1

San Remo, una deidad que acorta las distancias

Jardiel González, San Remo Cuba

LA HABANA, Cuba.- He estado buscando unos versos que de forma un tanto imprecisa permanecían hasta ahora en mis recuerdos, y después de mucho tiempo. “¡Tirad!/Ciad! / ¡Remad con fuerza!…” Eso recordaba, y quizá un par de versos más, aunque me resultara imposible reconocer de qué texto, sin dudas muy antiguo, salían, ni cómo llegaron a mi cabeza permaneciendo hasta ahora en mi memoria. En ese empeño de recordación llegué a suponer que eran parte del “Gilgamesh”, pero muy pronto tuve la certeza de que estaba equivocado.

Mi amigo Pedro de Jesús, quien algunas veces suele ser, para mí, una especie de “diccionario de dudas”, se embarcó conmigo en la averiguación, en la búsqueda, y juntos dimos con esa “antigualla”, con aquellos versos que recordábamos un poco, esos versos que, uno a uno y juntos todos armaban un “canto de remeros” que se entonara en una muy antigua Nueva Zelanda, y que los cubanos estudiábamos en el preuniversitario, al menos cuando estuve yo sentado en un aula de preuniversitario.

“¡Tirad!/ ¡Ciad! ¡Guardad el compás! ¡Ciad! ¡Parad! Remad con fuerza! ¡Remad, remad hacia allá! ¡Adelante, adelante! ¡Tirad!… En esos versos remar es un imperativo, es la orden que no cesa, que se repite sin pausas, retando a los remeros, a las fuerzas de esos remeros de Nueva Zelanda. Los versos invitan, más bien ordenan, a que alcancen otro punto en el mar, y luego otro más distante. Remad, remad, esa es la orden, la obligación de los remeros. Remad es la ordenanza, remad es la consigna y el deseo. Remad y mirar en lontananza, buscando el punto deseado, el que advierte el destino final.

“La maldita circunstancia del agua por todas partes”, habría dicho Virgilio Piñera. Esa maldita agua circundante que obliga a que el viaje sea diferente para nosotros; un viaje que se hace remando, la mayoría de las veces. El remo siempre entre manos; remando, remando, remando, llegando, o sucumbiendo ante la grandeza del agua, ante la abundancia de agua; el maremágnum, la maldita circunstancia del agua por todas partes. El mar que circunda, que atrapa y traga a tantísimos cubanos. “Ciad, guardad el compás, Ciad, remad y remad“, y cuidarse de no ir con todo el peso a las profundidades del mar, y cuidar que no se partan los remos, cuidarse del naufragio y de la muerte, del encallamiento. Cuidarse. “Tirad. Guardad el compás. Remad, remad, remad con fuerza”.

En nuestra isla el remo es ejemplar. En Cuba el remo es venerado, es casi un santo, un santo pleno y salvador. San Remo, el remo que elevamos a la categoría de Santo redentor, y que bien merece. El remo es nuestro benefactor, nuestro “San Remo”. Y no debemos obviar a ese que es uno de nuestros “centros imantados”. No podemos olvidar que en nuestra iconografía religiosa destaca, por encima de casi todos los santos, la imagen de la Virgen de La Caridad del Cobre, nuestra patrona, nuestra virgen María, que en su representación protege a tres navegantes, a tres remeros, los tres Juanes.

Y muchos son los Juanes que han remado desde que la virgen se le apareciera a aquellos remadores que la encontraron en la Bahía de Nipe. Y quizá desde entonces el remo merece la categoría de santo ejemplar, de salvador, de San Remo, que nada tiene que ver con fiestas y celebraciones ideadas por el comunismo y sus acólitos regados por el mundo, para apaciguar nuestras rebeldías, para entretenernos con circo.

Y esa señora esposada con Díaz-Canel pretende ahora fundar fiestas y fiestas que nada tienen que ver con nuestras tradiciones. Ella supone fiestas, circos, que nos alejen de ese renacido espíritu rebelde. Esa mujer “lo que quiere es que la miren”, y entretenernos con fiestas que no nos representan, que nada tienen que ver con nuestras costumbres, con nuestra historia, al menos no más allá del hecho de que Ítalo Calvino, el gran escritor italiano que naciera en Cuba, en La Habana, en Santiago de las Vegas, se estableciera con sus padres, luego de la vuelta a Italia, en Sanremo, donde recibió su primera enseñanza.

Y pese a lo que quiere esa mujer, que no es otra cosa que conseguir muchas miradas, San Remo, para nosotros los cubanos, sigue significando lo mismo que aquel antiquísimo Canto de remeros, ese que propone, invita, a “Tirad con fuerza a Ciad, a guardar el compás, a remad, a remad hacia allá, adelante, adelante, hacia Waipa”, y ya sabemos en cual lugar está nuestra Waipa. Y el San Remo, el de Lis Cuesta abajo, es otra cosa; para ella es un “festival” que debía serenar nuestras combatividades, para ella San Remo es el circo, el jolgorio que divierte y apacigua, aunque para nosotros sea una “tabla de salvación” que acorta las distancias que nos separan de las libertades. San Remo es la fuga, la redención.

San Remo es también el avión que vuela a Rusia. San Remo son los pasos que conducen por una Europa de sitios y caminos agrestes, peligrosos, donde se hablan idiomas que tienen muy raros alfabetos. San Remo es un camino en busca de libertades y comidas que se anuncian, a veces, con alfabeto cirílico, con otros alfabetos. San Remo, incluso en la escapada, es el amor madre a la patria, es el odio a quien la oprime.

