1

Gobierno cubano autoriza importación de carne envasada al vacío

carne, cubano, importación

MADRID, España.- El Gobierno cubano autorizó a viajeros y personas naturales la entrada al país de carnes frescas envasadas al vacío. De acuerdo a una reciente resolución del Ministerio de la Agricultura de Cuba (MINAGRI) también se podrá importar quesos maduros pasteurizados, embutidos, conservas de productos del mar, leche fluida, evaporada y condensada. 

La nueva regulación, que pretende aliviar la crisis económica que atraviesa el país, precisa que se permite la importación de “conservas cárnicas de bovinos, porcinos y aves, debidamente identificadas y de marcas comerciales reconocidas”, así como “carnes frescas, congeladas, deshidratadas o saladas, vísceras comestibles, productos cárnicos semielaborados y productos semi cocidos, empacados al vacío de bovinos, porcinos, ovinos y caprinos”, para viajeros procedentes de España, Portugal, Estados Unidos, Canadá, México, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay. 

 

Mientras que se permite la entrada, desde cualquier país, de “conservas de productos del mar; leche fluida UHT, condensada, evaporada, postres lácteos, quesos maduros pasteurizados o elaborados a partir de leches ultrapasteurizados”.

Se mantiene la prohibición de importación de leche o derivados lácteos no pasteurizados y de carnes de todo tipo que no estén empacadas al vacío. 

Ante la crisis energética que atraviesa el país, a comienzos del mes en curso el régimen cubano autorizó la importación sin carácter comercial de plantas eléctricas de potencia superior a 900 vatios. 

Al anunciar esta flexibilidad el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP) precisó: Se permite “de manera temporal, la importación de plantas eléctricas de una potencia superior a los 900 vatios, cuyo valor referencial en Aduana excede el valor máximo de doscientos (200) dólares estadounidenses permitidos a importar por la vía de los envíos aéreos, marítimos, postales y de mensajería sin carácter comercial”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Gobierno cubano autoriza importación de plantas eléctricas con potencia superior a los 900 vatios

plantas eléctricas, Cuba, importación, resolución

MADRID, España.- Ante la crisis energética que atraviesa el país, el Gobierno cubano autorizó la importación sin carácter comercial de plantas eléctricas de potencia superior a 900 vatios, según resolución publicada este lunes en la Gaceta Oficial de Cuba

Se autoriza “de manera temporal, la importación de plantas eléctricas de una potencia superior a los 900 vatios, cuyo valor referencial en Aduana excede el valor máximo de doscientos (200) dólares estadounidenses permitidos a importar por la vía de los envíos aéreos, marítimos, postales y de mensajería sin carácter comercial”, precisa el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP). 

La medida estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2022.

La Resolución 218/2022 señala además que se aplicará “una tarifa arancelaria del 30 % para el pago del Impuesto Aduanero al exceso de la carga que corresponde gravar”.

A mediados de agosto pasado entraron en vigor una serie de disposiciones aduanales que permitían importar a Cuba hasta dos plantas eléctricas como parte del equipaje acompañado, teniendo en cuenta el valor y la potencia para no exceder los límites permitidos.

Las autoridades cubanas aclararon que la reciente modificación se debe “a las afectaciones del sector residencial que aún persisten, producto del déficit de energía que ocasiona las averías en el sistema electroenergético nacional”. 

Sin embargo, el sector comercial también se ha afectado por la crisis energética del país y los cuentapropistas han visto perjudicados sus negocios, por lo que han tenido que recurrir a la compra de una planta eléctrica para garantizar la generación de electricidad. 

Un reportaje publicado por CubaNet, reveló que tras las medidas del pasado 15 de agosto, se disparó la demanda de estas plantas y, por consecuencia, también sus precios, debido a la inusitada subida del dólar y el euro en el mercado informal.

