1

Régimen relaja controles para importación y exportación de bienes y medicamentos

Aduana Cuba, Régimen cubano, Aeropuerto, Aduana, Controles

MIAMI, Estados Unidos. — El régimen cubano anunció nuevas medidas para el control de entrada y salida de bienes con fines no comerciales, una movida que busca actualizar el marco legal en que opera la Aduana General de la República (AGR) en las fronteras del país.

Según trascendió hoy en el espacio Mesa Redonda, una de las normativas que entrarán en vigor actualiza el tratamiento para la importación o exportación temporal de bienes por los viajeros, lo cual —aseguran las autoridades de la Isla— constituye una facilidad.

Una de las nociones que se introducen es la de importación o exportación temporal, que, de acuerdo con Yamila Martínez Morales, directora general de Procesos Aduaneros, es el tratamiento aduanero que permite importar o exportar bienes con suspensión total o parcial de los derechos y los impuestos, lo cual significa que no se paga por esta facilidad.

Esas mercancías —señaló la funcionaria— deben estar destinadas para un propósito específico y deben ser reexportadas o reimportadas dentro de un plazo determinado, sin que hubieran sufrido una modificación, excepto su depreciación normal.

“Es una condición necesaria para gozar de la facilidad, que los medios sean retornados a su lugar de origen”, dijo la directiva.

“Generalmente, las mercancías objeto de este tratamiento son materiales profesionales, como herramientas de montaje, comprobación, reparación de máquinas, equipos específicos con fines científicos, instrumentos y equipos empleados por artistas, conferencistas, deportistas, etc.”, declaró Martínez Morales en su intervención.

Las autoridades aduaneras también informaron sobre el aumento a 5 000 pesos cubanos del límite para la exportación e importación libre de esa moneda, anteriormente fijado en 2 000 pesos.

En el caso de la exportación de moneda libremente convertible (MLC), el monto máximo de exportación se mantiene en 5 000 MLC, mientras que la importación de la divisas continúa siendo libre, tal y como establece el Banco Central de Cuba (BCC).

“Rebasados esos límites, está en la norma vigente, la 124/20, que se requiere un permiso del BCC, el cual es bastante expedito. El banco tiene hasta siete días para dar respuesta a la solicitud y la persona que solicite la exportación debe demostrar la licitud de los fondos”, destacó la secretaria del BCC Marta Lussón Argüelles.

Se anunciaron, además, modificaciones respecto a la prohibición de importación y exportación de determinados productos médicos a los viajeros internacionales.

En ese sentido, la jefa del Departamento de Servicios Farmacéuticos del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), Mailin Beltrán Delgado, precisó que las nuevas normativas contienen el tratamiento en fronteras a la importación y exportación de medicamentos, drogas estupefacientes, psicotrópicos y sustancias de efecto similar a las drogas de uso médico, vacunas, hemoderivados y equipos y dispositivos médicos.

“Esta norma se ha fundamentado en las atribuciones del MINSAP en temas de regulación, control y fiscalización de las drogas estupefacientes, psicotrópicos y sustancias de efecto similar a las drogas de uso lícito, de los medicamentos y otros productos para la salud”, refirió Beltrán Delgado.

La norma —destacó la funcionaria— flexibiliza la transportación de sustancias fiscalizadas por viajeros que las requieran para tratamiento médico, al tiempo que actualiza y unifica el tratamiento en frontera por las diferentes modalidades establecidas en el tráfico internacional.

“Hasta ahora, estaba totalmente prohibida la entrada de estos productos al país, salvo cuando, de manera excepcional, se presentaba un caso y el ministro de Salud Pública tenía que evaluar y autorizar”.

Beltrán Delgado sostuvo que la medida no modifica la regulación actual sobre importación de medicamentos e insumos médicos en cantidades libres de aranceles.

Las autoridades señalaron que en el caso del Aeropuerto Internacional José Martí, principal punto de acceso al país, se ampliaron los flujos para que los pasajeros puedan tener una vía de ingreso más fácil y aseguraron que desde que se hiciera efectiva la apertura de fronteras el 76 % de los viajeros se acogen al canal verde, que les exime del pago de aranceles a medicamentos, artículos de aseo y alimentos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cuba abrirá “gradualmente” sus fronteras a partir de noviembre

Cuba

READ EN ENGLISH

LA HABANA, Cuba. – Cuba comenzará la apertura gradual de sus fronteras a partir del día 15 de noviembre, de acuerdo con una escueta nota informativa publicada este domingo por el Ministerio del Turismo (MINTUR) de la Isla.