San Remo es, para los cubanos verdaderos, el que acorta las distancias, el que aleja el miedo y aproxima las libertades. Y aunque parezca muy raro, San Remo es también el amor a la patria y el odio a quien la oprime. San Remo es el barco, es el avión. San Remo es la balsa. San Remo es quien destruye, subordina, a las veleidosas olas. El remo, San Remo, es Ciad, es remad, para alejarse de la patria, y también para reencontrarse con la patria. San Remo, el nuestro, dista mucho de ese que refiere y propone la “primera dama”. San Remo, tristemente, es nuestra manera de buscar la vida, de escapar de la muerte, y hasta de encontrarla, que es también una manera de poner distancia con la dictadura.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Creadores artísticos y literarios acusados de propaganda enemiga

Festival carlos lechuga Mohammad Rasoulof

MIAMI, Estados Unidos.- Estoy en el noticiero del Canal 41, América TeVé, en mi segmento La Mirada Indiscreta, comentando un acontecimiento cinematográfico que acontece por estos días en Miami, y es el estreno exclusivo del filme “There is no evil”, dirigida por el iraní Mohammad Rasoulof, en Coral Gables Art Cinema.

El presentador del programa siguiente, A Fondo, Juan Manuel Cao, periodista, escritor y expreso político, se interesa al escuchar que Rasoulof, fue acusado de “propaganda enemiga” por ostentar una filmografía comprometida con el destino aciago de su país.

Juan Manuel me comenta que, casualmente, esa había sido la misma imputación por la cual cumplió años en las mazmorras castristas.

Siniestra coincidencia, consustancial a los regímenes tiránicos donde quiera que opriman a sus pueblos, incapaces de respetar la más sagrada condición del ser humano: la libertad.

“There is no evil” aborda el tema de la pena de muerte en Irán mediante cuatro historias de personas conminadas a ejecutarla, de modo obligatorio, según los parámetros del régimen iraní, y las consecuencias que conlleva en sus vidas respectivas y en la sociedad.

Durante el Festival de Cine de Berlín del 2020 la película resultó ganadora, y el director no pudo ir a buscar su premio por estar en arresto domiciliario, pendiente de juicio. Este año, el Festival lo incluyó entre los miembros de su jurado y, de nuevo, no lo dejaron asistir, tuvo que ver las películas a distancia.

De hecho, Mohammad Rasoulof tiene residencia en Hamburgo, donde su familia lo aguarda, esperanzada. El director, sin embargo, considera que, como artista, está comprometido con la verdad sobre su país y paga las terribles consecuencias.

“There is no evil” se filmó de modo clandestino, sin que apareciera el nombre del realizador en los permisos oficiales solicitados, y los cuatro cuentos se filmaron como si fueran cortometrajes independientes. Las locaciones fueron distantes de los centros urbanos, y la producción ocurrió más en interiores, protegida de potenciales censuras.

A diferencia de otras sociedades cerradas como la iraní, donde la autocracia ofrece recursos para que directores oficialistas realicen versiones edulcoradas de la realidad, los grandes creadores de esa importante cinematografía se atreven a publicar declaraciones públicas apoyando a Rasoulof.

“Propaganda enemiga”, “Diversionismo ideológico”, términos que también ha utilizado, a sus anchas, el castrismo contra supuestos enemigos de sus mandatos.

El gran documentalista Nicolás Guillén Landrián fue defenestrado por ensayar una estética única, reveladora y temprana sobre las tropelías del régimen, cuando Castro era alabado por la intelectualidad internacional.

Preso, sometido a electroshocks, humillado, desprotegido, anulado como ser humano: de tal modo sufrió el más original de los cineastas cubanos.

Afortunadamente, ya los represores no suelen ser elogiados en foros mundiales ni se consideran la esperanza de sus pueblos, y los cineastas iraníes reciben la pleitesía que merecen en los festivales y donde quiera que hagan acto de presencia.

En Cuba, hasta los directores considerados clásicos sufrieron el miedo. Solás y Gutiérrez Alea, entre otros, supieron que pertenecer a la élite del ICAIC tenía sus requerimientos. El primero quiso asilarse temprano en Francia, el segundo revela un universo de injusticias y contradicciones que lo desfavorecieron ante Alfredo Guevara, según consta, en su correspondencia publicada.

Mientras el Festival de Cine de Berlín protesta, en carta dirigida al régimen de Irán, por las injusticias cometidas contra Mohammad Rasoulof, en el año 2017, sin embargo, el Havana Film Festival de Nueva York excluyó de su competencia la película “Santa y Andrés”, de Carlos Lechuga, que ya estaba censurada en Cuba, porque según los organizadores formaba parte de “chismes políticos” inconvenientes para el desenvolvimiento del evento.

La directora del festival por aquel entonces dijo que su misión era la de crear puentes, y el ambiente suscitado por la película de Lechuga no cumplía dichos propósitos.

Luego de ser presentada en algunos de los principales festivales internacionales como los de Toronto y San Sebastián, “Santa y Andrés” fue excluida del de La Habana, donde sigue prohibida hasta el día de hoy.

Al igual que Rasoulof, Lechuga decidió quedarse en su país y ahora mismo se encuentra enfrascado en la realización de lo que será su tercer largometraje.

Durante los días azarosos que siguieron las controversias despertadas por “Santa y Andrés”, Lechuga sufrió los embates de la policía política, transfigurada en aparentes mensajeros de buena voluntad que se preocupaban por su desarrollo personal y artístico

En el interín, publicó una novela en la Editorial Hypermedia, “En brazos de la mujer casada”, y escribió reveladores textos sobre sus angustias individuales y sociales, en medio de la debacle castrista. No lograron doblegarlo, por mucho que lo intentaron.

Tanto Carlos Lechuga como Mohammad Rasoulof pertenecen a un respetable grupo de artistas empeñados en contar la realidad, aunque eso signifique sufrir las embestidas de la intolerancia y la represión.

Cine Cubano en Trance con Alejandro Ríos.
Dilucidar la isla y su cultura a partir del séptimo arte que la denota. La intensa quimera de creadores, tanto nacionales como foráneos, que no cesan de manifestar una solidaria curiosidad por tan compleja realidad, es parte consustancial de esta sección.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cuba, ballet e inmigración en Festival de Cine de Miami

Cuba cine
Foto KavehNabatian.com

MIAMI, Estados Unidos.- Comienza la edición número trigésimo octava del Festival de Cine de Miami, el viernes 5 de marzo, único que se organiza bajo los auspicios de una institución de educación superior en los Estados Unidos, el Miami Dade College, presidido por la cubana americana Madeline Pumariega.