Luis Alberto, uno de los cuentapropistas entrevistados para dicho reportaje, que tiene una fábrica de condimentos en polvo y galletas que suele vender al por mayor a otros cuentapropistas, explicó que durante el último mes la producción se le ha visto notablemente afectada por los apagones de más de seis horas en horario laborable. 

“Si me quitan la corriente por el día, entonces tengo que convocar a los trabajadores por la noche, que no rinden igual, y estaba teniendo muchas pérdidas”, dijo Luis Alberto.

“Ya resolví el problema o me busqué otro”, agregó este hombre, quien recientemente pagó 155 000 pesos por una planta eléctrica para garantizar la generación de electricidad en su negocio.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.</p




Régimen permite a los viajeros importar alimentos de origen animal

CENASA, Cuba, importaciones

MIAMI, Estados Unidos. – El Centro Nacional de Sanidad Animal (CENASA) de Cuba anunció este lunes la flexibilización de las regulaciones sanitarias para la importación de alimentos de origen animal por viajeros y personas naturales, según informaron medios oficiales.

De esta forma, se permitirá la entrada a la Isla de conservas cárnicas (enlatadas) de bovinos, porcinos y aves, debidamente identificadas y de marcas comerciales reconocidas, procedentes de países que por su situación zoosanitaria actual y acuerdos establecidos entre servicios veterinarios oficiales sean elegibles para Cuba.

En ese sentido, se incluyen las importaciones provenientes de España, Portugal, Italia, Estados Unidos, Canadá, México, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay, desde donde también se pueden traer embutidos con carácter temporal.

La lista incluye, además, conservas de productos del mar originadas en cualquier área geográfica, leche fluida UHT (sometida a un proceso de ultrapasteurización), condensada, evaporada, postres lácteos, leche en polvo y quesos maduros pasteurizados o elaborados a partir de leches ultrapasteurizadas.

Por otro lado, el CENASA aclaró que se mantiene la prohibición de la importación absoluta de carnes frescas, congeladas, deshidratadas o saladas, con o sin huesos, vísceras comestibles, cárnicos semielaborados y productos semicocidos u otro cualquiera de origen animal con huesos, además de leche fluida y derivados lácteos en general no pasteurizados.

De acuerdo con la entidad perteneciente al Ministerio de la Agricultura (MINAG) estas medidas para los viajeros obedecen al cumplimiento de los requisitos zoosanitarios establecidos teniendo en cuenta la situación de los países de origen, que puede ser diferente aún en una misma zona geográfica.

El CENASA también explicó que para la entrada al país de esos productos destinados al consumo humano existen regulaciones sanitarias basadas en normas internacionales, aprobadas por la Organización Mundial de Sanidad Animal.

Tales requerimientos están dirigidos a evitar la introducción de agentes biológicos generadores de enfermedades perjudiciales a los animales domésticos, a la fauna silvestre y al hombre en el caso de las zoonosis.

De acuerdo con la nota publicada por el CENASA este lunes, los requisitos para las importaciones de alimentos con carácter comercial están amparados por regulaciones sanitarias, comerciales y legales armonizadas entre las autoridades de los países, empresas importadoras, exportadoras y proveedores.

Con esto, asegura la entidad estatal cubana, se asegura la calidad e inocuidad de los comestibles y facilita el comercio de mercancías seguras, las cuales se diferencian de las que se reciben en calidad de donativos y las que se realizan por viajeros o personas naturales.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Aduana anuncia nuevas regulaciones para pasajeros que ingresen a Cuba

importación, Cuba

MIAMI, Estados Unidos. — La Aduana General de la República (AGR) anunció este jueves nuevas “reglas para las importaciones no comerciales”, que realizan los pasajeros que ingresen a Cuba.

Las regulaciones permitirán incrementar la cantidad de artículos para importación, entre ellos computadores, tabletas, neumáticos y llantas de vehículos.

De acuerdo con las autoridades, se trata de una flexibilización de la importación, que incluye, entre otros, el aumento de 10 kg a 20 kg del límite de importación mediante envíos, así como la disminución del valor del kilogramo de importación de 20 USD a 10 USD.

