendir tributo una vez que los jefes se retiraron. 

De acuerdo con lo afirmado por uno de los asistentes al funeral, en conversación privada con CubaNet, “los que no salieron en la foto (con Raúl Castro al centro) no tienen futuro asegurado una vez que (Raúl) muera”. 

Las imágenes divulgadas por la prensa oficialista hablan por sí solas. En la Sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas (FAR), frente a las cenizas del que fuera presidente ejecutivo del Grupo de Administración Empresarial de las FAR, estuvieron todos los que son, incluida, en segunda fila a la izquierda de Raúl Castro, y exactamente detrás del primer ministro Manuel Marrero Cruz, la primer coronel Ania Guillermina Lastres Morera que, como vicepresidenta primera de GAESA, sustituirá a López-Calleja de manera interina.

nia Guillermina Lastres Mora, GAESA
Ania Guillermina en segunda fila, vistiendo uniforme militar (Captura de pantalla/Canal Caribe)

De hecho, de acuerdo con información de fuentes directamente vinculadas a GAESA y consultadas por CubaNet bajo condición de anonimato, lo estuvo haciendo antes y durante el período de convalecencia de su jefe, cuando a finales de 2020 este enfermó de COVID-19, quedando con serias afecciones pulmonares por las que, en numerosas ocasiones, durante estos dos años, requirió de más ingresos hospitalarios y tratamientos.

“No hay dudas de que Ania (Lastres Morera) seguirá en el cargo por un tiempo”, asegura una de las fuentes. “Fue ascendida no hace mucho de coronel a primer coronel, y posiblemente en diciembre de este año la asciendan a general porque todo el mundo habla de su buen trabajo, aunque también se dice que Marrero pudiera en algún momento volver a GAESA como presidente (…); él (lo aceptaría) más que feliz, porque aunque parece que cae muy por debajo de primer ministro, él mejor que Díaz-Canel sabe bien dónde está el verdadero poder, de dónde viene el money”.

Para la foto oficial de la ceremonia, Ania Guillermina Lastres Morera, vistiendo el atuendo militar, fue ubicada a la izquierda del actual jefe de la Sección de Economía y Finanzas del MINFAR y detrás de Marrero Cruz, el único de los grandes jerarcas que, habiendo sido designado por Fidel Castro, no solo mantuvo su cargo como ministro (en su caso de Turismo) una vez que Raúl heredó el cetro dictatorial de manos de su hermano, en 2009, sino que fue recompensado con el ascenso a su cargo actual que, solo anterior a él, ocupara el mismísimo Fidel, antes que este se autoproclamara “presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba”.

Ania Guillermina Lastres Morera
Ania Guillermina Lastres Morera (Foto: Ecured)

“Marrero no es ajeno al GAE (GAESA) ni al MINFAR, Marrero es primer ministro precisamente porque es militar y es del GAE”, afirma otra fuente cercana a la cúpula militar cubana. “Marrero incluso es mucho más joven que Ania, y mucho más ajetreado en los asuntos de empresas. Ania siempre ha sido como la encargada del trabajo sucio, la que hace esa parte que a los tipos duros no les gusta hacer. Es lo que hizo en el MINFAR hasta que pasó al GAE. Muy eficiente pero hasta ahí. No creo que la dejen mucho rato en el puesto”.

¿Quién es Ania Guillermina Lastres Morera?

Además del par de fotos que circulan en internet, a raíz de su nombramiento como diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular en 2019, sobre la primer coronel Ania Guillermina Lastres Morera no aparecen muchos datos públicos porque quizás, obligada por sus responsabilidades en el manejo de las finanzas del régimen, se ha mantenido alejada de las redes sociales donde, al menos la única cuenta de Facebook que aparecía con su nombre fue desactivada en 2014, así como la de sus hijos y demás familiares, con excepción de la cuenta de su hermana Adys Lastres Morera, quien se dedica a la renta de casas a extranjeros en La Habana a través de AirBnB, donde ha obtenido altas puntuaciones por la calidad de los servicios que ofrece.

La casa principal —de dos plantas totalmente climatizadas, que cuenta con amplios dormitorios, una suite con entrada independiente, jardines con piscina, comidas a la carta y servicio de lavado incluido— está ubicada a solo seis cuadras de la Plaza de la Revolución y se promociona en AirBnB como “Casa Verde Habana”.

También, de acuerdo con información de personas cercanas a su círculo de amistades, contaría desde 2019 con otras cuatro casas en alquiler, no gestionadas desde AirBnB por la llegada de la pandemia y la paralización del turismo, pero que, por estar ubicadas en Nuevo Vedado y Miramar comienzan a promocionarse en internet como “rentas de lujo” solo para funcionarios extranjeros residentes en la Isla. Más otra de ellas, en Habana Vieja, que posiblemente sea reservada para un negocio privado de bar-restaurante, en asociación con su amiga Raquel Mayedo, conocida presentadora de la Televisión Cubana. 

Aunque hasta el momento, por falta de pruebas no es posible vincular a Ania Guillermina como beneficiaria directa de los negocios de renta de su hermana Adys —en franca expansión a pesar de la crisis actual— sí es interesante conocer que en el pasado de la sustituta interina de López-Calleja, antes de su entrada en GAESA y aún desde su puesto como económica del MINFAR, hay experiencias como directiva en el sector inmobiliario fuera de la Isla, así como su nombre aparece vinculado a varias empresas off-shore inscritas en Panamá y Reino Unido, en su mayoría relacionadas con la importación-exportación de insumos, con el tráfico naviero y los servicios financieros y, por supuesto, a la compra venta de bienes raíces.

Casa Verde, hostal
Promoción de la casa de la hermana de Ania Guillermina (Captura de pantalla/Tomada de AirBnB)

Teniendo en cuenta la información que aparece en el Registro Público de Panamá son al menos unas seis empresas, todas fundadas entre los años 1980 y 1992, en las que aparece registrada Ania Guillermina Lastres Morera ya como directora o secretaria, algunas de ellas relacionadas directamente con otras empresas off-shore de servicios financieros y mercantiles registradas por la misma fecha en el país istmeño por Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja, funcionario del Ministerio de Transporte con cerca de una decena de off-shore a su cargo y hermano del fallecido presidente de GAESA.

Aunque la mayoría se encuentran inactivas desde finales de los años 90, habiendo sido disuelta la última en 2017 —por “morosidad” y de acuerdo a una disposición del Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá—, las más importantes a cargo de Ania Lastres Morera fueron ACINTEX S.A., importadora/exportadora; ANLAMEX Corp., relacionada con la adquisición de bienes raíces, y la financiera Lukenwest Holdings, S.A., encargada de gestionar las transacciones entre las navieras e importadoras cubanas registradas en Panamá y empresas europeas y de los Estados Unidos.

El nombre de Ania Guillermina aparece asociado a varias empresas en Panamá (Captura de pantalla)OpenCorporates)

“Lukenwest Holdings era una financiera con servicios de intermediación que fue creada para la flota cubana con banderas panameña y de Reino Unido”, afirma una fuente asociada durante los años 80 y 90 al Ministerio de Comercio Exterior y consultada por CubaNet bajo condición de anonimato. “Lukenwest funcionó hasta que dejó de servir. (…) Ese tipo de financiera se registra con el capital mínimo y solo para hacer determinadas operaciones. Luego se disuelve y se crea otra (…), por eso ninguna sanción (de los Estados Unidos) afecta el esquema, que valga decir fue creado en las FAR, al menos el protocolo (…). Ya cuando el año pasado varios senadores norteamericanos pidieron sanciones contra empresas como estas hace rato habían sido disueltas o cambiaron su nombre (…). Lukenwest Holdings no fue creada por Ania (Lastres Morera), solo fue parte de eso como lo fue mucha gente del MINFAR, todavía en 1980 ella ni pensaba en trabajar en el MINFAR”.

Nacida en 1960, Ania Guillermina Lastres Morera comenzó su vida laboral en las Fuerzas Armadas cubanas en 1984, como especialista en la Dirección de Colaboración Económica y Fondo Material, como subordinada directa del general Julio Casas Regueiro —creador de GAESA— pero también de quien más tarde, a mediados de los años 90, se convertiría en su jefe superior inmediato en GAESA, Luis Alberto Rodríguez López-Calleja. Sin embargo, tan temprano como en junio de 1987, con menos de tres años como graduada universitaria, era designada como directora de ANLAMEX Corp., una de las primeras creaciones del sistema empresarial de las FAR que fue registrada como sociedad mercantil en Panamá.

Con solo tres años en el MINFAR Ania fue designada directora de una empresa off-shore en Panamá. (Captura de pantalla/OpenCorporates)

No obstante su rápido ascenso en el sistema económico de las FAR y de la designación como mano derecha de López-Calleja, varias personas afines a GAESA consultadas por CubaNet para este reportaje, bajo condición de anonimato, no apuestan por que Ania Guillermina Lastres Morera permanezca por mucho tiempo como cabeza principal del emporio empresarial y creen que, posiblemente en unos meses —en dependencia de ser ascendida o no al grado de general—, será removida de su puesto de segunda en GAESA para ocupar otras funciones, incluso como viceministra en el Ministerio de Economía y Planificación, donde Alejandro Gil Fernández, actual ministro, cumple una función “coyuntural”.