El tema de la isla es recurrente en el evento desde sus comienzos. En numerosas ocasiones ha brindado la posibilidad de mostrar películas censuradas por las autoridades castristas.

Este año Cuba ocupa un lugar prominente en la programación con valiosos largometrajes de ficción y documentales que escriben, para el público actual y, sobre todo, para futuras generaciones, lo que ha significado 62 años de intensa dictadura totalitaria en su atribulada fibra social.

La muestra cubana concluye con el esperado estreno de “Plantados”, filme de Lilo Vilaplana, sobre un segmento notable del presidio político que optó por rebelarse en las peores circunstancias, durante los años sesenta, cuando nadie se hacía eco de tamaño atropello en el mundo. En próxima entrega comento la importante película.

Una de las grandes tragedias del pueblo cubano, desde el arribo de la llamada revolución, ha sido la de escapar, a como de lugar, de tantos desatinos convocados por el siniestro experimento socialista.

Dos filmes, programados en el Festival, lo abordan de modo diverso, con un trasfondo común, el ballet. Ambos encierran la certidumbre de que la libertad es necesaria para el progreso, aunque sea en circunstancias duras y complejas, sobre todo para personas que han sobrevivido en un universo ilusorio de privaciones sociales y desaguisados políticos.

“Sin La Habana” es un largometraje de ficción dirigido por el músico canadiense iraní Kaveh Nabatian, donde dos profesionales, un bailarín y su novia, abogada, desean, desesperadamente, escapar del agobio castrista sin solución ni futuro.

Leonardo ha sido expulsado del cuerpo de baile por sus desplantes con uno de los directivos, y comienza a dar clases de salsa a los turistas. Sara le dice que se involucre sentimentalmente con una de sus alumnas, para lograr la salida del país y lo amenaza con hacerlo ella, si él no accede al plan.

La víctima de la pareja resulta ser una joven canadiense iraní, Nasim, quien se recupera del divorcio de un esposo abusador, de su misma nacionalidad, e intenta olvidar sus penas en La Habana como paseante.

No es la primera vez que en la filmografía referente a Cuba, las artes amatorias se utilizan para ventilar la solución de una circunstancia migratoria.

Sara solo le recomienda a Leonardo que cuando se acueste con la extranjera no le mire a los ojos, como para tratar de no involucrar el amor en la transacción.

A diferencia de otras películas realizadas en la isla, “Sin La Habana” ostenta un reparto que no repite los acostumbrados rostros del cine nacional. De hecho, el protagonista Yonah Acosta, es sobrino del primer bailarín cubano Carlos Acosta.

Leonardo viaja finalmente a Montreal donde no encuentra sitio para desarrollar su arte y comienza a trabajar con un compatriota, algo pícaro, empacando carne.

La relación sentimental con Nasim resulta accidentada, incierta y luego aparece, finalmente, su novia Sara, quien tampoco encuentra mercado laboral para sus estudios de derecho. Una desilusión de otro signo vuelve a entorpecer el amor de la pareja cubana.

Leonardo tendrá que decidir en la conclusión de la historia, triste y desventurada, con quién recomenzar su vida.

La otra producción, que aborda la cuantiosa emigración de la isla, es el documental “Cuban Dancer”, del director ítalo nicaragüense Roberto Salinas.

Esta cinta explora el riesgo de mover a toda una familia, que ha permanecido aislada del mundo real, en la burbuja totalitaria, hacia la incertidumbre de una nueva sociedad.

El protagonista es Alexis, talentoso estudiante de la escuela de ballet de Cuba, de apenas 15 años de edad, quien recorrerá, con la misma osadía que hace sus piruetas, los capítulos que median entre la humildad y penurias de su experiencia cubana, y el futuro insospechado que le aguarda en la mítica Miami.

La política no hace mella directa en el dilema del protagonista y su parentela, aunque es la causante de tantas tribulaciones. El director se refiere al ideologizado contexto criollo cuando se escuchan las noticias radiales o en el discurso patriotero de una directiva de la escuela de ballet que se refiere a la responsabilidad académica y política que tienen los educandos cuando representan a la isla.

Alexis llora, desconsoladamente, al dejar atrás a su novia, compañeros de aula y otros familiares, pero entiende que su lugar y fortaleza se encuentran junto al desafío de sus padres, quienes lo apoyan para seguir tan difíciles sueños.

Obtiene una beca en el Conservatorio Harid de Boca Raton, donde concluye sus estudios. Se involucra sentimentalmente con una alumna de Kansas. Sufre al comienzo el aprendizaje del inglés. Se mantiene a duras penas al tanto de lo dejado atrás en Cuba. Pierde en una competencia nacional de jóvenes talentos que se celebra en Nueva York, pero al cierre del documental, en el año 2020, es contratado por el Ballet de San Francisco, para cerrar el círculo del éxito que se propuso y alcanzó con todos los sacrificios propios de su edad y condición.

Luego de unos pocos años regresa a Cuba, recorre los paisajes devastados de su vida, las personas que influyeron en su carrera y habla de la cualidad de guerrero que caracteriza a sus compatriotas, satisfecho y feliz por el futuro que le proporcionaron sus padres y la generosa nación que lo acogió.

Tráiler de Sin La Habana

Tráiler de Cuban Dancer

Cine Cubano en Trance con Alejandro Ríos.

