1

Humoristas, el otro éxodo

Humor, Humoristas cubanos

LA HABANA, Cuba. — La mayoría de los actores que compartieron roles en los dos programas de humor más populares de la televisión cubana en las últimas dos décadas (Deja que yo te cuente y Vivir del cuento) se encuentran en Estados Unidos.

Acogidos al exilio por diferentes razones, a todos los une el hartazgo común por la censura y el control político que rigen la cultura en Cuba.

Da igual si Andy Vázquez (Facundo, Aguaje, Bienvenido) se fue por haber sido expulsado de la televisión, si Nelson Gudín (El bacán, Urbinito, Flor de anís) hizo lo mismo porque lo condenaron al ostracismo, o si Omar Franco (Ruperto Marchatrás) se marchó desilusionado de la revolución. Todos ellos  han vivido y actuado bajo la humillante presión de sentirse coartados en su libertad creativa o interpretativa.

Aunque el humor, como otras manifestaciones del arte, no se puede pensar ni hacer en cautiverio, ya desde los primeros años del régimen revolucionario, humoristas de la talla de Guillermo Álvarez Guedes y el dúo Los Tadeos fueron expulsados de la televisión y obligados a irse del país por hacer reír al pueblo con sus sátiras de dirigentes.

Desde el año 2014, la Resolución 125 del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) impide —de manera “legal”— el derecho a ejercer críticas que los censores consideren denigrante y corrosiva.

Según advierte la susodicha normativa, “los trabajadores que ocupan cargos artísticos en el ICRT no pueden denigrar la integridad y dignidad  de personas y colectivos o instituciones cubanas o extranjeras”. De hacerlo, serían amonestados o separados de los medios.

El programa Deja Que yo te cuente fue uno de los pretextos para la creación de la Resolución 125, pues personajes como “Lindoro Incapaz” (Rewel Remedios), el profesor ¡Mente de pollo! (Carlos Gonzalvo), el inspector La Llave (Miguel Moreno) o Flor de Anís (Nelson Gudín) satirizaban y ridiculizaban a los funcionarios demagogos y corruptos.

¿Cuántos no asociaron la pose narcisista de Lindoro Incapaz frente al espejo, diciéndose “¡Mi mismo!”, con la de Raúl Castro en similar actitud antes del fusilamiento del general Arnaldo Ochoa? ¿Quiénes no sintieron en la voz de Lindoro la de Ulises Guilarte De Nacimiento, el secretario general de la CTC, y la de otros funcionarios  del régimen cuando decía frente a sus trabajadores de los talleres Bartolete Pérez y Roca Izquierda: “Donde uno de ustedes caiga herido, yo caigo muerto”?

Podemos comparar los galimatías y las respuestas alucinantes  del profesor Mente de Pollo dadas a la periodista Flor de Anís en Tele Pío con las explicaciones que da el ministro de Economía Alejandro Gil Fernández en la Mesa Redonda.

Resulta imposible no asociar al corrupto inspector La Llave con esos inspectores que esquilman a los emprendedores y a los cuentapropistas, y los sobornables miembros  de  las brigadas que se suponen combatan a los coleros y revendedores.

Que la mayoría de los humoristas que encarnaban a  personajes así estén hoy en el exilio, o condenados al ostracismo dentro de Cuba, se debe a la intolerancia represiva de un régimen que presume de moralista y rígido.

A la macabra Resolución 125 se debió la expulsión del actor Andy Vázquez de la televisión. Su pecado fue subir a las redes sociales un video donde uno de sus personajes, Facundo Correcto, narraba en tono de humor La batalla de Cuatro Caminos, o sea, el asalto al Mercado de Cuatro Caminos por varias decenas de hambreados pobladores de la capital

La periodista oficialista Paquita de Armas justificó la expulsión de Andy Vázquez en un  artículo de Cubadebate titulado Facundo, “Vivir del cuento”, la censura, Silva y sigue la polémica, donde atribuyó al actor  “la mala intención de desprestigiar a la revolución”.

La política cultural del régimen castrista, parodiando a Groucho Marx, es buscar problemas, encontrarlos y darle luego el remedio equivocado.

El humor en Cuba se encuentra en peligro de extinción. Al paso que vamos, con tanta censura e intolerancia, los cubanos, para hacer humor, tendrán que irse para Miami o Madrid.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

.