“No por la muerte de Luis Alberto pero ya se hablaba desde antes de que (Ania) pasaría al Ministerio de Economía”, asegura una fuente vinculada a GAESA. 

En tal sentido es válido recordar que, en 2009, Raúl Castro designa al coronel Armando Pérez Betancourt como viceministro de Economía, que fue el hombre a cargo de implementar el llamado “Perfeccionamiento Empresarial” como jefe del Grupo de Perfeccionamiento Empresarial en las FAR desde 1986.

“Ni Marino Murillo, ni (Ricardo) Cabrisas ni ahora Alejandro Gil, a ninguno los han dejado poner y disponer solos, siempre Raúl les ha puesto un tipo de su confianza al lado”, dice la misma fuente. “Cumplen una función coyuntural, sirven para dar la cara por lo que otros hacen a la sombra (…). Yo creo que a Alejandro Gil le pasará lo mismo que a Murillo, llegado el momento, pasará al olvido (…). Pondrán a otro, a otra, en este caso pudiera ser Ania, pero GAESA es para el que mejor se ha portado, y ese puede ser Marrero, sin dudas. No solo era gran amigo de Luis Alberto, su hermano, como dijo él (en la nota de condolencia publicada en Twitter), sino que fue su mejor alumno. A lo mejor no es hoy ni mañana, a lo mejor lo asume desde las sombras, pero GAESA no es para Ania, que ni lo sueñe”, termina el entrevistado.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




GAESA: la continuidad del mando tras López-Calleja

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, Cuba, GAESA, Cuba

LAS TUNAS, Cuba. — La muerte del general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, presidente ejecutivo del Grupo de Administración Empresarial de Sociedad Anónima (GAESA) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) —ocurrida, según medios oficiales, por insuficiencia cardiorrespiratoria en la madrugada de este viernes 1ro de julio— no debe haber sorprendido a quienes conocían del estado de salud del funcionario, integrante del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y diputado de la Asamblea Nacional.

Pero otras personas dentro y fuera de Cuba, quizás poco enteradas de cómo transcurre entre órdenes y reglamentos la vida de los militares —con un control minucioso sobre ellos—, sí se sorprendieron ante el fallecimiento, al parecer repentino, del militar-empresario. Hubo muchas matrices de opiniones sobre el suceso, algunas muy poco realistas.

Se ha dicho que ahora en Cuba puede ocurrir “una lucha de poderes”, que ha sido un acontecimiento para el que el régimen “no estaba preparado” y que el problema de Raúl Castro ahora es “cómo sustituye a López-Calleja”. Señores… ¿Olvidaron que Cuba vive una dictadura que ya se prolonga por más de 60 años sostenida precisamente por militares?

Vamos a ver. Durante la Causa Uno de 1989, por la que fue sancionado con pena de muerte el también general de división Arnaldo Ochoa Sánchez y otros oficiales de las FAR y el Ministerio del Interior (MININT), acusados todos por actos hostiles contra un Estado extranjero y tráfico de drogas, Fidel Castro dijo, concerniente a los ingresos y egresos de divisas, que solamente en el sostenimiento de las FAR, sin incluir los gastos del MININT, Cuba empleaba anualmente más de “mil millones” de dólares.

Para interpretar la importancia estratégica que tiene GAESA para la existencia misma del régimen totalitario castrocomunista —por ser el conglomerado de negocios que económicamente sostiene la ideología, el partido único, la policía terrorista, el monopolio de las comunicaciones, el monopolio de las armas y la economía de dirección centralizada que sostiene al régimen— debe conocerse por qué GAESA es un holding militar y no de entidades civiles operando desde los diversos ministerios en los que tienen intereses (turismo, comercio, inversión extranjera, medio ambiente, construcción, transporte, industria, economía, la banca, las relaciones internacionales etc.).

GAESA es, ni más ni menos, un super poder dentro de los poderes del Estado, como mismo allá por 1959, y dirigido personalmente por el propio Fidel Castro, el INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria) se convirtió en un Estado paralelo dirigido por militares, que fue el que eliminó la propiedad agropecuaria y agroindustrial en Cuba.

Con esos antecedentes históricos y jurídicos, GAESA es un holding militar y no civil porque las empresas que posee fueron creadas para sostenimiento de las FAR, como una necesidad estratégica, para con dirección propia, sin depender de los vaivenes de la “economía socialista” que sufre todo el pueblo, pero no los altos mandos militares, ese clan castrense que solventa sus necesidades institucionales y personales con dirección y recursos en los que sólo interviene la cadena de mando militar.

El sistema jerárquico en las fuerzas armadas está estructurado escalonadamente, atendiendo a criterios muy bien definidos en cuanto a preparación técnico-profesional e intelectual, aptitud, grado militar, antigüedad en la institución y, específicamente, en el cargo y la confianza que el superior tiene en un oficial determinado, siendo una de las principales misiones de los jefes el ir entrenando a los oficiales subalternos en tareas de jefatura, por lo que, con esos procedimientos, sería el ex yerno del general Raúl Castro y con su visto bueno, quien estableció en GAESA la continuidad del mando.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Raúl Castro y la alta plana castrista despiden a Luis Alberto Rodríguez López-Calleja

López-Calleja

MIAMI, Estados Unidos.- Este sábado la más alta dirigencia del régimen cubano despidió al general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, fallecido de un paro cardiorrespiratorio el pasado viernes 1ro de julio, informó la Presidencia de Cuba en su perfil de Twitter.

La ceremonia oficial, presidida por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, fue celebrada en la sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y reunió a la plana mayor del régimen.

Raúl Castro, ex suegro de López-Calleja, conocido como el zar de la economía cubana, depositó una rosa blanca ante sus restos. El gobernante Miguel Díaz-Canel hizo lo mismo, según las fotos oficiales de la despedida.

En el acto oficial también estuvieron los miembros del Buró Político Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional; Salvador Valdés Mesa, vicepresidente de la República; Manuel Marrero, primer ministro; Roberto Morales Ojeda, viceprimer ministro; los generales Álvaro López Miera y Lázaro Alberto Álvarez Casas, ministros de las FAR y del MININT, respectivamente, y los comandantes José Ramón Machado Ventura y Ramiro Valdés.

Foto presidencia de Cuba

El general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, presidente ejecutivo del Grupo de Administración Empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (GAESA), falleció este viernes 1ro de julio producto de un paro cardiorrespiratorio, según informó el diario oficialista Granma.

“Con profundo pesar informamos a nuestro pueblo que en las primeras horas de la mañana de este viernes 1 de julio, como resultado de un paro cardiorrespiratorio, falleció El general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja”, dijeron los medios oficiales el pasado viernes.

De acuerdo a la información oficial, en la despedida también estuvieron familiares del occiso, “entre ellos su viuda y sus hijos mayores Raúl y Vilma”.

López-Calleja, de 62 años y jefe GAESA, un entramado que controla alrededor del 70 por ciento de la economía nacional, incluidas las inversiones hoteleras y las cuentas bancarias, era desde 2011 miembro del Comité Central del Partido. En abril de 2021 fue promovido al Buró Político y en octubre, elegido diputado a la Asamblea Nacional por el municipio de Remedios, Villa Clara.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Díaz-Canel lamenta muerte de López-Calleja: “Se nos ha ido un revolucionario”

Díaz-Canel López-Calleja

MIAMI, Estados Unidos. — El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel lamentó la muerte del general de división de las FAR Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, fallecido este viernes a los 62 años a causa de un paro cardiorrespiratorio.

“Siento profundo dolor al expresar mis condolencias y las del pueblo de Cuba a la familia y amigos de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja. Se nos ha ido un revolucionario, un hombre que sirvió a la Patria y a la Revolución en todas sus trincheras”, escribió Díaz-Canel en su cuenta de Twitter.

(Screenshot/Twitter)

Poco antes se había hecho eco de la noticia el primer ministro del régimen cubano, Manuel Marrero Cruz.

“Con profundo dolor recibí la noticia del fallecimiento del compañero Luis Alberto, un gran empresario, un gran economista, un gran revolucionario, fiel a Fidel y Raúl, mi hermano. Mi apoyo a toda la familia”.

(Screenshot/Twitter)

Al momento  de su fallecimiento, López-Calleja, exyerno de Raúl Castro, se desempeñaba como presidente ejecutivo del Grupo de Administración Empresarial de las FAR (GAESA), conglomerado militar que controla la mayoría de las inversiones turísticas del país. También era miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el municipio de Remedios (Villa Clara), condición que ostentaba desde octubre del pasado año.

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja fue sancionado por el gobierno de Estados Unidos en 2020 debido a su rol al frente de GAESA, posición que pasó a ocupar en 2011 tras el fallecimiento del general de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




María Elvira reacciona a la muerte de López-Calleja: “Estos sátrapas no son inmortales”

María Elvira Salazar, Luis Alberto Rodríguez López-Calleja

MIAMI, Estados Unidos. — La representante cubanoamericana María Elvira Salazar aseguró este viernes que la muerte del General de División de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) Luis Alberto Rodríguez López-Calleja dejará un notable vacío en la élite de poder que gobierna en Cuba.

