1

Javier Sotomayor: “No me digas que Cuba es pobre”

Javier Sotomayor

Javier Sotomayor
Javier Sotomayor. Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- Javier Sotomayor, atleta cubano y plusmarquista mundial de salto de altura, dijo en una entrevista con el diario español La Vanguardia esta semana que Cuba no es pobre, y que los problemas que enfrenta la Isla son culpa de Estados Unidos.

En sus declaraciones al medio español, en Barcelona, Sotomayor aseguró que “pobres no somos. En Cuba no hay analfabetos, ni niños sin cobertura médica. Ni niños, ni adultos. Y no hay gente desnutrida. En el deporte, la ciencia y la educación estamos entre los mejores del mundo”.

Así mismo, afirmó que, con el anterior presidente estadounidense, Barack Obama, se había avanzado en cuanto a las relaciones entre los dos países, pero “con Trump hemos retrocedido el doble. Trump es el presidente estadounidense más duro con nosotros que ha habido nunca”.

“El bloqueo nos limita a nosotros y a quien quiera tener negocios con nosotros. Hay bancos que no pueden entrar. Hoteles que se retiran. Otros que cierran. Por culpa del bloqueo, algunos de nuestros atletas todavía no han cobrado los premios internacionales que se ganaron”.

Javier Sotomayor, secretario general de la Federación Cubana de Atletismo, recibió esta semana en España el premio Mitos del Deporte.

En la entrevista, el atleta cubano reconoció que su país sufre limitaciones económicas, y que incluso él tuvo un bar en La Habana. “Convertí parte de mi casa en un bar. Le puse Sports Bar 245”, pero dice que lo cerró “porque no tenía tiempo para él. Un amigo promete reabrirlo”.

Javier Sotomayor es dueño del récord mundial de salto de altura, con 2.45 metros, alcanzado en 1993. Hasta el momento ningún atleta lo ha podido superar, y el propio cubano admite que no le gustaría que alguien se lo arrebatara.

El cubano fue suspendido en 1999 por dos años luego que un examen antidopaje realizado en ocasión de los Juegos Panamericanos de Winnipeg arrojara positivo por consumo de cocaína.

En julio de 2001 Sotomayor se vio por segunda vez involucrado en un escándalo por dopaje. En una reunión atlética en Tenerife, Islas Canarias, falló otro control antidopaje, en este caso por presencia de nandrolona, un esteroide anabolizante.

En enero de 2002 la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) reconoció el dopaje y aseguró que “la Federación Cubana (de Atletismo) nos envió una carta para informarnos que Sotomayor se retiraba y que él era consciente de que en su cuerpo había sustancias prohibidas”, dijo en ese entonces el portavoz de la IAAF, Nick Davis.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Sotomayor: “Agradezco que Fidel haya confiado en mi palabra”

Javier Sotomayor

 

MIAMI, Estados Unidos.- Javier Sotomayor, el recordista mundial de salto de altura cubano, se deshizo en elogios y agradecimientos al fallecido dictador Fidel Castro por el apoyo que este le brindó cuando estuvo involucrado en el caso de doping durante los Juegos Panamericanos de Winnipeg-1999.

“Agradezco que el Comandante Fidel haya confiado en mi palabra”, dijo el exatleta como invitado al programa ‘Con 2 que se quieran’, que conduce Amaury Pérez.

“La posibilidad de saltar en Sídney se la debo a Fidel”, dijo el campeón olímpico de Barcelona-1992 y multimonarca universal. Al referirse a la controversial ocasión, Sotomayor aseguró que todo se trató de una confabulación. “No sé de dónde salió lo del doping. No sé decirte”.

Sotomayor ganó la medalla de oro, pero en la prueba de doping dio positivo a cocaína. “La verdad es que se hace una prueba y eso tiene una cadena que es igual para todos. Mi abogado y yo demostramos todas las incongruencias que hubo con la muestra mía. Uno orina y se toma una prueba A y una B, y además declara todo lo que el atleta ha tomado. Ese papel tiene tres copias y el protagonista se queda con una”, dijo a Amaury en televisión nacional cubana.

