1

La dictadura “está sepultando en vida a José Daniel Ferrer”, denunció su esposa

José Daniel Ferrer, cubano, Nelva Ismaray Ortega

MADRID, España.- El preso político cubano José Daniel Ferrer permanece desde hace casi cuatro meses semi desnudo en la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, con lesiones dermatológicas debido a las picaduras de mosquito, así como por hongos y bacterias, sin recibir la atención médica requerida, denunció su esposa Nelva Ismaray Ortega.

“Está en una celda (aislado) bajo condiciones inhumanas, crueles y degradantes, con sus patologías de base y otras sintomatologías asociadas a esas mazmorras, tecnológicamente preparadas para torturarle”, denunció Ortega en conversaciones con Radio Televisión Martí.

En cuanto a la prohibición de llamadas y limitación de visitas, la esposa del líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), precisó: “El pasado viernes, como cada viernes esperando la llamada de mi valiente esposo, el régimen castro-comunista-Canel lo negó nuevamente. (…) ¡Ni siquiera sacarlo al teléfono!, la última vez fue bajo protesta, el pasado 4 de junio del presente año”.

“Sin derecho a visitas familiares y conyugales, alimentándose de la ‘jaba’ que le llevamos y que le permiten cada cuarenta y cinco días, incluso, le niegan hasta una hoja de papel para poder exigir y solicitar asistencia religiosa”, agregó la activista.

Ante esta situación, Nelva Ismaray Ortega declaró: “Sin duda, la dictadura Castro-Canel, a pesar de estar sepultándolo en vida y matándolo lentamente, no deja de temerle a un hombre, un simple hombre, por su inquebrantable firmeza”.

Tras 55 días en aislamiento, el pasado cinco de septiembre a José Daniel Ferrer se le permitió una visita de su esposa, quien lo encontró muy delgado, lleno de picadas de mosquitos, con fuertes dolores en un brazo debido a una bursitis, con sangrado bucal y problemas gástricos intensificados.

El activista se encuentra detenido desde el 11 de julio del pasado año por intentar acceder al lugar donde se desarrollaban las protestas en su provincia. Un mes más tarde, le fue revocada una condena de cuatro años de prisión que cumplía desde 2020 en reclusión domiciliaria.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




El lento asesinato de José Daniel Ferrer

esfuerzos, Ferrer, Cuba, año, crisis

LA HABANA, Cuba. — Semidesnudo, muy delgado, lleno de picadas de mosquitos, con fuertes dolores en un brazo debido a una bursitis, con sangrado bucal y problemas gástricos intensificados, y pese a esto, sin acceso a atención médica o los medicamentos necesarios. Ese fue el estado en el que encontró a José Daniel Ferrer García, líder de la UNPACU, su esposa, Nelva I. Ortega, el pasado 5 de septiembre luego de una visita de apenas 15 minutos en la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba.

El encuentro se produjo tras permanecer 55 días en aislamiento y ante las peticiones de fe de vida por parte de su familia. El activista se encuentra detenido desde el 11 de julio del pasado año por intentar acceder al lugar donde se desarrollaban las protestas en su provincia, un mes más tarde, le fue revocada una condena de cuatro años de prisión que cumplía desde 2020 en reclusión domiciliaria. Este constituye su tercer encarcelamiento por motivos políticos; como las veces anteriores, se niega a arrodillarse ante la dictadura.

“(…) solo se alimenta de la jaba que podemos prepararle y le están permitiendo cada 45 días. Sin ver a absolutamente nadie, ningún recluso se puede acercar a él, sin poder tener lápiz y papel ni para solicitar asistencia religiosa. Luego de aproximadamente seis meses sin sacarlo al sol, dijo a Nelva que hace cerca de tres semanas lo están sacando así mismo en calzoncillo, un rato en la mañana”, explicó la hermana del activista, Ana Belkis Ferrer García.

