1

Francys Romero: A menos que cambie la política deportiva de Cuba, el éxodo masivo de peloteros continuará

Peloteros cubanos

MIAMI, Estados Unidos. – El periodista especializado en temas deportivos Francys Romero aseguró este martes a CubaNet que la fuga de 12 jugadores cubanos del equipo de la Isla durante la Copa Mundial de Béisbol (categoría sub-23) recién celebrada en México no tenía precedentes.

No obstante, Romero reconoció que se trataba de un fenómeno histórico, que comenzó en 1991 “cuando un lanzador cubano, René Arocha, se quedó en el Aeropuerto Internacional de Miami. A partir de ese momento y cada año, cada vez que el equipo Cuba sale a eventos internacionales, los abandonos se multiplican”, precisó.

Durante el Mundial Sub-23, abandonaron el equipo de la Isla el receptor Loidel Rodríguez, los infielders Miguel Antonio González y Yandy Yánez, los jardineros Reinaldo Lazaga, Dismany Palacios, Geisel Cepeda y Reinaldo Lazaga, y los lanzadores Dariel Fernández, Luis Dany Morales, Ubert Mejías, Yeiniel Zayas y Bryan Chi.

Hasta la fecha, la mayor cifra de fugas en un solo torneo había sido de cinco, en 1996, hace ya 25 años, recordó Romero.

“Antes de que comenzara el Mundial Sub-23 muchos ya suponíamos que iban a existir varios abandonos (…), pero muy pocas personas pudieron imaginar que iba a pasar de 10. Esta cifra de 12 salidas en un evento se convirtió en el récord de salidas desde 1991”, explicó. 

Romero, que es autor del libro El sueño y la realidad: Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018), precisó que entre 2001 y 2010 solo hubo siete fugas de deportistas cubanos. “Ahora, en un lapso de 12 días pues hubo 12, cinco más que todas las ocurridos en una década”, apuntó.

Sobre el futuro profesional de los 12 peloteros cubanos señaló: “Va a ser muy difícil que todos puedan obtener un contrato profesional al menos con una organización de Grandes Ligas, pero quizás también puedan hacerlo en otras ligas”. 

No obstante, “entre cinco o seis sí tienen bastante talento para ser contratados por organizaciones de grandes ligas”, detalló. 

Para Romero, a menos que el régimen cubano promueva “un cambio drástico” de su política deportiva, que profesionalice sus ligas y adopte un nuevo modelo de ejercicio deportivo diferente al actual ―para que los jugadores tengan más remuneración económica y “una motivación extra para no emigrar”― el éxodo masivo de deportistas continuará.

Sin embargo, el entrevistado cree que el béisbol cubano “no cambiará mucho más de lo que lo ha hecho ya”: el régimen de la Isla “implementó “una política de contratación en el exterior, pero solo para los jugadores que tuvieran realmente el talento de hacerlo, un 15 o 20% de la generalidad. Todos esos talentos que quedan (…) van a caer en la desmotivación y lo que van a hacer es buscar emigrar”, concluyó.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Francys Romero: “El béisbol cubano ha sufrido el éxodo más devastador de su historia”

MIAMI, Estados Unidos. – El periodista y escritor cubano Francys Romero aseguró que el éxodo masivo de peloteros cubanos en busca del sueño de las Grandes Ligas ha condicionado el desarrollo de ese deporte en Cuba,  pese a que la Isla sigue produciendo jóvenes talentos que, en muchos casos, abandonan el país sin siquiera debutar en la Serie Nacional.

En declaraciones ofrecidas a CubaNet, Romero analizó la actualidad del béisbol cubano tras el preolímpico de las Américas celebrado en Florida, Estados Unidos, donde la selección de la Isla quedó eliminada tras caer ante Venezuela y Canadá.

“Se manifestaron muchos problemas que existen en el sistema deportivo cubano actualmente y que llevan casi una década”, dijo el reportero sobre el accionar de la escuadra antillana en el preolímpico, que culminó con la victoria de Estados Unidos.

Asimismo, Romero aseguró que faltó previsión por parte de los federativos cubanos para dar más rodaje al equipo nacional, que llegó a Estados Unidos sin apenas topes de preparación.

El periodista, autor del libro El sueño y la realidad: Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018), también abordó el abandono de los peloteros, un fenómeno que se repite casi siempre que un elenco cubano asiste a eventos en el extranjero. “Acá en la Florida se sabía que iba a pasar esto”, apuntó.

Romero recordó que desde 1991, cuando el lanzador habanero René Arocha decidió dejar el equipo Cuba durante una breve estancia en la Florida, casi siempre han existido abandonos. Sin embargo, la situación se ha hecho aún más crítica en los últimos cinco años.

“El béisbol cubano ha sufrido en los últimos cinco años el éxodo más devastador de su historia desde que triunfó la Revolución cubana, desde que se institucionalizó la estructura actual del deporte en la Isla. Estamos hablando de 200 jugadores en 2015, más de 100 en 2016, jugadores de entre 13 a 30 años. Todo eso ha ido desangrando la estructura del mismo juego porque cada vez los jugadores que van a la selección nacional son más longevos”, sostuvo el analista.

La última vez que un equipo cubano de béisbol había competido en Estados Unidos fue en 2019. En esa ocasión el saldo fue de tres “deserciones”, entre ellas las de Yoelkis Céspedes, hermano del exjardinero de los Mets de New York, Yoenis Céspedes, y la de Norge Carlos Vera, hijo del estelar lanzador santiaguero Norge Luis Vera.

Tanto Céspedes como Vera terminaron firmando por los Chicago White Sox, una de las organizaciones de Grandes Ligas que más ha apostado por el talento cubano.

En el caso de los tres jugadores que abandonaron el equipo de la Isla en el último viaje, Francys Romero indicó que todos podrían tener acción en el deporte profesional.

Para el periodista, el infielder César Prieto y el lanzador Andy Rodríguez tienen grandes opciones de firmar con una organización, sobre todo el primero, a quien cataloga como “el mejor prospecto que había en Cuba entre jugadores de posición”.

Más complicado sería para Lázaro Blanco, quien, a sus 35 años, al menos tendría opciones de jugar en ligas independientes y circuitos invernales del Caribe.

“Va a estar lanzando en ligas profesionales. Estoy seguro que va a ser contactado y va a ser buscado por muchos de estos equipos porque, al final, pese a sus 35 años, es muy fuerte”, añadió.

Romero precisó, además, que el éxodo de peloteros cubanos hacia ligas profesionales no se detendrá, ya que la estructura del béisbol en la Isla no ofrece a los beisbolistas las herramientas ni incentivos suficientes para hacer carrera compitiendo en la Serie Nacional ni en los eventos internacionales de la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC, por sus siglas en inglés).

“Se ha demostrado que los métodos de entrenamiento, de observación, de entender el béisbol en Cuba, bajo un sistema sin todo lo que requiere un atleta en cuanto a recursos y condiciones, no le permiten al jugador dar un salto de calidad, lo que, irremediablemente, termina frenando su desarrollo”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.