La congresista republicana recordó en Twitter que era López-Calleja quien controlaba la estructura económica a través de la cual el régimen de la Isla obtenía cuantiosas ganancias.

“El castrismo pierde un hombre clave en su brutal maquinaria. El general López-Calleja estaba en el negocio del poder y se enriquecía al frente de la empresa militar. Estos sátrapas no son inmortales. ¡Que Dios tenga compasión de él, porque el pueblo cubano no la tendrá!”, escribió María Elvira.

(Screenshot/Twitter)

La muerte del presidente ejecutivo del Grupo de Administración Empresarial de las FAR (GAESA) fue anunciada esta mañana por el régimen de la Isla en una breve nota que fue reproducida por la prensa castrista.

“Con profundo pesar informamos a nuestro pueblo que en las primeras horas de la mañana de este viernes 1 de julio, como resultado de un paro cardiorrespiratorio, falleció el general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, presidente ejecutivo del Grupo de Administración Empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias”, señaló el comunicado oficial.

Además de sus responsabilidades en las FAR y al frente de GAESA,  Luis Alberto Rodríguez López-Calleja ostentaba los cargos de miembro del Buró Político del Comité Central del Partido y diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El régimen castrista destacó que el fallecido general atesoraba “una brillante hoja de servicios a la Patria y a la Revolución Cubana”.

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja fue también yerno de Raúl Castro y padre de Raúl Guillermo Rodríguez Castro, también conocido “El Cangrejo”, quien aún se desempeña como escolta personal del exgobernante.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




López-Calleja estaba “enfermo o en plan pijama desde hace días”

López-Calleja

MIAMI, Estados Unidos.- A raíz de la muerte este viernes en Cuba del general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, CubaNet conversó con Carlos Calvo, exescolta de Fidel Castro, sobre las pugnas al interior de la nomenclatura castrista y en quién podría recaer el poder que el exyerno de Raúl ostentaba.

Según contó Calvo a la periodista Maite Luna, López-Calleja estaba desde hacía unos días sin ir a su oficina, presumiblemente enfermo o en plan pijama.

“Para analizar el poder en Cuba tienes que observar con detenimiento estos movimientos inusuales, hay que mirar entrelineas”, dijo.

“López-Calleja es un hombre que adquirió mucho poder en Cuba, y era un poder que muchos nos cuestionábamos”, contó Calvo, quien aseguró además que López-Calleja fue un hombre que supo lucirse con su suegro, Raúl Castro, y le demostró que sabía manejar la economía, sabía de economía de mercado, sabía varios idiomas y operaba en las sombras.

“Los conflictos de López-Calleja con el generalato cubano comenzaron cuando GAESA adquirió auge”, dijo Carlos Calvo, y agregó que el exyerno de Raúl adquirió tanto poder y pudo hacer y deshacer a su antojo en el país porque “se crio con los Castro, lo veían como un hijo y le permitían muchas cosas. Raúl lo quería mucho, y le dio mucho poder, fue entonces cuando este poder comenzó a chocar con algunos mandos de las Fuerzas Armadas”.

López-Calleja no acostumbraba a rendirle cuentas a nadie, no Casas Regueiro, tampoco a Leopoldo Cintra Frías, solo a Raúl Castro. Sin embargo, apuntó Calvo, “logró tener tanto poder que yo imagino que llegó a pensar que estaba por encima de Raúl Castro”.

Pese a todo el poder económico que tuvo hasta su muerte este 1ro de julio, el heredero al trono cubano, asegura Carlos Calvo, es el general Alejandro Castro Espín. “Esto es una monarquía”, recordó.

Alejandro Castro fue a la guerra en Angola, estuvo en academias militares en la antigua Unión Soviética, incluso se dice que todos los años se reúne con el equipo de Vladimir Putin, el presidente ruso. La figura detrás del poder en Cuba es Alejandro, asegura el exescolta.

Durante la entrevista calvo reveló también que durante los últimos años las fricciones familiares se acrecentaron, incluso con los Castro Soto del Valle, luego de que López-Calleja y Gaesa también se apoderaran de Palco.

“En el poder en Cuba hay grandes fisuras, y López-Calleja traía mas conflictos”. No obstante, agregó, ahora después de su muerte sus bienes y la fortuna personal que amasó durante años pasa a los Castro, y con ello se refirió a Alejandro Castro, el albacea familiar, el escogido para heredar el poder.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




López-Calleja vuelve a la escena

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, Cuba, GAESA, Cuba

MIAMI, Estados Unidos. – Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, general de División de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y encargado del conglomerado militar GAESA, reapareció el pasado fin de semana en Remedios (Villa Clara), territorio al que representará como diputado en la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

La designación del exyerno de Raúl Castro para el cargo ha tenido amplia repercusión dentro y fuera de Cuba. Para muchos, su “elección” no es casual y busca dotar al general de más poder e influencia del que ya tenía.

Una carrera hacia el poder

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja nació el 19 de enero de 1960 en el municipio de Santa Clara, provincia de Villa Clara. A diferencia de muchos de los que ostentan el poder en Cuba, ha transitado un camino alejado de los reflectores de la prensa y la propaganda castrista.

López Calleja es hijo de Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, profesora titular y doctora en Ciencias Económicas del Centro de Estudios sobre Migraciones Internacionales de la Universidad de La Habana, y del también general de división Guillermo Rodríguez del Pozo (1929-2016), excombatiente del Movimiento 26 de Julio en Santa Clara y uno de los militares más leales a Fidel Castro.

Cuando el fallecido dictador designó a Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen al frente del equipo de investigaciones sobre la migración cubana, Luis Alberto era apenas un adolescente que, aunque vecino de Raúl Castro, a quien visitó en algunas ocasiones en compañía de sus padres, ni soñaba con casarse con Déborah Castro Espín, quizás tampoco con estudiar en Rusia, graduarse allá lejos con Título de Oro en Administración de Empresas y, debido al indiscutible talento para los números heredado de su madre, terminar siendo el protegido del general de división Julio Casas Regueiro, jefe del Departamento Económico de las FAR y fundador de GAESA.

López-Calleja formó parte del Ministerio de Comercio Exterior y, durante su etapa en el Servicio Militar Activo “fungió como enlace del Ministro de las FAR con la dirección de Colaboración Económica del propio organismo”.

Reseña la prensa castrista que en 1990 prestó servicios en la Contrainteligencia Militar, además de cumplir “misión internacionalista en la República Popular de Angola”.

Desde 1996, el funcionario dirige el Sistema Empresarial administrado por el Grupo de Administración Empresarial, “que agrupa entidades del Turismo, el Comercio Exterior e Interior, entre otras”.

En 2011 integró la Comisión del Gobierno para la atención a la Zona Especial de Desarrollo del Mariel. En octubre de ese mismo año fue nombrado presidente del Instituto Cubano para la Coordinación de la Colaboración y las Inversiones con la República de Angola, uno de los países que tiene mayores vínculos comerciales con el régimen cubano.

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja es miembro del Comité Central del Partido desde el propio año 2011 y de su Buró Político desde el 2021.

La fuerza de un apellido

La familia de los López-Calleja es inmensa y está dispersa por el mundo. Los hay en España, Dinamarca, Italia, Grecia, Turquía, Polonia, Chipre, Luxemburgo. Algunos jamás han visitado Cuba ni mantienen relaciones con esas dos ramas que hoy viven en el exilio. De estas, hay una línea de los López-Calleja con un primer grupo que se instaló en Europa antes de 1959, más otro que lo ha hecho mucho más reciente, a partir de los años 90. Hay otra línea igual de segmentada pero establecida en los Estados Unidos.

Emigraron por la misma época y algunos miembros adquirieron el apellido “Levy” (como Sara Levy Rodríguez, pianista de Santa Clara que salió de Cuba en 1958 y adquirió el apellido de su esposo) o lo fundieron al “López”, eliminando el Calleja para así hacerlo más breve o, en casos más conocidos (como el de Arturo López-Levy, egresado del Instituto de Relaciones Internacionales de Cuba y actualmente profesor en universidades estadounidenses), posiblemente para establecer algún tipo de distanciamiento con los López-Calleja que se mantienen en Cuba vinculados al régimen, pero nada en concreto se pudiera afirmar sobre las verdaderas intenciones, porque la mayoría viaja con frecuencia a la Isla y hasta mantienen comunicación entre ellos y con los Oltuski, otra familia estrechamente relacionada con el régimen de los Castro e igualmente emparentada con los López-Calleja por la vía del general Rodríguez del Pozo.

El apellido López-Calleja también ha estado involucrado en el manejo de empresas pantalla a escala internacional. En ese sentido, cabe señalar que Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja, hermano de Luis Alberto, controla una compañía en Luxemburgo, la cual, a su vez, es dueña de otra en Londres.