Según las nuevas disposiciones aduanera, publicadas en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, quedarán libres de pago 3 kg para los artículos a los que se aplique el valor-peso. Asimismo, disminuirá en un 70% el pago del impuesto aduanero.

La Aduana General de la República dejó claro que la importación no comercial a realizar por las personas naturales aquellas son aquellas que estas realizan de manera ocasional para su uso personal, familiar o del hogar, mediante equipajes, envíos, menajes u otras cargas autorizadas.

De igual forma, el documento publicado en la Gaceta establece un “Listado de Valores de Referencia” para algunos de los productos que traen las personas naturales por cualquier vía.

La Resolución, que fue anunciada en días recientes por el ministro de Economía del régimen cubano, Alejandro Gil Fernández, en la Asamblea Nacional del Poder Popular, entrará en vigor a partir del 15 de agosto de 2022.

Como parte de las nuevas regulaciones también se dio a conocer una nueva disposición del Ministerio de Finanzas y Precios de la Isla, que eliminará el pago de una parte del Impuesto de Aduana a los envíos que realicen por las vías aérea, marítima y postal.

“Las personas naturales que reciban en el territorio nacional envíos aéreos, marítimos, postales, y de mensajería sin carácter comercial, están exentas del pago del Impuesto Aduanero por los primeros treinta dólares estadounidenses (30.00 USD) del valor o su peso equivalente, hasta tres kilogramos (3 kg) del envío, en la relación valor/peso establecida por la Aduana General de la República”, señala la nueva circular ministerial.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cuba: Caen las importaciones de crudo venezolano en el primer trimestre de 2022 

Crudo, petróleo, importaciones

MIAMI, Estados Unidos. – Las importaciones de petróleo de Venezuela a Cuba se mantienen por debajo de los niveles históricos, ya que los precios mundiales del crudo tras la invasión de Rusia a Ucrania hacen que las compras sean casi inaccesibles, según analistas y datos citados por la agencia de noticias Reuters.

De acuerdo con ese medio, Nicolás Maduro ha proporcionado a Cuba más de 32 000 barriles por día (bpd) de crudo desde 2019, incluso en medio de las sanciones de Estados Unidos a ambos países. No obstante, los volúmenes de combustible enviados a la Isla han caído debido a los problemas de Caracas para producir petróleo.

Más de las tres cuartas partes del petróleo consumido en la Isla procedía de Venezuela. Sin embargo, Caracas tuvo que recortar drásticamente los envíos de combustible a Cuba de casi 44 000 bpd en 2020 a 21 000 en 2021 y 22 000 en el primer trimestre de este año, de acuerdo con datos y documentos internos de PDVSA.

De hecho, en el primer trimestre de 2022, Cuba solo importó 70 000 bpd de crudo y combustible, unos 100 000 bpd menos de los que necesita para satisfacer su demanda, según Refinitiv Eikon.

Aunque actualmente la Isla está produciendo 110 000 bpd de combustible, todavía necesita importaciones para compensar la insuficiente producción de crudo nacional, según dijo a Reuters Jorge Piñón, director del Programa de Energía y Medio Ambiente de América Latina y el Caribe de la Universidad de Texas, en Austin.

“Las refinerías cubanas no están 100% operativas. La refinería de La Habana, la única instalación con un craqueador catalítico, está funcionando en torno al 70% de su capacidad, mientras que la refinería de Cienfuegos, realiza esporádicamente tiradas de 10 000 bpd y Santiago no está en servicio”, detalló.

La escasez de combustible en la Isla ha generado afectaciones en el suministro de combustible, así como frecuentes apagones en todas las provincias del país.

El régimen cubano ha intentado justificar la nueva crisis energética con averías que han sufrido algunas unidades de las principales centrales termoeléctricas de la Isla, entre ellas la Antonio Guiteras, de Matanzas, y la Lidio Ramón Pérez, de Felton, en Holguín.

