1

El Bacán se une al Show de Carlucho: “Me vendió el gobierno revolucionario”

El Bacán, Nelson Gudín, El Show de Carlucho ,Miami

MIAMI, Estados Unidos. ─ El humorista cubano Nelson Gudín, más conocido como “El Bacán”, se encuentra en Miami y formará parte del show televisivo del presentador José Carlucho, que se transmite de lunes a viernes a través de la plataforma Univista TV.

“Me vendió el gobierno revolucionario. Me vendieron. A ellos les hace falta dinero y están vendiendo las cosas buenas”, aseguró Gudín mientras encarnaba al personaje del Bacán.

El también humorista Otto Ortiz, uno de los grandes amigos de Gudín, fue uno de los primeros en reaccionar a la aparición del Bacán en el Show de Carlucho.

El programa del presentador cubano cuenta con un importante talento artístico de la Isla, con varios humoristas recién llegados de la Isla, como Andy Vázquez.

Alejado de la televisión estatal durante los últimos años, Gudín se ha mantenido activo a través de las redes sociales, donde comparte sus décimas e ingeniosos sketches. También ha desarrollado la faceta de poeta y escritor, con compilaciones de sus textos a la venta en Amazon.

Nelson Gudín fue uno de los humoristas más seguidos en la Isla a inicios de los 2000, década en el que alcanzó la popularidad en la Isla con las emisiones del programa televisivo Deja que yo te cuente, donde el humorista encarnaba diversos personajes.

Gudín fue uno de los exponentes del gremio humorístico de la Isla que criticó las recientes declaraciones del músico y comediante Virulo, quien en una emisión del programa La Pupila Asombrada cuestionó la calidad de la producción de humor en la Isla durante los últimos años.

“La pretensión de desconocer, o enterrar a nuestra generación de humoristas, está calculada desde hace tiempo (…) Con nuestros aciertos y desaciertos, sobre todo en el plano estético, es el humor cubano el que más cerca ha estado de la realidad, de la vida de la gente común; porque el humor es de gente de abajo, los personajes son representaciones del hombre común; aunque el sentido humorístico sea una condición de la inteligencia humana. En incontables encuentros lo he venido advirtiendo. Algo se puede estar tramando. No es casualidad que la propia TV solo apruebe proyectos humorísticos que de antemano se sabe no funcionarán”, escribió Gudín el pasado 14 de mayo en su perfil de Facebook.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Nelson Gudín: “Es el humor cubano el que más cerca ha estado de la realidad”

Nelson Gudín

MIAMI, Estados Unidos. – Varios humoristas cubanos han apoyado las críticas de Osvaldo Doimeadiós a la campaña lanzada por el vocero del régimen Iroel Sánchez y el humorista y trovador Alejandro García (Virulo) en el programa oficialista La Pupila Asombrada, transmitido el pasado 14 de mayo.

Tras la entrevista ofrecida por Virulo a la periodista Karen Brito, donde criticó el movimiento humorístico de la Isla y cuestionó la calidad de muchas de sus propuestas, Doimeadiós recordó: “Virulo no ha perdido oportunidad en sucesivas entrevistas en los periódicos nacionales y publicaciones digitales de despotricar de todo lo que hacemos los demás en Cuba. Esta noche tocó fondo. El humor, para él, se detuvo con su partida a México y ahora debemos recibirlo como el Mesías”.

Además, aseguró que la campaña se trataba de “otra vuelta de Iroel y sus acólitos, que no son anónimos”.

“No sé qué se traerán entre manos con este programa. (…) Están lanzando a Virulo en campaña, ¿para qué? ¿Por qué quieren mover el avispero? ¿Quiénes son verdaderamente? ¿Por qué promueven la división?”, cuestionó.

Osvaldo Doimeadiós responde a Virulo e Iroel Sánchez: “Con el gremio del humor no se metan”

Poco después, reaccionaron otros reconocidos humoristas cubanos, como Nelson Gudín y Ulises Toirac.

“La pretensión de desconocer, o enterrar a nuestra generación de humoristas, está calculada desde hace tiempo”, escribió Gudín en Facebook. “No es casualidad que ‘la pupila’ o la córnea, o como se nombre, cuando se ha referido ―en sus programas, o agendas, o encargos, o lineamientos, o como se prefiera nombrar a ese producto desinformativo― a la sátira en el humor, o el humor político, ha acudido a comediantes extranjeros (americanos o argentinos)”, señaló.