Dilucidar la isla y su cultura a partir del séptimo arte que la denota. La intensa quimera de creadores, tanto nacionales como foráneos, que no cesan de manifestar una solidaria curiosidad por tan compleja realidad, es parte consustancial de esta sección.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cuba cancela Festival de Cine de Gibara entre otros eventos

cine festival Gibara

cine festival Gibara
Festival de Cine de Gibara. Foto Vistar Magazine

MIAMI, Estados Unidos.- El Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) anunció este sábado la cancelación de varios eventos del séptimo arte, como el Festival Internacional de Cine de Gibara, debido a la pandemia.

La entidad cultural estatal comunicó en su sitio web que las medidas establecidas por la COVID-19, entre ellas el cierre de las salas de cine, “no permiten el normal desarrollo de los eventos cinematográficos organizados por nuestra institución”.

Por ello, cancelan también el Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez In Memoriam y la Muestra Joven Icaic, y recuerdan que se había informado anteriormente de la suspensión de la segunda etapa del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano prevista para marzo venidero.

“Nos unimos al sentir de todos los creadores y al público que cada año esperan con fidelidad el exitoso desarrollo de estos eventos”, refirió la institución.

Es la segunda vez desde el inicio de la pandemia que las autoridades aplazan el Festival Internacional de Cine de Gibara, desarrollado en esa pequeña localidad homónima de la costa norte de la provincia oriental de Holguín.

El certamen, creado en 2003 por el fallecido director de cine Humberto Solás (1941-2008) y una de las figuras emblemáticas de la cinematografía de la isla, tiene como fin estimular a los autores de películas de bajo presupuesto.

A su vez, el Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez In Memoriam es el único evento en Cuba consagrado exclusivamente a ese género del cortometraje y lleva el nombre de uno de los documentalistas latinoamericanos más destacados del siglo XX.

El propósito de la cita es estimular la realización y divulgación del documental como enriquecedor de la memoria histórica de los pueblos, según la página web de la Oficina Santiago Álvarez.

La Muestra Joven Icaic, por su parte, es la vía que tienen los nuevos realizadores de exponer su trabajo a través de la exhibición de filmes, encuentros teóricos, debates y seminarios, entre otros.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




El Kennedy Center calla ante los tintes políticos que da La Habana a “Artes de Cuba”

MIAMI, Florida.- El evento “Artes de Cuba”, celebrado en EEUU con artistas afines al régimen cubano, fue calificado por el viceministro de Cultura de La Habana como la reacción del pueblo estadounidense al embargo y al “incremento de la agresividad hacia Cuba por parte del gobierno norteamericano”.

Las declaraciones no fueron de ninguna manera criticadas por el Kennedy Center, sede del Festival en Washington.

Según el funcionario castrista, el mencionado festival ha reflejado “el enorme interés” del pueblo de Estados Unidos en enfrentar “el recrudecimiento del bloqueo”.

“La cultura es una embajadora de la paz, tan importante para los pueblos”, dijo Rojas el pasado viernes 11 de mayo en el programa Mesa Redonda. “Expresa el enorme interés del pueblo cubano y del pueblo de los Estados Unidos de vivir en paz, de enfrentar situaciones como el recrudecimiento del bloqueo, como el incremento de la agresividad hacia Cuba por parte del Gobierno norteamericano”.

La vicepresidenta de Programación Internacional y Danza del Kennedy Center y curadora del Festival “Artes de Cuba”, Alicia Adams, declaró a la agencia AP que “ni el Gobierno cubano ni el Gobierno estadounidense nos dictaron quiénes tenían que ser los artistas”.

El Kennedy Center es una prestigiosa organización que ha reconocido a artistas como Gloria Estefan, la primera cubanoamericana laureada en una gala de los Kennedy Center Honors.

En diciembre pasado, Gloria Estefan se convirtió en la primera cubanoamericana reconocida en una gala de los “Kennedy Center Honors” junto a Lionel Ritchie y otros tres artistas.

Por su parte, el trompetista cubano Arturno Sandoval dijo recientemente al diario La Opinión de Los Angeles que los organizadores del polémico festival en el Kennedy Center cometieron “un error garrafal”.

“Me siento dolido porque en ningún momento ni siquiera me mencionaron eso, ni me invitaron, me dejaron fuera completamente…”, dijo el aclamado trompetista. “¿Están Gloria Estefan, Willy Chirino, Paquito D’Rivera, toda esa gente? ¿No? ¿Entonces quién está organizando eso, el Partido Comunista o qué?”




Cine cubano independiente ocupa semana en Miami

Miami; EE.UU.

Al centro, la Torre de la Libertad, en el centro de Miami (commons.wikipedia.org)

MIAMI, Estados Unidos.- La fruta prohibida, una selección de 25 títulos de cine independiente cubano que se exhibirán en Miami a partir de este viernes, muestra que la “hora de la metáfora terminó” y que además hay financiación al margen del Estado, dijo hoy a Efe uno de los organizadores de la muestra.

“Estos directores se han zafado del yugo del ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, estatal) para desarrollar libremente y con irreverencia temas tabú. Las nuevas tecnologías se los ha permitido”, sostuvo el crítico de cine Alejandro Ríos en unas declaraciones a Efe.

Ríos señala que obras como el documental “Nadie” (2017), de Miguel Coyula, que entrevista al escritor disidente Rafael Alcides, y el corto de ficción “Afuera” (2012), de las realizadoras Vanessa Portieles y Yanelvis González, sobre “el maleconazo” de 1994, son la prueba de que, a diferencia del cine contestatario que se hacía antes en Cuba, los cineastas de ahora hablan sin ambages.

Por su parte, Nat Chediak, director del Coral Gables Art Cinema, que acogerá el ciclo hasta el 29 de marzo, expresó en un comunicado que “los cineastas independientes cubanos se han labrado un nicho importante para sí mismos, armados con poco más que su inmenso talento y un sentido del humor primordial”.

“Más que una incidencia aislada, este es un movimiento audaz que existe bajo el radar, con una visión crítica de la realidad cubana y sin el apadrinamiento del gobierno o las instituciones de la isla”.

La muestra incluye programas temáticos como “Rebeldes con causa”, que agrupa dos documentales del cineasta afincado en Nueva York Manuel Zayas, en los que se toca el tema de la censura.