Los apagones fueron uno de los detonantes del estallido social del 11 de julio de 2021, una situación que se podría repetir en caso de que las autoridades cubanas no logren disminuir los cortes del servicio eléctrico de cara a la venidero período estival.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




EE. UU. exportó a Cuba 31 212 toneladas de pollo en febrero pasado

pollo, Cuba, Estados Unidos, importaciones

MADRID, España.- Las toneladas mensuales de carne de pollo importadas en Cuba desde los Estados Unidos alcanzaron en febrero de 2022 las 31 212 toneladas. 

De acuerdo al economista cubano Pedro Monreal, esta cifra constituye el tercer mayor registro de las últimas dos décadas, solamente superada por los “picos” de julio de 2019 y marzo de 2021.

Según precisó Monreal a través de su cuenta en Twitter, estas importaciones dieron un salto del 33 % en cuanto a las toneladas y del 28 % en el valor, en relación con el mes de enero de 2022. 

“Se registró una reducción del valor del kilogramo del pollo estadounidense exportado a Cuba en febrero de 2022 (0,87 USD) en comparación con el nivel de 0,91 USD en enero de 2022”, precisó también el economista.

En los primeros 11 meses de 2021, el gobierno de Estados Unidos exportó a Cuba carne de pollo por un valor de 252,8 millones de USD, una cifra 43 % mayor que el valor de todo el pollo estadounidense exportado a la Isla a lo largo de 2020 .

Vale destacar que, como ha asegurado en ocasiones anteriores Pedro Monreal, la carne de aves es, por margen considerable, el primer alimento importado por Cuba, y es un producto para el cual existe muy poca capacidad de oferta de origen nacional. 

A pesar del embargo, tan empleado por el Gobierno cubano como justificación a la crisis económica que vive el país, entre 2001 y 2021 Estados Unidos exportó a Cuba un total de 2,78 millones de toneladas de carne de pollo con un valor acumulado de 2 368 millones de USD. 

Estados Unidos también se ha mantenido exportando a la Isla productos como soya, fruta, café, salsa de tomate, vegetales frescos y comida para animales.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Régimen cubano modifica aranceles de importación para operaciones comerciales

arancel Cuba Habana socios comerciales comercio exterior embargo

MIAMI, Estados Unidos.- El Gobierno cubano estableció un nuevo Arancel de Aduanas a las operaciones comerciales realizadas por las personas jurídicas, de acuerdo a la Resolución Conjunta Uno del 15 de diciembre de 2021, publicada en la Gaceta Oficial número seis Extraordinaria el pasado 14 de enero de 2022.

Según el Ministerio de Finanzas y Precios, el nuevo Arancel de Aduanas de la República de Cuba “se establece en cumplimiento de obligaciones como país signatario del Convenio Internacional del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías y como resultado del trabajo de la adecuación nacional a partir de la modificación realizada al Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías de 2017 (SA 2017), por la Organización Mundial de Aduanas (OMA)”.

La nomenclatura que se incluye en este Arancel, cuyo documento tiene más de 260 páginas e incluye el desglose de las tarifas, “es la del Sistema Armonizado de Clasificación de Productos (SACLAP 2022), establecida en el país mediante la Resolución No. 107, del 5 de octubre de 2021, emitida por la jefa de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI)”.

“Con la referida Resolución Conjunta Uno, se establecen los aranceles de aduanas de las mercancías, tanto a las que corresponde aplicarles la tarifa general como la de nación más favorecida, que se relacionan por secciones, capítulos, partidas y grupos en el Anexo Único que forma parte integrante de la misma”, reza la nota del Ministerio de Finanzas y Precios.

La resolución explica todas las mercancías importadas por Cuba en más de una veintena de secciones. El porcentaje de gravamen general será de un 10% del valor para la casi totalidad de mercancías y productos relacionados.