“Con nuestros aciertos y desaciertos, sobre todo en el plano estético, es el humor cubano el que más cerca ha estado de la realidad, de la vida de la gente común (…). En incontables encuentros lo he venido advirtiendo. Algo se puede estar tramando. No es casualidad que la propia TV solo apruebe proyectos humorísticos que de antemano, se sabe: no funcionarán. El Aquelarre y los eventos de humor pasan casi inadvertidos para la prensa, cuando está demostrado que son los que más públicos mueven. En fin, palante el carro. En el futuro nos vemos las caras”, terminó su post el intérprete de populares personajes como el Bacán de la Vida.

Por su parte, Toirac, en alusión a La Pupila Asombrada, criticó “la visceral y ya antológica costumbre de la gran generalidad del periodismo cubano de dejar las cosas de un lado (siempre el más conveniente), para lo que pueden esgrimir numerosísimos argumentos, pasando por alto un precepto olvidado: el periodismo (…) es ante todo la búsqueda de lo más cercano a la verdad, a las diferentes angulaciones de un suceso, un personaje o una historia”.

“Y es algo que nos hace un daño del carajo, porque las verdades (las pequeñas y las grandes) siguen ocultas gracias a la intencionalidad o la chapucería”, concluyó.

Además de Gudín y Toirac, otros importantes humoristas cubanos, como Iván Camejo y Kike Quiñones, apoyaron los argumentos de Doimeadios y criticaron la campaña lanzada por Iroel Sánchez y Virulo.

Quiñones, quien se desempeña como director del Centro Promotor del Humor, dijo que en el programa hubo “una gran desinformación por parte de los realizadores” y Camejo afirmó que Virulo había ofrecido “una historia permeada de la misma superficialidad que critica (perdonable quizás en otros, no en él) y en un espacio de estos dedicados a separar, más que a unir”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Osvaldo Doimeadiós responde a Virulo e Iroel Sánchez: “Con el gremio del humor no se metan”

Osvaldo Doimeadiós, Virulo, Iroel Sánchez

MIAMI, Estados Unidos. ─ El comediante y dramaturgo cubano Osvaldo Doimeadiós respondió en redes sociales a una campaña lanzada por voceros del régimen cubano contra el gremio humorístico en la Isla.

La reacción del actor se produjo tras una entrevista ofrecida por Alejandro García “Virulo” a la periodista Karen Brito en el programa La Pupila Asombrada, de la Televisión Cubana. En el espacio, “Virulo” criticó el movimiento humorístico de la Isla, cuestionando la calidad de muchas de sus propuestas.

“Virulo, no ha perdido oportunidad en sucesivas entrevistas en los periódicos nacionales y publicaciones digitales de despotricar de todo lo que hacemos los demás en Cuba. Esta noche tocó fondo. El humor, para él, se detuvo con su partida a México y ahora debemos recibirlo como el Mesías”, señaló Doimeadiós en una publicación colgada en Facebook.

El comediante también cuestionó a La Pupila Asombrada ─programa que cuenta con frecuentes apariciones del bloguero oficialista Iroel Sánchez─ por dar pie a las críticas de ´Virulo´ contra la producción de humor en la Isla.

“Las cosas no son tan fortuitas. Esta es otra vuelta de Iroel y sus acólitos, que no son anónimos. No sé qué se traerán entre manos con este programa. (…) Están lanzando a Virulo en campaña, ¿para qué? ¿Por qué quieren mover el avispero? ¿Quiénes son verdaderamente? ¿Por qué promueven la división?”, cuestionó Doimeadiós.

El comediante también arremetió contra Sánchez, de quien, dijo, forma parte de “un equipo supraministerial”.

“Se alimentan con corcho, siempre flotan, con grandes oficinas, carros, tarjetas de combustible y, perdón, lo identifican como periodista y que yo sepa estudió en la CUJAE, a no ser que ahora estén dando allí cursos de Periodismo exprés… no saben  de nada pero son analistas de todo y les tienen miedo en ciertos círculos, ¿por qué? ¿Serán de una secta? (…) van de tanques pensantes y lo que son es tanques flotantes”.

Doimeadiós también reivindicó el trabajo del gremio humorísticos, el cual, aseguró, paga impuestos desde 1996.