Se trata de “Seres extravagantes” (2004), sobre la vida del poeta Reynaldo Arenas, y “Café con leche” (2003), sobre la obra del documentalista marginado “Nicolasito” Guillén Landrián.

También “Eduardo del Llano: Nicanor y compañía”, sobre Nicanor O’Donnell, el personaje satírico del guionista y realizador Del Llano, con la exhibición de “Dominó”, el corto más reciente de la saga, y “Enrique Colina: ese ojo que te ve”, un homenaje al veterano documentalista y crítico de cine con la proyección de sus piezas “La vaca de mármol” (2013) y “Los bolos en Cuba y una eterna amistad” (2011).

El ciclo, según el comunicado de prensa, contará con la presencia de algunos realizadores como Miguel Coyula, Manuel Zayas y, entre otros nombres, el actor Mario Guerra, que trabajó en varios de los títulos seleccionados.

Para el crítico Alejandro Ríos, haber logrado una verdadera producción independiente también está relacionado con que los nuevos directores “han aprendido a encontrar dinero por otras vías”.

“En Cuba ahora existen productoras como 5ta Avenida que trabajan de manera totalmente libre y eso antes eran impensable”, sostuvo.

La muestra de Miami, recordó el especialista, está inspirada en un programa similar que se desarrolló en febrero en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, cuando la artista plástica cubana Tania Bruguera reinauguró “Untitled (Havana, 2000)”, una instalación censurada en La Habana.

“Aquella (que organizó el también crítico Dean Luis Reyes) fue una muestra de cine cubano prohibido. La de aquí, aunque se tocan, es una muestra de cine independiente, lo que significa que es más representativa e inclusiva. No será cronológica, sino temática”, agregó Ríos.

Excepto Del Llano, Colina, Coyula y pocos más, el resto de realizadores vive actualmente fuera del país.

(EFE)




Convocan al festival del arte y la literatura independientes en Miami

Idabell Rosales, Presidenta de la Fundación Vista, el cineasta Lilo Vilaplana (izq.) y el escritor Armando de Armas muestran el cartel del Festival Vista (Foto: El Nuevo Herald)

MIAMI, Estados Unidos.- La nueva edición del Festival VISTA de Miami, a celebrarse el próximo 9 de diciembre, tendrá como objetivo manifestarse “contra la represión intelectual en Cuba”.

Así lo han informado los organizadores del evento, que contará con la presencia de numerosos académicos, periodistas y estudiosos cubanos tanto de la isla como del exilio.

A continuación, CubaNet reproduce la convocatoria al evento:

VII FESTIVAL VISTA CONTRA LA REPRESIÓN

“Contra la represión intelectual en Cuba” es el lema con que el Festival del Arte y la Literatura Independiente VISTA celebrará el próximo 9 de diciembre de 2017 su séptima edición de Miami, auspiciada por el Instituto La Rosa Blanca y la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba. El programa incluye presentaciones de libros, conferencias, paneles de debate y un acto de premiación conducido por los periodistas Karen Caballero y Jorge Olivera Castillo durante el cual se entregarán las placas acreditativas a los ganadores de los concursos ‘Reinaldo Arenas’ y ‘Dulce María Loynaz’ 2017 residentes en el exilio, los escritores Julio Antonio Molinete (poesía), Armando de Armas y José Hugo Fernández (narrativa), quienes estarán presentes.

Durante la jornada, que comenzará a las 3:00 p.m. en la sede del Miami Hispanic Cultural Arts Center (111 SW 5ta Ave, Miami FL 33130), que preside el maestro Pedro Pablo Peña, los asistentes podrán disfrutar la conferencia ‘Represores de cuello blanco: Eslabón clave del Estado totalitario’, del historiador y ensayista Juan Antonio Blanco. En esta edición intervendrán decenas de escritores, presentadores y activistas culturales, entre ellos Jorge Olivera Castillo, Alfredo Triff, Idabell Rosales, Juan Manuel Cao, Ileana Fuentes, Lilo Vilaplana, Gustavo Rodríguez (Garrincha), Aristides Pumariega, Alfredo Pong, Luis Felipe Rojas, Luis Leonel León, Karen Caballero, Julio Antonio Molinete, José Hugo Fernández, Gisela Lovio, Adrián Morales, Armando Añel, Armando de Armas, José Abreu Felippe, Denis Fortún, Rebeca Ulloa y Carlos Alberto Montaner.

“Fugas, la colección de una isla en fuga”: El festival abrirá con la presentación de este proyecto editorial con sede en Estados Unidos, dedicado a los autores cubanos de la diáspora y asociado al sello español Ediciones La Palma. Se presentarán los tres primeros títulos: Escapados del paraíso, novela de Armando de Armas, Póker de brujas y otros cuentos. Edición 50 años, relatos de Carlos Alberto Montaner, y El super. Edición 40 años, pieza teatral de Iván Acosta. Adicionalmente, Con una canción cubana en el corazón, el más reciente libro de Acosta, un coffee table book bilingüe que contiene 80 relatos biográficos a través de los cuales se narran pasajes de la historia de la Cuba contemporánea y su exilio ―dos LPs o CDs de música cubana y 280 carátulas de LPs de la llamada época dorada de la música cubana, provenientes de la colección personal de Acosta, un libro obligado para coleccionistas―, será presentado por la ensayista Ileana Fuentes, directora del Museo Americano de la Diáspora Cubana, el profesor y músico Alfredo Triff y el periodista Luis Leonel León, editor de ambos proyectos.

Sucesivas presentaciones incluyen el libro de relatos de Gisela Lovio Mundos paralelos, presentado por Armando Añel; el poemario Brújula quebrada, de Julio Antonio Molinete, ―co-ganador del Premio de Poesía “Dulce María Loynaz” 2017―, presentado por Jorge Olivera; la novela El guardián en la batalla, de Armando de Armas ―co-ganadora del Premio de Narrativa “Reinaldo Arenas” 2017―, presentada por José Abreu Felippe y Denis Fortún; y el libro de relatos Nanas para dormir a los bobos, de José Hugo Fernández ―co-ganador del Premio de Narrativa “Reinaldo Arenas”2017―, presentado por Luis Felipe Rojas.

