1

Haila Mompié, canta y no llores

Haila Mompié Miami Otaola intercambio cultural fidel castro
Haila en entrevista con Telemundo (toma de pantalla)

LA HABANA, Cuba. – La cantante cubana Haila María Mompié ofreció una entrevista a la cadena hispana Telemundo, en la cual expuso su opinión sobre la cancelación del concierto que tenía programado en una discoteca de Allapatah, Miami. Las polémicas imágenes de la artista besando en la mejilla al fallecido dictador Fidel Castro y diciéndole además: “lo amo con todo mi corazón”, provocaron que el alcalde de Miami, Francis Suárez, la declarara “Persona Non Grata”, calificativo que derivó en la suspensión del show.

Interpelada por la conductora Gloria Ordaz, en un material bastante breve y editado como lo hubiera hecho el Canal Educativo de la Televisión Cubana, Haila intentó que la culpa de todo recayera sobre los cubanos del exilio histórico, quienes, afirmó, “la tienen cogida con ella”. La autodenominada “diva del pueblo” arguyó que no ha sido la única cantante cubana simpatizante del régimen que ha actuado en Miami, apuntando de paso a otros que llevan años haciendo equilibrio entre adulaciones al castrismo y coqueteos con los empresarios de La Florida.

Es cierto que muchos artistas han compuesto y cantado canciones a los CDR, a la unidad latinoamericana y a líderes que bajaron de la Sierra Maestra. Pero ninguno ha llegado al punto de la exBamboleo. Quizás Haila se incluye entre quienes creen que los cubanos de piel negra comenzaron a ser personas después de 1959, y se siente obligada de por vida con el personaje que destruyó la economía y la familia cubana. Tal vez es solo una oportunista más, que ni corta ni perezosa, en un gesto de chivatería mal disimulado, trató de defenderse poniendo el foco de la censura miamense sobre otros colegas.

Ante las cámaras de Telemundo declaró no estar de acuerdo con que se censure a nadie, por ningún motivo. Pero fue tibia su confesión, y arrancada por las circunstancias. De no haberse realizado la campaña para suspender su concierto, todo habría seguido tal cual: cosechando verdes en el país “enemigo” bajo el pretexto del intercambio cultural, y regresando a Cuba a guataconearle al régimen. Es posible que la libertad de Cuba no pase por retirar visas; pero es bueno que a Haila y compañía les suceda este tipo de cosas, tan solo para que prueben una dosis de la violencia que se les hace a opositores, activistas y periodistas independientes.

Hoy la “diva del pueblo” está perpleja y ofendida. Así mismo se han sentido los casi 200 regulados cuando sin motivo les han prohibido viajar. Al menos a Haila le han dejado claro por qué no la quieren en Miami, y aunque le parezca extremista, es lógico que quienes fueron robados, encarcelados, torturados y expatriados por la dictadura de Fidel Castro, se nieguen a aceptar en su ciudad a quien públicamente se deshizo en zalamerías con el tirano.

La cantante tendrá que conformarse, en lo adelante, con ofrecer conciertos en La Piragua, La Tropical y demás plazas, mejores y peores, que ofrecen las agencias promotoras dentro de la Isla. A Miami viajará solo para comprar baratijas, y aun así tendrá más suerte que quienes se atreven a oponerse al régimen de Díaz-Canel; esos irreverentes pacíficos que sufren las mismas carencias que el resto de los cubanos y no pueden viajar para traer lo que sus familiares necesitan, incluso medicinas.

Haría bien Haila en pensar sobre todo esto, y transmitírselo a su desubicado hijo, que habla de injusticia y terrorismo en las redes sociales porque no dejaron cantar a su madre en Miami. Que le cuente cómo la Seguridad del Estado amenaza a madres y padres opositores con quitarles la Patria Potestad de sus hijos. Que le hable de la injusta prisión que sufre Roberto Jesús Quiñones y el “acostumbramiento” al que están sometiendo a José Daniel Ferrer; un método atroz que causa profundo dolor a sus seres queridos.