“Teniendo en cuenta el avance en el proceso de vacunación en Cuba, su efectividad demostrada y la perspectiva de que más del 90% de toda la población concluirá los calendarios de vacunación en noviembre; se preparan las condiciones para abrir, gradualmente, las fronteras del país a partir del 15 de noviembre de 2021”, reza la publicación. 

Además, las autoridades flexibilizarán los protocolos higiénico-sanitarios en los aeropuertos, aunque continuarán chequeando la temperatura de los pasajeros y se centrarán en aquellos que presenten síntomas. 

Según el MINTUR, se reconocerá el certificado de vacunación de los viajeros, se realizarán pruebas diagnóstico de manera aleatoria y no se exigirá el PCR al arribo.

Asimismo, “se iniciará la apertura del mercado interno turístico de manera gradual en correspondencia con los indicadores epidemiológicos de cada territorio”.

Hasta el 2 de septiembre Cuba solo había vacunado al 36,2% de la población con los medicamentos desarrollados en la Isla, según informó recientemente el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP). Asimismo, el régimen espera que el 92,6% de la población esté completamente vacunada en noviembre, pese a que el plan inicial de las autoridades sanitarias de que el 70% de los cubanos estuviera vacunado en agosto no se cumplió. 

Después de varios meses de cierre casi total a causa de la pandemia, el 15 de noviembre de 2020 el Aeropuerto de La Habana reinició sus operaciones. Tres meses después el Gobierno tuvo que reducir los vuelos a la Isla por el aumento de los contagios de COVID-19 y en marzo finalmente cerró las fronteras.

En la actualidad, Cuba atraviesa la peor ola de contagios de COVID-19 desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020. Solo este domingo, el país reportó oficialmente 86 fallecimientos a causa de la enfermedad y 9 221 nuevos pacientes contagiados.

“Los números que dicen en la televisión hay que multiplicarlos por diez para que den la cifra real de casos y fallecidos. Hay mucha gente que se ha muerto y en el acta de defunción ponen cualquier cosa menos COVID para que no cunda el pánico y, de paso, para tapar el mal manejo de la pandemia por parte de este gobierno”, dijo a CubaNet un doctor que prefirió el anonimato por temor a represalias. 

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cuando las fronteras son el límite entre la felicidad y la miseria

MIAMI, Estados Unidos. ─ Hace unas semanas las noticias daban a conocer el resultado de una encuesta aparentemente banal. Finlandia se acreditaba el primer lugar entre los países más felices del mundo. Le seguían sus vecinos escandinavos, mientras el resto de Europa y Norteamérica monopolizaban las primeras casillas del grupo. Costa Rica lograba ubicarse en el sitio 16 en una lista que abarca 149 naciones. Sorprende Guatemala en el 30, por encima de Uruguay y México. No así el sotanero Afganistán. En cambio, la India no hacía justicia a su posición como potencia mundial al quedar en un lejano puesto 139.

El tema de los países “felices” sale a colación en momentos en que un problema migratorio de dimensiones globales se agudiza en la frontera sur de Estados Unidos y en diferentes puntos costeros africanos donde se originan extraordinarias travesías hacia el Norte europeo. El conflicto, uno de los principales en el debate presidencial de las pasadas elecciones norteamericanas, significó una fuerte puja entre dos bandos con posiciones diametralmente opuestas: los que apoyaban la política anti inmigratoria de Donald Trump ─con su obsesivo proyecto de impermeabilizar la frontera mediante un muro infranqueable─, mientras que otros dieron sus votos a la dupla demócrata Biden-Kamala, que prometió solucionar el problema de once millones de emigrantes en estado irregular, así como el caso de los soñadores (“dreamers”), que han crecido y estudiado en Norteamérica viviendo en un limbo de legalidad.

Trump ─que señala a su sucesor por la forma en que está manejando la crisis migratoria─ no asume que durante su mandato esta situación estuvo lejos de ser controlada de manera efectiva. Su ambicioso proyecto, si algo demostró, fue la imposibilidad de detener las ansias de quienes se proponían cruzar hacia el lado en que han puesto todas sus esperanzas de una mejor vida.

Para ellos burlar el muro no es un asunto de conquistas o robo de riquezas atesoradas, sino la meta para alcanzar los parámetros de dignidad cuya aspiración se convierte casi en un imposible en tantas naciones y obtener valores básicos que constituyen derechos fundamentales reconocidos internacionalmente a todos los hombres independientemente de su raza, credo o nación.