Esta edición de VISTA cerrará con la presentación de la compilación La piedra en el camino, los nueve días en que murió Fidel Castro (Neo Club Ediciones, 2017), un libro con caricaturas, declaraciones, comentarios y artículos de Adrián Morales, Alfredo Pong, Amir Valle, Annelys Casanova, Antonio Ramos Zúñiga, Arístides Pumariega, Armando Añel, Armando de Armas, Augusto Juarrero, Barack Obama, Bárbara Travieso, Carlos Alberto Montaner, Carlos Curbelo, Carlos Eire, César Menéndez Pryce, Donald Trump, Exilda Arjona, Faisel Iglesias, Félix Luis Viera, Gustavo Rodríguez, Idabell Rosales, Ileana Ros-Lehtinen, Iván Acosta, Janisset Rivero, Joel Cano, Jorge Arronte, Jorge Ignacio Pérez, José Armando Rodríguez, José Hugo Fernández, Juan Abreu, Juan Antonio Blanco, Juan Manuel Cao, Julio Fowler, Leyser Ley Martínez, Lilo Vilaplana, Lincoln Díaz-Balart, Luis Leonel León, Manuel Gayol, Marcell Felipe, María Victoria Machado, Mario Díaz-Balart, Midiala Rosales, Mike Pence, Modesto Arocha, Nicolás Águila, Norge Sánchez, Omar Santana, Oswald Santos, Pablo Jesús Socorro, Rafael Marrero, Ramón Fernández-Larrea, Randy Espinet, Rebeca Ulloa y Yoaxis Marcheco.

Un panel presentado por Karen Caballero y moderado por Juan Manuel Cao, en el que participarán Adrián Morales, Rebeca Ulloa, Juan Antonio Blanco, Lilo Vilaplana, Gustavo Rodríguez (Garrincha), Aristides Pumariega y Alfredo Pong, profundizará en las circunstancias abordadas en el libro.

Desde el año 2014, el Festival Vista de Miami da a conocer el trabajo de escritores, editores y artistas, fundamentalmente independientes, en interacción con colegas de otras ciudades y países. El festival aspira a ofrecer un espacio de continuidad e intercambio a individuos, editoriales y organizaciones cuya labor cultural constituya un aporte comunitario y merezca apoyo y reconocimiento. En Cuba, a pesar de la represión intelectual vigente, el Festival Vista ha celebrado ya varias ediciones al margen de las instituciones estatales, en colaboración con el Club de Escritores Independientes de Cuba (CEIC) y otros grupos y creadores de la sociedad civil.

[email protected]

Sábado 9 de diciembre de 2017

Miami Hispanic Cultural Arts Center

(111 SW 5ta AVE. Miami, FL 33130)

PROGRAMA

3:00 p.m. Brindis.

3:30 p.m. Presentación de los tres primeros títulos de la Colección Fugas, editada por Luis Leonel León y dedicada a la diáspora cubana. Se presentarán ‘Escapados del paraíso’, novela de Armando de Armas, ‘Póker de brujas y otros cuentos. Edición 50 años’, relatos de Carlos Alberto Montaner, y ‘El super. Edición 40 años’, pieza teatral de Iván Acosta.

4:20 p.m. Presentación del libro ‘Con una canción cubana en el corazón’, de Iván Acosta, un coffee table book con 280 portadas de LPs de la época dorada de la música cubana, 80 cuentos y 2 PLs con piezas cubanas. Presentado por la ensayista Ileana Fuentes, directora del Museo Americano de la Diáspora Cubana, el profesor, músico y ensayista Alfredo Triff y el editor y periodista Luis Leonel León.

5:10 p.m. Presentación del libro de relatos ‘Mundos paralelos’, de la escritora Gisela Lovio. Presentación a cargo del editor Armando Añel.

5:45 p.m. Acto de premiación de los concursos Dulce María Loynaz y Reinaldo Arenas, del proyecto Puente a la Vista. Presentado por los periodistas Jorge Olivera Castillo y Karen Caballero. Con la presencia de los escritores Julio Antonio Molinete, Armando de Armas y José Hugo Fernández, quienes recibirán las placas acreditativas correspondientes a los primeros lugares.

6: 20 p.m. Piscolabis

6:30 p.m. Presentación del poemario ‘Brújula quebrada’, del poeta y periodista Julio Antonio Molinete, co-ganador del Premio de Poesía ‘Dulce María Loynaz’ 2017. Presentado por el escritor y periodista Jorge Olivera, miembro del jurado de esta edición.

7:15 p.m. Presentación de la novela ‘El guardián en la batalla’, del escritor y periodista Armando de Armas, co-ganador del Premio de Narrativa ‘Reinaldo Arenas’ 2017. Presentado por los escritores José Abreu Felippe y Denis Fortún.

8:00 p.m. Presentación del libro de relatos ‘Nanas para dormir a los bobos’, del narrador y ensayista José Hugo Fernández, co-ganador del Premio de Narrativa ‘Reinaldo Arenas’ 2017. Presentado por el escritor y periodista Luis Felipe Rojas.

8:45 p.m. Conferencia ‘Represores de cuello blanco: Eslabón clave del Estado totalitario’, del historiador y ensayista Juan Antonio Blanco.

9:20 p.m. Presentación de la compilación ‘La piedra en el camino, los nueve días en que murió Fidel Castro’. Un panel presentado por la periodista Karen Caballero y moderado por el escritor y periodista Juan Manuel Cao. Con las intervenciones de los analistas y creadores Adrián Morales, Rebeca Ulloa, Juan Antonio Blanco y Lilo Vilaplana, y los artistas plásticos Gustavo Rodríguez (Garrincha), Aristides Pumariega y Alfredo Pong, quienes hablarán sobre el humor en los tiempos de ‘Bucarito’, como jocosamente ha sido llamado Castro tras su incineración.