“Quizás con ello le financiamos la vida a estos parásitos. Miren, para concluir el acto, con el gremio del humor no se metan, porque lo que tenemos lo hemos ganado trabajando muy duro. Yo lo único que les deseo es que un día tengan que trabajar, pero de verdad, aunque sea ocho horas”, sostuvo el popular comediante.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Komotú contraataca: Volumen II

La despedida hasta Volumen III (Foto del autor)

GUANTÁNAMO, Cuba. – Este sábado 29  y  el domingo 30 de junio, el popular grupo humorístico guantanamero “Komotú”- festejando su primer cuarto de siglo de existencia- presentó su antología “Volumen II” en el teatro Guaso de Guantánamo, dándole continuidad al espectáculo iniciado el pasado mes de mayo, que agrupa sus mejores obras.

El show fue conducido por la actriz Anachelis Matos, quien presentó los capítulos del volumen y, concomitantemente, intercaló momentos del simpático monólogo “La cuidadora”, que  interpreta con gran carisma y versatilidad.

Para esta ocasión el grupo escogió las piezas tituladas “Poesía loca”, “Casting en cuatro”, “El sospechoso”, “El trovador”, y “Adorable mentira”, precedidas las últimas dos piezas por un brevísimo cuadro titulado “Los niños recitadores”, donde Alexys Ayala -director del grupo- y Miguel Moreno, representando a los niños “Beyonce Yamilé” y “Roberto Yulieski”, respectivamente, son acompañados por Yasnay Ricardo en el papel de la maestra.

Un logro evidente fue la agilidad de la puesta en escena, en lo cual fue decisiva la participación de Anachelis Matos. Otro logro fue su organicidad, constatada por la vinculación de textos como “Poesía loca”, “Casting en cuatro” y “El trovador”, relacionados con problemas que inciden en la creación artística y  literaria de la sociedad cubana, aunque todo el espectáculo resulta una atractiva muestra de problemas y situaciones que ahora mismo interesan a los cubanos. Precisamente, ese es el mayor mérito de “Komotú”, que, lejos de hacer un humor intrascendente, nos entrega obras que provocan a los espectadores y los involucran en un ejercicio intelectual crítico muy creativo.

“Poesía loca” es una acerba crítica a quienes son presentados como talentosos literatos y no son más que farsantes, dueños de un ego insaciable. La obra -interpretada por Alexys Ayala en el papel del poeta “Krosky Durruthy” y Miguel Moreno como el alocado presentador- aborda con pinceladas burlescas la creación poética de un presunto intelectual, personaje que, desgraciadamente, no pertenece únicamente a la ficción humorística. Ingenioso, disparatado e hilarante, el texto denuncia como la creación poética puede ser utilizada en detrimento de la comunicación y belleza que deben caracterizar a este género, que en Cuba está cercado por la experimentación estéril, el esnobismo y la incomunicación con sus posibles lectores, destacándose dramaturgicamente las poses afectadas del “poeta”, cuya imagen está constantemente socavada por las opiniones temerarias y disparatadas del presentador.

En una cuerda semejante vibra el capítulo titulado “El trovador”, otro buen texto donde el mensaje humorístico denuncia la impostura del presunto cantautor “Rodrigo Garay” -interpretado por Moreno- siendo meritoria la contención dramática que logra Ayala al interpretar al guitarrista acompañante “Jabao Figueredo”.

Otra pieza que denuncia males entronizados en el sector artístico es “Casting en cuatro”, interpretada  por Yasnay Ricardo. Centrada en los obstáculos que deben vencer los actores y actrices cuando intentan ser contratados, entre ellos la corrupción. El monólogo se resiente en determinado momento por seleccionar para el acto de declamación del personaje fragmentos de importantes poemas de la literatura cubana e hispanoamericana, cuando, apoyándose en la precedencia de “Poesía loca”, los poemas declamados podían haber sido los de Krosky Durruthy. A pesar de este detalle, el monólogo se salva -con creces- por la brillante actuación de  Yasnay Ricardo.