Antes de retirarse, su esposa fue amenazada por el oficial de la Seguridad del Estado conocido como Julio Fonseca con extenderle la condena a prisión a Ferrer a más de veinte años en caso de que no aceptara el destierro o no cambiara su actitud desafiante; en su caso, podría visitarlo más seguido si dejaba de denunciar su situación. Desde entonces, la familia no ha vuelto a tener noticias de él.

La anterior visita fue el 12 de julio, luego de más de 35 día incomunicado. Y es que esta se ha convertido en una forma de tortura recurrente tanto para él como para su familia. En esa ocasión, la visita fue de apenas un minuto.

“Me confirmó que sus padecimientos de salud se han agravado, que constantemente padecía de fuertes dolores de cabeza, sonidos ensordecedores, calambres y parálisis momentáneas, pérdida de la visión, lesiones en las piernas producto de hongos, picaduras de mosquitos y sangramiento en las encías. No le dan la visita bajo la justificación de que viola el reglamento al negarse a ponerse el uniforme de preso común, por eso lo mantienen en ropa interior. Él no debe acceder, en eso y en todo lo apoyo, él ni siquiera debería estar preso, pues no ha cometido ningún delito, es el régimen el que viola, tortura y asesina a las personas de manera inmediata o lenta, como le están haciendo a mi esposo. Desde hace más de un año lo mantienen en una celda preparada específicamente para torturarlo, lo están enterrando en vida, lo están matando lentamente”, declaró su esposa a CubaNet.

Cómo quebrantar la voluntad

En 2003, José Daniel Ferrer fue arrestado durante la Primavera Negra de Cuba. Por entonces dirigía el Movimiento Cristiano Liberación y la Campaña a favor del Proyecto Varela en las provincias orientales. Fue condenado a 25 años de prisión, luego de que se le conmutara la pena de muerte. Durante el juicio aseveró: “Estoy listo para morir lo que no sé si ustedes están preparados para fusilarme”, recuerda su hermana. Estaría ocho años preso por negarse al destierro. Fue declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional.

Los diez años siguientes al excarcelamiento no cesaría en su activismo opositor: fundó la UNPACU, y preside el Partido del Pueblo y el Consejo para la Transición Democrática de Cuba. Entre octubre de 2019 y abril de 2020 permaneció detenido e incomunicado. Fue liberado gracias a una Resolución del Parlamento Europeo, no sin antes ser condenado a cuatro años y medio de prisión domiciliaria. Al ser liberado, su deterioro físico evidenció las precarias condiciones en las que estuvo: perdió unos 25 kilogramos. Su testimonio a CubaNet refleja igualmente las torturas que padeció:

“Fui arrastrado por el piso irregular en varias ocasiones, me encadenaban pies y manos a menudo, me llegaron a arrastrar y dejar al sol sobre hormigas bravas en varias ocasiones…, es decir, todo cuanto se les ocurría hacer además del encierro en solitario, sin poder escribir, sin poder leer durante cinco meses. (…) Quienes me han visto ahora dicen que parece que vengo de Auschwitz o de Sachsenhausen, o de cualquier campo de concentración nazi.

“En aislamiento total, no tenía con quién hablar. La parte más cruda es estar sobre una cama de cemento, de hormigón, es más bien un banco, una especie de asiento con un metro noventa de largo. Allí, sentado sobre eso, muy delgado —huesos por donde quiera, a flor de piel— las 24 horas del día. Durante cinco meses me daban, en horas de la noche, un colchón sucio, apestoso, contaminado de todo tipo de ácaros, con pésima higiene, y me lo quitaban en la mañana. En calzoncillos al principio, luego me permitieron la camiseta y entonces me pasaba todo el tiempo en camiseta y calzoncillos hasta que me ponían el uniforme, a la fuerza, los guardias.