El enfoque del problema por la parte republicana se queda en la situación de la frontera y el manejo de este por sus rivales demócratas. Pero la problemática real se extiende mucho más allá de los límites divisorios. Ya en 2018 la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) contabilizaba más de 25 millones de personas viviendo en países ajenos a causa de guerras, violencia, miseria y persecución. La mitad eran menores de 18 años. Estas “plagas” no han dejado de incidir en los flujos migratorios que no cesan de dirigir sus pasos al próspero y seguro norte. La situación se agrava por catástrofes naturales, sequías y la actual pandemia que asola al mundo.

Precisamente, ha sido la administración saliente de la Casa Blanca la que ha contribuido a reforzar algunos puntos neurálgicos en crisis que han terminado repercutiendo en los bordes fronterizos norteamericano, sumándose a los derivados de otros conflictos originados en tiempos cercanos y por decisiones de otros gobiernos, tal vez con los mejores propósitos, pero que consiguieron peores resultados. Guerras bajo el supuesto fin de remover tiranías o promover democracias que al final no han conseguido esos objetivos o, si lo han logrado en parte, los resultados han sido peores que aquello que pretendían cambiar. Estado islámico, enfrentamientos tribales, radicalismos, problemas interétnicos, conforman parte de la explosión migratoria.

Sanciones y medidas punitivas de corte económico para castigar dictaduras solo han logrado provocar que la gente busque soluciones propias. La decisión de la administración Trump de clasificar a Cuba como país patrocinador del terrorismo, la eliminación de las vías de envíos de remesas, la prohibición de turistas norteamericanos a viajar a la Isla y otras medidas contra ese sector sensible de la economía insular, contribuyeron al agravamiento de un problema, que, si bien no es completamente ajeno a la manera en que lo gestiona el gobierno cubano, ha sido fundamental para su empeoramiento. Y qué decir de esa salomónica idea de cerrar trámites migratorios en la embajada norteamericana en La Habana para situarlos en sedes diplomáticas en territorio continental latinoamericano. Una salida que en verdad ha dado la cobertura a los que prefieren lanzarse a un largo y peligroso peregrinaje que les ofrece la opción de entrar ilegalmente a Estados Unidos, antes de seguir esperando la inseguridad de una costosa visa legal que tal vez nunca sea concedida. Algo similar ha ocurrido con las sanciones a Venezuela y la explosión de millones de sus ciudadanos escapando hacia cualquier destino que les permita rehacer sus vidas, no importa con cuanta incertidumbre. Medidas en su conjunto que han inyectado combustible al drama migratorio regional.

Hay otros problemas. El narcotráfico, la corrupción extendida en decenas de países y la inseguridad generada por violencias de distinta índole que viven las sociedades al sur del río Bravo y otras partes del mundo, son fuertes impulsores de esta crisis. Por otra parte, no deja de ser significativo que el flujo de las dos corrientes- la migratoria y la de los factores que la provocan- fluyan en la misma dirección. Y es que los principales centros de consumo de droga, tráfico humano, prostitución y otros males, se encuentran precisamente en esos sitios bendecidos por la prosperidad en los que la gente pone sus esperanzas.

La gravedad del asunto suscita debates agudos y propuestas de soluciones. Los demócratas presentan la llamada Ley Promesa y Sueño de Estados Unidos que da estado legal y ciudadanía a 700 000 soñadores y a 400 000 migrantes amparados bajo el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS). Añaden la Ley de Modernización de Fuerza Laboral con promesas de permiso y residencia de trabajo a miles de trabajadores agrícolas. Frente a estas se levanta el llamado Plan Dignidad de los republicanos. Presentado por la congresista María Elvira Salazar, ofrece estatus legal renovable cada diez años a soñadores y trabajadores, pero sin darles ciudadanía. Cabe una interrogante sobre esta condición que supone dignificar la situación irregular de millones de emigrantes ya establecidos en Estados Unidos y otros que pudieran acogerse a los beneficios de la hipotética ley propuesta por Salazar y el grupo republicano. ¿Acaso la negación a conceder la ciudadanía sería aplicable a todos los considerados en este grupo, independientemente de la nacionalidad de su procedencia? ¿Supone la intención una forma de limitar en un futuro la posibilidad de voto a personas emigrantes en una maniobra de dejar sin ese derecho a posibles rivales ideológicos o partidarios haciendo del sistema electoral norteamericano un privilegio accesible a determinados grupos? Resulta contradictorio que tal propuesta venga precisamente de hijos de emigrantes asentados en un país cuyas raíces se extienden de manera universal, haciendo imposible a otros de igual condición el derecho a integrarse de manera ciudadana como hicieron sus ancestros. Vale señalar el origen extranjero y la forma irregular de ingreso al territorio que no pocas personalidades de Estados Unidos tienen en su pasado.

