1

Mujica: “El feminismo es bastante inútil”

José Mujica

José Mujica feminismo
José ‘Pepe’ Mujica: “El feminismo es bastante inútil”

MIAMI, Estados Unidos.- Para José Mujica, expresidente de Uruguay, el feminismo “es bastante inútil” porque, aunque “el machismo es un hecho y la agenda de derechos de la equiparación es inobjetable, la estridencia también termina jodiendo a la causa de la mujer, porque crea una antípoda quejosa y excita lo reaccionario de la propia sociedad”.

De acuerdo a un informe de la agencia de noticias Europa Press, Mujica abordó el tema del feminismo y el papel de la mujer tanto en el ámbito privado como en el público, durante una entrevista con el semanario uruguayo Voces.

El uruguayo dijo que se resistía “a que el feminismo pueda sustituir a la lucha de clases, porque las clases sociales las veo también dentro del movimiento feminista”, con respecto a las consignas que proclaman si “la revolución será feminista, o no será”.

El que fuera presidente de Uruguay entre 2010 y 2015 criticó incluso que “hay mujeres explotadas”, pero que “el último orejón del tarro lo componen las mujeres abandonadas con hijos, y el movimiento feminista no les da bola. Es una de las cosas más dolorosas”.

“Donde más machismo hay es en los escalones más bajos de la sociedad, porque el hombre deja tirada a la mujer con tres o cuatro hijos y que se arreglen. Ahí sí que es jodida la cosa”, lamentó el exmandatario.

En la entrevista José Mujica aseguró además que “las mujeres son menos pelotudas que los hombres”, pues “terminan las carreras”. “Hay cada vez más profesionales mujeres” dijo, y pronosticó que “ese es el mundo que viene”. Al respecto vaticinó que en “carreras como la del Poder Judicial” habrá que “pedir cuotas masculinas”.

Así mismo, en sus declaraciones, además de al feminismo Mujica se refirió a la homosexualidad, y dijo que el mundo moderno es incluso más reaccionario que el antiguo, “el que lea ‘La Ilíada’ con un poco de atención se dará cuenta de que Patroclo y Aquiles marchaban”.

“Existió toda la vida. Con su culo cada cual que haga lo que quiera. No me jodas. La historia y el mundo antiguo están plagados de arquetipos de este tipo”, defendió.

Más allá de temas como el feminismo y la homosexualidad José Mujica se refirió a las pasadas elecciones “se hizo poco”, dijo. “Si hubiéramos venido dos o tres meses antes con fuerza, tendríamos posibilidades de ganar”.

El exmandatario uruguayo criticó la labor del Partido Socialista (PS) y a su líder, Gonzalo Civila, a quien no vio “por ningún lado” durante la campaña. Los socialistas pusieron “unos letreros por ahí”, pero en general “no se la jugaron”, dijo.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




José Mujica: “Venezuela es una dictadura”

José Mujica

José Mujica (Foto El Diario)

MIAMI, Estados Unidos. – El expresidente uruguayo José “Pepe” Mujica reconoció la existencia de una dictadura en Venezuela, una posición que se viene haciendo extensiva entre los políticos de Uruguay tras el informe presentado por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

En declaraciones al diario El País, el exgobernante, viejo aliado de Hugo Chávez y de los regímenes de izquierda en América Latina, reconoció la grave situación que atraviesa el país petrolero, aunque apuntó que tampoco es la única dictadura que existe.

“Es una dictadura, sí. Pero dictadura hay en Arabia Saudita, con un rey absoluto. Dictadura hay en Malasia, matan 25 tipos por día. Y la República Popular China, ¿qué me dicen?”, comentó el expresidente.

Sin embargo, Mujica señaló que la crisis política, económica y social que vive Venezuela debe ser resuelta a lo interno.

“Y le contesto con palabras del doctor (Luis Alberto de) Herrera: si tienen una dictadura, es muy suya y son ellos los que la tienen que resolver”, agregó.