“Y en ese encierro en solitario —donde no puedes escribir, no puedes leer, donde no puedes hacer nada— el tiempo se te hace tan largo que un minuto parece una hora, una hora parece un día, un día parece una semana y la semana te parecen meses. El sexto y último mes fue que me permitieron tener sábanas permanentemente, y con eso ya podía cubrirme un poco más los días de frío. Esos días de frío, en una situación de crítica alimentación, muy mal nutrido, con mucha pérdida de peso, un frío terrible, tener que estar caminando, sin apenas tener energías, en un tramo de dos metros y tanto, cuatro pasos para allá, cuatro pasos para atrás, combatiendo las bajas temperaturas de la madrugada. (…) Es decir, una serie de detalles y cosas que, de manera individual, podrían ser insignificantes pero, cuando lo sumas todo, queda un plan para hacerte la vida difícil, imposible, y obligarte a rendirte, intentando quebrar tu voluntad”.

Lento asesinato

El 8 de septiembre último, la ONG Human Rights Watch volvió a exigir la liberación del preso político José Daniel Ferrer, quien permanece encarcelado con un delicado estado de salud. A lo largo de catorce meses, varios europarlamentarios, organizaciones y gobiernos como el de Estados Unidos se han unido a este reclamo de libertad, no solo de Ferrer, sino de los más de 1 000 presos políticos que registra actualmente en la Isla Prisoners Defenders (PD). Sin embargo, nada de esto parece frenar la onda expansiva de la represión en Cuba, menos las torturas en las prisiones.

Un informe presentado por PD a fines del mes de marzo del año en curso ante el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas reveló que existen al menos 101 prisioneros políticos en Cuba que han sido sometidos a torturas, tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes. La víctima de mayor intensidad de los quince patrones de tortura identificados por la organización es el propio Ferrer, de 52 años de edad, quien estaba recibiendo ataques sónicos constantes, un envenenamiento químico desconocido, y permanecía aislado en una celda de castigo.

Según el informe, desde su detención, el activista ha sido sometido además a torturas como la exposición a altas temperaturas y desorientación en celdas sin ventanas ni ventilación, iluminadas 24 horas por una potente luz artificial que, además de provocarle afectaciones en su visión, le dificulta conciliar el sueño. Recibe alimentos en estado de descomposición y es obligado a vestir en ropa interior. Se le ha negado atención médica y comunicación con sus familiares y defensa.

Por tales motivos, PD alertaba que Ferrer está siendo asesinado paulatina y lentamente, “su vida e integridad física, psicológica y cognitiva corren grave peligro” y “su degradación física y psicomotriz es paulatina debido a esta tortura constante destinada a asesinarle lentamente”.

Se mantiene firme

La entereza de Ferrer rememora la estirpe de los “plantados”, aquellos presos políticos de entre los años 60 y 80 del pasado siglo que fueron condenados hasta a treinta años de prisión, bajo las torturas más inhumanas y en la mayoría de los casos pasando varios años sin poder ver a su familia, y aún así, tras rejas y bajo amenazas de muerte y golpizas, se rebelaban contra el poder de los hermanos Castro negándose a vestir los uniformes de presos comunes y a aceptar los planes de reeducación y trabajos forzados.

Ferrer es heredero, además, de la estirpe de los masones cubanos, esos que conspiraron por la independencia de Cuba y contra la dictadura de Batista y luego la de Fidel Castro.

Su esposa lo viene acompañando desde hace más de cinco años y aunque —probablemente— su hijo más pequeño, de apenas tres años, permanezca varios años más sin crecer junto a su padre, Nelva lo apoya, denuncia, intenta burlar los bloqueos de Internet, trata de comprar los medicamentos o alimentos que le lleva cada 45 días, pese a que en ocasiones no se los permitan entrar, insiste en saber de él y hasta se planta frente a la prisión. Su amor es fuerte y pesa más que las amenazas.