Se establecen aranceles para animales vivos y productos del reino animal, para productos del reino vegetal incluyendo plantas vivas; grasas y aceites animales o vegetales, productos de su desdoblamiento, grasas alimenticias elaboradas, ceras de origen animal o vegetal.

La sección IV establece incluso tarifas para los productos de las industrias alimentarias como bebidas, líquidos alcohólicos y vinagre, tabaco y sucedáneos del tabaco elaborados.

Asimismo, se incluyen aranceles para material de trabajo, maquinaria, vehículos motores, objetos de arte o colección y antigüedades.

El nuevo Arancel de Aduanas de la República de Cuba se aplica a operaciones comerciales que realizan personas jurídicas desde el primero de enero de 2022.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




En 2021 casi se duplicaron las exportaciones de pollo de Estados Unidos a Cuba

Paquetes de pollo importados por Cuba desde EE. UU.

MIAMI, Estados Unidos. – En los primeros 11 meses de 2021, Estados Unidos exportó a Cuba carne de pollo por un valor de 252,8 millones de USD, una cifra 43% mayor que el valor de todo el pollo estadounidense exportado a la Isla a lo largo de 2020 (143,7 millones de USD), según datos del Departamento de Agricultura de Washington referidos en Twitter por el economista cubano Pedro Monreal.

Pese al discurso sobre el “bloqueo” (embargo), al cual el régimen de La Habana culpa de impedir las transacciones comerciales entre los dos países, las importaciones de alimentos desde Estados Unidos se mantuvieron a lo largo de 2021, especialmente las de pollo, que es el primer alimento comprado por Cuba a su vecino.

“La carne de aves es, por margen considerable, el primer alimento importado por Cuba, y es un producto para el cual existe muy poca capacidad de oferta de origen nacional”, aseguró a finales de 2021 Monreal, basándose en las estadísticas publicadas por el Gobierno de la Isla.

(Captura de pantalla)

Con respecto al crecimiento de las importaciones de pollo en 2021, detalló en Twitter: “Las estadísticas estadounidenses de noviembre de 2021 indican un notable aumento de 27% en el valor de la carne de pollo exportada por EE. UU. a Cuba, en relación con el mes anterior. De enero a noviembre de 2021 EEUU exportó 276 774 toneladas de pollo a Cuba”.

Además, “se registró un ligero incremento del valor del kilogramo del pollo estadounidense exportado a Cuba en noviembre de 2021 (0,94 USD) en comparación con 0,93 USD en octubre de 2021”, terminó.

A inicios de este año, la Embajada de EE. UU. en La Habana recordó que el país del norte “aprueba rutinariamente la exportación de bienes humanitarios, productos agrícolas, medicinas y equipos médicos en apoyo al pueblo cubano” y que continuaría “apoyando las exportaciones de productos humanitarios a Cuba en 2022”, tal como en 2021.

Estados Unidos ratificó su compromiso después de criticar al Gobierno de la Isla por su gestión de la economía nacional.

“El régimen de Cuba ha gestionado ineptamente su economía por años construyendo hoteles en una pandemia y no proporciona alimentos o medicinas al pueblo cubano. Aliviando ese sufrimiento en 2021, EE. UU. autorizó millones de dólares en exportaciones humanitarias privadas”, reza otro tuit de la sede diplomática estadounidense.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Tras días de protesta, el régimen autoriza la importación “sin límites” de alimentos y medicinas

Manuel Marrero, Régimen cubano

MIAMI, Estados Unidos. – El régimen cubano autorizó la libre importación de alimentos, medicamentos y productos de aseo desde la próxima semana y hasta el 31 de diciembre de 2021. El anuncio sobrevino luego de tres días de manifestaciones que sacudieron al país con gritos de “Libertad” y que al menos dejaron un fallecido, varios heridos y cientos de detenidos y desaparecidos.