Haila Mompié tiene muy merecida la cancelación de su show, y mejor aún sería que le quitaran la visa para que se vea privada de la pacotilla buena y barata que, con dedicación, compra para ese protocharanguero que la espera en casa. Bueno sería que ella, y otros que están en capilla ardiente, pierdan toda posibilidad de vivir y trabajar en Estados Unidos. Que perciban el atropello, que se sientan vejados e irrespetados para que así piensen en los derechos violados de otros.

Debe ser glorioso vacilar el comunismo con los dólares del Imperio; o dárselas de ambiguo en cuestiones políticas, residiendo a toda leche en Miami y congraciándose en La Habana con Míster Continuidad. Pero eso se acabó; y si reeligen a Trump en 2020, la legión de chivatos que hacen su menudito brincando el charco, tendrán que contentarse con peñas en la Casa del Alba Cultural y demás placitas rojas que pagan poco y con retraso. Haila es solo el comienzo, así que vayan empacando.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Trump prohíbe al gobierno federal financiar intercambio cultural con Cuba

trump estados unidos socialismo cuba venezuela helms-burton
Trump prohíbe al gobierno federal financiar intercambio cultural con Cuba. Donald Trump (Foto AP)

MIAMI, Estados Unidos.- El Gobierno de Estados Unidos prohibió financiar actividades de intercambio educativo y cultural con funcionarios y entidades estatales de Cuba, Siria, Rusia y Corea del Norte, de acuerdo a un documento emitido este lunes por la Casa Blanca y firmado por el presidente Donald Trump, informó el Nuevo Herald.

“Estados Unidos no proporcionará asistencia no humanitaria ni relacionada con el comercio, ni permitirá que los funcionarios o empleados de los gobiernos de Cuba, la República Popular Democrática de Corea, Rusia, Siria y Rusia participen en programas de intercambio educativo y cultural para el año fiscal 2020”, asegura el documento, que forma parte de los esfuerzos de la administración para evitar el tráfico de personas en esos países.

Según el texto del Herald, la presidencia estadounidense condicionará los fondos federales para los intercambios educativos y culturales a que estos países “cumplan con los estándares mínimos de la Ley para la eliminación del tráfico humano o hagan esfuerzos significativos para cumplir con los estándares mínimos”.

El documento emitido por la Casa Blanca no impide, sin embargo, que los gobiernos “locales y estatales continúen contratando a artistas cubanos o financiando diversos tipos de intercambio cultural y educativo con la isla. Tampoco tiene efecto sobre empresarios privados que pueden seguir trayendo a EE.UU. a músicos que residen en la isla para conciertos”.

Estas sanciones están vinculadas con el deterioro de la evaluación de Cuba en el informe anual sobre tráfico de personas, dijo un funcionario del Departamento de Estado al Herald, ya que el pasado mes de junio “EE.UU. colocó a la Isla en la peor categoría en su escala de países que no hacen lo suficiente para combatir la trata de personas”.

La nueva decisión del gobierno estadounidense “afectará a instituciones que reciben fondos federales y mantienen intercambios con entidades del gobierno cubano”.

Los préstamos que redunden en beneficios para los gobiernos de Cuba, China, Corea del Norte, Irán, Mauritania, Rusia, Arabia Saudita, Siria y varios países africanos tienen la orden de ser bloqueados, según las orientaciones de la Casa Blanca a los representantes estadounidenses en organismos financieros internacionales como el Fondo Monetario Internacional.

Así mismo, EE.UU. hará excepciones con aquellos préstamos que sean para satisfacer “necesidades humanas básicas” y “ayuda al desarrollo”, reza la nota.

El gobierno de Cuba se beneficia de estos intercambios y funcionan igual que las “misiones internacionalistas” de los médicos de la Isla, pues la venta de servicios es la principal fuente de ingresos de la economía cubana. Según la nota del Herald, el pasado año Cuba reportó ingresos de más de 6000 millones por estas actividades.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Van Van celebra 50 años en EE.UU. en medio de tensiones por “intercambio cultural”

Orquesta cubana Los Van Van (Foto de archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- Los Van Van cumplen 50 años, y la mítica banda cubana celebra su aniversario con una gira por los Estados Unidos en medio de las tensiones por el rechazo a la actuación de músicos cubanos en Florida. A pesar de cancelaciones a otros músicos y una dura batalla para que el gobierno ponga fin al “intercambio cultural” con la Isla, la orquesta tocó en Miami el pasado mayo, y tiene presentaciones programadas para este mes en California, Nueva York y Washington.

