1

El bolívar digital, otra farsa del régimen de Nicolás Maduro

moneda bolívar digital

ROMA, Italia.- El pasado 1 de octubre de 2021 entró en vigor la nueva reconversión monetaria en Venezuela, con la cual el régimen de Nicolás Maduro le quitó seis ceros a la moneda para intentar simplificar una vez más las transacciones en el país con la mayor hiperinflación del mundo. “Es la tercera reconversión monetaria en apenas trece años”, explicó el economista Ángel Alvarado. “Por tanto, los venezolanos ya tienen una cuarta moneda en apenas trece años. Primero el bolívar, luego el bolívar fuerte, luego el bolívar soberano y ahora bolívar digital, y nada de esto ha resuelto el problema tan profundo de la pérdida del valor de la moneda. Estos son simplemente maquillajes que no resuelven el problema de fondo”, aseguró.

¿Bolívar digital?

Para conocer cómo vive el venezolano esta nueva reconversión, CubaNet recorrió las calles de Caracas y pudo constatar que el nuevo cono monetario es inexistente. Así lo confirmó el comerciante José Luis Villalba: “la reconversión monetaria prácticamente no se ve. Está planteada, pero el nuevo cono no está presente, o sea es escasa la moneda, más que todo estamos viendo pagos con puntos de ventas, sobresale el dólar y algo de la moneda anterior. Eso es lo que se está manejando prácticamente, lo nuevo nada que ver”, dijo a poco más de un mes de la entrada en vigor de la nueva moneda, y explicó que, por ejemplo, un producto que antes costaba 3 millones quinientos mil bolívares soberanos hoy cuesta 3.5 bolívares digitales.

A este punto cabe preguntarse, ¿es realmente el bolívar una moneda digital? La respuesta es no, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos en 2013 definió las monedas digitales como “un medio de intercambio que funciona como moneda en algunos entornos, pero no tiene todos los atributos de la moneda real”, como por ejemplo la criptomoneda. El bolívar digital es simplemente el bolívar tradicional, al cual el Banco Central de Venezuela le ha quitado 14 ceros en los últimos 13 años; es decir, el nombre del nuevo cono monetario es un engaño que sólo genera confusión entre los venezolanos, y que intenta justificar la incapacidad del país para imprimir sus propios billetes, por lo que los venezolanos están obligados  a utilizar las transacciones digitales con puntos de venta, como son llamadas en Venezuela las transacciones con tarjetas.

“El venezolano se adapta a todo, vamos poco a poco adaptándonos, pero seguimos utilizando la denominación vieja. Los billetes que se están viendo siguen siendo los viejos. Las personas mayores siguen pagando por puntos, casi muy pocos tienen el billete nuevo; y lo que más se ve en la calle son las divisas, los dólares. Aquí la gente sigue pagando en dólares, porque no hay los billetes de la nueva denominación”, afirmó Ana Díaz, vendedora de pescado.

Más inflación y pobreza

Lo cierto es que, a más de un mes de la reconversión monetaria, “la moneda ha perdido 8% su valor sólo en el mes de octubre; o sea desde que se implantó la nueva moneda hace apenas ya esta va perdiendo valor”, indicó el economista Ángel Alvarado, quien también es miembro del Observatorio Venezolano de Finanzas.

Alvarado aseguró que “el problema no es cambiar de nombre la moneda sino resolver la profunda crisis fiscal que es el origen del financiamiento monetario del déficit, que es lo que genera la inflación y la hiperinflación. Esto ha generado un rechazo hacia la moneda, un rechazo hacia el bolívar, y por lo tanto la dolarización de la economía venezolana que cada vez es mayor”.

Wilfrank Ferrer tiene un pequeño comercio de venta de víveres y confirmó que con la reconversión “sí hubo un incremento en toda la mercancía. Subió lo que es carne, charcutería, todo eso subió. Los víveres también aumentaron de costo. Obviamente por eso no hay estabilidad económica, porque cada vez que quitan los ceros, siempre sube la mercancía”.

En su pescadería, Ana Díaz también se percató del incremento de los precios en las últimas semanas. Después de la reconversión monetaria ha habido variaciones, por lo general los precios no se estatizaron, sino que siguieron aumentando. Al aumentar ocurrió el redondeo en muchos montos. Ese redondeo no ha sido beneficioso, sino que ha incrementado aún más la inflación y le ha dado menor poder adquisitivo al comprador”, dijo.

El resultado es la reducción del ya empobrecido poder adquisitivo del venezolano, “porque al subir las cosas tu sueldo queda en el mismo sitio y cuando vas a comprar un 1 kilo de harina pan que te valía 0.80 y lo vas a comprar en un dólar o en 4 bolívares digitales y te valía 3 bolívares (soberanos), entonces imagínate, cómo haces. Se te hace más difícil ganando el mismo sueldo, se te hace bastante difícil”, puntualizó el carnicero Ignacio Fajardo.