“El papel mío llegó con el nombre salto de altura positivo, algo que no debió ser así, porque eso se trata con un número. Todo es a través de un número, y de ser positiva la muestra, se busca el número para llegar al nombre del atleta”.

Así mismo, el exatleta cubano dijo que tampoco se tomaron las mejores decisiones en ese momento. “El fallo mayor fue cuando en la prueba B, el doctor Álvarez Cambras, que no tenía experiencia en eso, Mario Granda, director de medicina deportiva, y el cónsul que nos atendió en aquel momento, fueron los que me representaron ante ese intento B, y dio negativo. Pero dijeron que había faltado un reactivo, por lo que debía repetirse. Ese fue un error, porque aceptaron hacer una prueba C con el mismo orine, algo que no existe, y entonces nos dijeron que debíamos esperar porque era horario de almuerzo”.

“Imaginen en cuatro horas podía aparecer cualquier cosa. Nosotros demostramos que todo estuvo mal. Creo que por esa razón me dejaron saltar un año después en Sídney. La IAAF confió en mi inocencia, pero no del todo, porque nunca me dieron la medalla, la medalla no me la devolvieron”.

Para Sotomayor todo era pura manipulación. “La medalla moral es la que yo llevo. Confiaron en mí mis amigos, mi familia y Fidel”, refirió el campeón olímpico, quien tiene el récord del mundo con 2.45 metros al aire y 2.43 bajo techo.




Sotomayor se siente ‘un poco mal’ ante propuesta de borrar su récord

Javier Sotomayor en una competencia (sportskeeda.com)

LA HABANA, Cuba.- El exsaltador de altura cubano Javier Sotomayor ha rechazado la propuesta de la Asociación Europea de Atletismo de borrar todos los récords mundiales anteriores al año 2005 por sospechas de dopaje, lo que afectaría al que aún posee y que batió en Salamanca en 1993.

“Me siento un poco mal como muchos deportistas, es como borrar la historia de lo que se ha hecho y olvidarse de récords mundiales y hasta del Salón de la Fama”, declaró a Efe Javier Sotomayor en entrevista telefónica.

Sotomayor, de 49 años, conocido como el “Príncipe de las Alturas”, se retiró del deporte activo en 2001 y acumuló en su carrera tres récords mundiales: 2,33 metros en 1984 (actual récord de la categoría sub 17 cadetes), 2,43 metros (bajo techo, 1989) y el de 2,45 (al aire libre, 1993, Salamanca), la marca universal vigente.

También posee dos medallas olímpicas, conseguidas en Barcelona’92 (oro) y Sydney 2000 (plata).

La propuesta de la Asociación Europea pretende que solo se reconozca un récord si se logró en una competición internacional debidamente avalada, si el atleta se sometió a controles antidopaje en meses previos y si la muestra fue guardada durante 10 años para posteriores comprobaciones.

La decisión definitiva sobre la propuesta se conocerá cuando se reúna el consejo de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) previamente a los Mundiales de Londres, previstos del 3 al 13 de agosto próximos.

Para Sotomayor, considerado el más grande saltador de altura de todos los tiempos, aprobar la anulación supondría “poner en entredicho el trabajo de tantos atletas, entrenadores y directivos del atletismo en el mundo”.

“¿Habrá entonces que borrar todos los récords nacionales y continentales? Es prácticamente borrar la historia del atletismo y entregar nuestras medallas sin prueba alguna. Si hay tantas dudas, habría que hacer un nuevo Salón de la Fama”, señaló Sotomayor.

(EFE)




Récord de salto de Sotomayor podría ser borrado de los libros

Javier Sotomayor en una competencia (sportskeeda.com)

MIAMI, Estados Unidos.- Los 2,43 metros en salto alto establecidos por el cubano Javier Sotomayor en el Mundial de Budapest en 1989 podrían ser eliminados de los récords del orbe anteriores a 2005, según las recomendaciones de la Asociación Europea de Atletismo.

La entidad europea trasladará su petición a la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) para que sean ratificadas en julio, antes del campeonato mundial de Londres. La medida afecta no solo al “príncipe de las alturas” cubano, sino a muchos veteranos de este deporte.