Las palabras de Mujica se sumaron a las del ministro de Economía, Danilo Astori, quien también reconoció las violaciones que se suceden en Venezuela.

Ante esa posición común de la izquierda uruguaya, la oposición de ese país llamó a condenar la gestión del régimen chavista.

“Ahora que en el Frente Amplio reconocen que en Venezuela hay dictadura, esperamos que voten en el Senado una moción de repudio al régimen de Maduro, y además exijan que se termine con los crímenes y violación de derechos humanos”, afirmó el senador nacionalista Javier García.

Cabe señalar que, en los últimos meses, Uruguay ha tomado diferentes acciones con respecto a la situación venezolana. Una de ellas incluye la formación del Mecanismo de Montevideo y la participación en el Grupo Internacional de Contacto (GIC).

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




El extraño caso de Pepe Mujica

mujica venezuela cuba maduro uruguay

mujica venezuela cuba maduro uruguay
(rtve.es)

LA HABANA, Cuba. – “El poder no cambia a las personas, sólo revela quiénes verdaderamente son”, dijo una vez José Pepe Mujica, rehaciendo un viejo aserto. En referencia al valor de la vida humana en sí misma, aseguró también que “no hay derecho a sacrificar la vida de una generación en nombre de una utopía que yo qué sé lo que va a pasar”. Claro que no.

Hay muchísimas frases memorables del hoy expresidente y exsenador uruguayo. Sobre el dinero. Sobre el consumismo desenfrenado. Sobre la muerte y la soledad y la prisión. Sobre tantas cosas que hay quien lo ha llamado “el Ricardo Arjona de la política”, como quien dice que mucho verso para tan poca música.

Y no porque se trate de un político tan buen hablador como buen vividor, pues Mujica se ha hecho enormemente célebre como “el presidente más pobre del mundo”, por vivir en su finca y no en Palacio, por su viejo VW, por donar casi todo su salario y por su desinterés material.

Pero es que sus sermones de puritanismo se desinflan al lado de algunos comentarios sobre la situación de Venezuela, por ejemplo. Es difícil que un político sea humilde y Mujica, además, quiere dejar bien claro que él es un paradigma, que tiene opiniones muy precisas y que hay montones de gente viviendo equivocadamente.

Y puede criticar con dureza a Daniel Ortega e instarlo a que abandone el poder, declarar que Nicolás Maduro está loco como una cabra y aclarar que no todo es culpa del imperialismo, para terminar con la afirmación de que “lo que está sucediendo en Venezuela no es culpa de Maduro”, sino de la riqueza petrolera del país. Uf.

Cosas así se tornan muy sospechosas, sobre todo si se suman a las recientes condenas del Frente Amplio y del propio Mujica contra Luis Almagro, Secretario General de la OEA, por su decidido enfrentamiento a la dictadura de Maduro —y en definitiva al eje Habana-Caracas-Managua—, cuando se revelan cada vez más las subvenciones chavistas a la izquierda continental.

Esteban Valenti, excomunista miembro del Frente Amplio, que ha discrepado a veces del partido de gobierno, acaba de asegurar que los políticos oficialistas “defienden a Maduro por negocios, porque si cae Maduro y habla, caerían empresas y funcionarios uruguayos que han robado a Venezuela”.

Lo cierto es que Pepe Mujica y su amigo, el hoy presidente Tabaré Vázquez, que han encabezado una secuencia democrática en Uruguay más encomiable que la de otras izquierdas en América Latina, no han mostrado intenciones autoritarias ni están contentos con la tragedia venezolana, y conocen bien lo que ocurre en el régimen de Maduro. Así que, para muchos analistas, su actitud tiene motivaciones que van más allá de los intereses políticos.

Almagro, sin medias tintas, definió a sus detractores: “Defienden dictaduras, defienden opresión, defienden represión, defienden tortura, defienden a los torturadores, defienden a los asesinos, defienden a aquellos que violan a los presos políticos. No sean ridículos, no sean imbéciles”.