En abril de 2019, la Seguridad del Estado le propuso a Nelva la liberación de Ferrer a cambio de su colaboración, es decir, de convertirse en delatora. Ella no accedió. Al día siguiente, su esposo era liberado gracias a la presión internacional.

Por su parte, Ferrer, al ser excarcelado en 2019, luego de seis meses en pésimas condiciones y sometido igualmente a tratos inhumanos y degradantes, afirmó a CubaNet que, pese a la debilidad física, “en cuanto a lo espiritual, a lo moral, vengo con más energías y con más deseos que nunca de potenciar la lucha al máximo hasta alcanzar la libertad y el fin de la tiranía”. Ese mismo mensaje se refuerza en cada visita familiar.

Ni siquiera la difamación en medios de prensa oficiales hacen mella a sus convicciones y lucha. Muchos pudieran estar de acuerdo o no con sus criterios políticos o activismo, precisamente ahí radica el ejercicio de la libertad, porque hay disímiles de caminos para llegar a la democracia. Centrarnos ahora en esos cuestionamientos sería como patear a un hombre abatido en la fría losa de su celda; porque si hay algo indiscutible para opositores y oficialistas —aunque estos últimos no tengan la decencia y el decoro de reconocerlo— es su entrega y sacrificios por la libertad de Cuba.

El régimen cubano no necesita desaparecer físicamente o asesinar a los opositores políticos, como en las primeras décadas de dictadura. Eso sería demasiado escandaloso. Su técnica, perfeccionada a través de los años, consiste en el asesinato lento y tortuoso, en la degradación física y psicológica como forma de quebrar la voluntad de la persona; ese deja menos evidencia y, aunque no deja de ser igualmente criminal, es más doloroso que un disparo en la sien.

En ocasiones me pregunto —quizás Ferrer también lo haga— si vale la pena tanto sacrificio, o si lo merecemos. ¿Cuál es límite del sufrimiento humano? ¿Hasta cuándo vamos a seguir los cubanos soportando la ignominia? ¿Qué más se necesita para que el mundo libre haga más que pronunciamientos públicos y para que los cubanos nos percatemos de que no basta con la mera abnegación? La libertad requiere más que sacrificio. De lo contrario, Ferrer y los 1 016 presos políticos seguirán padeciendo el encarcelamiento a la vista y vergüenza de los pusilánimes.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Human Rights Watch exige la liberación de José Daniel Ferrer

José Daniel Ferrer, Cuba, Human Rights Watch, preso político

MADRID, España.- La organización Human Rights Watch (HRW) volvió a exigir este miércoles la liberación del preso político cubano y líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) José Daniel Ferrer, quien permanece encarcelado en la prisión de Mar Verde, Santiago de Cuba, con un delicado estado de salud. 

“Hace dos días, el preso político @jdanielferrer pudo recibir la visita de su esposa en la cárcel. José Daniel informó que está en una celda de aislamiento. Su salud se está deteriorando”, denunció Juan Pappier, Investigador Senior para las Américas de HRW. 

“Lo están presionando para que salga del país. Exigimos su liberación”, manifestó Pappier desde su cuenta en la red social Twitter.

También este miércoles la hermana del opositor, Ana Belkis Ferrer, denunció que tanto Ferrer como su esposa, Nelva Ismarays Ortega Tamayo, están siendo chantajeados por la dictadura cubana. 

Durante la visita a prisión esta semana, las autoridades penitenciarias dijeron a Ortega Tamayo que si no continúa con sus denuncias al régimen “podrá ver a José Daniel más continuamente, y si José Daniel no cambia su actitud o acepta salir del país le revocarán condena de 17 años restantes por cumplir de sentencia impuesta en la primavera negra del 2003, más los cuatro años que ya le revocaron”, explicó Ana Belkis Ferrer a través de Facebook. 

Así como denunció que en la mencionada visita Ferrer se encontraba nuevamente semidesnudo, esta vez solo en calzoncillo.