En Televisión Nacional, el primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, anunció que su Gobierno había acordado “autorizar excepcionalmente y con carácter temporal, la importación por la vía del pasajero, es decir del equipaje acompañante en el viaje, de alimentos, aseos y medicamentos sin límite de valor de importación y libre de pago de aranceles”.

De esta forma, los viajeros que arriben a Cuba podrán llevar comida, productos de aseo y medicamentos sin límites desde la próxima semana, una medida que busca paliar la extrema escasez y el malestar social que detonó la inédita ola de protestas en todo el país, desde el domingo 11 de julio.

De acuerdo con medios oficiales, la medida fue aprobada de urgencia mediante una resolución del Ministerio de Finanzas y Precios y entrará en vigor el próximo lunes 19 de julio.

Desde el domingo, los cubanos se lanzaron a la calle en las mayores manifestaciones de descontento tras 1959 pidiendo acceso a alimentos, medicinas, libertad de expresión, el cese de los cortes de electricidad y el fin del comunismo, entre otras demandas.

Según Marrero Cruz, eran “un reclamo hecho por muchos viajeros y era necesario tomar esa decisión”.

En redes sociales de inmediato los cubanos aprobaron la medida, pero criticaron que solo fuera tomada tras días de manifestaciones y represión.

“Después de días llamando mercenarios a quienes pedían importar libremente medicinas y alimentos a Cuba, después de que una periodista oficialista dijera que le ‘daba risa’ esta solicitud que estaba ideada para abastecer negocios particulares, ahora el régimen cubano se baja con esta chambelona para bobos para tratar de disminuir la temperatura a lo que está pasando en Cuba”, lamentó el periodista cubano José Raúl Gallego.

“Tuvo que salir la gente a la calle, poner muertos, mostrar músculo, para que ellos hicieran esta mínima concesión”, también denunció.

https://www.youtube.com/watch?v=jhhbNxqcohE&t=1s

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Exportaciones e importaciones en Cuba: el fracaso del modelo Malmierca

LA HABANA, Cuba. ─ Desde agosto de 2020 ha venido funcionando en Cuba el denominado modelo Malmierca de fomento de la exportación para los agentes privados. Hasta la fecha, no se han facilitado datos oficiales del impacto de este en el sector exterior. Tan solo aparecen informaciones fragmentarias relativas a contratos y ventas.

Conviene recordar que el modelo surgió por dos motivos. En primer lugar, para paliar la escasez de divisas en la economía como consecuencia de la parálisis del turismo. En segundo, situar al Estado como agente de control de las actividades del comercio exterior de los agentes privados, una vía para limitar el enriquecimiento.

El modelo Malmierca establece unos procedimientos para la exportación e importación por parte de las denominadas “formas de gestión no estatal”, a partir de la obligatoria prestación de servicios de comercio exterior por medio de empresas especializadas dependientes del Estado.

Este método tiene como referentes una serie de resoluciones, entre ellas la 315 del Ministerio de Comercio Exterior, que publicó el reglamento de las relaciones comerciales entre las entidades autorizadas a ejecutar actividades de comercio exterior y las formas de gestión no estatal, así como la resolución 112 del Banco Central de Cuba, que estableció el procedimiento para la apertura y operatoria de las cuentas corrientes en moneda libremente convertible (MLC).

El modelo establece una distribución en el negocio del comercio exterior donde el 80% del ingreso en divisas pase a manos del exportador, mientras el 20% restante el Estado lo entrega en moneda nacional. El mismo se abrió desde el primer momento a todo tipo de entidades privadas, cooperativas y trabajadores por cuenta propia; también para todas las formas de gestión no estatal, en sentido amplio, como pequeños agricultores que no son cooperativistas o usufructuarios de tierras estatales, artesanos o creadores. Cualquiera puede exportar con este modelo siempre que se respete la mediación estatal y el reparto de los beneficios del negocio.