Mujica no es imbécil. Seguro. Ni siquiera cuando se pasa unas horas visitando a Da Silva y asegura que “Lula es una causa, no es un hombre”. Como tampoco lo es Noam Chomsky cuando va a ver al político preso y declara que debió ser presidente de Brasil.

En noviembre, el uruguayo se codeó con Roger Waters, el legendario exbajista de Pink Floyd, que fue a dar un concierto y a hacer anticapitalismo en Montevideo. El músico se confesó admirador del exguerrillero. Hace poco Pepe fue incluido en el libro educativo Cien personajes que cambiaron el mundo, de Miralda Colombo e Ilaria Faccioli, junto a Picasso, Steve Jobs, The Beatles, Gandhi, Shakespeare, Marie Curie, Voltaire y otros intelectuales, científicos y aventureros de todos los tiempos.

En Venecia fueron exhibidas dos películas sobre su persona, La noche de 12 años, de Álvaro Brechner, sobre sus duros años como preso político, y El Pepe, una vida suprema, de Emir Kusturica, documental sobre el expresidente que luego inauguró el reciente Festival de Cine de La Habana, donde, según el director serbio, “Mujica es un dios”.

Ciertamente, aquí muchos admiran al Pepe, sobre todo por sus frases y por el desengaño con Chávez y Lula. Les encanta eso de que “si el socialismo no dio resultados en la Unión Soviética, no los dará en ningún otro, mucho menos en sociedades subdesarrolladas con bajos niveles de instrucción como las de América Latina”. O que “no hay que tenerle miedo al capitalismo, sino a la pobreza. El socialismo debe ser hijo de la abundancia, no de la escasez”.

Aunque no se explica cómo alguien honesto puede llegar tan tarde a verdades tan tempranas, hay, sin embargo, algo que para mí es más sintomático y determinante. Que incluso me parece lógico como argumento para los que se maravillan con Pepe Mujica.

Aunque él no haya sido autoritario en su gobierno, no condenó jamás tajantemente el castrismo. Aunque haya abandonado el camino violento de su maestro Fidel Castro y se volviera un demócrata convencido, aunque criticara a Maduro y a Ortega, ¿ha condenado alguna vez el régimen que tanta guerra, tanta muerte y tanta miseria ha provocado en América Latina e incluso más allá de ella?

No lo ha hecho él como tampoco lo hacen algunos amigos suyos supuestamente muy progresistas, pero encubridores de crímenes y mentirosos, como Silvio Rodríguez, Andrés Manuel López Obrador o el papa Francisco, que prefieren no moverse hacia adelante por miedo a caminar hacia la derecha.

No creo que tampoco sea “el Ricardo Arjona de la política”. El verdadero Arjona le dedicó a Fidel Castro la canción “Caudillo”, que le debe haber costado unos cuantos fans. “Caudillo, tatúate en la piel lo que prometas / que el tiempo puede hacerte un mercenario / y ser tan solo otro falso profeta. / Caudillo, de la revolución a la avaricia / hay solo un par de pasos”, cantó Arjona: “Su oratoria se hizo experta en la mentira y el debate”.

Ojalá Mujica se atreviera a decir algo así. Prefiero estos versos a todas esas frases floridas del Pepe.




Maduro le responde a Mujica

maduro-mujica[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=La2IORP0Elw[/youtube]
VENEZUELA.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este jueves que sí está “loco como una cabra” al hacer clara alusión al comentario que hizo el miércoles el expresidente uruguayo José Mujica (2010-2015) que se refirió al gobernante venezolano de esta manera.

“Estoy loco como una cabra, sí, loco de amor por Venezuela, por la revolución bolivariana”, dijo Maduro durante un acto con militantes del Partido Socialista Unido (PSUV) en Caracas, en el que señaló que está loco “por decirle traidor al traidor”. “Y al que le dije traidor, ¡traidor se quedó carajo!, para siempre”, agregó.