Para los Van Van todo se debe a su lejanía con la política: “Como no somos políticos tratamos de estar lo más apartados de eso, tratando de hacer nuestra música”, dijo Samuel Formell, líder de la agrupación e hijo del fundador Juan Formell.

“Al final, no hay duda de que cuando ves un concierto de Los Van Van no se habla de política, no se habla de nada, lo que se hace es ir a bailar y a disfrutar y a olvidar un poco los problemas que cada ser humano pueda tener día a día”, dijo el director de la banda a la agencia de noticias AP.

Para Formell el concierto de Miami “fue un éxito total, rotundo, donde hubo gente que se quedó sin entrar”. Así mismo, aseguró que a pesar de los “boicots a músicos de la isla que se hacen en Florida hay muchos estadounidenses a los que eso no les interesa y muchos hispanos que van a los conciertos igualmente a pasarla bien”.

No obstante, las resientes medidas impuestas por la administración Trump a la Isla dice Formell que no lo afectan a la hora de venir a EE.UU., sino en Cuba, donde la economía es cada vez más crítica, inciden “en la vida diaria, porque yo vivo en Cuba”, aseguró. Pero él no habla de política, ni sus músicos.

Este mes, líderes políticos en Miami aprobaron una resolución en la que se pide al Congreso estadounidense que otorgue poderes a gobiernos locales para impedir la actuación de músicos de la isla en instalaciones de ciudades estadounidenses, el término conocido como intercambio cultural.

En la ciudad de Hialeah, se anunció recientemente la cancelación del concierto por el 4 de julio de varias agrupaciones cubanas y artistas, como los reguetoneros Jacob Forever y El Micha.

Pero la banda, que tanto se aleja de la política aseguró en Miami en 2015 que “el exilio es un mal necesario, que está ahí… porque nos hacen daño a nosotros… desde el punto de vista en cómo se manifiestan”.

Los Van Van fue creada en 1969 por Juan Formell, y ganó popularidad en Cuba y a nivel internacional por crear un ritmo nuevo llamado songo, que mezclaba los sonidos folclóricos típicos de la Isla con la música moderna de la década de 1970.

En 1999 la orquestra ganó un Grammy por su 15to álbum, “Llegó Van Van”. Hoy la agrupación suma 42 discos, incluyendo el “Legado”, lanzado el año pasado. En la actualidad la banda prepara otro para el 50 aniversario, con éxitos de cada década a los que inyectarán “nueva frescura”, dijo Formell.




Alexis Valdés: “Me parece tramposo el intercambio cultural en una sola dirección”

Alexis Valdés; Miami; Llaves

Alexis Valdés en una presentación (Foto archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- En una transmisión en vivo por Facebook, el humorista cubano Alexis Valdés invitó este fin de semana a sus seguidores a opinar sobre el intercambio cultural. “Soy un libertario y la gente debería viajar a todas partes del mundo. Lo que me parece tramposo es que ese flujo de libre transitar sea en una sola dirección. Eso es una estafa”, afirmó.

El también presentador cubano llamó incluso al asunto “cuando más, una transfusión”, y aseguró que él fue de los primeros en recibir en su programa de televisión a aquellos artistas cubanos que llegaban a los Estados Unidos, pero agregó que “lo hice con la intención de generar una real apertura a ambos lados”.

“Tenía fe y creía que la posibilidad era cierta. Como a muchos nos pasó, la realidad nos decepcionó y frustró. La apertura en Cuba nunca llegó. Se han seguido prohibiendo a los artistas que viven en Miami”, apuntó.

Al respecto, en su transmisión de 20 minutos, Valdés mencionó a algunos artistas que no pueden entrar a Cuba, como Willy Chirino, Orlando Casín que “se murió y nunca pudo regresar”.

Finalmente, aseguró que, si bien decide muchas veces no hablar de política, “los artistas tenemos una responsabilidad y una voz y un micrófono. Tenemos que defender la verdad y la justicia y lo que es mejor para nuestro país y nuestra gente”.

El tema del “intercambio cultural” ha saltado a la palestra pública en la última semana después de que la alcaldía de Miami aprobara una ordenanza donde se pide que sea eliminado, debido a los reclamos de la comunidad ante el flujo de artistas de la isla, y el rechazo a que los de Miami viajen a Cuba.