“Nelva lo encontró muy delgado y lleno de picaduras de mosquitos por todo su cuerpo, con fuertes dolores en un brazo producto de bursitis, sin atención médica ni estomatológica, aún con sangrado bucal, sin los debidos medicamentos; con los problemas gástricos intensificados. Solo se alimenta de la jaba que podemos prepararle y la están permitiendo casa 45 días”, precisó.

Human Rights Watch, José Daniel Ferrer, Cuba,

José Daniel Ferrer fue detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones populares. Fue trasladado a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto lo enviaron de ahí a la prisión de Mar Verde, donde se encuentra aislado y sometido a torturas físicas y psicológicas.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Exiliados y activistas exigen fe de vida de José Daniel Ferrer

José Daniel Ferrer, Cuba, Human Rights Watch, preso político

MADRID, España.- La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y la organización en el exilio Directorio Democrático Cubano (DDC) exigieron al régimen en la Isla una fe de vida del opositor y preso político José Daniel Ferrer, después de casi 50 días sin que se tengan noticias suyas.

“Tras 47 días sin saber de él absolutamente nada, ni siquiera su voz, activistas de la oposición en Baracoa exigimos al régimen de La Habana fe de vida para José Daniel Ferrer”, pidieron miembros de la UNPACU a través de un video compartido este lunes por el Directorio Democrático Cubano.

En la grabación intervienen opositores como Yoel Acosta Gámez, Alexandra Gómez, Pascual Zúñiga Toirac, Óscar Leidy Blanco Lobaina y Alejandro Jiménez Blanco; quienes pidieron la “libertad inmediata” del líder de la UNPACU y “que se permita a su familia que lo vea”.

La pasada semana, la hermana de José Daniel, Ana Belkis Ferrer García, al denunciar la desaparición del opositor señaló: “La dictadura de Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel le castiga y tortura de manera brutal y desmedida con total impunidad”.

Así como recordó que desde hace más de dos meses le fueron suspendidas las llamadas desde la prisión de Mar Verde, Santiago de Cuba, donde se encuentra desde el 2021.

Entre junio y julio pasado la familia del opositor vivió una situación similar, pues el régimen cubano lo mantuvo incomunicado 38 días, sin conceder la fe de vida que exigió su esposa, Nelva Ismarays Ortega Tamayo.

José Daniel Ferrer fue detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones populares. Lo trasladaron a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto lo enviaron de ahí a la prisión de Mar Verde, donde se encuentra desde entonces y sin fecha de juicio.

Durante todo este tiempo las autoridades carcelarias lo han tenido en una celda en condiciones inhumanas, crueles y degradantes, aislado de la comunidad penal y sometido a mítines de repudio, a pesar de su delicado estado de salud.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Familiares de José Daniel Ferrer sin noticias del líder opositor desde hace 44 días

José Daniel Ferrer, cubano, Nelva Ismaray Ortega

MADRID, España.- La familia del preso político y líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, lleva más de cuarenta días sin tener noticias suyas. 

“Hace 44 días no tenemos noticia alguna de mi valiente y abnegado hermano José Daniel Ferrer”, denunció a través de la red social Twitter Ana Belkis Ferrer García, hermana del opositor.

“La dictadura de Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel le castiga y tortura de manera brutal y desmedida con total impunidad”, agregó Ana Belkis, quien se ha mantenido denunciando la situación de su hermano, detenido en la prisión de Mar Verde, Santiago de Cuba, desde el pasado año.

El día 20 del mes en curso Ana Belkis Ferrer recordó que desde hace más de dos meses al activista le fueron suspendidas las llamadas desde el penitenciario.

“Otro viernes sin poder escuchar la voz, denuncia y mensaje de mi hermano José Daniel Ferrer. Es tanto el temor de la dictadura hacia él que hace dos meses y medio no le permiten hablar por teléfono”, señaló. 