La experiencia transcurrida desde entonces, en ausencia de datos oficiales, no permite constatar que se haya incrementado el comercio exterior del sector no estatal, y mucho menos que se diversifiquen los servicios y bienes a exportar. Y ello, a pesar de la sustanciosa devaluación de la moneda (en un 2 300%) como consecuencia de la Tarea Ordenamiento.

El modelo Malmierca fue rápidamente integrado en lo que se denomina plan de desarrollo nacional 2030 y en la estrategia económica para la recuperación post COVID-19. Sin embargo, al igual que las tiendas en MLC, parece el tipo de medida que desaparecerá tan pronto se normalice la captación de divisas en la economía.

No obstante, el régimen trata de hacer ver las cosas de forma distinta. Así, por ejemplo, Granma destaca las 42 las empresas estatales que han surgido (empezaron siendo 36) para mediar en los negocios de exportación e importación en Cuba. Según la versión oficial, estas agencias estatales ayudan a “no dejar desamparados a los agentes privados, y menos en cuando al apoyo para su conexión con contratos en el exterior”, cuando es justo lo contrario que estos demandan.

Para justificar el supuesto éxito citan los 2 457 contratos firmados con las empresas estatales destinadas a facilitar la exportación e importación de sus bienes y servicios, una cifra que, a todas luces, parece ridícula si se compara con el número de trabajadores por cuenta propia que existen en el país, más de 600 000 según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI). De hecho, son muchos más los que acuden a informarse de las condiciones del modelo para exportar, y cuando son conocidas, más de la mitad se retira y aparca su deseo de abrirse al comercio exterior.

En cambio, lo que sí ha funcionado en el conjunto de contratos antes citado han sido las importaciones, ya que el 95% de los contratos han sido firmados para traer productos a Cuba del exterior. Justo lo que no quieren las autoridades, pero, al menos, reciben la comisión por la intermediación y las divisas correspondientes.

El control de las exportaciones e importaciones de los agentes privados del modelo Malmierca ha ido acompañado de sucesivas normas cuyo objetivo era facilitar el acceso al comercio exterior al sector no estatal, viendo que el plan no daba los resultados previstos en materia de promoción y diversificación de las exportaciones, sustitución efectiva de importaciones y obtención de recursos a través de créditos comerciales. Un buen ejemplo de la escasa atención del sector privado al modelo Malmierca se encuentra en el frente de las cooperativas no agropecuarias, que apenas se ha interesado por esta fórmula a fecha de hoy.

Una de las normas que más han llamado la atención por su voluntad de control ha sido el denominado “mapa territorial de las formas de gestión no estatal” identificadas con potencial para las exportaciones, en el que han ido trabajando los funcionarios del ministerio, y sobre el que existen dudas técnicas, pero, sobre todo, políticas, a la hora de constatar quien puede entrar a formar parte de ese mapa de oferta exportable. Observando los resultados del mapa en provincias como Pinar del Río, Granma y Las Tunas se ve que no están todos los que son, ni son todos los que están.

Sin embargo, existen evidencias del fracaso del modelo que van más allá de las consideraciones políticas. No se difunden datos oficiales, pero parece evidente que el objetivo de promover desde el Estado servicios con calidad exportable ─y que el proceso se haga rápido y se implemente con eficiencia─ no se ha cumplido, como tampoco que las importaciones sean más racionales y que se logren los encadenamientos con el tejido productivo.

La obligatoriedad en la firma de contratos para la prestación de los servicios ha sido otro factor que no ha funcionado por los costes asociados a las operaciones y los retrasos burocráticos. Y otro tanto se puede afirmar de la exigencia de que los agentes privados dispongan de cuentas corrientes en moneda libremente convertible, así como de cuentas en pesos cubanos. A ello hay que añadir el reducido número de bancos que ofrecen estos servicios.