El expresidente de Uruguay José Mujica había afirmado este miércoles que el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, está “loco como una cabra”, defendiendo además al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Mujica ha recalcado que tiene “un gran respeto” al presidente venezolano, matizando que “eso no equivale a que no le diga que está loco, que está loco como una cabra”. “Están todos locos en Venezuela. Se dicen de todo y así no van a arreglar nada”, ha afirmado, según ha informado un diario uruguayo.

Respecto a las acusaciones de Venezuela contra Almagro por ser “un traidor”, Mujica ha recalcado que “Almagro –quien fuera su ministro de Exteriores– no es ningún traidor”. “Es un abogado, esclavo del Derecho”, ha manifestado. “Discrepo con Almagro en algunas cosas, pero discrepo también con Maduro en ese juicio”, ha dicho, agregando además que Almagro no es tampoco un agente a sueldo de la CIA.

En Venezuela están bien pasados de rosca de todo”, ha remachado. El propio Almagro ha respondido este miércoles a las “mentiras” de Maduro y ha apelado a su “decencia” para pedirle que facilite la celebración del referéndum revocatorio y no sea “un dictadorzuelo más”.

Almagro ha aclarado en una carta pública que no es agente de la CIA ni un “traidor”, que su conciencia “está limpia” a pesar de las críticas pronunciadas de forma recurrente a Maduro. (EFE)




Mujica: Maduro “está loco como una cabra”

Maduro-se-reunirá-con-Mujica-y-Tabaré-Vázquez-durante-su-visita-a-Uruguay[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=aBhb5lZ8tco[/youtube]

URUGUAY.- El expresidente de Uruguay, José Mujica, dijo que en Venezuela “están todos locos” y que el presidente Nicolás Maduro está “loco como una cabra”, según declaraciones reproducidas por un noticiero local.

Mujica reaccionaba a la dura polémica que sostiene Maduro con su ex canciller y actual secretario de la OEA, Luis Almagro.

Maduro, que decretó el estado de excepción en su país y protestas de opositores por la negativa del gobierno a aceptar la celebración de un referéndum revocatorio, acusó a Almagro de “traidor” y de ser un agente de la CIA.

Mujica, según declaraciones publicadas en la página web del noticiero uruguayo Subrayado, dijo que Almagro “no es ningún traidor. Es un abogado, esclavo del derecho”.

El exmandatario, que había retirado su respaldo político a Almagro, miembros ambos del mismo sector de la coalición de gobierno Frente Amplio, precisamente por las críticas que realizó a Venezuela desde que llegó a la OEA, fue muy crítico de Maduro.

Siempre según Subrayado, Mujica dijo que respeta al mandatario pero “eso no equivale a que no le diga que está loco, está loco como una cabra”.

Además, sostuvo que “están todos locos en Venezuela. Se dicen de todo y así no van a arreglar nada”.

Mujica gobernó Uruguay entre 2010 y 2015 y fue muy cercano al chavismo, apoyando incluso a Maduro durante su asunción.

Almagro, que fue su canciller, tuvo este miércoles un fuerte encontronazo -uno más- con el gobierno de Venezuela a través de una carta abierta.

“Que nadie cometa el desatino de dar un golpe de Estado en tu contra, pero que tú tampoco lo des”, le dijo a Maduro en respuesta a sus acusaciones.

“Es tu deber. Tú tienes un imperativo de decencia pública de hacer el referéndum revocatorio en este 2016”, le escribió Almagro en una severa carta abierta al heredero de Hugo Chávez.

“Negar la consulta al pueblo, negarle la posibilidad de decidir, te transforma en un dictadorzuelo más, como tantos que ha tenido el continente”, continuó el diplomático.