Otro fenómeno al que se presta particular atención en este fenómeno migratorio es el de los niños cruzando en solitario los pasos fronterizos. Evidente que esta ausencia de mayores responsables, padres, hermanos o tutores se debe al desespero de los que optan por poner a los más débiles en el camino de la salvación. O que en no pocos casos se trate precisamente de la situación irregular de sus mayores que viven en la parte norte de la frontera, provocando en parte esta especie de reunificación familiar en “extremis”. En cierta medida conecta con una situación parecida a la que en estos días se rinde tributo en un museo de Miami. Se trata de la operación Peter Pan organizada para recibir niños cubanos (poco más de 14 000) enviados por sus padres para que escaparan de la Cuba castrista en 1961. ¿Acaso aquella ola era más asimilable que esta que no tiene nombre ni apoyos institucionales, pero sí con sobradas razones y que espanta por las condiciones en que se realiza?

Finalmente, la cuestión de la amenaza invasora queda en la presunción de acuerdo con los datos aportados en un artículo de opinión publicado en El Nuevo Herald con la firma de Andrés Oppenheimer. En el escrito, el periodista se refiere al mito de la crisis migratoria y la necesidad desesperada de inmigrantes que tiene Estados Unidos, con una población envejecida, fuerza laboral con tendencia decreciente y tasas de fertilidad en caída. A esto se suma la disminución relativa de la emigración legal durante los cuatro años de Trump en la Casa Blanca en un drástico corte de 49 por ciento de los aceptados, según la Fundación Nacional para la Política Estadounidense, cita Oppenheimer. En este punto conviene recordar el hecho de que Trump concedió el TPS a los venezolanos apenas unas semanas antes de finalizar su mandato en una maniobra electoralista evidente.

Resolver este problema no es un asunto fácil. Es responsabilidad de los gobiernos garantizar la seguridad en las fronteras y evitar su traspaso ilegal. Pero del otro lado la presión no va a cesar. Hacen falta soluciones. En este contexto, el exmandatario dominicano Leonel Fernández llamaba el pasado enero a la creación de una reedición del Plan Marshall que ayudó a levantar a Europa de la posguerra, en esta ocasión dirigido a la recuperación de Latinoamérica. Un reto dirigido presumiblemente a Estados Unidos, pero que muy bien puede inferir a todas las naciones “felices” del mundo desarrollado, desbordadas por una profunda crisis global sin cuya solución el problema migratorio será siempre una amenaza latente para quienes lo temen, al resguardo de las fronteras que señalan los límites entre la prosperidad y la miseria.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




¿Tienen sentido las fronteras abiertas?

Fronteras, Migración, Estados Unidos

READ EN ENGLISH 

MONTANA, Estados Unidos. ─ Aunque reconozco que me siento incómodo con la idea de que todos los países abran sus fronteras, el tema merece estudiarse como ha hecho el economista Bryan Caplan en Open Borders: The Science and Ethics of Immigration (Fronteras abiertas: Ciencia y ética de la inmigración). El argumento de Caplan es categórico: “Abrir todas las fronteras marcaría el comienzo del auge de una economía mundial que eliminaría en la práctica la pobreza en todo el mundo, y en última instancia beneficiaría a la humanidad”.

Caplan calcula que cuando un trabajador promedio del tercer mundo se muda a un país como Estados Unidos, la productividad de ese trabajador aumenta en un 400 por ciento. Cuanto más pobre es el país de origen, mayor es el incremento porcentual de la productividad. La tesis de Caplan es que el mismo trabajador es más productivo en los Estados Unidos que en Nigeria o Haití. En otras palabras, la diferencia de ingresos depende no de quien es, sino del lugar donde esté el trabajador.

Caplan es un erudito meticuloso y ha triturado números abundantemente para considerar las diversas objeciones que presenta la inmigración abierta. A la vez que reconoce los riesgos asociados con las fronteras abiertas, calcula que el Producto Bruto Mundial se duplicaría si alguien pudiera tomar un trabajo en cualquier lugar, y que los riesgos tendrían que ser astronómicos para que el costo supere los beneficios.

