1

Denuncian irregularidades en juicio a jóvenes que entraron ilegalmente a la Base Naval

Inmediaciones de la Base Naval de Guantanamo. Foto Archivo

MIAMI, Estados Unidos.- Los familiares de los dos jóvenes que ingresaron a la Base Naval de Guantánamo y fueron devueltos a los 15 días a territorio nacional cubano, presentarán un recurso de apelación por considerar el juicio irregular, según informó este miércoles Radio Televisión Martí.

Rafael Baradi Sánchez Ruiz, de 23 años de edad, y Danner Manuel Estrada Gorra (24) fueron juzgados el pasado 26 de abril por tribunales cubanos, acusados del delito de desobediencia, y sentenciados a un año y tres meses de prisión, Sánchez Ruiz, mientras que Estrada Gorra deberá cumplir un año y un mes de privación de libertad.

Sin embargo, de acuerdo a una entrevista con Martí, Yuliet Yero, esposa de Baradi Sánchez Ruiz, durante el juicio apareció una acusación  ̶ como agravante ̶  de un caso sucedido tres años antes. “Le estaban dando seguimiento ahora en el 2019 por robo con fuerza, cuando él cumplió una sanción que no tenía que ver con robo con fuerza, hace tres años atrás”.

Las inconformidades fueron notificadas al abogado del joven, quien también intentará rebatir en la apelación las agravantes de “antisocial” presentadas por la parte acusatoria.

“No aceptaron que pusiéramos pruebas para contrarrestar lo que dijeron que él es un antisocial, que no participaba en nada de la comunidad, y ellos no aceptaron las pruebas”, refutó Yero.

Sánchez Ruiz y Estrada Gorra penetraron ilegalmente en la Base Naval de Guantánamo el 28 de febrero de 2019 y fueron devueltos 15 días después al territorio nacional.




La hermana de Ariel Ruiz denuncia irregularidades en el proceso legal contra su hermano

MIAMI, Estados Unidos.- Omara Ruiz Urquiola, la hermana de Ariel Ruiz, aseguró en una entrevista al medio Estado de Sats que las irregularidades durante el proceso legal contra su hermano han sido varias, desde su detención, la cual consta bajo la orden de “tratar asuntos legales”, hasta dejarlo en un calabozo incomunicado sin derecho a ver a su familia o a su abogado, denunció.

En la entrevista en video Omara denuncia que las autoridades nunca respondieron las llamadas de los familiares y amigos para explicar qué sucedía, y que a días de estar detenido, la policía política no permitía a su madre ni al abogado ver a Ariel, poco después las autoridades cambiaron la orden de arresto a ‘desacato’.

“Ariel va directamente del calabozo al juicio y justo antes le permiten hacerme una llamada, y es que nos enteramos que Ariel estaba en huelga de hambre y sed hasta que lo dejaran comunicarse”, contó Omara.

A Ariel lo llevaron a juicio sin explicaciones de hacia dónde iba y sin abogado. El juicio tuvo lugar el pasado 8 de mayo y “todavía yo no tengo la sentencia del tribunal, por lo tanto, yo no sé ni siquiera los nombres de los jueces que encausaron a mi hermano”.

El abogado de Ariel logró ver el expediente del caso -conformado por el fiscal de Viñales, Julio César Catalá- por unos minutos y en este figuraban folios de casos erróneamente vinculados a su padre en los años 90 y la expulsión de Ariel de la universidad, en el cual lo tildan de contrarrevolucionario, todos, planteados de manera subjetiva, por lo cual dificultaban organizar una defensa.

“Es evidente que le han querido dar un tinte político, fue lo mismo cuando su expulsión de la universidad. Lo único que están usando son cosas subjetivas que tienen que ver con los amigos que nosotros tenemos, amigos de diversas tendencias ideológicas, religiosas, sexuales; absolutamente eso es lo único que hay de fondo. Y Ariel ha usado las plataformas de la prensa independiente para denunciar esto, y hemos acudido a la prensa independiente porque hemos agotado todos los canales”, aseguró Omara.

“Ariel es un águila, que entre rejas se estrella contra los barrotes y se destroza las alas hasta que muere. Él me explicó cuando yo intenté convencerlo de que dejara la huelga: ‘La vida y la vergüenza para un hombre con principios y valores es absolutamente imposible'”.

Ariel Ruiz Urquiola, un biólogo cubano de 44 años, está en huelga de hambre y sed desde el pasado 17 de junio, aunque está recibiendo sueros de cloro-sodio y dextrosa por vía intravenosa.

Urquiola está siendo juzgado como disidente, a pesar de que no tiene vinculación con la disidencia ni con ningún grupo opositor. Omara ha querido dejar claro que la familia no está pidiendo piedad para él, sino justicia.