Consultados algunos agentes privados que se han interesado por operar con este modelo, señalan como principal obstáculo la necesidad de llegar a acuerdos entre las partes; es decir, de un lado el Estado comunista con su agente intermediario, de otro, el operador privado interesado en comerciar con el exterior. La diferencia de poder entre ambos es tan grande que condiciona el resultado del acuerdo entre las partes, de antemano, con un lo tomas o lo dejas. La referencia que se exige para fijar el valor con respecto a los precios de la competencia internacional tampoco sirve por cuanto es ajena a la realidad de la economía cubana.

Cierto que Malmierca dijo allá por el mes de agosto del año pasado, cuando lanzó su modelo, que del ingreso percibido por la exportación solamente se descontaría “un pequeño margen comercial por la empresa estatal” y que habría que restar los gastos asociados a la operación. Según algunos informantes, en determinados casos esta “pequeño margen” se acerca al 40% de la operación, lo que deja al operador privado sin interés por el negocio. Cabe señalar que tras la deducción de comisiones y gastos, además, solo se permite retener un 80% en divisas, siendo obligatorio el depósito en la cuenta de la forma no estatal (quedado sometido a la situación de escasez de divisas y los certificados de depósito que inmovilizan los fondos), mientras que el resto iría a las cuentas en CUP. Con las importaciones viene a suceder algo parecido.

De modo que los ingresos en divisas de la operación que pasan al agente privado para su financiación o desarrollo son tan reducidos que no vale la pena el negocio. De hecho, para adquirir divisas el modelo indica que solo se pueden obtener con la propia exportación y el porcentaje que se retiene, mediante transferencias bancarias en moneda libremente convertible desde el exterior o desde bancos cubanos, donde haya cuentas con liquidez, incluidas Visa y MasterCard. A lo largo del tiempo se han reducido también los márgenes de aranceles para las mercancías importadas, pero la medida todavía resulta insuficiente.

Además, las tarjetas magnéticas que se expiden a los operadores privados con referencia a las cuentas en MLC tan solo se pueden utilizar para hacer extracciones de moneda nacional en efectivo, pero no para extraer moneda libremente convertible, pues se quiere bancarizar lo más posible el proceso y que no circule la divisa en efectivo.

Finalmente, otro ejemplo del fracaso del modelo Malmierca tiene que ver con su escasa relación con las inversiones extranjeras en Cuba. Para empezar, hay problemas conceptuales claros a la hora de tratar el comercio exterior como una actividad independiente de la entrada de capital foráneo en la economía nacional. Tratar de afrontar cada proceso yendo por sitios distintos, y con políticas poco coordinadas, es un grave error. Y esto es más o menos lo que sucede en Cuba.

La atracción de capital foráneo para el desarrollo nacional se ha visto frenada por la crisis del COVID-19. Algunas informaciones no oficiales cifran en más de un 40% la caída de las inversiones extranjeras durante 2020. El hecho de que la inversión extranjera que llega a Cuba no pueda formalizar de manera directa operaciones con los agentes privados es un factor que condiciona la relación entre capital extranjero y relaciones comerciales. Basta contemplar la denominada “cartera de oportunidades” que el régimen ofrece a los inversores extranjeros para constatar la ausencia de operaciones con agentes privados. El modelo Malmierca ha fracasado en el estímulo al capital extranjero. Y ello porque las entidades no estatales cubanas, pese a su deseo de involucrarse en la creación o el diseño de proyectos de inversión extranjera, no son autorizadas por el régimen a participar, tratando de drenar cualquier proceso de enriquecimiento privado.

Por otra parte, las empresas de capital extranjero que operan en la Isla desde hace tiempo no se han visto beneficiadas por la Tarea Ordenamiento, ya que su actividad no solo depende de una posible eliminación de las distorsiones presentes en la economía, sino de que se facilite realmente su negocio con la libre contratación de trabajadores cualificados o la repatriación automática de beneficios a las casas matrices. Es el caso de las importaciones que realizan estas empresas extranjeras procedentes de sus sedes centrales, que tendrán que asumir un tipo de cambio mucho más complicado tras la devaluación del peso.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.