1

Pablo Iglesias cobrará más de 5 000 euros al mes tras su renuncia a la política

Pablo Iglesias Podemos Che Guevara

MIAMI, Estados Unidos.- El político español y ex vicepresidente segundo del Gobierno de España, Pablo Iglesias, cobrará más de 5 000 euros al mes tras renunciar a su escaño en la Asamblea de Madrid, según informó este miércoles el medio de prensa OndaCero.

De acuerdo a la nota, Iglesias seguirá percibiendo la indemnización de 5 316 euros mensuales a la que tiene derecho tras haber sido miembro del Ejecutivo durante 14 meses (exvicepresidente y exministro de Derechos Sociales y Agenda 2030).

Según se establece en los Presupuestos Generales del Estado para 2021, el sueldo de un vicepresidente del Gobierno es de 79 746.24 euros, por lo que Iglesias tiene derecho a cobrar un 80% de su sueldo después de ser parte del Ejecutivo, reza el texto.

Así mismo, OndaCero asegura que “las prestaciones para los ex-altos cargos del Estado no son compatibles con otro sueldo público o privado”, por lo que Pablo Iglesias, que junto a su partido Unidas Podemos fue uno de los grandes derrotados este martes en las elecciones de Madrid, podrá cobrar esta indemnización siempre y cuando no obtenga otro sueldo.

En este sentido, y luego de que el político de izquierda rechazara su escaño en la Asamblea de la Comunidad de Madrid y dijera que se retira de la política, “al no percibir, por tanto, ningún salario, Iglesias continuará recibiendo los 5 316 euros mensuales”.

“Esta indemnización, sin embargo, no es vitalicia, sino que se puede cobrar durante un periodo máximo de dos años, siempre que el político haya estado ese mismo tiempo en el cargo. Por su parte, Iglesias fue miembro del Ejecutivo durante un año y dos meses, por lo que sólo podrá cobrar la indemnización durante ese tiempo”, dice el medio español.

La Administración General del Estado en el Portal de Transparencia señala que los altos cargos que pueden percibir este tipo de indemnización son los miembros del Gobierno, los Secretarios de Estado, el Fiscal General del Estado, los máximos responsables de los organismos reguladores, el Jefe y Secretario General de la Casa de SM. El Rey. Desde el año 2012, a raíz del Real Decreto Ley 20/2012, la compensación de esta indemnización es incompatible con cualquier otra retribución derivada de actividades públicas o privadas.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Régimen ofrece indemnización de 15 dólares a familias de niñas muertas

derrumbe

derrumbe
Derrumbe de un balcón en Habana Vieja deja tres niñas muertas. Foto del autor

MIAMI, Estados Unidos.- Para el régimen cubano la vida de las tres niñas muertas este lunes por el derrumbe de un balcón en La Habana Vieja merece una indemnización de 350 pesos cubanos, o 15 dólares, por familia.

Según un informe del periodista de Univisión 23, Javier Díaz, los allegados a las pequeñas fallecidas se mostraron indignados con la cifra, porque además estos solo piden reparar las viviendas o demolerlas definitivamente para evitar la pérdida de más vidas humanas.

En su informe, el periodista asegura los familiares y amigos de las familias de las niñas muertas están indignados con las “mentiras” que publicó el diario oficialista Granma, que otros datos, aseguró que las personas irresponsables fueron las que cortaron la cinta amarilla que rodeaba el edificio.

Los familiares aseguran además que la tragedia no fue negligencia de las madres, y que Granma debía haber indagado más antes de escribir su columna, en la que incluso colocaron las edades de las niñas erróneamente. “No había ninguna cinta, no fue negligencia de las madres”.

“Dijeron que tenía 12 años y la niña tenía 11. Es una cartera de mentiras lo que pusieron en el periódico Granma, por favor, tuvieron que haber venido, haber indagado para después sacar la columna en el periódico, si no, no hablen”.

Leonardo Guevara, primo de una de las niñas fallecidas dijo a Univisión 23 que está indignado porque el castrismo continuó con su agenda política como si nada hubiese pasado. “Yo te aseguro que si se muere Raúl Castro suspenden todo. ¿A quién le importa? A ellos no le importan tres niñas, le importan es al pueblo”.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




¿Vale la pena cobrarle a un país quebrado?

La revolución marcha bien, reza el cartel entre ruinas (foto tomada de Internet)
La revolución marcha bien, reza el cartel entre ruinas (foto tomada de Internet)

LA HABANA, Cuba. – Con sus exigencias para la normalización de las relaciones, el gobierno castrista lo que hace es subirle la parada de un modo tal al gobierno de los Estados Unidos, que lo más probable es que no se vaya más allá del frágil status quo conseguido con la reapertura de las embajadas.

En definitiva, eso pudiera ser lo más conveniente, no solo para calmar las aprensiones de los jerarcas y los bonzos comunistas más ortodoxos y soberbios, sino para la propia supervivencia del régimen, habida cuenta de su incapacidad para desenvolverse en condiciones de normalidad. No es por gusto que 56 años después de la toma del poder y a casi 40 de su institucionalización socialista siguen llamado “revolución” a su (des)gobierno.

Las exigencias por el fin del embargo, la devolución del territorio ocupado por la base de Guantánamo, el cese de las trasmisiones de Radio y TV Martí y del apoyo a la oposición, sirven para que no se apague el diferendo, para mantener las brasas, sino quemantes, al menos echando humo.

Lo que no puede el castrismo es quedarse sin un enemigo a quien culpar por sus fracasos económicos y por la falta de libertades políticas de los cubanos.