Un día después de que el mandatario venezolano lo acusara de estar al servicio de la agencia de inteligencia estadounidense CIA, Almagro acusó a Maduro de mentiroso, lo llamó a liberar a los “presos políticos” y devolver el “legítimo poder” al Parlamento venezolano, que ha visto sus competencias constitucionales reducidas por el Tribunal Supremo de Justicia luego de conformarse con mayoría opositora tras elecciones abiertas. (AFP)




Mujica: Raúl Castro tiene decidido irse del gobierno

17042015_0983_internacionales_raul-castro-3_afp.jpg_1853027552
(Foto tomada de internet)

MONTEVIDEO, Uruguay.- El exmandatario uruguayo José Mujica (2010-2015) dijo que gobernante cubano Raúl Castro, de 84 años, “ya tiene la decisión tomada” de abandonar la presidencia del país caribeño debido a su edad.

“Fidel (Castro) se fue del Gobierno. Y se fue hace rato. Y Raúl se va, ya tiene la decisión tomada y tiene 85 años (los cumple el próximo junio). ¿Por qué? Porque con la biología no se puede y hay que respetarla porque es determinante”, aseguró en una entrevista con el diario uruguayo La República, divulgada este lunes.

El exmandatario uruguayo estuvo recientemente en Cuba en una visita en la que habló tanto con Fidel como con Raúl Castro.

Asimismo, Mujica, de 80 años, descartó presentarse a las elecciones presidenciales que se celebrarán en su país en 2019 ya que considera que las exigencias físicas del cargo en ese momento le van a quedar “grandes” y le van a “agotar”, indicó.

“A la altura de la vida en la que estoy tengo que aspirar a vivir un poco más. Si me meto responsabilidades que sé que físicamente me quedan grandes y me van a agotar lo único que estoy es precipitando el día en que voy a ir al cementerio”, destacó. EFE




José Mujica encontró a Fidel Castro “mejor que la otra vez”

Reunión entre Mujica y Castro en 2014 (foto: cubadebate.cu)
Reunión entre Mujica y Castro en 2014 (foto: cubadebate.cu)

LA HABANA, Cuba.- Fidel Castro recibió al expresidente de Uruguay José Mujica, de visita esta semana en La Habana y quien aseguró que vio al líder de la revolución cubana “mejor que la otra vez” que se entrevistaron, publican hoy medios oficiales de la isla.

Por el momento los medios cubanos no han publicado imágenes del encuentro entre Fidel Castro y Mujica, quienes se reunieron también en enero de 2014 y julio de 2013.

Las últimas imágenes del exgobernante cubano se divulgaron en septiembre de 2015 tras su encuentro con el papa Francisco en La Habana, durante la visita que el pontífice cursó a la isla caribeña.

En cuanto a sus artículos de prensa, el último fue un mensaje dedicado al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y que se publicó el pasado 11 de diciembre en la prensa oficial.

“Tuve una reunión bastante larga y conversamos de infinitas cosas, se acordaba perfectamente de la última vez que habíamos charlado; confieso que lo vi mejor que la otra vez, siempre centelleante, con las preocupaciones más diversas”, dijo Mujica en la mañana de este sábado en una entrevista con medios cubanos.

Según el ahora senador uruguayo, Castro, de 89 años, se encuentra “alarmado por la necesidad de desarrollar la ganadería” y actualmente estudia “cuestiones técnicas que pueden dar solución” a los problemas de ese “importante renglón alimentario”, informa la web oficialista Cubadebate.

El exmandatario cubano también manifestó “su preocupación por la proliferación del virus del Zika en el mundo”, señala la nota. (Con información de EFE)




El legado de Mujica

Jose Mujica Uruguay
(Foto tomada de internet)

Pablo da Silveira, EL PAÍS (Uruguay).- Los uruguayos recién empezamos a calibrar las consecuencias de los “años Mujica”. Ese ídolo pop que recorre el mundo entre los aplausos de quienes no lo conocen ha dejado aquí una mala herencia. No se trata solo del déficit fiscal, de las oportunidades perdidas ni del desastre de Ancap. El daño que ha hecho es más profundo porque es cultural. A lo largo de muchos años, pero sobre todo en los últimos cinco, su acción ha erosionado las bases simbólicas e institucionales que toda república necesita para funcionar.