La obra “El sospechoso” constituye una muestra efectiva de la apropiación de técnicas del teatro del absurdo, a la vez que una vitriólica denuncia sobre el estado de indefensión en que se hallan los cubanos cuando las circunstancias los llevan a una unidad policial. Con suma inteligencia y usando como pretexto presuntos delitos de Hurto y Sacrificio Ilegal de Ganado Mayor y otro de Enriquecimiento Ilícito, la obra permite que el espectador presencie escenas que remedan programas televisivos como “Día y Noche” y “Tras la huella”. Interpretada por Miguel Moreno en el papel del acusado “Bernardo del Toro”, Anachelis Matos como la Instructora y Ayala representando al teniente coronel, gracias a sus incisivos diálogos la cuerda dramática se tensa y relaja en medio de  la sutileza y por el uso eficaz del absurdo, que alcanza su momento climático al mencionarse a  cuatro vacas como testigos de la acusación. El desasosiego que logra transmitir Moreno, unido a la eficaz actuación de los otros actores, hacen que esta pieza sea insoslayable dentro del repertorio del grupo.

El espectáculo cerró con el capítulo titulado “Adorable mentira”, también conocido como “El entierro de la mentira”, interpretado por Ayala -representando a “La hermosura”-, Yasnay en el papel de “La hipocresía” y Moreno como “La intriga”. Texto excelente -en el que advierto resonancias de “Las Pericas”- con una puesta en escena distinguida en el 2001 con el Premio Caricato que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), se caracteriza por sus constantes mensajes subliminares para denunciar la hipocresía, la corrupción, el oportunismo y la doble moral que no pocas veces corroen a instituciones, empresas y al ámbito social cubano.

Superior en todos los aspectos a Volumen I, esta representación de Komotú demostró cómo a pesar del tiempo transcurrido las piezas escogidas mantienen una actualidad tremenda, siendo lamentable que el Centro Promotor del Humor y los Consejos Provinciales de las Artes Escénicas no coordinen acciones  para que este espectáculo pueda ser apreciado por otros cubanos.

Por lo pronto, los guantanameros continúan siendo fieles a “Komotú” llenando el Guaso. Magnífica forma de comenzar nuestro tórrido verano.

Cartel de presentación de Volúmen II de Komotú (Foto del autor)




Villaclara, comienza el Festival Humor sin sombrero

IMG10456SANTA CLARA, Cuba 10 de marzo – En conferencia de prensa, Kike Quiñones, director del Centro Promotor del Humor, expresó que como cada año se pretende homenajear la memoria de Argelio García, más conocido como Chaflán, y mostrar que el humor en Cuba goza de buena salud.

El evento se desarrollará hasta el próximo día 15 y tendrá como sede principal al Teatro la Caridad ya que el cine Camilo Cienfuegos presenta desperfectos técnicos que impiden el desarrollo como en años anteriores, según comunicó Maikel Cerralbo, organizador del evento y director de la agrupación humorística la Leña del Humor, también en la conferencia de prensa.

El grueso de los espectáculos en esta tercera edición del festival, serán los premiados en el pasado festival Aquelarre:  los grupos Carcajada, La Leña del Humor, Komotú y los humoristas Cari y Care, Pipe y Papo, Víctor Rojas y Andy Vázquez, entre otros.

“Los espectáculos que se verán son de alto vuelo, muy bien elaborados que apuestan por una diversidad sin antecedentes” acotó Quiñones.

También habrá presentaciones en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, en los municipios de Sagua La grande, Remedios, Cifuentes, Camajuani, Santo Domingo, entre otros.

Argelio García es reconocido como el mayor exponente del humor en Villa Clara, en sus actuaciones para hablar tratar temas con seriedad se quitaba el sombrero y cuando lo hacía en bromas se lo ponía.




Humor no apto para militantes

La actriz Yasnay Ricardo junto al actor Miguel Moreno en el cuadro “Oficina Central de Justificaciones" (foto del autor)
La actriz Yasnay Ricardo junto al actor Miguel Moreno en el cuadro “Oficina Central de Justificaciones” (foto del autor)

GUANTÁNAMO, Cuba. -El grupo humorístico guantanamero Komotú celebra su vigésimo aniversario con un nuevo espectáculo titulado “El Muro”, que se ha estado presentado con notable éxito de público en el teatro Guaso de esta ciudad desde el pasado mes de diciembre de 2014, durante varios fines de semana.

Fundado en Guantánamo el 9 de septiembre de 1994 por Jorge Luís Vega (actualmente reside en el extranjero) y Alexis Ayala, el grupo está conformado también por Miguel Moreno y Yasnay Ricardo, quienes han popularizado en la televisión nacional a sus personajes La Llave y La Cuca respectivamente.