Varias pistas aportadas por El Nuevo Herald indican que el régimen cubano usa desde hace décadas el paraíso fiscal de Luxemburgo para hacer negocios y evadir el embargo, pero que gracias a nuevas normas adoptadas en esa pequeña nación europea en 2019 y de las investigaciones llevadas a cabo por el diario galo Le Monde y la organización OpenLux, se ha comprobado que la empresa Mid Altantic S.A. es controlada por Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja.

“Si se le busca a él y a Mid Atlantic, no aparece nada. Lo mismo si se le busca por su nombre en el registro de Luxemburgo”, advierte el medio miamense. “Primero habría que saber que estaba involucrado con Mid Atlantic y luego sacar los documentos corporativos. Se puede buscar en la base de datos relativamente nueva, pero solo por el nombre de la empresa, no por el propietario”.

Este mecanismo ha permitido a Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja —y presumiblemente a sus predecesores— a mantenerse fuera de la vista pública.

Del poder al poder

Si Luis Alberto Rodríguez López-Calleja ya acumulaba poder a la sombra, en los últimos años su figura se ha destapado gracias a sus numerosas apariciones públicas, en muchas ocasiones acompañando a Miguel Díaz-Canel en recorridos internacionales.

En 2018 estuvo junto al gobernante cubano en una visita a Nueva York; y luego, en 2019, en un gira por Europa. Ese mismo año, durante la Cumbre de los No Alineados, aparecía ya en el epicentro de la delegación acompañando a Bruno Rodríguez Parrilla y Rodrigo Malmierca Díaz, lo cual indicaba la probable preparación del militar-empresario para ocupar otros puestos con mayor poder de decisión en el gobierno.

En aquella ocasión se habló incluso de que sustituiría a Ricardo Cabrisas Ruíz, pero no sucedió, ya que, tal y como ha abordado CubaNet en varias ocasiones, GAESA es posiblemente mucho más importante que cualquier otra institución en la economía del régimen.

Recientemente, López-Calleja secundó a Díaz-Canel en México durante las celebraciones oficiales por el aniversario del Grito de Independencia de ese país y en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En la actualidad, el general de División ya es una de las figuras con más peso dentro de la cúpula del poder en Cuba. El diputado no solo controla el sector más productivo de la economía nacional, asociado al turismo, sino también empresas importantes como Gaviota, que gestiona la construcción y gerencia de instalaciones turísticas con compañías extranjeras, y CIMEX, encargada de la importación y la exportación en el país.

Si bien su edad (61 años) le impediría ocupar posiciones como la de “presidente”, López-Calleja podría encarnar a la perfección un modelo de poder ya consolidado en la Isla, donde las decisiones capitales son tomadas por un aparato militar, en detrimento de políticos y funcionarios del gobierno.

Sancionado por Estados Unidos

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja fue sancionado por el gobierno de Estados Unidos el 30 de septiembre de 2020. De esta forma, el director de GAESA pasó a engrosar la lista de Nacionales Especialmente Designados y Personas Bloqueadas elaborada la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

La medida incluyó la congelación de “todos los bienes, activos e intereses” a su nombre que estén sujetos a la jurisdicción norteamericana. El Departamento de Estado precisó, además, que “las personas y compañías” bajo jurisdicción estadounidense no podrían realizar transacciones que involucraran al funcionario.

Las sanciones contra López-Calleja –aseguró el propio Departamento de Estado– obedecen a su rol dentro de GAESA.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




López-Calleja, diputado al Parlamento cubano por el municipio de Remedios

López-Calleja, Cuba, GAESA

MIAMI, Estados Unidos. – El general de División Luis Alberto Rodríguez López-Calleja fue “electo” diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el municipio de Remedios, en Villa Clara, informó este sábado la emisora provincial de radio, la CMHW.

Según ese medio, en su IV Sesión Extraordinaria del decimoséptimo período de mandato, la Asamblea Municipal del Poder Popular de Remedios eligió a López-Calleja como diputado al Parlamento cubano.

“La elección —que permite completar la representación remediana ante la Asamblea Nacional— transcurre en el contexto del aniversario 45 de los órganos del Poder Popular y a las puertas del tercer proceso de rendición de cuentas del delegado a sus electores”, indicó la CMHW.

Por su parte, López-Calleja aseguró a los medios locales que haría “el mayor esfuerzo para estar a la altura del gran honor de representar a Remedios en la Asamblea Nacional del Poder Popular”.

Con el inesperado nombramiento, el presidente del conglomerado de empresas militares GAESA, completa un ascenso a la alta jerarquía cubana, donde ya aparece como miembro del Buró Político del PCC y asesor del gobernante cubano Miguel Díaz-Canel.

Mientras que en 2017 la Administración Trump incluyó a GAESA en la lista de entidades cubanas restringidas del Departamento de Estado, en 2020 el gobierno de Biden sancionó particularmente a López-Calleja, que ha sido señalado como uno de los principales jerarcas del régimen cubano.

En ese momento, el Departamento de Estado señaló que las sanciones contra el militar cubano se debían a su rol dentro de GAESA. López-Calleja fue designado al frente de GAESA hace casi una década, en sustitución del fallecido general de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro. De esta forma, se trata del funcionario de mayor rango dentro de toda la estructura económica creada por el poder militar en Cuba.

Los López-Calleja que no conocemos: El verdadero poder de un apellido

Por otro lado, el general de División fue esposo de Déborah Castro Espín, una de las hijas del dictador Raúl Castro, y es el padre de Raúl Guillermo Rodríguez Castro, alias “El Cangrejo”.

Este sábado, mientras era elegido diputado en Remedios, se celebraba en La Habana la sesión de apertura del II Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, donde el militar de 61 años ya tiene asegurado su puesto.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Members of the Lopez-Calleja Family Unknown to Us: The True Power of a Surname

Lopez-Calleja

HAVANA, Cuba. – If there is an individual in Cuba who knows about migratory flux, about how the migration phenomenon works among various age and social groups, places of birth, and even make statistical predictions on these matters, that individual is Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, a full professor who holds a Ph.D. in Economic Sciences from the Center for the Study of International Migrations of the University of Havana.

Her colleagues regard her as the indisputable authority on the subject, bar none, from the 1980s until today, and proof of this in how often she is quoted in papers written by other well-known Cuban and foreign research scholars. Add to that dozens of awards and medals the Cuban regime has bestowed on her for her services, most recently in 2018.

“Nobody handles more information about migrations than she and her personal team do. Nobody else has been given access to secret documentation. I could say that not even a specialist from the National Office of Statistics and Information (ONEI, by its Spanish acronym) knows more than Dr. Cristina about the subject matter,” states a colleague interviewed by CubaNet on condition of anonymity for fear the regime would punish him with losing his employment, or even with jail.

Lopez-Calleja
Cristina Lopez-Calleja Hiort-Lorenzen (Photo: CubaNet)

His testimony is no exaggeration. Other sources who at one time or another had direct links with this expert’s job have confirmed it to us. The most confidential files of the Foreign Ministry (MINREX, by its Spanish acronym) to which all Cuban consular offices and embassies around the world report, have been available to her, long before Foreign Minister Roberto Robaina –who was demoted in 1999 – launched in the nineties his political strategy of reaching out to Cuban emigres. His hidden agenda was eminently economic in spite of being promoted as a “reconciliation gesture” by the regime. 

The conferences under the heading “Nation and Exile” (La nación y la emigración) began in Havana in April 1994, and in the opinion of several former MINREX officials that CubaNet consulted, their hidden objective was to attract both capital and political support from what the regime considered the moderate sectors of the exile community.

One year before, in 1993, Fidel Castro had named to the post of foreign minister the young Robaina, probably with the intention of projecting a renewed image of his government on the international front. Foreign investments for tourism had arrived; his plan to build hundreds of hotels required great amounts of capital and to achieve that he would not hesitate in encouraging receipt of remittances, and more: he would reinforce influential groups abroad, officially known as “groups of solidarity with Cuba,” to make everyone believe that the island was starting an “opening period”.

With the demise of communism in Eastern Europe, and the end of economic subsidies from the Soviets, the Cuban economy sank into the worst crisis in its history. Cuba’s Gross Domestic Product (GDP) decreased by almost 35%, fuel shortage paralyzed the country, and general discontent almost resulted in a popular revolt that could have toppled Fidel Castro’s dictatorship.

As shrewd as he was wicked, Fidel Castro found a solution to his domestic problems once more, by activating his most reliable escape valve: allowing a massive exodus.

Not only was Castro ridding himself of disaffected Cubans and infiltrating amongst them spies that he could lodge in the heart of “the enemy”, but also, he would be revitalizing the exile community with “new blood” assuring himself of fresh remittance sources for another decade. 

As a result, he blamed the U.S. government for the street riots in the island, opened the maritime borders by suspending Cuban Coast Guard surveillance, and allowed thousands of Cubans to take to the seas, without regard for the risks that the 90-mile crossing between Cuba and Florida meant to those fleeing on makeshift crafts.

In the eighties, with Democrat Jimmy Carter in the White House and the official negotiations with the exile community underway, Fidel Castro had done something similar. The events at Peru’s embassy in Havana gave him the excuse to stage another exodus at the precise moment when relations with the U.S. were most relaxed and exiles had started to return to visit the island and to send financial assistance to their families after 20 years of separation and broken communications.