Economía dolarizada

En este contexto, ¿cómo hace el venezolano para sobrevivir? “El venezolano ha dolarizado sus compras, sus ingresos, sus salarios, por supuesto no todos lo han hecho con el mismo éxito. Hay personas que han quedado en bolívares y eso ha generado unos niveles de pobreza que superan el 90%. Los que logran dolarizarse pueden escapar de la pobreza, pero no todos evidentemente. Hay personas dolarizadas que también están en la pobreza; en definitiva, la dolarización ha sido la válvula de escape a la hiperinflación venezolana”, aseguró Alvarado.

Entre los más empobrecidos están los pensionados, como Teresa de Acosta, que tiene que sobrevivir con sólo siete bolívares digitales al mes. Los siete millones que nos dan de pensión no alcanzan para nada. El cambio monetario nos ha afectado bastante porque antes por lo menos comprábamos más”, afirmó.

En fin, “ya tenemos un mes que salió (el bolívar digital) y solamente conozco el billete de cinco. Las monedas, nada de eso está circulando, no las he visto, no las conozco. Circulan más las monedas viejas que las monedas nuevas. Pero sí manejamos Zelle, Banesco Panamá, manejamos Bitcoin, otros pagan con PayPal, Zelle se maneja bastante”, explicó Wilfrank Ferrer, comerciante.

Con una economía dolarizada y una falsa moneda digital, “los venezolanos siguen estando muy empobrecidos. Venezuela pasó de ser la cuarta economía de la región y el país con ingresos per cápita más grande de América Latina a un país con una economía mucho más pequeña, un 20% de lo que era hace unos siete años, y un ingreso per cápita similar a un país de África y no a un país de América Latina”, concluyó el economista Ángel Alvarado.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Hiperinflación en Venezuela: costo de la canasta básica se duplica

Venezuela

Venezuela
Una mujer recorre un mercado con los estantes vacíos en Venezuela. Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- Los precios de la canasta básica en Venezuela se han duplicado en las últimas semanas, en medio del confinamiento por la crisis del coronavirus, aseguraron comerciantes, intermediarios y compradores.

De acuerdo a información de la agencia de noticias Reuters, el país petrolero parece estar perdiendo una batalla de más de dos años contra la hiperinflación, ya que el régimen de Nicolás Maduro, después de alcanzar una inflación de más de un 1 500 000 por ciento en 2018, había conseguido mantener la variación de precios por debajo del 30% en febrero y marzo.

Sin embargo, el tímido logro, gracias a una parcial apertura económica sin estrictas regulaciones al sector privado, se desvaneció en esta cuarentena, a lo que se suma la fuerte escasez de combustible, que impacta la distribución de alimentos.

Así mismo, “el sorpresivo salto del tipo de cambio al doble de su valor en los últimos dos meses ha incidido en el aumento constante de los precios de los productos más esenciales”.

“En Petare, el barrio más grande de Caracas, el costo de una canasta que incluye ocho artículos básicos subió un 109% desde que comenzó la cuarentena a mediados de marzo, según un informe del Congreso opositor, que calcula el índice de precios desde 2017 por el atraso en las cifras oficiales. La tasa de inflación interanual más reciente se ubicó en el 3.365%”, de acuerdo a Reuters.

“Todo sube y tan rápido que lo que cargo en la cuenta bancaria no me sirve para nada”, aseguró a la agencia una trabajadora doméstica de 67 años, en un abasto de Maracay, a una hora de la capital.

La situación ha devenido en el encarecimiento de la comida, algo que se acentúa en ciudades fronterizas de Venezuela como Maracaibo. “En abril un cartón con 24 huevos pasó a costar el doble, en una nación que necesita mantener por debajo del 50% la tasa de inflación mensual para salir de la voraz hiperinflación que comenzó a finales de 2017”.

Pero a pesar de la crítica situación en Venezuela en estos últimos meses, ahora en mayo todo puede empeorar, aseguró Tamara Herrera, directora de la consultora local Síntesis Financiera, “en mayo la inflación puede ser mayor por los desajustes en la cadena de suministro tras la regulación de precios, la escasez de gasolina, además del efecto rezagado de la subida del dólar”.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Entra en circulación el “bolívar soberano” ante incertidumbre en Venezuela

Foto Reuters

MIAMI, Estados Unidos.- Un nuevo plan de reformas instaurado en Venezuela por Nicolás Maduro ha entrado en vigor este lunes en Venezuela. La primera medida ha sido los nuevos billetes que restan cinco ceros al bolívar, los cuales ya están vigentes en el país suramericano. En el país a partir de hoy se introducirá el “bolívar soberano”. La mayor denominación de la moneda será de 500 bolívares (unos siete dólares en el mercado negro de divisas).