Cuando se trata de oferta y demanda, entendemos intuitivamente que el efecto de aumentar la oferta al abrir las fronteras a los trabajadores inmigrantes reduciría los salarios. Sin embargo, eludimos ver lo que representa la demanda de esos inmigrantes como consumidores, que al comprar bienes y servicios que vendemos ayudan la economía.

Según los estándares mundiales, aun los trabajadores estadounidenses poco calificados son altamente capacitados respecto a los inmigrantes, porque saben leer y escribir en el idioma inglés y están familiarizados con el mundo moderno. Por consecuencia, los trabajadores estadounidenses poco calificados, con frecuencia terminan instruyendo y dirigiendo a los recién llegados, en lugar de competir con ellos. Piense, por ejemplo, en los trabajos de la industria de la construcción.

Los opositores a la inmigración afirman que los inmigrantes reducen el nivel de vida promedio de nuestro país. Eso es cierto técnicamente, pero ese dato no tiene mayor sentido.

Digamos, por ejemplo, que el nivel de vida promedio en los Estados Unidos y el de un país extranjero, medido por ingresos sean, respectivamente, de $ 50 000 y $ 5 000 al año. Esto produciría un producto bruto mundial combinado de $ 55 000. Si con las fronteras abiertas el extranjero elige trabajar en los EE. UU. por $ 20 000, el Producto Bruto Mundial combinado aumentaría a $ 70 000 y la humanidad enriquecería.

Tenga en cuenta, sin embargo, que, aunque el trabajador nativo promedio en los EE. UU. siga ganando $ 50 000, el ingreso promedio en los Estados Unidos ahora es más bajo; solo $ 35 000 ($ 50 000 + $ 20 000 / 2). Efectivamente, la llegada del inmigrante redujo el ingreso promedio estadístico, pero los ingresos del inmigrante y los ingresos mundiales aumentaron sin costo para el trabajador nativo. Es verdad que esta es una ilustración simplista, porque con el tiempo la oferta de mano de obra de menor costo podría reducir los ingresos de ese trabajador nativo. El asunto es que las estadísticas frecuentemente citadas necesitan una investigación más profunda.

Otra objeción a la inmigración es la carga fiscal que se impone a los servicios sociales y de gobierno. Pero muchos de esos servicios caen bajo lo que los economistas llaman servicios “no rivales”, donde el costo total se mantiene constante, aunque aumente la población. La defensa nacional es el ejemplo clásico de un servicio “no rival”.

Del “gasto rival” restante en servicios sociales, más de dos tercios son para los muy jóvenes y muy viejos. El trabajo del profesor Caplan muestra que la mayoría de los inmigrantes están en edad laboral, ni muy jóvenes ni muy viejos. En lugar de ser una carga fiscal, los inmigrantes en edad laboral contribuyen, principalmente a través de los impuestos, a los programas para jóvenes y ancianos. Un informe de la Academia Nacional de Ciencias concluye que el efecto fiscal general a largo plazo de un nuevo inmigrante es positivo en $ 259 000. Excepto en el caso que los inmigrantes sean viejos o poco calificados, ellos más que pagan por sus propios gastos sociales.

Caplan aborda numéricamente otras objeciones a la inmigración ilimitada, como la criminalidad, el terrorismo, la ideología política, la dilución cultural y más. Sin embargo, sigo incómodo con la idea de las fronteras abiertas. Pero ahora estoy aún más incómodo porque no sé por qué sigo incómodo.

El último libro del Dr. Azel es “Libertad para novatos”

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Gobierno no abrirá fronteras hasta controlar la pandemia en La Habana

Aduana Cuba

aeropuerto La Habana
Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- Las fronteras de Cuba permanecerán cerradas hasta que La Habana no controle de manera definitiva la pandemia del coronavirus, informó en el espacio Mesa Redonda de este martes el primer ministro Manuel Marrero.

“Los vuelos regulares internacionales con todo el mundo son desde La Habana y hacia La Habana y por tanto hasta que La Habana un día no resuelva este problema no se podrá abrir esa comunicación con el resto del mundo”, aseguró Marrero en el programa de televisión oficialista.

La orientación de mantener la capital aislada fue dada —dijo el primer ministro— por Raúl Castro, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (único permitido en la isla).