In November 1978, prior to the Mariel exodus, initial conversations with “moderate exiles” had begun; they were arranged by the Foreign Ministry and the Center for Demographic Studies at the University of Havana, which was founded in 1972. That was, also, when the Center for the Study of International Migration (CEMI, by its Spanish acronym) was started, as well as the genesis of the Foreign Ministry’s Office of Consular Affairs and Attention to Cubans Residing Abroad (DACCRE, by its Spanish acronym).

Cristina Lopez-Calleja Hiort-Lorenzen, Mister GAESA’s mother

Only a most trusted individual could have been charged with the responsibility of a subject as important as the detailed and scientifically precise study of the various components of the Cuban exile community. It had to be someone intelligent enough and capable enough to analyze and process all possible variables and that, at the same time, would guarantee discretion and loyalty above all.

That was Cristina Lopez-Calleja Hiort-Lorenzen, a specialist in statistical mathematics, with sound knowledge of economics and probability calculations, and, above everything else, the wife of one of the military subjects most loyal to Fidel Castro: Division General Guillermo Rodríguez del Pozo (1929-2016).  A former 26 of July Movement combatant in Santa Clara and chief of the Revolutionary Armed Forces (FAR) Medical Services since 1968, General del Pozo was named Raúl Castro’s Substitute Armed Forces Minister in 1982.

Lopez-Calleja
Cristina Lopez-Calleja Hiort-Lorenzen and her husband, Guillermo Rodriguez del Pozo (Photo: Twitter)

From the marriage of Guillermo and Cristina, several children were born, among them Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja in 1960, who is considered today the most powerful man in Cuba, not only because he heads the most important business and financial conglomerate of the regime -the Armed Forces’ GAESA- but also because of his personal relationship with Raúl Castro. These are the two reasons that undoubtedly have determined his rise to the Politburo of the Cuban Communist Party as trustee of the Castro clan’s fortune.

However, when Fidel Castro named Cristina Lopez-Calleja as head of the “Cuban exile community” research team, Luis Alberto was just a teenager. Although he was a neighbor of Raúl Castro whom he visited sporadically in the company of his parents, back then Luis Alberto didn’t even dream of one day marrying Deborah Castro Espin, nor of studying in Russia or graduating Summa Cum Laude so far away from home with a degree in Business Administration, nor of eventually ending up –due to the undeniable talent for numbers that he inherited from his mother-  as the protégé of Division General Julio Casas Regueiro, chief of the Armed Forces’ Economic Department and the actual creator of GAESA.

When Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja married Deborah Castro Espin in the eighties, his mother Cristina had long been making of migration her main field of study, and Fidel Castro was taking into consideration her regular reports about outreach strategies toward given exile “groups of interest,” especially those living in the United States and Europe. 

“At first it was all about penetrating enemy organizations, but later, in the nighties, everything became about economics,” according to a former Cuban diplomat who spoke to us on condition of anonymity for fear of reprisals, even though he has not resided in Cuba for over a decade.

He goes on: “It was the period when many businesses were set up in Europe and even in the United States (…), not only in offshore tax havens (…), mostly shipping companies, freight forwarding, asset purchases; and in the United States, Mexico and Canada as well (…), travel agencies, charter-flight companies, replacement parts, that type of thing (…). Almost every type of exile group was studied, and profiles were drawn up to easily identify later on the “who and how” of collaborations both here (in Spain) and in the U.S. The study of groups in the U.S. broke them down into groups: those in Florida, New Jersey, Chicago, those in colleges and universities (…). Where were the exiles in the sixties, in the seventies and eighties, what relatives they had left behind in Cuba, what universities their children and their children’s children attended, just everything.” Our source served in a diplomatic capacity from the late seventies to the mid-nineties in several European cities.

Proof of these specific interests is the research paper titled “Potential and Effective International Migrations in Cuba” (in Spanish, “Las migraciones internacionales potenciales y efectivas en Cuba”). 

Presented by Cristina herself at the third congress of the Latin American Association on Population (ALAP, by its Spanish acronym), held in Argentina in 2008, the detailed study is based on the National Survey of Domestic Migrations, conducted under the auspices of the Cuban government. The survey asked the population about its desire to migrate to another country. Individuals surveyed were typified by their socio-demographic attributes.

In her Introduction, Cristina wrote that “starting with the cross-referencing of data, we proceeded to analyze the existence of a relationship between domestic migration and the potential for migration abroad. We studied the potential migrants,” and in this manner groups were established and “we analyzed the conduct of external migration from 1959 until 2007, proving that its net increase had been reduced and the negative migratory balance had increased.”

Regardless, the objective of Cristina Lopez-Calleja’s presence in the 2008 event in Argentina was strictly political: to mask the true causes of Cuban migration at a time when a transition of power in the island was occurring from Fidel Castro’s rule to that of his brother Raul. To that effect, the author concludes that ‘the majority of Cubans recognize the possibilities and advantages of socialism in spite of shortages and other difficulties, and remains loyal to the Revolution.” Nonetheless, the report allows us to see just how important the issue of migration is to the Cuban regime and why the Castros placed this issue in the hands of an individual within the close-knit family circle, as they have done with other sensitive issues such as foreign investment, health, tourism and even sexuality.

In her conclusion, Cristina Lopez-Calleja writes: “The subject of Cuban migration is manipulated by the enemies of the Cuban Revolution, which makes it an issue of national security.”

This means that, as she herself states, Cristina Lopez-Calleja Hiort-Lorenzen was turned into a migration authority for reasons of “national security”.  Although curiously, in addition to her research on mathematical statistics, she is co-author of “Introduction to the Theory of Probabilities” (“Introducción a la teoría de las probabilidades”) published by Cuba’s Editorial Científico-Técnica in 2008, and “Methodology of the Teaching of Physics” (“Metodología de la enseñanza de la Física”) a secondary-school textbook, published by Cuba’s Editorial Pueblo y Educación in 1985.

In spite of her advanced age, today she is very active on Twitter, forwarding writings by Miguel Diaz-Canel Bermudez, Ramiro Valdes, the spy Gerardo Hernandez Nordelo, the attorney Eva Golinger and even Pope Francis. However, there are very few photographs of Cristina. Her social media accounts are not generous. In that regard, she has been more careful than her son Luis Alberto, whose face has been seen only in the last two years as he has assumed the vacuum left by his former father-in-law, Raul Castro.

Lopez-Calleja
Cristina Lopez-Calleja is very active in Twitter (Screenshot)

Full Professor and Chief Researcher, University of Havana; Masters in Mathematical Statistics, and Ph.D. in Economic Sciences. Cuban citizen, and Fidel follower.

In her Twitter account, where she Introduces herself as Cuban and a follower of Fidel, Cristina was a bit more generous and included a photo from when she and her husband Guillermo Rodriguez del Pozo met in Santa Clara. He had graduated from medical school and she was finishing her studies in mathematics at Las Villas province’s Universidad Central “Marta Abreu”.  

The other Lopez-Calleja

According to public records, Cristina Lopez-Calleja Hiort-Lorenzen is the daughter of Aristides Lopez-Calleja, an engineer from Cienfuegos who was born in 1903. Her mother’s name was Eva Frances Magdalene Hiort-Lorenzen, born in April 1907 to Jewish parents who had emigrated from Denmark and Poland.

From that marriage, other Lopez-Calleja Hiort-Lorenzens were born: Aristides Rodolfo, Magda, Arturo Edmundo, and Cristina in 1936, the youngest of the children. She is Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja’s mother.

Luis Alberto and his father, General Guillermo Rodriguez del Pozo, are not the only ones in the family to occupy high posts in the island. During the early years of the Cuban Republic, Enrique Lopez-Calleja Hensell (1854-1934) was Minister of Communications. The Republic issued a 3-cents postage stamp in his honor in 1953.

Lopez-Calleja
Enrique Lopez-Calleja was Minister of Communications during the Republic. Postage stamp in tribute of him, 1953.

The Lopez-Calleja family is huge and it is widespread around the world. There are Lopez- Calleja in Spain, Denmark, Italy, Greece, Turkey, Poland, Cyprus and Luxembourg. Some of them have never visited Cuba nor do they have contact with the two branches of the family that live in the United States. A Lopez-Calleja line was established in Europe before 1959; there is another line established much more recently, starting in the nineties. There is another, equally-segmented line, established in the U.S.

In order, perhaps, to distance themselves from the Lopez-Calleja who stayed in Cuba and are linked to the regime, another branch of the family migrated at the same time, and some took on the surname “Levy” (like Sara Levy Rodriguez, a Santa Clara-born pianist who left Cuba in 1958 and took her husband’s last name), or they merge the surname with “Lopez” and eliminated  “Calleja” to shorten it, or as in better known cases (like that of Arturo Lopez-Levy, who graduated from Cuba’s Institute of International Relations and at present is a professor of U.S. universities), to establish clearly that distancing. However, nothing can be affirmed solidly about their true intentions, because the majority travels frequently to Cuba and keep in touch with each other and with the Oltuskis, another family that is very tight with the Castro regime and equally related to the Lopez Calleja through General Rodriguez del Pozo.