Mujica devolvió vitalidad a una manera antigua y tosca de gobernar, que cree que las intenciones son más importantes que los resultados y que los procedimientos no cuentan. Para él, una improvisación ineficiente con envoltorio simpático es preferible a políticas públicas bien diseñadas, dotadas de un marco de ejecución estable y debidamente evaluadas.

Con Mujica se deterioró la gestión democrática, porque privilegió el control político sobre el diálogo ciudadano. Por eso el Estado se llenó de comisarios políticos, se ocultó información y se blindaron los horrores de gestión con una mayoría parlamentaria regimentada.

Mujica atentó contra un esfuerzo de años por hacer un uso más responsable de los dineros públicos. Contra lo que dice un discurso mentiroso, en el país post-dictadura el clientelismo estaba en declive, y hasta se llegaba a excesos como encarcelar a gente decente por “abuso innominado de funciones”. Con Mujica se consolidó el crecimiento explosivo del número de funcionarios públicos y el malgasto de cientos de millones de dólares sin que nadie se haga responsable.

Mujica convirtió la muy respetable política exterior uruguaya en un festival de folklorismos que nos pusieron del lado de dictaduras más o menos encubiertas, nos volvieron a hacer parte de una coalición infame contra Paraguay y nos hicieron obsecuentes ante gobiernos anti-uruguayos.

Mujica promocionó una cultura enemiga del conocimiento, que desprecia el aporte técnico y considera que ser universitario es un defecto. Para esa mentalidad resentida, la única credencial confiable es tener callos en las manos.

Mujica ha preferido olvidar que las formalidades (esos ritos que consisten en ir de corbata a algunos sitios y no ir de chancletas a otros) no son un conjunto de trivialidades sino un lenguaje que nos permite atribuir importancia a ciertas circunstancias y comprometernos con cierto estilo de conducta.

Mujica ha hecho olvidar a muchos que el modo en que hablamos en público no es solo un instrumento para construir un personaje, sino también un código que nos permite transmitir respeto hacia los demás y hacia la dignidad de los cargos que eventualmente ocupamos.

Con gestos y palabras, Mujica ha sugerido que ser vivo es más importante que ser inteligente, que escapar a una pregunta con una guarangada es lo propio de un político hábil, y que el insulto y el sofisma son las armas principales del debate público. Todo esto es docencia negativa: malas señales que a la larga y a la corta deterioran la cultura cívica.

Al señor José Mujica hay que desearle buena salud y larga vida. Pero a su legado político y cultural hay que destruirlo. Esta no es sólo una tarea de la oposición, sino también de esa parte del Frente Amplio que tiene convicciones republicanas y que ahora empieza a descubrir los efectos de sus propios errores y vacilaciones.




Entregan a Raúl “Llave” de Montevideo

Raul llave, Ana Olivera

MIAMI, Redacción. — Raúl Castro visitó Uruguay, para asistir a los actos de transmisión del mando presidencial a Tabaré Vázquez, a la que acudieron varios jefes de Estado y más de 150 delegaciones extranjeras.

En Montevideo conversó con José Mujica, quien culminó su mandato de cinco años. En el encuentro también participó la senadora Lucía Topolansky, esposa de Mujica.

Aunque Prensa Latina solo dijo que ambas partes hablaron sobre las históricas relaciones de amistad entre Cuba y Uruguay, al encuentro también asistieron Ricardo Cabrisas, vicepresidente del Consejo de Ministros, Roberto Morales, ministro de Salud Pública, y Antonio Carricarte, titular interino de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.Mujica, ex guerrillero tupamaro, ascendió a la presidencia de Uruguay en 2005.