Sin embargo el presidente de la IAAF, Sebastian Coe, dijo a AP que la iniciativa era “un paso en la dirección correcta”.

De entrar en vigor, luego de borrar los récords anteriores a 2005 habría que empezar de cero y no considerar ninguna marca no verificable.

De acuerdo a los nuevos estándares, solo sería reconocido un récord mundial si este cumple con tres criterios. El primero de ellos es si se logró en una competición incluida en la lista de torneos avalados; segundo, si el atleta de sometió a una serie de pruebas antidoping en meses previos a la prueba; y tercero, si la muestra del control tomada tras el récord fue almacenada y quedó disponible para nuevos análisis durante diez años.

La nueva medida se debe a que la IAAF comenzó a almacenar y repetir los análisis de muestras de sangre y orina en 2005. Muchos récords implantados antes de ese año no cumplirían con los recientes criterios.

La intención es comenzar una “era nueva, limpia y creíble” en una disciplina sacudida por numerosos casos de dopaje.

“Solo se trata de recalibrar (los récords) para el siglo XXI”, dijo el martes a AP Pierce O’Callaghan, director del grupo especial de la Federación Europea de Atletismo. “Es solo la evolución del deporte”, añadió.

Javier Sotomayor es considerado como el más grande saltador de altura de todos los tiempos. Ganó el premio Príncipe de Asturias del Deporte en 1993 y se retiró en octubre 2001 a los 34 años de edad, tras una impresionante carrera como atleta durante la cual sobrepasó veinticuatro veces los 2,40 metros.




Desde Miami, Javier Sotomayor defiende un equipo Cuba ‘unificado’

Javier Sotomayor posando junto a sus trofeos (Archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- De visita en Miami para asistir al Clásico Mundial de Béisbol, el cubano Javier Sotomayor ha dicho que una selección nacional de béisbol de la isla que incluyera a jugadores de Grandes Ligas serviría al país caribeño para medirse “como un verdadero equipo Cuba”.

Entrevistado por El Nuevo Herald, Sotomayor respondió a varias preguntas sobre el futuro del atletismo para Cuba, pero habló también sobre lo que todavía se reconoce oficialmente como la “pasión nacional”, la pelota.

“En el béisbol hay figuras jugando en Japón y ojalá muy pronto también puedan jugar aquí en las ligas americanas. No hay patrocinios internacionales, pero sí de clubes que se han interesado en deportistas que participan en ligas foráneas”, dijo el recordista mundial y olímpico.

La posibilidad de un equipo Cuba “unificado” para competir en el próximo Clásico Mundial de Béisbol a celebrarse en 2021 ha motivado especulaciones por parte de la afición.

“Por lo que he oído, se está tocando ese tema. Muchos peloteros en Cuba se han pronunciado a favor de eso y yo como cubano creo que sería un espectáculo. Nos pondríamos a la par, de igual a igual con los dominicanos o puertorriqueños”, opina al respecto Sotomayor.

Apodado “el príncipe de las alturas”, Sotomayor ostenta un récord de salto alto que ha durado casi tres décadas. El exatleta, de 49 años y oriundo de Matanzas, actualmente se desempeña como vocero de la Federación Cubana de Atletismo y miembro de la Comisión Técnica.

Sotomayor, una de las figuras más conocidas del deporte cubano, también es conocido por acompañar a las delegaciones cubanas ―de béisbol, por ejemplo― que asisten a eventos en el extranjero.




Javier Sotomayor: “Hemos cedido mucho”

(Foto: Alejandro Hernández Cepero)
(Foto: Alejandro Hernández Cepero)

LA HABANA, Cuba.- A propósito de la 6ta edición del Torneo “Godoy in Memoriam”, el plusmarquista cubano de salto alto Javier Sotomayor abre las puertas de su casa para ofrecer una entrevista a CubaNet.

Nos acomodamos en la sala y comenzamos. El tema principal es la salud el deporte cubano, aunque es inevitable salirse de ahí y abordar otros aspectos de actualidad como el éxodo de figuras estelares del deporte, el bajo presupuesto del Instituto de Deporte y Recreación (INDER) para la preparación y por último la esperanza en el mejoramiento de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos de América.