The Oltuskis are related to the Lopez-Calleja through Guillermo Rodriguez del Pozo.
Photo of Mariana Oltuski, in Madrid, 2018. (Source: social media)

Luis Alberto’s sister, Isabel Cristina Rodriguez Lopez-Calleja, was the last one to emigrate just two years ago. Her two children, Ana Cristina and Juan Carlos, settled in Miami a decade ago; their father, Dr. Juan Carlos Sarol, a physician, filed their claim with U.S. immigration authorities. Dr. Sarol was director of gastroenterology at Hermanos Ameijeiras Hospital in Havana between 1992 and 2000.

Dr. Sarol first emigrated to San Jose, Cost Rica, where he was hired as physician in January 2000. In 2005, he moved to Puerto Rico, acquired U.S. residence, and in 2007 settled in Orlando, Florida to complete his medical residence at the Regional Medical Center, which he did in 2009. In 2016, he finished his postdoctoral specialty in endoscopy and gastroenterology at Larkin Community Hospital, where he has been a consulting physician since 2013. 

Juan Carlos Sarol, former physician at the Ameijeiras Hospital in Cuba, ex brother-in-law
of Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja. Today, he resides in the U.S. (Photo from social media)

His daughter, Ana Cristina (known in social media as Christa Anne Mumford) is a pharmaceutical specialist. His son, Juan Carlos Sarol, is listed as director of two small firms recently registered in Florida: Flohomes Roofing, a home repair company registered in April 2020, and a small finance and real-estate company, AGS Property Solutions, registered in August of the same year.

Among the Lopez-Calleja that migrated to Europe is Arturo Edmundo Lopez-Calleja Hiort-Lorenzen, maternal uncle of GAESA’s president. Connected to the Cuban Ministry of Education and professor at CUJAE (Technological University of Havana “Jose Antonio Echeverria”), he served on a mission in Angola between 1977 and 1978. During one of his trips in 2011, as purchasing agent of the Cuban government, he decided to stay in Spain, where he now resides in Asturias. 

Cristina Sarol and Juan Carlos Sarol, niece and nephew of Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja, who now live in Miami (Photo from social media)

Another descendant, Javier Lopez-Calleja, today lives in Fort Lauderdale in the U.S. He studied mechanical engineering at the Cuban Naval Academy in the eighties, and worked for the Cuban Fishing Fleet until 1993, the year he decided not to return to the island.

Of the family members that remain in Cuba, most are either directors of hotels (the commercial director of the Kohly Hotel is Diana Rabassa Lopez-Calleja, while the vice president of Gaviota S.A. is Frank Oltuski), or they are linked to export companies, or are employed as purchasing agents abroad, or are linked to numerous off-shore companies in Europe and Latin America. Such is the case of Guillermo Faustino Rodriguez Lopez-Calleja, whose participation in some 20 merchant societies, among them the now inactive Anglo-Caribbean Shipping Co. Ltd. has been confirmed. He has a curious relationship with Ernesto Soberón, the present director of the Office of Consular Affairs and Attention to Cubans Residing Abroad (DACCRE, by its Spanish acronym). DACCRE is the department of the Foreign Ministry that shares classified information with Cristina Lopez-Calleja in her capacity as CEMI researcher.

Isabel Cristina Rodriguez Lopez-Calleja, Luis Alberto’s sister, in Miami in January 2020 (Photo from social media)

Ernesto Soberon is the son of Francisco Soberon Valdes, whom Fidel Castro designated as Minister-President of Cuba’s Central Bank, a position that he held between 1995 and 2009. However, with regard to the Lopez-Calleja, the most interesting connection is that, between 1992 and 1995, Soberon Valdes was director of Anglo-Caribbean Shipping, an off-shore company headquartered in the United Kingdom, which later was transferred to Guillermo Faustino Rodriguez Lopez-Calleja, as indicated in the company’s registration papers.

Ana Cristina Sarol, Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja’s niece, on vacation with
friends in The Bahamas in 2014 (Photo from social media)

Cuba’s most powerful man?

The recent restructuring of the Politburo of Cuba’s Communist Party has shown that Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja is not just another businessman in the Cuban political and economic panorama. It is proof of his role as trustee of the assets of a family in power. Raul Castro has left his visible post but leaves in his place trusted men from the military elite, the real owners of the weapons and the money.

The “hotel boss” is gaining power in Cuba. At the end of 2019, he accompanied Miguel Diaz-Canel Bermudez on a tour of Europe. But he accompanied him, too, in September 2018, when the Cuban president visited New York. During that trip, he was not seen much except for a few press photographs.

In 2019, during the Summit of Non-Aligned Nations, he was already visible at the epicenter of the delegation, next to Bruno Rodriguez Parrilla and Rodrigo Malmierca Diaz, which indicated that he –the military businessman- was probably being groomed to occupy higher ranking positions with greater decision-making power in the government. There was talk about his taking over for the aging Ricardo Cabrisas Ruiz, but that didn’t happen. GAESA is possibly a much more important institution than any other in the regime’s economy.

Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja (third from right) during Miguel Diaz-Canel’s tour of Europe (Credit: Archives/CubaNet)

With Raul Castro’s rise to power in 2009, what had been prior to that time just a military entity that participated on almost equal footing in the economy with other tourism and foreign-investment companies and state institutions, in less than a decade would absorb more than 80% of all commercial, export, financial and investment activities.

GAESA’s power, just as a hotel group, in indisputable. By November 2014, Gaviota S.A. would manage to rank number 55 among the 300 major hotel chains in the world according to Hotels magazine, and number 3 in Latin America, according to the same publication.

Luis Alberto Rodriguez Lopez-Calleja has been in charge of mainstreaming and institutionalizing in every sector of the Cuban economy the methods rehearsed at the Economic Department of the Armed Forces. The most recent example would be the hard-currency (US dollar-generating) stores, acknowledged by Raul Castro in his report to the 8th Communist Party Congress as a strategy to stimulate remittances from segments of the exile community, and which are framed within a GAESA scheme that involves the actual stores, the network of providers, the importing agencies and the country’s financial institutions.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Los López-Calleja que no conocemos: El verdadero poder de un apellido

READ EN ENGLISH 

LA HABANA, Cuba. – Si hay una persona en Cuba que conoce sobre flujos migratorios, comportamiento del fenómeno por grupos etarios y sociales, raza, lugares de nacimiento y que, incluso, es capaz de realizar pronósticos al respecto, esa es Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, profesora titular y doctora en Ciencias Económicas del Centro de Estudios sobre Migraciones Internacionales, de la Universidad de La Habana.

Sus colegas no dudan en señalarla como una autoridad indiscutible en el tema desde los años 80 hasta la actualidad, y prueba de ello es que sus estudios aparecen citados en investigaciones realizadas por otros renombrados académicos cubanos y extranjeros, además de las decenas de reconocimientos y condecoraciones del régimen por sus servicios, la más reciente recibida a finales de 2018.

“Nadie maneja más información sobre migraciones que ella y su equipo personal. A nadie se le ha dado tanto acceso a documentos secretos. Pudiera decir que ni siquiera un especialista de la ONEI (Oficina Nacional de Estadísticas e Información) sabe más que la doctora Cristina sobre el tema”, afirma un colega suyo, entrevistado por CubaNet bajo condición de proteger su identidad, pues sería castigado por el régimen con la pérdida del empleo y hasta con la cárcel.

Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, madre de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja (Foto: CubaNet)

En su testimonio no exagera. Otras fuentes, en algún momento vinculadas directamente con el trabajo de la experta, lo han confirmado a nuestro medio. Los archivos más confidenciales del Ministerio de Relaciones Exteriores, a los cuales tributan la totalidad de los consulados y embajadas de Cuba en el mundo, han estado a su disposición desde mucho antes de que el canciller Roberto Robaina —destituido en 1999— iniciara en los años 90 su estrategia política de acercamiento a los emigrados cubanos, la cual tenía un trasfondo eminentemente económico aunque fuese promovida por la dictadura como un “gesto de reconciliación”.

Las conferencias conocidas como “La nación y la emigración” fueron iniciadas en La Habana en abril de 1994 y, de acuerdo con valoraciones de varios exfuncionarios del MINREX consultados por CubaNet, tuvieron por objetivo no revelado atraer el capital y el apoyo político de lo que el propio régimen consideraba como la parte “moderada” del exilio. 

El año anterior, 1993, Fidel Castro había designado en el cargo al joven canciller Robaina, probablemente con el objetivo de proyectar al exterior una imagen renovada de su gobierno. Habían llegado las inversiones extranjeras en turismo, sus planes de construir cientos de hoteles requerían de grandes sumas de capital y para lograrlo no dudaría en estimular incluso los envíos de remesas y, más que eso, reforzar grupos de influencia en el exterior, oficialmente conocidos como “grupos de solidaridad con Cuba”, haciendo creer que en la Isla se iniciaba un periodo de “aperturismo”.    