Castro dijo en una reunión la pasada semana —según Marrero— que “no podemos apresurarnos para declarar la fase número dos en La Habana, conocemos la experiencia y consecuencias de los rebrotes en aquellos países que han descuidado este aspecto”, por lo cual el Gobierno le obedece.

A finales del pasado mes de julio el ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, había deslizado la posibilidad de que en agosto los aeropuertos comenzaran a operar y se restablecieran los vuelos regulares a Cuba y desde la Isla, sin embargo, la nueva medida pospone la apertura, que inicialmente se había considerado para el 15 de agosto.

Nuevos rebrotes en La Habana mantienen a la capital en la fase 1 de desescalada pos coronavirus. Las autoridades sanitarias han anunciado en la ciudad capital 1516 casos positivos al virus, del total de 2701 reportados hasta este 4 de agosto por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP). Solo en el parte de este martes hubo 17 nuevos casos de COVID-19.

Así mismo, Marrero confirmó en la Mesa Redonda que, aunque ya han llegado turistas extranjeros a los aeropuertos de los cayos de Cuba, los vuelos regulares dependen de la situación epidemiológica en La Habana.

Por otro lado, durante sus declaraciones, el primer ministro añadió que este miércoles se anunciarán nuevas medidas para evitar el tránsito de pasajeros por La Habana, así como la ida de residentes en la capital a provincias cercanas como Matanzas o Artemisa.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Aerolínea europea Evelop cancela vuelos a Cuba programados para julio

Foto tomada de internet

MIAMI, Estados Unidos- La agencia Onlinetours informó a través de la cuenta de Twitter de la Oficina Económica y Comercial de España en La Habana, que los vuelos de Evelop hacia Cuba previstos para el mes de julio han sido cancelados.

“Evelop anuncia que, debido a que aún no existe una fecha precisa para la reapertura de las fronteras en Cuba, cancela sus vuelos a La Habana previstos para el mes de julio”, dice el mensaje.

Por su parte, la aerolínea aseguró que se pondrá en contacto con los clientes afectados para llegar a la mejor solución posible, aunque no es la primera vez que la empresa europea debe cambiar los planes de vuelo con respecto a Cuba.

Inicialmente, aun cuando el régimen de La Habana no se había pronunciado sobre la reapertura de sus fronteras, y solo se conocía que hasta el 30 de junio permanecerían cerradas, varias aerolíneas europeas como Air Europa, Plus Ultra y Evelop comenzaron a vender pasajes a la Isla, los cuales han tenido que cambiar nuevamente.

Sin embargo, aunque el gobierno oficialista aun no lo ha hecho público, recientemente fue la Embajada de Estados Unidos en Cuba quien dio a conocer que La Habana extendería el cierre de sus fronteras hasta el 1ro de agosto.

“El 5 de junio, el gobierno cubano extendió el cierre del aeropuerto hasta al menos el 1 de agosto. Proporcionaremos actualizaciones sobre el estado de las operaciones del aeropuerto a medida que se disponga de información”, escribió la sede diplomática estadounidense en su cuenta de la red social de Twitter.

Algunas aerolíneas europeas y americanas habían adelantado el pasado mes de mayo que el reinicio de los vuelos a la Isla se daría a partir del 1 de julio, pero un repunte en los casos confirmados de COVID-19 hizo al régimen cambiar la fecha.

En una reunión con el grupo temporal para la prevención y control de la COVID-19 el pasado 30 de mayo, Miguel Díaz Canel dijo que no se iban a apresurar al respecto. “No vamos a aplicar la etapa de recuperación hasta que no estemos bien seguros de que hay un control exacto de la epidemia”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




“No se abrirán nuestras fronteras”: Régimen mantiene cierre ante pandemia

Cuba, Cubanos, Aeropuerto, Coronavirus, COVID-19, Cubahora, Internet

Cuba, Aeropuerto, Coronavirus, COVID-19
(Foto: Cubadebate)

LA HABANA, Cuba. – El Ministerio de Turismo de Cuba (MINTUR) informó que la Isla no reabrirá sus fronteras aún y que las operaciones de entrada y salida del país seguirán limitadas a operaciones de carácter humanitario.

En un breve comunicado publicado este viernes el organismo precisó que la decisión de reabrir los puertos de la Isla solo compete a las máximas autoridades del régimen cubano, y que serán estas las que informen sobre una eventual desescalada.