Nelson Gudín, “El Bacán”, se burla de ministros cubanos

Nelson Gudín, ministros, Cuba

(Foto: Collage/CubaNet)

MIAMI, Estados Unidos. – El humorista cubano Nelson Gudín, mejor conocido como “El Bacán”, publicó en redes sociales unos versos dedicados a varios ministros cubanos, donde ironiza sobre la grave situación que atraviesa la economía del país.

El comediante hizo referencia a Gustavo Rodríguez Rollero, Alejandro Gil Fernández y Rodrigo Malmierca Díaz, ministros de Agricultura, Economía y Planificación y Comercio e Inversión Extranjera, respectivamente.

Gudín reseña en sus versos varios de los problemas que atraviesa el sector de la agricultura, como la falta de suministro de alimentos, y hace alusión a la mala planificación de la economía de la Isla.

 Tiene lógica el mierdero

que existe en el suministro

de viandas pues el ministro

de agricultura es “Rollero”

Y si el actual derrotero

persiste en lo mercantil

llegaremos al tres mil

en similar situación

pues la planificación

está en las manos de un “Gil”

Continúa Gudín sus versos analizando la situación de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, la cual, sugiere, no ha ofrecido los resultados esperados por las autoridades de la Isla.

 Está muy mal el Mariel;

y sí la deuda empeora,

una posible mejora

se quedará en el papel.

El futuro será cruel

pues “Trump” aprieta la tuerca.

Y la asamblea es tan terca

con sus “Malas” decisiones

que dejó las inversiones

en manos de otro “Mal (mierca)”.

No es la primera vez que “El Bacán” utiliza sus redes para abordar la situación que se vive en la Isla. El humorista suele publicar con frecuencia videos y décimas en las que ironiza el estado de cosas en Cuba.

El pasado 20 de julio, Gudín subió a su canal de Youtube un video con una décima titulada “El Bacán y el peso cubano”, donde aborda la situación monetaria en Cuba tras la dolarización impulsada por el régimen de la Isla.

Tengo el temor ciudadano de que todo se complique

Y el peso cubano aplique a billete americano

Sería un peso gusano, mercenario, rayadillo

Sin voto en el picadillo ni partido en el aseo

Pero firme en el deseo de un día volver al bolsillo

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Régimen cubano acusa a humoristas de ridiculizar a los dirigentes

humoristas régimen cubano

humoristas régimen cubano
Régimen cubano acusa a humoristas de ridiculizar dirigentes. Foto internet

MIAMI, Estados Unidos.- El periódico oficialista Granma publicó un artículo este jueves en el que se queja de que los humoristas cubanos han convertido en “blanco predilecto” del “ridículo” a los funcionarios. En el texto, acusan a los representantes del humor en la isla de generar en el público “repulsa y burla” hacia estas personas.

“El personaje oficial, el cuadro político, el simple dirigente del barrio, el que alguna vez dirigió y ya no lo hace, e incluso los miembros de las instituciones del orden o la legalidad, se han convertido en blanco predilecto a la hora de armar los personajes más ridículos o los que asumen roles negativos en no pocas producciones audiovisuales (humorísticas o no) de los últimos tiempos”, reza el artículo.

Así mismo, criticó “decenas de películas, puestas televisivas o teatrales de los años recientes” donde “se hace perceptible la asignación a estos personajes de guiones sin muchos matices, que los reducen a personas torpes, incultas, desfasadas o tontas”.

Y así entonces, poco después el autor se pregunta: “¿por qué no reírse un poco más del maceta, del que roba, del contrarrevolucionario, del que nos agrede y bloquea, del que hace de la sociedad un espacio carente de disciplina, del simulador, del vago y hasta de los seudoartistas o seudointelectuales?”.

Según Granma no se trata de “una defensa a ultranza de los cuadros de dirección o las autoridades, en los que subsisten muchos problemas y a veces no emplean los métodos más correctos para enfrentar determinadas situaciones”, sino una crítica “a la superficialidad que se le otorga al tema”.

Sin embargo, al Órgano de Partido Comunista de Cuba (PCC) no le parece adecuado “adecuado encasillar siempre en los llamados roles negativos a la figura de la autoridad oficial, porque el arte traslada y entroniza estereotipos y a la larga la gente terminará por asociar dichas autoridades, sin excepciones, con la chapucería e incluso con el fracaso”.

Parece que al régimen esto “de convertir en comodín humorístico (a veces no tan humorístico) todo cuanto «huela» a institucionalidad creo que es demasiado hiriente para miles de personas que asumen con mucho sacrificio aquellas tareas que, por lo general, nunca quieren ser tomadas por los más críticos”.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.