Con la caída del comunismo en Europa del Este y el cese de la ayuda financiera de los soviéticos, la economía cubana se hundió en la peor crisis de su historia. El Producto Interno Bruto se contrajo en cerca de un 35 por ciento, la falta de combustibles paralizó el país y el descontento generalizado casi provocó el estallido popular que pudo poner fin a la dictadura de Fidel Castro.

Tan astuto como perverso, el líder comunista encontró una vez más la solución a sus problemas internos activando su más socorrida válvula de escape, es decir, favoreciendo el éxodo migratorio masivo. 

A la par que se libraba de los más descontentos y enmascaraba entre ellos a varios de sus espías para sembrarlos en el corazón del “enemigo”, revitalizaba el exilio con “sangre nueva”, asegurándose por una década más otro manojo de emisores de remesas. 

En consecuencia, culpó al gobierno de los Estados Unidos de los disturbios callejeros, abrió las fronteras marítimas retirando la vigilancia de los guardacostas y dejó que miles de cubanos se echaran al mar, con todo el riesgo para la vida que implica cubrir en embarcaciones improvisadas las 90 millas que separan a Cuba de la Florida. 

En los años 80, con el demócrata Jimmy Carter en la Casa Blanca y las negociaciones oficiales sobre el exilio cubano, Fidel habría hecho algo similar. Los sucesos en la Embajada de Perú le sirvieron de pretexto para armar otra oleada migratoria, precisamente cuando más relajadas estaban las relaciones con Estados Unidos y los exiliados volvieron a visitar la Isla y enviar ayudas económicas a sus familiares, luego de 20 años de separación e incomunicación.

Previamente a los sucesos del Mariel, en noviembre de 1978, Fidel Castro, por medio del MINREX y el Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana, fundado en 1972, había comenzado los primeros tanteos del llamado “exilio moderado”. Ese fue el inicio del Centro de Estudios de Migraciones Internacionales (CEMI), además de la génesis de la actual Dirección General de Asuntos Consulares y Atención a Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE) del MINREX. 

Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, la madre del señor “GAESA”

Solo una persona de confianza podía ser la responsable de un asunto tan importante como el estudio detallado, científicamente preciso, de los componentes del exilio cubano. Alguien con la inteligencia y capacidad suficientes para analizar y procesar variables de todo tipo y que, al mismo tiempo, asegurara discreción y fidelidad a toda prueba.

Esa era Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, especialista en matemática estadística, con sólidos conocimientos de economía y cálculos probabilísticos pero, por sobre todas las cosas, esposa de uno de los militares más leales a Fidel Castro, el general de división Guillermo Rodríguez del Pozo (1929-2016), excombatiente del Movimiento 26 de Julio en Santa Clara, jefe de los Servicios Médicos de las Fuerzas Armadas (FAR) desde 1968 y sustituto de Raúl Castro, ministro de las FAR, desde 1982. 

Son muy pocas las imágenes publicadas de Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen. En la foto aparece con su esposo, Guillermo Rodríguez del Pozo, cuando jóvenes (Twitter)

De la unión entre Guillermo y Cristina nacieron varios hijos, entre ellos Luis Alberto Rodríguez López-Calleja en 1960, actualmente considerado el hombre más poderoso de Cuba no solo por su papel al frente del Grupo Empresarial de las FAR (GAESA) —el conglomerado empresarial y financiero más importante del régimen— sino por la relación personal con Raúl Castro, dos elementos que sin dudas han determinado su ascenso al Buró Político del Partido Comunista, como albacea de la fortuna del clan familiar. 

Pero cuando Fidel Castro designó a Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen al frente del equipo de investigaciones sobre la migración cubana, Luis Alberto era apenas un adolescente que, aunque vecino de Raúl Castro, a quien visitó en algunas ocasiones en compañía de sus padres, ni soñaba con casarse con Déborah Castro Espín, quizás tampoco con estudiar en Rusia, graduarse allá lejos con Título de Oro en Administración de Empresas y, debido al indiscutible talento para los números heredado de su madre, terminar siendo el protegido del general de división Julio Casas Regueiro, jefe del Departamento Económico de las FAR y verdadero creador de GAESA.

Cuando Luis Alberto Rodríguez López-Calleja se casó con Déborah en los años 80, ya hacía tiempo su madre Cristina había hecho de las migraciones su campo de estudios fundamental y sus informes regulares eran tenidos en cuenta por Fidel Castro en las estrategias de acercamiento a determinados grupos de exiliados que eran de su interés, fundamentalmente en los Estados Unidos y Europa. 

“En principio eran cuestiones relacionadas con la penetración de organizaciones enemigas, después en los años 90 todo tomó un carácter económico”, señala un exdiplomático cubano bajo condición de anonimato por temor a represalias, aun cuando no reside en Cuba desde hace más de una década. 

“Fue la época en que se crearon muchas empresas en Europa y hasta en Estados Unidos (…), no solo en paraísos fiscales”, continúa explicando. “Sobre todo navieras, negocios de flete, compra de activos, y en los Estados Unidos, en México, Canadá también (…), agencias de viajes, vuelos chárter, compra de piezas, ese tipo de cosas (…). Se estudiaron casi todos los grupos de emigrados, se elaboraron perfiles para saber después con quiénes se iba a trabajar y cómo, cuál era el modo de trabajar con los de aquí (España) y con los de Estados Unidos, y ya dentro de los Estados Unidos, los grupos de la Florida, los de Nueva Jersey, los de Chicago, los de las universidades (…). Dónde estaban los emigrados en los años 60, los de los 70 y 80, qué tipo de familias dejaron en Cuba, en qué universidades estudiaban los hijos, y los hijos de los hijos, todo”, afirma quien prestara servicios en varias ciudades europeas entre finales de los años 70 y mediados de los 90. 

Una constancia de que existieron tales intereses pudiera ser la investigación titulada “Las migraciones internacionales potenciales y efectivas en Cuba”

Presentada por la propia Cristina en el III Congreso de la Asociación Latinoamericana de Población (ALAP), celebrado en Argentina en 2008, se trata de un estudio detallado basado en la Encuesta Nacional de Migraciones Internas, realizada por iniciativa del gobierno cubano, donde se realizaron preguntas a la población sobre las aspiraciones a emigrar a otro país, caracterizándose a esas personas por sus atributos sociodemográficos. 

Según escribió la propia autora en la nota introductoria, “partiendo del cruzamiento de datos, se abordó el análisis de la existencia de relaciones entre la migración interna y la potencial externa. Se estudiaron los migrantes potenciales”, así se establecieron grupos y “se realizó un análisis sobre el comportamiento de la emigración externa a partir del año 1959 hasta el 2007, comprobándose la reducción del crecimiento neto y el aumento del saldo migratorio negativo”. 

No obstante, la presencia de Cristina López-Calleja en el evento en Argentina en 2008 tuvo el objetivo estrictamente político de enmascarar las verdaderas causas de la emigración en Cuba, en un momento en que el poder en la Isla transitaba de manos de Fidel Castro a las de su hermano Raúl. En tal sentido, la autora concluye que “la mayoría de la población cubana reconoce, a pesar de las carencias y demás dificultades, las posibilidades y ventajas del Socialismo y se mantiene a pesar de ello al lado de la Revolución”, pero igual deja ver cuán importante es para el régimen cubano el asunto de la migración y por qué los Castro lo han dejado en manos de alguien de su círculo familiar, tal como han hecho con otros temas peliagudos como el de las inversiones, la salud, el turismo y hasta la sexualidad.

Escribe Cristina López-Calleja como colofón de su estudio: “La migración cubana es manipulada por los enemigos de la Revolución Cubana, por lo que constituye un problema de seguridad nacional”. 

De modo que Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, siguiendo sus propias palabras, fue convertida, por un asunto de “seguridad nacional”, en una autoridad del tema migración. Aunque, como dato curioso, además de sus investigaciones sobre matemáticas estadísticas, aplicadas a las migraciones, es coautora de una “Introducción a la teoría de las probabilidades”, publicada por la Editorial Científico-Técnica en 2008 y hasta de una “Metodología de la enseñanza de la Física”, para secundaria básica, por la Editorial Pueblo y Educación, en 1985.

En la actualidad, a pesar de su edad avanzada, se encuentra muy activa en Twitter, replicando publicaciones de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Ramiro Valdés, del espía Gerardo Hernández Nordelo, de la abogada Eva Golinger y hasta del papa Francisco. Pero existen muy pocas imágenes de Cristina. Sus cuentas en redes sociales no son nada espléndidas. En ese aspecto ha sido mucho más cuidadosa que su hijo Luis Alberto, al que solo se le ha visto el rostro en los últimos dos años, según ha ido ocupando el vacío dejado por su exsuegro Raúl Castro. 

Cristina López-Calleja es muy activa en Twitter (Captura de pantalla)

En su cuenta de Twitter, donde se presenta como cubana y fidelista, Cristina fue un poco más generosa y colocó una imagen de cuando se conocieron ella y su esposo Guillermo Rodríguez del Pozo, en Santa Clara. Él se había graduado de Medicina y ella terminaba sus estudios de Matemática en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. 