“En aras de proteger la seguridad sanitaria nacional, premisa fundamental del Estado cubano, no se abrirán nuestras fronteras, ni se activarán los servicios turísticos, hasta tanto sea indicado por el Gobierno de la República de Cuba”, señala la nota, difundida por medios oficialistas.

La información del MINTUR agrega que el impase en el sector turístico está siendo aprovechado para mejorar las condiciones hoteleras del país.

“Teniendo en cuenta la situación actual de desarrollo de esta enfermedad en Cuba y en el Mundo, el Ministerio de Turismo, se enfoca en una mejora continua de las instalaciones hoteleras y extra hoteleras, así como en la elaboración de protocolos de higiene y sanitarios, para enfrentar el reinicio de las actividades turísticas”.

El turismo es considerado es uno de los sectores que mayor cantidad de ingresos general al régimen cubano, por lo que la inactividad de los últimos meses repercutirá directamente en la capacidad de la Isla para adquirir productos y alimentos en el mercado internacional.

Pese a la escasez, las interminables colas y el desabastecimiento, los medios oficiales de la Isla aseguran que “en el país concurren varios aspectos que posibilitan hacer frente a una situación económica aún en tiempos de pandemia”.

Aunque hasta el momento el régimen de la Isla no ha ofrecido una fecha tentativa para la vuelta del país a la normalidad, durante la última semana aerolíneas como Copa Airlines, American Airlines, Southwest Airlines, Air Canada comenzaron a vender boletos a la Isla, programados a partir de junio.

El anuncio de la venta de boletos a la Isla por parte de Air Canada fue celebrado por dependencias estatales cubanas como la agencia Havanatur, hecho que había despertado optimismo respecto a una posible reapertura del espacio aéreo cubano.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Gobierno de Cuba mantendrá el cierre de fronteras hasta el 30 de junio

Cuba, Coronavirus cubanos

Cuba, Coronavirus cubanos
(Foto archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- El gobierno de Cuba mantendrá sus aeropuertos cerrados hasta al menos el 30 de junio debido a la crisis sanitara por el coronavirus en la Isla, informó la Embajada de Estados Unidos en La Habana en su cuenta de Twitter.

Ni la prensa oficial ni las instituciones del régimen han dado a conocer la información, ofrecida como parte de una alerta de salud de las autoridades estadounidenses en La Habana a sus ciudadanos y residentes varados en Cuba.

La institución diplomática anunció que unas 300 personas serán repatriadas a Estados Unidos en dos vuelos chárter de la aerolínea Delta este jueves 14 de mayo.

“Hemos facilitado la repatriación de más de 300 ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes (LPR) a los EE.UU. Se está notificando a los viajeros confirmados para vuelos chárter adicionales de Delta Airlines La Habana- Miami el 14 de mayo”, reza el tuit.

Así mismo, en la misma red social agregaron la disposición del régimen comunista, “El 13 de mayo, el Gobierno cubano extendió el cierre del aeropuerto hasta al menos el 30 de junio. La Embajada de EE.UU. proporcionará actualizaciones sobre el estado operativo del aeropuerto a medida que la información esté disponible”.

En su comunicado, la Embajada de Estados Unidos aseguró que están notificando “individualmente a todos los viajeros confirmados en los vuelos chárter adicionales de Delta Airlines que salen de La Habana a Miami el 14 de mayo”.

“Todos los ciudadanos estadounidenses restantes deben continuar haciendo los preparativos necesarios para una estadía prolongada en Cuba durante el período de cuarentena. Cumpla con los requisitos locales de cuarentena, controle las noticias locales para obtener información sobre avisos de viajes cubanos y consulte con sus operadores de aerolíneas con respecto a futuros vuelos”, reza el comunicado.

“Alentamos a todos los ciudadanos estadounidenses en Cuba a que se registren en el Departamento de Estado de los EEUU. Mediante el siguiente enlace: Programa de inscripción de viajeros inteligentes (STEP), y que supervisen el sitio web de la Embajada y el feed de Twitter para obtener información actualizada”, concluyeron.

El régimen de la Isla cerró parcialmente sus fronteras a finales de marzo, y el 4 de abril cerró sin excepciones sus aeropuertos y puertos debido a la crisis mundial por la COVID-19.