Entrada y parqueo gratuitos




Dos filmes cubanos triunfan en el festival de cine LGBTI de Barcelona

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=csXK5EbaIvA[/youtube]

 

BARCELONA, España.- En el justo medio de una región transida por veteranos cantos independentistas, fragmentada hasta la punibilidad por tendencias separatistas, nacionalistas, regionalistas y anarquistas, transcurrió tranquilamente la décimoséptima edición del evento internacional dedicado a un ramo “tan especial” del 7mo arte, durante los días finales de este otoño mediterráneo.

El Jurado designado a las mejores piezas que reflejaran las verdades existenciales del sector sexual/plural/otro, integrado por actores, actrices, directores de cine y un notario, sopesó las obras en competencia, y decidió otorgar el Premio a la Diversidad en el género ficción al filme norteamericano e independiente After Louie, de Vincent Gagliostro y protagonizado por Alan Cummings, el cual incorpora la historia de un artista plástico que ha perdido a su amigo en la vetusta carrera contra el ochenteramente repudiado síndrome inmuno-deficitario, quien no encuentra asidero para la supervivencia propia ni de sus creaciones, ante los incentivos que ofrece la modernidad con el permanente influjo de la belleza.

En cuanto a cortometraje, el premio fue a parar a manos del local Carlos Ruano, por su trabajo nombrado Piscina en el que dos amigos de infancia aparentemente hetero-normados se brindan mutuo e insólito respeto en consecuentes posturas tras la salida del closet de uno de ellos.

De las tres opciones evaluativas para las que el Gran Jurado integrado por el público decidiera votar unánimemente como favoritas a dos cintas —prohijadas en cuanto a aspiraciones libertarias del tipo que hoy abanderan su ciudad condal—, solo una en el apartado de cortometraje no viajó al confín patrio de los invitados caribeños.

Se trató del material intitulado Lily del irlandés Graham Cantwell.

Este año, en que se presentaron más de 500 obras de 27 países y que fuera dedicado a Cuba y su filmografía circunscrita al controversial tema, el jurado convocó solo dos opciones que fueron el largo y el corto metrajes. El documental, histórico plato fuerte de anteriores eventos, quedó eximido.

Y fue por ello que el premio otorgado a Villa Rosa reviste honor extraordinario, porque no habría de considerarlo en justa lid el jurado catalán.

Una historia postrevolucionaria versa acerca del inusual comportamiento de los moradores del fenecido puerto de Caibarién, propensos siempre al goce y la parranda, y que construyen con voz propia los argumentos que Lázaro González, egresado en 2015 de la FCOM y de la Escuela Internacional de Cine en San Antonio de los Baños, utiliza como señuelo durante su anual carnaval acuático —diseccionable a lo Jacques Derridá— deconstruye “alegremente” la ubicua maldición virgiliana.

La película del realizador Carlos Lechuga, que denuncia la vigilancia del Estado policial cubano, desatada/ensañada y descarada contra artistas y creadores, nunca ha podido, a pesar del reconocimiento obtenido en otras partes del planeta, verse en la isla.

La censura metamorfoseada bajo los tiempos insulares que corren, afortunadamente, continúa cultivando muy esperados frutos.

Diez días de exhibiciones en la Filmoteca de Cataluña auspiciadas por el Departamento de Cultura, vieron desfilar maratónicamente en pantalla hasta diez obras diarias, del total de 60 cintas seleccionadas oficialmente.

La afluencia estable de un público crítico consolidado en las diez y seis muestras anteriores, ducho en desmenuzar realizaciones extranjeras o nacionales, resultan muestra fehaciente de la creciente calidad de los competidores y de la salvaguarda de la memoria en obvias circunstancias democráticas.

Xavier-Daniel, creador y director de esta cita reivindicativa de un cine tan especial por soslayado, al tratarse el tema que aún conserva poderosos calumniadores en cualquier rincón terráqueo, ofreció estas palabras a CubaNet, a modo de resumen.

PREMIOS / AWARDS 2017

XVII FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE GAI y LÉSBICO DE BARCELONA

Jurado del PREMIO DIVERSIDAD al mejor film de ficción

JORDI CADENA (Director de cine. Acadèmia del Cinema Català)

VENTURA OLLER (Actor de cine, teatro y Televisión)

MERCÈ ESPELLETA (Actriz, directora de casting)

JESÚS GONZÁLEZ NOTARIO (Asociación Catalana de la Crítica y la Escritura Cinematogràfica)

Premio Diversidad  al mejor largometraje/Diversity Award: After Louie, de Vincent Gagliostro (USA, 2017)

Premio Corto-LGTIB al mejor cortometraje del Jurado de Escuelas de Cine de Catalunya: Piscina, de Carlos Ruano (España, 2017)

Premio del Público al mejor largometraje /Audience Award: Santa y Andrés, de Carlos Lechuga (Cuba-Francia-Colombia, 2016)

Premio Doc-LGTIB al mejor documental Premio del Público/Audience Award: Villa Rosa, de Lázaro J. González González (Cuba, 2016)

Premio del Público al mejor cortometraje: Lily, de  Graham Cantwell (Irlanda, 2016)

www.barcelonafilmfestival.org




Lanzan reserva de Hoyo de Monterrey en Festival del Habano

El tabaco cubano está considerado entre los mejores del mundo (Foto: Elio Delgado)
El tabaco cubano está considerado entre los mejores del mundo (Foto: Elio Delgado)

LA HABANA, Cuba.- La velada inaugural del XVIII Festival del Habano se desarrolló en horas de la noche de ayer en el Antiguo Almacén de Tabaco y Madera, ubicado en la avenida del Puerto, en la Habana Vieja. Se trató de un festival al que tuvo acceso sólo una mayoría de extranjeros y una pequeña élite nacional.