Jacob Forever reacciona a la cancelación de concierto por el 4 de julio en Hialeah

Jacob Forever. Foto instagram del artista

MIAMI, Estados Unidos.- El cantante cubano Jacob Forever lamentó este miércoles la decisión de las autoridades de Hialeah de cancelar su concierto en la fiesta por el 4 de Julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, según informó el diario el Nuevo Herald.

Yosdani Jacob Carmenates, su nombre de nacimiento, aseguró que se sorprendió por la cancelación de su contrato, de 30 mil dólares, con la Ciudad de Hialeah, y le dejó claro que él no forma parte del “intercambio cultural” con Cuba, pues reside en la Florida junto a su familia, desde hace tres años.

“Me duele que se tome una medida basada en argumentos en mi contra, que además no son reales. Francamente lamento mucho esta decisión y tengo fe en que todo se aclarará en su momento. Ante todo, pido disculpas a mi público porque no podré estar con ellos el 4 de julio como tenía previsto”, dijo en un comunicado enviado al Herald.

La Ciudad de Hialeah dijo en un comunicado que había cancelado el pasado lunes el contrato con Jacob Forever, la Señorita Dayana y El Micha, también artistas cubanos del género urbano, tras protestas de varios ciudadanos, políticos y movimientos del exilio.

“Siempre he dicho que mis verdaderos héroes son esos presos políticos que sí sufrieron y han sacrificado todo por la causa [de la libertad de Cuba]. La más mínima sugerencia de ellos es suficiente para realizar cualquier tipo de cambios”, dijo, por su parte, en un comunicado el alcalde de Hialeah, Carlos Hernández.

Al respecto Jacob dijo que es tiempo “de poder cantar sin fronteras” a todos los que quieren escuchar su música. “Espero que esto se aclare y sepan que como residente de este gran país cuento con el derecho de poder trabajar, a eso vine y por esto lucho día a día”.

La política del “intercambio cultural” con Cuba fue impulsada por el ex presidente Barack Obama. Esta política permitió a los artistas de la isla poder venir y hacer presentaciones en Estados Unidos y cobrar por ellas, sin embargo, la ciudad de Miami la pasada semana le declaró la guerra al “supuesto intercambio”, alegando que solo los cubanos vienen a cobrar sus dólares y después regresan a tomarse fotos con dirigentes políticos de La Habana, mientras que los artistas cubanos del exilio tienen prohibido regresar a la Isla.

La Ciudad de Miami pidió a las autoridades federales cancelar ese proyecto de intercambio, y el alcalde de Miami, Francis Suárez, dijo que haría todo lo posible por evitar que los artistas que vienen de la isla puedan utilizar las instalaciones públicas de la Ciudad para sus espectáculos.

“Las instalaciones de la Ciudad de Miami no se deben de prestar para que estos artistas vengan aquí a burlarse de nosotros, a ganar dinero y regresar a Cuba a utilizar esos fondos contra su propio pueblo y hablar mal de las libertades que les permiten estar aquí”, dijo Suárez.




Miami aprueba resolución contra artistas financiados por el régimen cubano

cuba miami artistas intercambio cultural
(cubaenmiami.com)

MIAMI, Estados Unidos. – La ciudad de Miami aprobó este jueves una resolución presentada por su alcalde, Francis Suárez, y por el comisionado Manolo Reyes que busca impedir el llamado “intercambio cultural” con artistas provenientes de Cuba, informan medios locales.

Los miembros del concilio de esta ciudad del sur de Florida aprobaron una resolución en la que piden al Congreso federal que emita una ley que permita a los estados y gobiernos locales “prohibir la contratación de artistas que hacen negocios con o son financiados por Cuba”.

La resolución busca “todos los poderes posibles para que nosotros, como gobierno local, evitemos que los artistas de la isla utilicen los recursos públicos”, manifestó el alcalde al término de la sesión, tal como señala el diario El Nuevo Herald.

Durante la discusión, el alcalde presentó un video en el que artistas como Willy Chirino, Los Tres de La Habana, Amaury Gutiérrez, y políticos como el excongresista Lincoln Díaz-Balart dan su apoyo al veto.