El “Soto”, como le llaman, asegura que “el día de mañana si las relaciones (de acercamiento EE.UU-Cuba) se hacen efectivas, por supuesto que uno de los beneficiados va a ser el deporte”.

¿Cómo se siente, después durante más de 20 años mantener intacto un récord mundial?

Me siento, por supuesto, orgulloso de eso. Siempre pensando que cuando lo hice por primera vez en el año 88, todavía después casi 28 años iba a ser yo recordista del mundo; pero bueno, es el hecho y me siento muy contento por eso.

Son tres récords…

Bueno, tres récords absolutos al aire libre. También hice récord mundial bajo techo, récord mundial para Cadetes, récord mundial Junior…

Dentro de poco se celebra el evento “Cuba salta” en memoria de su entrenador José Godoy

Cuba Salta fue un evento en que estuvieron involucrados todos los saltadores. Salto de altura, salto de longitud, triple, pértiga, hoy hace cinco temporadas. Sería esta la sexta edición en que se llama “Godoy in memoriam”, donde hay solamente salto de altura, salvo el año pasado que hicimos con pértiga.

Está el “Cuba salta”, que es aparte e implica todos los eventos; y el Godoy in Memoriam, que es el que organizo en memoria de mi entrenador e incluye sólo salto de altura y el año pasado que involucramos la pértiga.

Lo hice por dos razones: primero, rendirle tributo a mi entrenador, y luego tratar de seguir rescatando el salto de altura buscando figuras jóvenes, talentos. Creo que es la intención no sólo mía, sino de todos los que estamos involucrados en este evento.

En ese aspecto, ¿qué perspectivas futuras tiene el salto de altura en Cuba?

Creo que las futuras son mejores que las actuales. Tenemos algunos atletas de 14, 15, 16 años que lo están haciendo relativamente bien. El mejor saltador de altura que tenemos sufrió una lesión grave. Sergio Mestre se lastimó la espalda hace aproximadamente un mes.

Los segundos y terceros lugares de Cuba, andan por los 2.20 metros, 2.22 metros, que es una altura bastante inferior a lo que se necesita para estar en la élite del mundo.

En su opinión profesional, ¿cuál es el estado del deporte cubano actualmente en todas sus especialidades?

No es que esté mal, pero no goza de la misma salud comparado con los resultados y las perspectivas que teníamos nosotros en los años 80, en los años 90 y los principios del 2000.

Para suerte nuestra creo que tenemos talento. Hay mucho talento aquí en Cuba en diferentes deportes, y eso unido por supuesto a la superación de nuestros entrenadores hace que por lo menos nos mantengamos entre la élite del mundo; no a la altura que teníamos antes, pero todavía seguimos dando batalla.

¿Alguna razón específica para explicar este declive?

Creo que las razones son muchas. Hay atletas que han decidido tomar otros caminos y no están hoy día dentro de las filas de nuestras selecciones nacionales. Ha bajado un poco la calidad deportiva, a lo mejor por la crisis económica que atraviesa el país, el presupuesto con que cuenta el INDER (Instituto de Deportes, Educación Física y Recreación) no es el idóneo. Ayuda que otros países, que sí están apostando por el deporte, hacen la competencia, sobre todo aquí en el área, más equitativa. Me refiero a Colombia, Argentina, Brasil, México, países que hoy día han levantado su nivel deportivo.

Tenemos también muchísimos entrenadores en todo el mundo, más que todo aquí en América Latina prestando servicios. Eso hace que también nos quiten alguna que otra medalla.

Con respecto al acercamiento EE.UU.-Cuba, ¿de qué manera se pudiera beneficiar el deporte cubano?

Creo que el día de mañana, si las relaciones se hacen efectivas, por supuesto que uno de los beneficiados va a ser el deporte. Hay mucho talento aquí como dije y creo que mientras más condiciones tengamos para entrenar, mientras más posibilidades haya para los atletas de competir internacionalmente, mientras los profesionales nuestros también sean los mejores, mientras nos sigamos insertando en diferentes clubes a niveles mundiales para que así suba el nivel mundial de cada uno de nuestros atletas, todo eso va a repercutir positivamente en los resultados.