El evento presentó como protagonista de la noche el lanzamiento de la reserva de marca Hoyo de Monterrey, fabricante con más de 150 años de historia.

CubaNet no pudo confirmar la información dado que no tuvo acceso al lugar, pero según se comentaba por parte de algunos dependientes, en la cena que tuvo lugar durante el exclusivo evento se estarían vendiendo platos por cientos de dólares.

Los copresidentes de Habanos S.A., Inocente Núñez Calvo y Luis Sánchez, iniciaron el festival celebrando la buena salud del negocio del tabaco cubano.

Una caja de tabacos cubanos Cohíba, considerados de los mejores del mundo, puede llegar a costar 500 dólares en el sitios de venta online. Por ser considerado un producto de lujo, el gobierno cubano explota el sector tabacalero para la venta a extranjeros y comercio internacional.

Para un cubano de a pie es virtualmente imposible conseguir un tabaco de semejante calidad. El salario promedio en la Isla ronda los 20 dólares.

Inocente Núñez, copresidente de Habanos S.A., anunció tres nuevos lanzamientos de la marca Cohíba, entre los que se encuentra Cohíba 50 aniversario, en conmemoración al habano.

En la inauguración también se mencionaron las actividades del Festival del Tabaco, que se celebra del 29 de febrero al 4 de marzo: conferencias, visitas a plantaciones y una exclusiva vista a la fábrica El Laguito, casa matriz de la marca Cohíba.

El vicepresidente de Habanos S.A. estuvo a cargo del lanzamiento de los cinco mil estuches numerados, con 25 unidades de Hoyo de Monterrey como la novedad del primer día, debido al añejamiento de tres años de la cosecha del 2012, que se dedicó a la elaboración de esta primera reserva que se venderá bajo el símbolo Epicure No.2.

Un número significativo de aficionados que llegó al lugar sin las invitaciones se quedó con deseos de ingresar a la instalación. La asistencia se caracterizó por una mayoría extranjera.




Festival del Habano: solo para privilegiados

Tom Jones en el Festival del Habano
Tom Jones en el Festival del Habano

LA HABANA, Cuba.- De las Ferias del Libro,  Agropecuaria y  de La Habana, la prensa oficial solo está autorizada a reflejar los aspectos que son de interés  del gobierno: los considerados incómodos y comprometedores son silenciados.

Por ejemplo, la población cubana desconoce que desde el año 2001, en el pabellón que se destina a la empresa cubana Alimport en la Feria de La Habana, el mayor número de stands  son de empresas norteamericanas que le venden anualmente al gobierno cubano cientos de miles de toneladas  de alimentos.

Pero con el Festival del Habano  se rompen todos los parámetros de falta de respeto y de total desconocimiento al pueblo cubano, en quien, según el artículo tercero de  la Constitución, reside la soberanía y “dimana todo el poder del Estado”.

Los patrocinadores del Festival del Habano, que  parecen estar por encima de ese precepto constitucional, han celebrado un glamoroso evento donde se reunieron acaudalados hombres de negocios y millonarios amantes del tabaco cubano. Pero  lo que aconteció allí no fue informado por la prensa oficial a ese pueblo llano que gana 17 dólares mensuales de salario,  pasa mil vicisitudes y gracias a cuyo trabajo mal remunerado se pueden celebrar costosos eventos como este.

El  24 de febrero, día de la inauguración oficial del Festival del Habano  en el Palacio de las Convenciones,  Antonio Carricarte, viceministro primero de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, al darle la bienvenida a los asistentes, explicó  que en el evento no solo están presentes los fabricantes y comercializadores del mundo tabacalero, sino también artesanos, coleccionistas, proveedores de accesorios para los fumadores, fabricantes de artículos de lujo, impresores y transportistas. Dijo que tienen también presencia las empresas distribuidoras de afamados productos cubanos, como el ron, el café y la langosta.

El mismo día 24 de febrero quedó abierta la Feria Comercial, en la que expusieron sus productos de lujo empresarios de Alemania, Canadá, China, Suiza, España, Italia, Panamá y Cuba. Paralelamente, fue inaugurada la Galería del Habano, en el vestíbulo del Palacio de Las Convenciones, que reunió obras de los artistas cubanos de la plástica como Ever Fonseca, Alicia Leal, Eduardo Roca (Choco), Carlos Guzmán, Juan Moreira, Roberto Salas, Mario Portela, Nelson Domínguez y Zaida del Río.

La noche de la clausura, el 28 de febrero, fueron subastados seis lotes de humidores y un cuadro de Flora Font. Los asistentes, en su mayoría  poseedores de  grandes fortunas, pujaron en serio. Uno de ellos pagó por un humidor artesanal de tabaco Montecristo 234 mil dólares.

Por la venta de los humidores subastados fueron recaudados 1,1 millones de dólares, que según se dijo, serán destinados a los servicios de salud cubanos.

Gandadora de la ceniza más larga, la periodista Olivia Terry_foto tomada de internet
Gandadora de la ceniza más larga, la periodista Olivia Terry_foto tomada de internet

Los asistentes a la cena de gala de clausura del XVI Festival del Habano, tuvieron el privilegio de disfrutar de la actuación del cantante inglés Tom Jones, a quien la reina Isabel II concedió  en 2006 la Orden de Caballero de la Corona Británica,  y que fue especialmente invitado para esta ocasión por Habanos S.A.

En la competencia de la ceniza más larga, participaron 200 rivales que quemaron tabacos H. Upman de 17,8 centímetros de longitud. La ganadora fue Olivia Terry, periodista de la oficialista Radio Cadena Habana.

La prensa oficial no informó al pueblo cubano de dicho concurso, de la subasta de los humidores, de la presencia en Cuba de Tom Jones, ni de ninguna otra de las actividades del Festival. Parece que el gobierno le prohibió informar sobre este este evento.

[email protected]