Relevantes premios a nivel nacional como los de los festivales nacionales del humor Aquelarre en 1996, 97, 98, 2000, 2003 y 2005; el de teatro en el 2000, el de mejor puesta en escena en el 2005, el premio nacional de la televisión cubana en el 2009 y el premio Caricato de actuación otorgado por la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) en el 2010, unidos a la calidad de sus textos y al nivel de sus actuaciones colocan a Komotú en un lugar de vanguardia dentro del Centro Promotor del Humor, al cual pertenecen. Según han dicho en otras ocasiones, su mayor premio continúa siendo la fidelidad de los guantanameros, reflejada nuevamente en el teatro a lleno completo.

El Muro: Disección de una derrota

“Un hombre muy viejo con unas ganas enormes”, interpretado por Miguel Moreno, es el cuadro inicial de la obra y funciona como una especie de preámbulo. Usando la figura de Matusalén, el monólogo de fuerte acento costumbrista inserta abundantes expresiones incisivas que invitan, después de la risa delirante, a la reflexión. A veces con un gesto o una inflexión de la voz el actor lo dice todo gracias a la eficaz comunicación y empatía que de inmediato establece con el público, un mérito que no es exclusivo de este cuadro sino de toda la obra y actores.

Los actores Yasnay Ricardo y Alexis Ayala en el cuadro  “El muro de los lamentos” (Foto del autor)
Los actores Yasnay Ricardo y Alexis Ayala en el cuadro “El muro de los lamentos” (Foto del autor)

El rejuego entre texto y gestualidad se pone de manifiesto en varios momentos, por ejemplo, cuando el personaje afirma: “No me hagan preguntas tontas como: ¿Qué se siente siendo tan viejo? A mí me han sacado más pellejo que al picadillo de la bodega”, para luego cuadrarse a modo militar y afirmar: “969 y pa´lante. ¿No se me olvida nada? Ya me iba sin decirle nada al pueblo. Pueblo: ¡Nada! Son muchos años diciéndole nada a la gente”.

Lo que vendrá según Matusalén es el diluvio, por eso nos dice: “Viene un diluvio y tenemos que estar preparados. Va a venir lo que va a venir. No olviden que estamos rodeados de agua y aunque no cojamos medallas en natación somos buenos en canoa y kayak. Canoa, a no sé cuántas millas y kayak para que no te cojan”.

El segundo cuadro, titulado “Los que están judíos” (o El Muro de los lamentos) es muy breve y está centrado en la crítica a los precios de los productos agrícolas. En él actúan Yasnay Ricardo y Alexis Ayala.

El tercer cuadro, titulado “La Oficina Central de Justificaciones” es, en mi opinión, el mejor de la obra y una pieza de exquisita factura que combina elementos del teatro del absurdo con un eficaz uso de la escenografía, para realizar una acerba crítica a la burocracia cubana. La obra se inicia con el actor Miguel Moreno en su papel de Mc Kenzie en la recepción de la oficina, una entidad encargada de elaborar las justificaciones que las entidades estatales deben entregar a quienes las supervisan y al pueblo.

Se recibe una llamada telefónica y Mc Kenzie dice: “Afuera de nuestra oficina hay un muro. Usted viene, se arrodilla y se lamenta. Ojo, lo que usted diga ahí es responsabilidad suya. Apúrese que a fin de mes llegar al muro es casi imposible. Puede usar anónimos. No se preocupe que sus lamentos no los leerá nadie, quedarán en el muro”.

El actor Miguel Moreno en el papel de Matusalén, cuadro “Un hombre muy viejo con unas ganas enormes” (Foto del autor)
El actor Miguel Moreno en el papel de Matusalén, cuadro “Un hombre muy viejo con unas ganas enormes” (Foto del autor)

Las actuaciones de Yasnay Ricardo, Alexis Ayala y Miguel Moreno son excelentes y refuerzan con eficacia el mensaje subliminal que no es otro que la develación de la hipocresía, ineficacia y corrupción que corroen a la sociedad cubana así como la mutilación de los derechos ciudadanos.