Los otros López-Calleja

De acuerdo con datos de los registros públicos, Cristina Adelina López-Calleja Hiort-Lorenzen es hija del ingeniero cienfueguero Arístides López-Calleja, nacido en 1903. El nombre de la madre es Eva Frances Magdalene Hiort-Lorenzen, nacida en abril de 1907 de un matrimonio de judíos emigrantes, naturales de Dinamarca y Polonia. 

De esa unión nacieron otros López-Calleja Hiort-Lorenzen: Arístides Rodolfo, Magda, Arturo Edmundo y Cristina, la menor de los hermanos, en 1936, madre de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja. 

Enrique López-Calleja fue ministro de Comunicaciones de la República. Sello homenaje de 1953.

Pero no han sido este último y su padre, el general Guillermo Rodríguez del Pozo, quienes han llegado a ocupar altos cargos en la Isla. Durante los primeros años de la República, Enrique López-Calleja Hensell (1854-1934) fue ministro de Comunicaciones y hasta existe un sello postal del año 1953, con valor de 3 centavos, que lo recuerda. 

La familia de los López-Calleja es inmensa y está dispersa por el mundo. Los hay en España, Dinamarca, Italia, Grecia, Turquía, Polonia, Chipre, Luxemburgo. Algunos jamás han visitado Cuba ni mantienen relaciones con esas dos ramas que hoy viven en el exilio. De estas, hay una línea de los López-Calleja con un primer grupo que se instaló en Europa antes de 1959, más otro que lo ha hecho mucho más reciente, a partir de los años 90. Hay otra línea igual de segmentada pero establecida en los Estados Unidos. 

Emigraron por la misma época y algunos miembros adquirieron el apellido “Levy” (como Sara Levy Rodríguez, pianista de Santa Clara que salió de Cuba en 1958 y adquirió el apellido de su esposo) o lo fundieron al “López”, eliminando el Calleja para así hacerlo más breve o, en casos más conocidos (como el de Arturo López-Levy, egresado del Instituto de Relaciones Internacionales de Cuba y actualmente profesor en universidades estadounidenses), posiblemente para establecer algún tipo de distanciamiento con los López-Calleja que se mantienen en Cuba vinculados al régimen, pero nada en concreto se pudiera afirmar sobre las verdaderas intenciones, porque la mayoría viaja con frecuencia a la Isla y hasta mantienen comunicación entre ellos y con los Oltuski, otra familia estrechamente relacionada con el régimen de los Castro e igualmente emparentada con los López-Calleja por la vía del general Rodríguez del Pozo.  

Los Oltuski están ligados a los López-Calleja por la vía de Guillermo Rodríguez del Pozo. En la foto, Mariana Oltuski, en Madrid, 2018 (Redes sociales)

Isabel Cristina Rodríguez López-Calleja, hermana de Luis Alberto, fue la última en emigrar hace apenas un par de años. Sus dos hijos, Ana Cristina y Juan Carlos, se establecieron en Miami hace una década atrás, reclamados por el padre, un médico nombrado Juan Carlos Sarol, que fuera director, entre los años 1992 y 2000, del departamento de Gastroenterología del Hospital Hermanos Ameijeiras, en La Habana. 

El doctor Sarol emigró primero a San José, Costa Rica, donde fue contratado como médico en enero del 2000. En 2005 se marcha a Puerto Rico y adquiere la residencia, pero en 2007 se instala en Orlando, Florida, para trabajar en el Regional Medical Center hasta 2009 en que termina su labor como residente. En 2016 termina sus estudios postdoctorales en Endoscopia y Gastroenterología en el Larkin Community Hospital, donde ha sido médico consultante desde 2013 a la actualidad.

Juan Carlos Sarol, médico del Hospital Ameijeiras, en Cuba, fue cuñado de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja. Hoy vive en los Estados Unidos (Foto: Redes sociales)

Su hija Ana Cristina (o Christa Anne Mumford, como se hace llamar en las redes sociales) es especialista en Farmacia. El hijo, Juan Carlos Sarol, aparece como directivo de dos pequeñas empresas registradas en Florida recientemente: Flohomes Roofing, de reparaciones de viviendas, inscripta en abril de 2020, y una pequeña inmobiliaria-financista, AGS Property Solutions, inscripta en agosto del mismo año.

Entre los López-Calleja que marcharon a Europa está Arturo Edmundo López-Calleja Hiort-Lorenzen, tío materno del presidente de GAESA. Vinculado al Ministerio de Educación de Cuba, profesor de la CUJAE, con una misión en Angola entre los años 1977 y 1978. Durante uno de sus viajes en 2011, como comprador del gobierno, decidió quedarse a vivir en Asturias, España.

Cristina Sarol y Juan Carlos Sarol, sobrinos de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, actualmente en Miami (Foto: Redes sociales)

Otro descendiente, Javier López-Calleja, actualmente residente en Fort Lauderdale, Estados Unidos, estudió Ingeniería Mecánica en la Academia Naval de la Marina en los años 80, y fue trabajador de la Flota Cubana de Pesca hasta 1993, cuando decidió no retornar. 

De los que se mantienen en Cuba, la mayoría está vinculada como directivos a hoteles (la directora comercial del Hotel Kohly es Diana Rabassa López-Calleja, mientras que el vicepresidente de Gaviota S.A. es Frank Oltuski), a empresas exportadoras, a la compra de insumos en el exterior y a numerosas off-shore en Europa y América Latina, como es el caso de Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja, a quien se le ha comprobado su participación en más de una veintena de sociedades mercantiles, entre las que se pudiera destacar la actualmente inactiva Anglo-Caribbean Shipping Co. Limited por la curiosa relación que guarda con el actual director de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE), Ernesto Soberón, el mismo departamento de la cancillería cubana que comparte información clasificada con Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, en su papel de investigadora del CEMI. 

Isabel Cristina Rodríguez López-Calleja, hermana de Luis Alberto, en Miami, enero de 2020 (Foto: Redes sociales)

Ernesto Soberón es hijo de Francisco Soberón Valdés, que fuera designado por Fidel Castro como ministro presidente del Banco Central de Cuba entre 1995 y 2009. Pero, lo más interesante en relación con los López-Calleja es que Soberón Valdés fue entre 1992 y 1995 director de Anglo-Caribbean Shipping, compañía off-shore radicada en Reino Unido, que más tarde pasara a manos de Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja, de acuerdo con los registros de la empresa.

Ana Cristina Sarol, sobrina de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, de vacaciones con amigos en Bahamas, en 2014 (Foto: Redes sociales)

¿El hombre más poderoso de Cuba?

La reciente reestructuración del Buró Político del Partido Comunista de Cuba ha evidenciado que Luis Alberto Rodríguez López-Calleja no es un empresario más en el panorama político-económico cubano. Es una prueba de su papel de albacea de los bienes de una familia en el poder. Raúl Castro ha abandonado su puesto visible pero deja en su lugar a hombres de confianza de la cúpula militar, los verdaderos dueños de las armas y el dinero. 

El “jefe de los hoteles” va ganando poder en Cuba. A finales de 2019, acompañó a Miguel Díaz-Canel Bermúdez en la gira por Europa. Pero también lo hizo en septiembre de 2018, cuando el gobernante cubano viajó a Nueva York, aunque en aquella ocasión apenas se lo podía distinguir en un par de fotos captadas por la prensa. 

En 2019, durante la Cumbre de los No Alineados, aparecía ya en el epicentro de la delegación junto a Bruno Rodríguez Parrilla y Rodrigo Malmierca Díaz, lo cual indicaba la probable preparación del militar-empresario para ocupar otros puestos con mayor poder de decisión en el gobierno. Se habló incluso de que sustituiría al viejo Ricardo Cabrisas Ruíz, pero no sucedió. GAESA es posiblemente mucho más importante que cualquier otra institución en la economía del régimen.

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja (tercero de izquierda a derecha) durante la gira de Miguel Díaz-Canel por Europa (Foto: Archivo/CubaNet)

Con el ascenso oficial de Raúl Castro al poder en 2009, lo que anteriormente fuera una entidad militar que participaba casi de igual a igual en el escenario económico junto a otras empresas e instituciones estatales relacionadas con el turismo y la inversión extranjera, en poco menos de una década terminó por absorber más del 80 por ciento de las actividades comerciales, exportadoras, financieras e inversionistas.

El poder de GAESA, tan solo como grupo hotelero, es indiscutible. Para noviembre de 2014 Gaviota S.A. lograría ubicarse en el número 55 del ranking de las 300 mayores cadenas del mundo, de acuerdo con la revista Hotels, y en el número 3 de Latinoamérica, según la misma publicación.

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja ha sido el encargado de generalizar e instituir en toda la economía cubana los métodos ensayados desde el Departamento Económico de las Fuerzas Armadas. El ejemplo más reciente serían las tiendas recaudadoras de dólares (MLC), reconocidas por Raúl Castro en su informe al 8vo. Congreso del Partido Comunista como una estrategia para estimular el envío de remesas por parte del exilio, y enmarcadas en un esquema de GAESA que integra desde los propios establecimientos comerciales, el sistema de proveedores, las agencias importadoras y las entidades financieras.

Read in English here.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.