“Es una burla lo que están haciendo estos artistas cubanos cuando vienen aquí”, manifestó por su parte el comisionado Reyes.

La resolución señala que se mantendrá vigente la prohibición “hasta que se restablezca la libertad de expresión para todos los cubanos, y no solo para algunos artistas favoritos”.

“Las instalaciones de la ciudad de Miami no se deben de prestar para que estos artistas vengan aquí a burlarse de nosotros, a ganar dinero y regresar a Cuba a utilizar esos fondos contra su propio pueblo y hablar mal de las libertades que les permiten estar aquí”, añadió Suárez.

El alcalde agregó que la resolución, de índole “moral”, es similar a otras que la ciudad ha hecho en el pasado para casos como los de Israel, Venezuela o Nicaragua.

Bajo la actual Administración del presidente Donald Trump, EEUU ha endurecido sus políticas hacia Cuba y en una sorpresiva decisión este mes el Gobierno canceló los viajes a Cuba, lo que es un reverso al restablecimientos de relaciones que impulso su antecesor, Barack Obama.

(EFE)




Propaganda y censura en el Kennedy Center

Omara Portuondo junto a Aimé Nuviola (foto Kennedy Center)

LA HABANA.- Alicia Alonso ha partido para Washington para asistir a la clausura del Festival de las Artes de Cuba en el Kennedy Center, pues el Ballet Nacional cerrará con broche de oro el mayor evento artístico cubano celebrado en Estados Unidos, incluso el mayor celebrado alguna vez fuera de Cuba. Sin duda alguna, nuestros artistas han demostrado una vez más su talento, pero una vez más también el castrismo ha demostrado su talento… para manipularlo todo a su favor.

Porque ha sido en primer lugar una colosal y costosísima campaña propagandística, un operativo de blanqueo de capital político y un ataque mediático directo al corazón del imperio con una de las armas predilectas del régimen cubano, el arte, artefacto que puede sustituir el material bélico usual cuando lo que se pretende es la guerra por otros medios.

El castrismo, aunque ya no la repita tanto como antes, nunca podrá renunciar a la máxima de que “el arte es un arma de la Revolución”. Arma de propaganda, se entiende. De lo contrario, estaría reconociendo que el arte es importante en sí mismo. Que es libre en esencia. Eso significaría dejar un arma poderosa fuera de su poder. O sea, en manos del eventual enemigo.

Ciertamente, parece un lenguaje tremendista y muy sesgado, pero un régimen centrípeto que no quiere dejar ningún hilo suelto en el tejido social solo puede comprender en términos bélicos: los elementos culturales y mediáticos que no se le subordinen estarán siempre “anclados firmemente en estereotipos probados de guerra cultural”, como dice Miguel Díaz-Canel.

La delegación que asistió al Kennedy Center era un batallón de más de 400 guerreros culturales con una misión que cumplir: representar al gobierno. Por eso, antes del viaje, se reunieron con ellos funcionarios de distintos organismos del Estado, quienes les describieron la delicada situación que enfrentarían, donde muchos ojos y cámaras estarían captando cada detalle que “pudiera afectar la imagen de la revolución”.

Los primeros en regresar de Washington, fueron recibidos por el presidente designado como soldados que han cumplido una orden, como deportistas que han ganado medallas que despiertan la admiración o como médicos internacionalistas: “demostraron, además del talento, el compromiso, y demostraron que a Cuba hay que respetarla”, dijo Díaz-Canel. Cuba significa el gobierno cubano.

“Ustedes demostraron que podemos convivir en paz a pesar de nuestras diferencias”, le aseguró a un auditorio en que también se encontraban nada menos que miembros de la combativa delegación artística que cumplió la misión de actuar en Lima, Perú, en abril pasado, durante la VIII Cumbre de las Américas.

“Este es un reconocimiento más que oficial, sentimental, para agradecer a todos los artistas en nombre del Gobierno, del Partido y del pueblo en general, por haber demostrado la fortaleza de su identidad de una manera muy comprometida y creativa”, añadió el mandatario, describiendo la actuación en Lima como “un escenario de conflicto abierto” y el festival de Washington como “uno igualmente retador”.