En la Cuba de Fidel Castro, los tupamaros entrenaban y salían regularmente de Cuba. Como presidente, Mujica mantuvo una política de centro izquierda, visitó varias veces la Isla y se reunió con Fidel Castro, pero tambíen visitó al Casa Blanca e incentivó las inversiones extranjeras en Uruaguay.

La intendenta de Montevideo (alcalde), Ana Olivera entregó las llaves de la capital uruguaya a Raúl, en el hotel en el que se hospedó, ubicado en la zona de Pocitos, ante cinco directores departamentales. La intendenta celebró la denominada Operación Milagro cubana, que permitió la instalación del Hospital de Ojos y la realización de más de 50.000 cirugías en estos últimos 10 años, y obsequió al gobernante cubano un cuadro con una fotografía de la última visita que realizó a Montevideo Fidel Castro, en el año 1995, en esa ocasión, a Fidel también le entregaron las llaves de la ciudad.

El día 2, Raúl Castro se reunió el presidente electoTabaré Vázquez. Luego, tuvieron un encuentro con delegaciones de ambos países, en las que estaban por la parte uruguaya varios de los nuevos ministros. Hasta ahora, no trascendió lo tratado por Vázquez y Castro; quienes, tras las reuniones, almorzaron juntos un típico asado.

Según informaron fuentes oficiales a los periodistas que esperaban en la puerta exterior del edificio, entre los presentes en la reunión estaba el vicepresidente uruguayo, Raúl Sendic, y el canciller Rodolfo Nin Novoa. También participaron los nuevos titulares de Desarrollo Social, Marina Arismendi; Salud Pública, Jorge Basso; Industria, Carolina Cosse; y Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre.




Mujica teme un golpe de Estado militar de izquierda en Venezuela

José MújicaEn un adelanto de una extensa conversación que tuvo el presidente José Mujica con el diario El País en la que habló sobre todos los temas de su gobierno y el futuro, el mandatario dijo que su principal temor respecto a la crisis política que afronta Venezuela es que se produzca “un golpe de Estado de militares de izquierda”.

Esta semana, y como consecuencia de una escalada de violencia en Venezuela, un estudiante de 14 años resultó muerto durante una protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, que detuvo a varios dirigentes opositores, entre ellos al alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

En este contexto, el Frente Amplio y el Pit-Cnt coincidieron en respaldar a Maduro y condenar los “intentos desestabilizadores” de los que dice ser víctima el régimen chavista. De todos modos, en la coalición de izquierda hay voces que están cuestionando al presidente venezolano.

Sin embargo, la preocupación de Mujica no está puesta en la injerencia de otros países si no en la crisis interna que vive Venezuela. “El problema que puede tener Venezuela es que nos podemos ver frente a un golpe de Estado de militares de izquierda, y con eso la defensa democrática se va al carajo. Sería un gravísimo error que se salieran de la Constitución”, remarcó el presidente en la extensa entrevista con El País de la que aquí presentamos un adelanto (la versión completa será publicada el próximo sábado).

Para Mujica, en la actualidad “hay maneras muy inteligentes de desestabilizar un gobierno” y “es mucho más fácil hacer incurrir a un gobierno en estupideces y hacerlo entrar”. Aunque precisó: “No quiere decir que eso sea lo que pasa en Venezuela. No sé lo que está pasando en Venezuela; tienen crisis de desabastecimiento y disconformidad de la gente, de eso no tengo dudas”.

Sobre la oposición venezolana, Mujica hizo dos distinciones. Los sectores que se alinean detrás de Henrique Capriles (candidato presidencial de la oposición que denunció irregularidades en las elecciones), y “los que quieren un golpe de Estado”.

“Capriles me parece que tiene una posición mucho más cuidadosa para no generar violencia”, opinó Mujica. Según entiende, este líder opositor venezolano y su entorno buscan una “salida institucional” a la crisis.

PUBLICADO EN EL PAIS