Respecto al embargo, una de las condiciones sine qua non para su levantamiento por parte del Congreso de los Estados Unidos, es el pago por el Estado cubano de indemnizaciones por las propiedades norteamericanas confiscadas en los primeros años del régimen revolucionario.

Por su parte, el gobierno cubano insiste en demandar que Estados Unidos pague una indemnización a Cuba – calculada sin escatimar ceros a la derecha- por los daños ocasionados durante más de medio siglo por el embargo.

Resultan tan impracticables las indemnizaciones que reclaman ambas partes, que lo más sensato sería hacer borrón y cuenta nueva.

El régimen castrista exagera en su pose de guapo, al que hay que darle a la cañona todo lo que pida, como si de veras se creyera el cuento de que “el imperialismo yanqui” tuvo que rendirse ante la fuerza de las ideas de la revolución –llamémosla así hasta tanto se acabe de convertir en otra cosa-, aunque a duras penas logre tenerse en pie y pida agua (e inversiones y turistas) hasta por señas.

Los reclamos norteamericanos por las propiedades confiscadas le darían argumentos al régimen para lograr meter en su trinchera a los necios en los que ha logrado inculcar el temor de que los echen de sus casas y les pongan los bultos en la calle, además de tener que empezar a pagar los hospitales y la educación de sus hijos.

Sería bien deprimente el espectáculo de los menesterosos habituales, atrincherados junto a un puñado de privilegiados con migajitas, para defender los hoteles, las fábricas y las mansiones de “esta gente” (como invariablemente llaman a los de la Nomenklatura, por mucho que les teman y obedezcan).

Del otro lado, deben acabar de convencerse de que en Cuba, luego de 56 años de terremoto castrista, no hay mucho que recuperar. Poco más que industrias tan improductivas que dan pérdida, centrales convertidos en chatarra, cañaverales transformados en marabuzales y criaderos de santanillas, extensiones de tierra cubiertas por el agua de los embalses, mansiones aristocráticas convertidas en cuarterías, edificios en ruinas o a punto de derrumbarse…

Tampoco hay con qué indemnizar. Con tanta ruina y atraso, no hay de dónde sacar dinero para pagar tantas indemnizaciones.

Ni soñar que la elite castrista, para poder pagar las compensaciones a los confiscados, vaya a quedarse sin un centavo y estropear el futuro de millonarios de sus descendientes.

Y ni remotamente estaría en condiciones de pagar las indemnizaciones a los norteamericanos y cubano-americanos expropiados un eventual gobierno democrático, que en vista de los éxitos diplomáticos raulistas con Estados Unidos y la Unión Europea, ni con catalejo se ve venir a corto plazo.

No obstante, si a pesar de los pesares, llegara a haber algún día un gobierno democrático, no podría arriesgarse a hacer naufragar la gobernabilidad con la imposición de medidas antipopulares para poder exprimir centavo a centavo los millones que habría que pagar.

Téngase en cuenta que a las millonarias indemnizaciones a los expropiados habría que sumar la deuda contraída con el Club de París, que sigue siendo enorme, a pesar de las condonaciones hechas por algunos deudores.

De decidirse un futuro gobierno democrático a pagar esas deudas a como dé lugar –brigadas antimotines mediante, un buen destino para los segurosos cesanteados- tendrían razón los que tildaran a ese gobierno de antinacional.

Y sería muy triste, porque a los que les viene como anillo al dedo ese feo calificativo es a los mandarines que una vez juraron amor eterno al imperio soviético y hoy se desgañitan como jineteras tras los capitalistas extranjeros, especialmente los yanquis, para venderles el país en pedacitos, quedarse con toda la ganancia y seguirse dando la gran vida, olvidados de la miseria y los sufrimientos de la inmensa mayoría de los cubanos.

Por lo pronto, traban el juego con sus exigencias al gobierno norteamericano. Saben que sus peticiones tienen pocas posibilidades de ser complacidas, pero no les importa: si es precisamente por eso que las hacen…

[email protected]




Rusia deberá pagar US$50.000 millones por la expropiación “política” de la petrolera Yukos

Petrolera YukosLa demanda había sido introducida en 2005 por Hulley Enterprises y Veteran Petroleum, dos compañías con sede en Chipre, y Yukos Universal, en la isla de Man (Islas Británicas), antiguos accionistas de la petrolera.

La Corte de La Haya tomó su decisión el 18 de julio pasado, en la que condenó a Rusia a pagarle 50.000 millones de dólares de resarcimiento a los antiguos accionistas de Yukos por haberlos expropiado por “motivos políticos”, anunciaron sus abogados este lunes en Londres.

Los demandantes habían pedido una compensación total de 100.000 millones de dólares, cuatro veces el total de sus inversiones en Yukos, teniendo en cuenta lo que valdrían actualmente sus acciones, más los intereses.

Pero a pesar de ello el abogado de los ex dueños de la compañía productora de hidrocarburos, Emmannuel Gaillard, indicó que se trata de “un gran día para “el Estado de derecho” y que Rusia ha sido “declarada por unanimidad responsable de violar la ley internacional”.

El ex jefe ejecutivo de Yukos, Mijail Jodorkovski, había convertido a la firma en la mayor petrolera propiedad de inversionistas de Rusia tras el colapso de la Unión Soviética.

La respuesta

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, anunció este lunes que Rusia “utilizará todas las opciones jurídicas” para defender su posición tras la condena de 50.000 millones de dólares de indemnizaciones a los accionistas de la antigua petrolera Yukos.

“La parte rusa y las autoridades que representan a Rusia en este proceso utilizarán, desde luego, todas las opciones jurídicas disponibles para defender su posición”, declaró el canciller, poco antes del anuncio oficial de la decisión tomada por la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya.

  • Agencias