¿Con cuánta seriedad pueden ser tomadas las aseveraciones de la vicepresidenta de Programación Internacional y Danza del Kennedy Center y curadora del Festival de las Artes de Cuba, Alicia Adams, cuando afirma, por ejemplo, que “ni el Gobierno cubano ni el estadounidense nos dictaron quiénes tenían que ser los artistas”? También dice: “Yo no pregunto a los artistas sobre sus posturas políticas. Sólo me fijo en su arte”.

Cuando Adams subraya que “no estoy buscando artistas que protesten o que estén altamente politizados”, ya se comprende entonces por qué no fueron invitados al Kennedy Center ni Paquito D’Rivera ni Arturo Sandoval o Willy Chirino, escandalosamente ausentes. Porque no es cierto que ella solo se haya fijado en el talento de los artistas.

Hace más de un año, Carole Rosenberg, directora ejecutiva del Havana Film Festival de New York, explicó que la eliminación de la competencia oficial del filme Santa y Andrés, del joven director cubano Carlos Lechuga, no se había debido a presiones de La Habana: “Nuestra misión es construir puentes y siempre nos hemos mantenido fuera de los asuntos políticos de ambos países. No nos metemos en chismes políticos”.

Pensar que la invitación a Pablo Milanés —a quien los talibanes cubanos consideran nada menos que un hipercrítico— fue una muestra de inclusión o de equilibrio, resulta cuando menos ingenuo. Además de perseguir esa percepción, los organizadores cubanos han tenido en cuenta que eso puede ablandar un poco al músico protestón.

Si el talento de los artistas ha brillado, como dije, más ha brillado el de los oscuros policías de la cultura que, nuevamente —según demostró antes Carole Rosenberg y demuestra ahora Alicia Adams—, han conseguido llevar el largo brazo de la censura castrista hasta el corazón de Estados Unidos —antes a New York, hoy a Washington— con un éxito alarmante.




Díaz-Canel se reúne con los artistas que se presentaron en Washington

El músico Elio Revé habla en reunión con Díaz- Canel y Abel Prieto

LA HABANA, Cuba.- Miguel Díaz-Canel no cree que “sea eterna la posición que hay en este momento” por parte del Gobierno de Estados Unidos hacia el régimen en la isla, y opina que “quedan puntos de contacto” y “voluntad” para seguir avanzando en las relaciones desde el respeto y la igualdad.

Díaz-Canel hizo estas reflexiones el jueves durante un encuentro en La Habana con algunos de los artistas que participaron este mes en el Festival de las Artes de Cuba celebrado en Washington y donde según el mandatario se demostró cómo el arte puede tender puentes entre los dos países, publican hoy los medios estatales.

“Yo no creo que sea eterna la posición que hay en estos momentos y cosas como las que ustedes asentaron en Washington (…) pueden abrir camino”, sostuvo el presidente, quien destacó que los artistas “demostraron además del talento, el compromiso, y demostraron que a Cuba hay que respetarla”.

En la reunión, que tuvo lugar en un centro cultural de la capital, Díaz-Canel recordó que por parte de la administración de Donald Trump “hay un empeño en hacer retroceder el proceso de restablecimiento con el cual queríamos avanzar hacia una normalización de relaciones”.

Pero “quedan puntos de contacto y hay una voluntad de que si hay respeto y si hay igualdad podemos seguir avanzando en esa construcción”, apostilló.

A su juicio, los artistas que viajaron a EE.UU -entre ellos grandes nombres de la cultura cubana como la bailarina Alicia Alonso, la cantante Omara Portuondo o el pintor Roberto Fabelo- probaron asimismo la calidad del sistema de enseñanza artística de la isla.

“Ustedes demostraron que podemos convivir en paz a pesar de nuestras diferencias”, consideró el presidente cubano.

También propuso preparar en La Habana un espectáculo que reúna el contenido del festival Artes de Cuba y las presentaciones artísticas que se llevaron a cabo en Lima en abril pasado con motivo de la VIII Cumbre de las Américas.

Entre el 8 y el 20 de mayo el Kennedy Center, considerado el templo de las artes de Washington, acogió el mayor festival cubano visto nunca en EE.UU, con más de 50 eventos y la participación de unos 400 artistas que representaron los mundos de la música, danza, teatro, cine, moda, diseño e incluso cocina.