Este miércoles el doctor Francisco Durán García, jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), dijo en su conferencia de prensa habitual sobre la situación de la pandemia en Cuba que cuando se abran las fronteras nuevamente, “las medidas de control sanitario internacional serán muy rigurosas, pues se trata de una situación global (…)”, sin embargo, no se refirió a cuando podría ser.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Colombia anuncia cierre de fronteras de cara a protestas del 21 de noviembre

Colombia; fronteras; protestas;

Colombia; fronteras; protestas;
(Foto: Archivo/Colprensa)

MIAMI, Estados Unidos. – El gobierno de Colombia dio a conocer que desde este martes hasta el próximo viernes todos los pasos fronterizos terrestres y fluviales del país estarán cerrados debido a la jornada de protestas convocadas por la oposición para el jueves 21 de noviembre.

El anuncio fue hecho por el Director General de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, quien especificó que el cierre de frontera incluirá todos los puntos que separan a ese país de Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela.

Según Sarmiento, la medida tiene como objetivo mantener la tranquilidad ciudadana y el normal desarrollo de los eventos, tal y como sucedió en las elecciones regionales que se llevaron a cabo el día 27.

Otro de los objetivos –agregó el Director General de Migración- es garantizar que los extranjeros que participen de las marchas lo hagan de acuerdo con lo establecido en la Constitución colombiana.

Por su parte, el presidente Iván Duque alerta que las fuerzas de ese país no permitirán que las manifestaciones se vayan de las manos de las autoridades.

“La protesta social pacífica es un derecho constitucional, el cual garantizamos, pero seremos implacables con los actos de vandalismo”, declaró el gobernante a la emisora radio Candela.

De acuerdo con el portal argentino Infobae, la gran huelga fue convocada desde octubre por el Comando Nacional Unitario. La organización une a las principales centrales obreras, ante supuestas iniciativas gubernamentales para flexibilizar el mercado laboral y debilitar el fondo estatal de pensiones en favor de fondos privados y aumentar la edad de jubilación.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Militares venezolanos bloquean puente fronterizo con Colombia

MIAMI, Estados Unidos.- En momentos en los que se espera en Venezuela la llegada al país de ayuda humanitaria por mar y tierra, militares venezolanos bloquearon este martes un puente en la frontera con Colombia, denunció un parlamentario opositor al régimen, según un informe de la agencia de noticia AFP.

Ante la severa escasez de alimentos y medicinas en la nación sudamericana, los chavistas, liderados por Maduro, aseguran que en el país no hay tal crisis y que no recibirán limosnas de nadie, por lo que cruzaron la cisterna de una rastra de transporte de combustible y un gigantesco contenedor de carga en el puente de Tienditas, que comunica las localidades de Cúcuta, en Colombia, con Ureña, en Venezuela.

El diputado del estado venezolano de Táchira, Franklyn Duarte, denunció que “efectivos de la Fuerza Armada bloquearon el paso” en horas de la tarde, reza la nota de AFP.

Mientras Maduro se niega a la posibilidad de aceptar ayuda internacional porque la considera una ‘excusa’ para iniciar una intervención militar encabezada por Estados Unido, Guaidó, jefe del Parlamento, y reconocido como presidente interino del país por unos 40 países, gestionó dicha ayuda para el pueblo venezolano, que vive la peor crisis de su historia.

Duarte dijo a AFP que la vía en el puente fue cortada después de un confuso incidente ocurrido en Ureña a la llegada de militares en vehículos blindados para custodiar la frontera. Tres personas habrían resultado heridas, asegura el legislador, después de que un tanque arrollara a unos motociclistas. “Pueden poner un muro y no van a evitar que entre la ayuda”, expresó el diputado.

El puente de Tienditas, que aún no ha sido inaugurado, iba a estrenarse inicialmente en 2016, pero el cierre temporal de la frontera común de 2.200 kilómetros -ordenado por el gobierno de Maduro a finales de 2015 y levantado meses después- retrasó su apertura.

Los cargamentos de alimentos y medicinas que forman parte de la ayuda humanitaria gestionada para Venezuela entrarían por varios puntos fronterizos venezolanos, y por mar, y aunque se pensaba que el puente de Tienditas iba a ser una de las vías de acceso, aún no se ha precisado. La oposición venezolana pide a la Fuerza Armada permitir que pase la ayuda humanitaria, que según Guaidó es reunida en Colombia, Brasil y una isla del Caribe cuyo nombre no ha revelado.

Estados Unidos ya anunció un primer envío. De impedirlo, los militares cruzarían una “línea roja”, declaró este martes el diputado Miguel Pizarro. “Hay un límite (…). Alimentos e insumos médicos son esa raya roja”, apuntó Pizarro.