Todos los salarios, precios de bienes y servicios, cheques y otros deberán ser ajustados a la nueva denominación de la moneda nacional desde este lunes 20 de agosto. En el país muchos comercios cerraron el fin de semana en Caracas y otras ciudades, tras días de compras desesperadas hasta donde aguantó el bolsillo, golpeado por una hiperinflación proyectada en 1.000.000% para 2018 por el FMI, y largas filas en gasolineras ante un anunciado aumento de los precios.

De acuerdo a un informe publicado por Infobae, los venezolanos están en una total incertidumbre. Los bancos públicos y privados, que no prestan servicio en sus oficinas desde el viernes, también estarán cerrados el lunes a fin de prepararse para la introducción del “bolívar soberano”. En su cuenta de Twitter la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (Sudeban) detalló la cantidad de horas en las que no funcionará la banca electrónica en cada entidad financiera.

Foto Reuters

No obstante los preparativos del gobierno de Maduro, el fin de semana ya se registraban inconvenientes para las transacciones bancarias, imprescindible en el país por las dificultades que hay para conseguir efectivo. El sábado se podían ver filas más largas de lo normal en un mercado callejero de Caracas, donde las personas compraban artículos por la incertidumbre de lo que les espera esta semana que comienza. Muchos estaban frustrados porque los lectores de tarjetas tardaban en procesar las transacciones o simplemente no las procesaban, obligando a los clientes a irse sin sus compras. Otras tiendas se mantuvieron cerradas, debido a que no sabían qué precio fijar en sus productos.

“Abriremos durante ocho días con los alimentos que ya tenemos, pero tras ese período no tengo claro cuál será el escenario. No sabemos en qué medida nuestros proveedores aumentarán sus precios, o cuánto estarán dispuestos a pagar los clientes por los platos, ahora que tenemos que aumentar tanto los salarios “, dijo Antonio Bastidas, quien a sus 48 años maneja tres restaurantes dentro de clubes privados en Caracas.

Frente a un enorme rechazo popular, Maduro mantiene que la emisión de nuevos billetes será el punto de partida para un “gran cambio”, y anunció también una devaluación del 96 por ciento, un aumento significativo del salario mínimo -60 veces por encima del actual-, una reforma tributaria que incluye un impuesto al lujo y a las transacciones financieras, así como la revisión del precio de la gasolina, como parte de un plan de “recuperación económica”.

Maduro indicó que el régimen asumirá por 90 días el aumento salarial que deberán realizar las pequeñas y medianas empresas. No obstante, este domingo aclaró que el alza de ingresos entrará en vigor en septiembre.

Sin embargo, muchos especialistas consideran que el programa “es una cosa de locos”. Así lo aseguró Henkel García, director de la consultora Econométrica, quien considera que el reajuste de sueldos implicará un nuevo aumento de la masa monetaria, raíz de la hiperinflación.

La industria petrolera en Venezuela está en picada y sin financiamiento internacional, el acceso a recursos frescos es inviable. La producción de crudo -fuente de 96% de los ingresos- se derrumbó de 3,2 millones de barriles diarios en 2008 a 1,4 millones en julio pasado, mientras el déficit fiscal roza 20% del PIB, según consultoras privadas. Además, el país y su petrolera PDVSA se encuentran en default parcial desde 2017 por impagos de una deuda externa de 150.000 millones de dólares, mientras Estados Unidos arreció sus sanciones financieras.

Foto Reuters

Las opiniones de especialistas y dirigentes de la oposición atacan a Maduro y a su plan de recuperación de la economía.

“Si mantienes el déficit y la emisión desordenada de dinero (para cubrirlo), la crisis seguirá agravándose”, apuntó el economista Jean Paul Leidenz a la AFP.

“Es típico en las reformas monetarias, pero si no cambias la política monetaria, nada cambia. Es como ir a un cirujano plástico y hacerse un estiramiento facial. Estás superficialmente alterado, pero sigues siendo el mismo”, analizó Steve H. Hanke, profesor de economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins y experto en hiperinflación.

“Las medidas anunciadas el pasado viernes no son ningún plan de recuperación económica para el país, no lo son. Por el contrario, lo que representa para el pueblo venezolano es más hambre, es más ruina, más pobreza, más sufrimiento, más dolor, más inflación”, condenó el dirigente Andrés Velásquez.

“Maduro ha lanzado una BOMBA ATÓMICA a la frágil economía venezolana. A lo Hiroshima!”, escribió el economista y diputado opositor Ángel Alvarado en su cuenta en la red social Twitter.

La nueva emisión llega apenas 20 meses después de que el gobierno lanzara billetes de alta denominación, diluidos por la inflación y la acelerada devaluación.