El pasado 20 de mayo, Trump reclamó un “futuro mejor y más libre” para el pueblo cubano y denunció que el “régimen comunista” apaga el derecho a la “libertad individual” y a la “autodeterminación” de sus ciudadanos.

En un mensaje con motivo del aniversario de la independencia de Cuba -una efeméride que el Gobierno de La Habana no reconoce-, el magnate neoyorquino envió sus “mejores deseos” y los de la primera dama, Melania Trump, “al pueblo de Cuba que sueña con la verdadera libertad” y a los estadounidenses de origen cubano en EE.UU.

Por el momento, el Ejecutivo cubano no ha replicado a estas declaraciones del presidente estadounidense.

(EFE)




Festival cubano en Washington: una victoria más del castrismo

Omara Portuondo junto a Aymée Nuviola (foto Kennedy Center)

LA HABANA, Cuba.- Omara Portuondo, el Ballet Nacional, Pablo Milanés, Haydée Milanés, Los Van Van, Teatro El Público, Aldo López Gavilán, Jorge Luis Pacheco, la Orquesta Faílde, Teatro El Público, la Orquesta del Liceo de La Habana…  Los mejores fueron a Washington, al Kennedy Center, al Festival de las Artes de Cuba. Los mejores y los más confiables, los que se sabe que no se van a quedar ni a decir algo inoportuno, porque no les conviene.

No importa si Pablito Milanés, que últimamente está majadero, hace alguna declaración conflictiva, porque eso servirá para probar que Cuba cambió, que estamos en plena apertura y se permite disentir, cómo no, siempre que sea, como quería el Máximo Líder, “dentro de la revolución”.

Como escribió hace unos días, con sumo optimismo, el periodista Yuri Nórido, en el periódico Trabajadores:  los asistentes al Kennedy Center podrán comprobar que en Cuba se hace un arte “cuestionador y comprometido” (ya se sabe con qué).

Ustedes me disculpan que sea malpensado, pero no confío en las seguridades dadas por Alicia Adams, la curadora del Festival, de que el gobierno cubano no intervino en la selección de los artistas. Con un régimen como este, a otro con ese cuento…

Qué casualidad que entre los más de 250 elegidos por Adams —vamos a creer que fue ella y solo ella la que hizo la selección— de los artistas de la isla no haya independientes (solo la compañía de danza Mal Paso, si es cierto que no recibe subvención estatal) y mucho menos alguno de los escritores, cineastas, pintores  y otros artistas  censurados y condenados al ostracismo, como los artistas de la plástica que ahora mismo, hostigados por la Seguridad del Estado, celebran una Bienal alternativa en La Habana.

Qué casualidad que entre los artistas de la diáspora —que no exilio, jamás esa palabra tan fea—, que son los menos, no hayan sido incluidos, por ejemplo, virtuosos como el saxofonista Paquito D’Rivera y el trompetista Arturo Sandoval. ¿Será porque son declaradamente anticastristas?

En cambio, para que no digan, estuvieron en el Kennedy Center, el quinteto del saxofonista Yosvany Terry, radicado en New York, y la cantante Aymée Nuviola, residente en Miami. Ninguno de los dos ha dicho jamás ni pío en contra del régimen, lo cual debe haber sido tenido en cuenta por Adams a la hora de elegirlos. Como no quiere que se politice el Festival…

No es que los artistas se tengan que pasar la vida haciendo declaraciones políticas, pero en el caso de personas que se vieron forzadas a dejar su país por motivos que siempre, de un modo u otro, van a parar a la política, bien valdría la pena que de vez en cuando, cuando venga al caso, se pronuncien, hablen claro y dejen los subterfugios. Que tomen ejemplo de Alicia Alonso y Omara Portuondo, que cada vez que tienen oportunidad, aprovechan para testimoniar su lealtad inquebrantable al castrismo.

A propósito de Omara Portuondo, su adoradora Aymée Nuviola parece pretender lo que no consiguió con Celia Cruz por mucho que lo intentó:  medrar a su sombra.  Va y hasta consigue grabar un disco a dúo con la diva del Buenavista Social Club. Y seguir con sus viajes a La Habana, donde para algunas personas, sin importarles el ninguneo, los desaires y los chantajes, los aplausos suenan más dulces que en Miami.