Entre junio y julio pasado la familia del opositor vivió una situación similar, pues el régimen cubano lo mantuvo incomunicado 38 días, sin conceder la fe de vida que exigió su esposa, Nelva Ismarays Ortega Tamayo.

José Daniel Ferrer fue detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones populares. Lo trasladaron a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto lo enviaron de ahí a la prisión de Mar Verde, donde se encuentra desde entonces y sin fecha de juicio.

Durante todo este tiempo las autoridades carcelarias lo han tenido en una celda en condiciones inhumanas, crueles y degradantes, aislado de la comunidad penal y sometido a mítines de repudio, a pesar de su delicado estado de salud. 

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




En visita de dos minutos familia de José Daniel Ferrer lo ve muy deteriorado

José Daniel Ferrer, Cuba, Human Rights Watch, preso político

MADRID, España.- Después de 38 días incomunicado, las autoridades cubanas permitieron que el preso político José Daniel Ferrer recibiera una visita de su familia, de apenas dos minutos.

Tras llegar de la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, donde se encuentra detenido el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), su esposa, Nelva Ismarays Ortega Tamayo, denunció que se encontraba semidesnudo, lleno de picaduras de mosquitos y lesiones por hongos entre las piernas. 

En una transmisión en directo Ortega Tamayo explicó que durante todo este tiempo lo han tenido en una celda en condiciones inhumanas, crueles y degradantes, aislado de la comunidad penal. 

“No solo lo tienen aislado y en más de tres meses no lo han sacado al sol, sino que también le hacen actos de repudio”, precisó la activista. 

En cuanto a su estado de salud informó que sigue presentando fuertes dolores de cabeza, calambres en las manos, pérdida de la visión, lesiones en la piel y tiene que exigir sus medicamentos si no no se los dan.

“Desde el día 5 no está comiendo ningún alimento de la prisión porque siente que lo están intoxicando”, agregó. 

Nelva Ismarays Ortega dijo además que Ferrer se ha mantenido exigiendo sus derechos, derechos a asistencia médica y estomatológica, asistencia religiosa, derecho a que se respeten las visitas familiares y conyugales y que sean mensuales, así como los 20 minutos de llamadas telefónicas de los viernes. 

“Estas peticiones son muy pocas para una persona que es inocente”, destacó.

La esposa del opositor agradeció el apoyo de Prisoners Defenders, del Parlamento Europeo, de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, y de todos los que se han mantenido denunciando su situación, lo que hizo posible que fuera concedido este pequeño encuentro. 

“Seguiremos exigiendo que se cumplan sus derechos y su libertad inmediata, la de él y la de todos los presos políticos”, concluyó Ortega Tamayo. 

José Daniel Ferrer fue detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones populares. Fue trasladado a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto lo enviaron de ahí a la prisión de Mar Verde, donde se encuentra aislado desde entonces y sin fecha de juicio.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Europarlamentarios condenan desaparición de José Daniel Ferrer

José Daniel Ferrer

MIAMI, Estados Unidos. — Representantes del Parlamento Europeo condenaron este jueves la detención arbitraria y desaparición de José Daniel Ferrer, coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), quien fuera detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a participar de las protestas masivas que tuvieron lugar en más de 50 ciudades de la Isla.

El comunicado, firmado por Dita Charanzová, Javier Nart, Leopoldo López Gil, María Soraya Rodríguez Ramos, y José Ramón Bauzá Díaz, exige que se detenga el régimen de aislamiento y las inhumanas condiciones de reclusión a las que está sometido Ferrer, solicita que se garantice a los familiares un marco claro y amplio para el suministro de medicamentos, alimentos y visitas que pueda requerir el líder opositor; e insta a que se le garantice acceso inmediato a un examen médico adecuado y a la atención médica que requiera.

La denuncia de los europarlamentarios se produce luego de que el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas enviara una misiva al régimen cubano para informarle sobre la reapertura de Acción Urgente por la Desaparición Forzada de José Daniel Ferrer.