Entretanto algunos partidos de la oposición, gremios sindicales y gremiales llamaron a un paro nacional el martes 21 contra lo que denominan un paquetazo económico.




Hiperinflación en Venezuela: los precios se duplican cada 18 días

Hiperinflación en Venezuela (Foto Infobae)

MIAMI, Estados Unidos.- La actual tasa de inflación en Venezuela hace que los precios en el país suramericano se dupliquen aproximadamente cada 18 días. Al respecto, el Fondo Monetario Internacional a finales de julio proyectó un “estallido inflacionario de hasta 1.000.000%” en el país para finales de 2018.

Hace apenas un año, una taza de café en Venezuela costaba alrededor de 2.300 bolívares. Hoy en día, habría que pagar aproximadamente 2 millones de bolívares, según un artículo publicado por el sitio Bloomberg.

Sin embargo, ante la hiperinflación, los venezolanos siguen buscando alternativas y ahora le han apostado al Bitcoin.

El intercambio de bolívares por bitcoin llegó a su máximo este año, alcanzando un volumen transaccional de VEF 6.918 mil millones por 528 bitcoin en la primera semana de junio. Dos meses después, la corrida hacia bitcoin no sólo continúa, sino que crece a un ritmo vertiginoso.

Desde el pasado mes de junio los volúmenes, intercambiados semanalmente por Bitcoin, más que duplicarse, han alcanzado hasta más de 17 billones de bolívares sólo esta semana, según datos de coin.dance.

El crecimiento en la demanda de Bitcoin en el país es tal que a la hora de la publicación original de esta nota por Bloomberg, un bitcoin valía algo menos de 1.000 millones de bolívares, según exchangerate.guru.




El régimen de Maduro inició la “ocupación temporal”

Un miembro de la Guardia Nacional bolivariana en el mercado de Coche para inspeccionar los precios (Foto AFP/ Federico PARRA)

MIAMI, Estados Unidos.- El gobierno de Venezuela inició esta semana la “ocupación temporal” de 97 mercados municipales por orden Nicolás Maduro. El dictador aseguró que el país enfrenta “una guerra económica”, y por ello militares armados con fusiles ejecutarán una operación creada con el objetivo de luchar contra la implacable escalada de precios, dijo Tareck El Aissami, a cargo del recién creado ministerio de Industria y Producción.

De acuerdo a la nota publicada por Infobae, Maduro afirmó, durante un acto político en Caracas la noche de este miércoles que “la toma de los mercados municipales ha sido todo un éxito. Presos están un grupo grande de mafiosos, mayoristas, ladrones, capitalistas. Encontramos de todo ahí, hasta prostitución”.

El régimen inició esta semana la “ocupación temporal” de 97 mercados municipales. (Foto AFP / Federico PARRA)

“¡Es un pote de humo!”, gritó escéptico un vendedor de verduras en Coche, uno de los mayores mercados de Caracas, donde varios locales estaban cerrados, advertidos del operativo.

“Necesitamos que pongan orden”, lanzó por su parte Rodolfo Amell, comprador habitual.

Los sueldos de los venezolanos se diluyen día tras día por la hiperinflación, y todo esto en medio de una severa crisis económica proyectada en 13.800% por el FMI para 2018 y en 200.000% por el Parlamento de mayoría opositora.

Algunos especialistas sostienen que la inflación se dispara por la emisión de dinero sin respaldo para cubrir un déficit fiscal cercano al 20% del PIB, mientras que la escasez de alimentos básicos -causada por el deterioro del aparato industrial por férreos controles de cambio y de precios- también ha empujado los precios de los productos.

Un hombre compra mercadería en el mercado de Coche (Foto AFP / Federico PARRA)

Los comerciantes protestan. Javier Pérez, el dueño de un pequeño puesto en el mercado de Coche, en el oeste de Caracas, dice que el alto costo de la vida no se resuelve con controles militares.

“Si el problema lo resuelven desde la punta hasta la cola, nos acomodamos. Si no, vamos a seguir igual. Cuando los productos llegan al mercado, ya los precios están elevados”, afirmó.

Sus ventas se desploman por la falta de efectivo, problema crónico en Venezuela que el gobierno achaca a “mafias” que trafican el papel moneda, y analistas a la imposibilidad de imprimir billetes -que cada día pierden valor- a la velocidad requerida para cubrir la demanda.

Vista del mercado de Coche, en Caracas (Foto AFP / Federico PARRA)

Un mismo producto es vendido a dos precios: uno en efectivo y otro, más alto, si se cancela con tarjeta de débito.

Alfredo González, habitante de los Valles del Tuy -estado Miranda-, tiene poca fe en la militarización. “No se burlen más del pueblo, amor con hambre no dura”, pide.