Por lo pronto, el régimen cubano gana otra batalla propagandística. Con tantos buenos artistas en el Kennedy Center, la mayoría “formados en las escuelas de arte creadas por el gobierno revolucionario”, como insisten en destacar, cualquiera pensaría que la cultura oficial en Cuba es una maravilla, otro “logro de la revolución”. Precisamente ese, y no tanto tender puentes entre los pueblos de Cuba y los Estados Unidos, es el objetivo de este festival de arte cubano, el mayor celebrado fuera de la isla.

[email protected]




Gobierno cubano enviará delegación de casi 200 artistas a EEUU

Pablo Milanés junto a Robertón, cantante de los Van Van (micubacultural.wordpress.com)

LA HABANA.- El Gobierno cubano enviará una masiva delegación de casi 200 artistas de la isla al festival “Artes de Cuba”, un evento auspiciado en mayo próximo por el Centro John F. Kennedy de Washington, en medio de la actual tensión política entre EE.UU. y el país caribeño.

“Es la primera vez que vamos a Estados Unidos con una delegación oficial tan numerosa”, dijo hoy a la prensa el viceministro cubano de Cultura, Fernando Rojas.

La comitiva artística incluirá entre otros a Pablo Milanés, quien cantará junto a su hija Haydée y la orquesta Los Van Van, el Ballet Nacional de Cuba.

También estarán las compañías El Público y Argos Teatro, los pintores Roberto Fabelo -el artista cubano vivo más cotizado en la actualidad- y Esterio Segura y la veterana cantante Omara Portuondo.

Portuondo, la diva del Buena Vista Social Club, abrirá el festival el 8 de mayo en el teatro Eisenhower de la capital estadounidense.

A estos se unirán figuras emergentes de la música cubana, especialmente del jazz, como Yizzy García y su Bandancha, Zule Guerra y Blues de Habana y los pianistas Aldo López-Gavilán y Jorge Luis Pacheco.

“Tengo muchas expectativas. Va a ser un gran impacto profesional para mí como artista novel presentarme junto a tantos nombres importantes y más aún dentro de un festival cubano en EE.UU., en el contexto actual”, dijo a Efe Zule Guerra, líder de un proyecto de “nuevo jazz” y fusión, enfocado en la voz como hilo conductor.

El programa de “Artes de Cuba”, que se extenderá por varias salas y espacios de Washington, también incluirá una muestra de clásicos y obras maestras contemporáneas del cine, una exhibición de carteles cinematográficos, degustaciones de platos e instalaciones de esculturas y obras de Manuel Mendive, Roberto Diago y Celia Ledón.

Completarán el cartel otros 200 artistas de la diáspora y la comunidad cubanoamericana, entre los que resaltan el ganador del Grammy latino Arturo O’Farrill y su Afrolatin Jazz Ensemble, de Nueva York, y la cantante Aymée Nuviola, residente en Miami.

Rojas confirmó a Efe que no ha habido problemas con los visados para los cubanos, al menos “hasta ahora”.

El viceministro de Cultura cubano agregó que aunque “no iría el ministro (Abel Prieto)”, piensan en una “posible representación oficial” que acompañe a la delegación.

Cuba y EE.UU. reanudaron vínculos diplomáticos en julio de 2015 después de un anuncio histórico seis meses antes que inició un “deshielo” en las relaciones bilaterales, interrumpido ahora por el giro en la política estadounidense tras la llegada a la Casa Blanca del presidente Donald Trump.

La mayoría de los participantes de la isla han tenido que viajar a México o planean hacerlo para solicitar el visado de entrada a Estados Unidos, que retiró en septiembre pasado a casi la totalidad del personal diplomático de su embajada en La Habana en respuesta a supuestos ataques contra la salud de sus diplomáticos en Cuba.

Los cubanos han aprovechado estos viajes para ofrecer conciertos y presentaciones en ciudades mexicanas, algo que también harán en territorio estadounidense.

El prestigioso Ballet Nacional de Cuba, dirigido por Alicia Alonso, sacará partido al viaje y planea actuar además en las ciudades estadounidenses de Chicago, Saratoga y Tampa.

(con información de EFE)