El último cuadro, titulado “El suicidio”, trata sobre un trabajador que decide suicidarse porque le están pagando un salario muy alto, lo cual da desde el inicio la magnitud de la farsa. El problema radica en que quiere hacerlo en un monumento dedicado a unos ciudadanos chinos y ese día una comitiva oficial de ese país ha decidido ir al sitio. Por tal razón se despliega un operativo de la Seguridad del Estado para impedir el suicidio del trabajador. Se trata de otro texto inteligente que esta vez lanza sus dardos contra los bajos salarios que perciben los cubanos y contra el estado de vigilancia permanente que nos acosa.

Agradezco mucho a Komotú su espectáculo, aunque todavía, pasada la risa, algunos de sus chistes me devuelvan un sabor amargo.




Se burlan del hombre nuevo

Vivir del cuento (2)LA HABANA, Cuba –Facundo Correcto es ridiculizado cada lunes en las pantallas televisivas del país. Entre burlas, ironías y sarcasmos, este estereotipo del hombre nuevo cubano que nunca llegó a ser, saca los colores y la risa a quienes una vez apostaron por la revolución. Es un sujeto patético condenado a la extinción.

Mezcla de un diseño trágico-caricaturesco entre el Bernardo de la cinta El cuerno de la abundancia (Juan Carlos Tavío, 2006) y otros personajes del arte, la literatura y la realidad cubana negados a cambiar, Facundo Correcto es la antítesis de lo que un cubano no es, quiere ni puede ser en la actualidad.

Negado a todo tipo de ilegalidad en un país donde casi nada es legal, el personaje muestra como supuestos atributos de fidelidad a la revolución  sus falsas dotes de organizador, un rechazo a todo lo que provenga de más allá de la frontera nacional, y un discurso politizado, inclusivo, en tono amenazador.

Temido y secundado en sus delirios por temor a su delación de cuánto hecho “delictivo” suceda en la comunidad, como tener carne de res, soñar con irse del país, vender sin licencia oficial, quejarse de la falta de agua o de la calidad del pan, Facundo,  libreta y bolígrafo en mano, es el hazmerreír del telespectador.

Acompañado en sus devaneos por dos personajes principales, Pánfilo y Chequera; el primero, una síntesis precisa del cubano de a pie: carencias materiales, desesperanza, ira y temor; el segundo, algo que no debe ser, tirarlo todo a bonche aunque se hunda el país, Facundo ve solo lo que quiere ver.

Como un Quijote tropical en guayabera y bici taxi, sin tan siquiera un Sancho por cuenta propia que lo siga con sinceridad, Facundo mira en las ruinas un castillo, en la dádiva manipulada ve bondad, en las prohibiciones absurdas un acto moral, y arremete contra lo que afecta la falsa imagen de “la revolución”.

Según el criterio de alrededor de diez personas entrevistadas para Cubanet sobre el personaje de Facundo en particular, y del resto del elenco humorístico de Vivir del cuento (Lunes de Cubavisión, 8:30 p.m.), en general, desde hacía años en Cuba no se veía un programa que revelara con calidad y humor el derrumbe cotidiano, el estancamiento social y las desigualdades en el país.

De acuerdo con una joven artista que dijo nombrarse Maricel, “más allá de la mala calidad del diseño escenográfico, del desbalance actoral y la dirección, la agudeza  de los textos, así como el roce sutil de las miserias humanas y materiales del país, hacen de Vivir del cuento una crítica y saludable opción”.

Asimismo, un ama de casa que dice ver cuanta bazofia se trasmite por la televisión porque no tiene dinero para poner una antena clandestina o comprar un DVD, aseguró que desde algunos programas de La leña del humor, con Moisés Rodríguez, El Bacán, Nelson Gudín, y el Sabadazo de Carlos Otero,  Doimeadios, Ulises Toirac y Antolín “El Pichón, no había visto algo mejor.

Por su parte, un señor que dijo ser profesional de la salud, expresó su complacencia de que personajes como el de Facundo se puedan perfilar y exponer al criterio público nacional, pues aparte de hacer reír con sus ridículas exigencias revolucionarias, facilitan exorcizar a los que aún quedan en el país.

Vivir del cuento es una opción para reír, pero a la vez una exhortación al cambio de mentalidad. El oportunismo y el freno que representan los facundos cubanos para la sociedad,  debe ser una especie condenada a la extinción.

[email protected]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=U69gFihWqhw[/youtube]