El hecho fue notificado a la organización no gubernamental Prisoners Defenders, que durante los últimos años ha registrado los procesos abiertos en la Isla contra José Daniel Ferrer.

(Screenshot/Twitter)

Con la Acción Urgente por la Desaparición Forzada el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas exhorta al régimen cubano a que adopte todas las medidas necesarias para informar sobre el paradero de José Daniel Ferrer a sus familiares, estableciendo y haciendo respetar los debidos canales de comunicación entre ellos.

A través de la Acción también se le exige al Estado cubano que facilite la comunicación de Ferrer con el exterior, tal y como dispone el artículo 17 de la Convención.

“Tras las numerosas evidencias, documentaciones y demostraciones proporcionadas, Naciones Unidas ha decidido reabrir el caso, un hecho bastante inusual por la dificultad de la prueba necesaria para ello, con el convencimiento de que, como escriben en su misiva al gobierno de la Isla, ´la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley, cualquiera sea la duración de dicha privación de libertad u ocultamiento´, constituye una desaparición forzada con independencia de la situación penal que pueda argumentar documentalmente el Estado Parte”, señala el comunicado de los europarlamentarios

La declaración también recuerda que, a día de hoy, José Daniel Ferrer se encuentra desaparecido y su familia no tiene información cierta ni oficial de su paradero ni de su estado de salud.

“Todo ello mientras la familia ha sabido que un número indeterminado de reos de la prisión Mar Verde ha muerto de disentería por las condiciones higiénicas del penal, su comida y su agua”, añade el texto.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




José Daniel Ferrer un mes desaparecido: régimen se niega a dar fe de vida

José Daniel Ferrer, cubano, Nelva Ismaray Ortega

MADRID, España.- Las autoridades cubanas se negaron este martes a dar fe de vida del preso político cubano y líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, encarcelado en la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, y sobre quien sus familiares no tienen noticias desde hace un mes. 

“En la tarde de este martes día 5 de julio del 2022 el Tribunal de Santiago de Cuba se negó a dar razón de José Daniel Ferrer García, quien cumplió 31 días desaparecido”, denunció Ana Belkis Ferrer, hermana del opositor. 

“Continuamos exigiendo fe de vida”, dijo a través de Twitter Ana Belkis, que se ha mantenido visibilizando la situación de Ferrer desde que fuera encarcelado el 11 de julio de 2021. 

Nelva Ismarays Ortega Tamayo, esposa de José Daniel Ferrer, estaba citada para este lunes por el Tribunal Provincial de Santiago de Cuba para recibir respuesta al recurso de habeas corpus presentado el pasado jueves, fecha en que se cumplían 26 días de la desaparición forzada del opositor. Antes de salir para el Tribunal recibió una llamada en la que le informaron que no se presentara porque no había corriente eléctrica. 

Ortega Tamayo se dirigió el martes al tribunal, donde le fue entregado un documento en el que se indicaba que “no había lugar al procedimiento de habeas corpus”, explicó en una trasmisión en directo Ana Blekis Ferrer, donde leyó el documento mencionado. 

El 21 de junio Ortega Tamayo se presentó en la prisión de Mar Verde para obtener noticias de su esposo. En esa ocasión las autoridades carcelarias no le permitieron verlo, alegando que lo mantienen incomunicado “porque el opositor está plantado, no quiere vestir uniforme de preso y exige 20 minutos diarios de teléfono”. 

Solo le mostraron un video desenfocado donde se apreciaba a un hombre delgado a quien Nelva Ismarays Ortega no pudo identificar.

Ferrer fue detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones populares. Fue trasladado a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto lo enviaron de ahí a la prisión de Mar Verde, donde se encuentra aislado desde entonces y sin fecha de juicio. 

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Esposa de José Daniel Ferrer presenta habeas corpus en favor del opositor

José Daniel Ferrer, Nelva Ismarays Ortega Tamayo, Cuba, habeas corpus

MADRID, España.- Nelva Ismarays Ortega Tamayo presentó este jueves un recurso de habeas corpus a favor de su esposo, el preso político y líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer.

Según informó Ortega Tamayo a través de una transmisión en directo, el recurso fue presentado en el Tribunal Provincial de Santiago de Cuba.

“Hace 26 días las autoridades del gobierno Castro-Canel le mantienen desaparecido de forma forzada”, denunció la opositora, quien además exigió “fe de vida”. 

El 21 de junio pasado Nelva Ismarays Ortega Tamayo se dirigió a la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, donde se encuentra detenido Ferrer, para obtener noticias de su esposo.

Las autoridades no le permitieron verlo, alegando que lo mantienen incomunicado “porque el opositor está plantado, no quiere vestir uniforme de preso y exige 20 minutos diarios de teléfono”. 

Solo le mostraron un video desenfocado donde se apreciaba a un hombre delgado a quien Nelva Ismarays Ortega no pudo identificar.

Este miércoles el senador de los Estados Unidos, Rick Scott, pidió al presidente Joe Biden exigir “fe de vida” del opositor y la liberación de todos los presos políticos del régimen cubano.

“Han pasado 25 días desde que José Daniel Ferrer tuvo contacto con su familia y casi un año de estar injustamente encarcelado y torturado”, dijo Scott en la red social Twitter.

Ferrer fue detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones populares. Fue trasladado a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto lo enviaron de ahí a la prisión de Mar Verde, donde se encuentra aislado desde entonces y sin fecha de juicio. 

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Human Rights Watch exige liberación del líder opositor cubano José Daniel Ferrer

José Daniel Ferrer

MIAMI, Estados Unidos. – La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) exigió este sábado la liberación de José Daniel Ferrer, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), y pidió el respeto de sus derechos.

“En Cuba, el líder opositor José Daniel Ferrer está preso desde el 11 de julio. Hace 20 días que su familia no puede comunicarse con él. Su detención es arbitraria. Exigimos que sea liberado y se respeten sus derechos”, tuiteó Juan Pappier, investigador sénior de HRW.

Recientemente, Nelva Ortega, esposa del preso político José Daniel Ferrer, denunció que no tenía noticias de Ferrer y responsabilizó al régimen cubano por la integridad física del líder de la UNPACU.

(Captura de pantalla)

En un video transmitido por CubaNet, Ortega exigió una fe de vida de su esposo y anunció que se dirigía a la prisión de Mar Verde, en Santiago de Cuba, donde se encuentra Ferrer, para tratar de verlo y hablar con él.

“Los transportistas están amenazados de que si van a la sede de la UNPACU les van a quitar el transporte”, dijo. No obstante, la doctora y activista logró presentarse en Mar Verde, donde no le fue permitido ver a su esposo.

De acuerdo a declaraciones de Ana Belkis Ferrer, hermana del líder de la UNPACU, a Ortega solo le mostraron un video desenfocado donde se mostraba a “un hombre flaco” que la activista no pudo identificar. 

Las autoridades carcelarias le dijeron que lo mantienen incomunicado porque el opositor está plantado, no quiere vestir uniforme de preso y exige 20 minutos diarios de teléfono. 

En mayo pasado, en declaraciones a CubaNet la hermana del líder de la UNPACU denunció que estaba siendo víctima de tortura psicológica en la cárcel. 

También precisó que Ferrer llevaba llevaba días sin dormir por ruidos en las inmediaciones de su celda. 

Ferrer fue detenido el 11 de julio de 2021 cuando se disponía a sumarse a las manifestaciones populares que sacudieron la Isla ese día. Fue trasladado a un calabozo en el centro de tortura de Versalles, y a inicios de agosto fue enviado a la prisión de Mar Verde, donde se encuentra aislado desde entonces y sin fecha de juicio. 

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.