1

Familia opositora en huelga de hambre solicita refugio a la Iglesia católica

Familia Miranda Leyva en las afueras del Obispado de Holguín (Foto: cortesía de la autora)

MIAMI, Estados Unidos. – “Auxilio nos quieren matar” fueron las palabras que pronunció desesperadamente Tahimí Rodríguez, la niña de 13 años de la familia opositora Miranda Leyva, de Holguín. 

El sábado pasado, vecinos violentos que integran una de las “brigadas de respuesta rápida” del régimen cubano vandalizaron la vivienda de estos activistas pro derechos humanos. 

“Primero lanzaron piedras a la ventana hasta romperla y luego dieron golpes para tumbar la puerta”, narró Fidel Batista Leyva.

Inicialmente la familia se escondió en la azotea de su casa para evitar las agresiones del grupo que, según los hermanos Leyva Miranda, actuaba con la anuencia de los agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y la Seguridad del Estado que se encontraban en la zona.

Poco después la familia se ocultó en la casa de un familiar, que los protegió por un corto período de tiempo por temor a sufrir alguna agresión. 

Al amanecer del domingo los hermanos Ada Iris y Ana Iris Miranda Leyva y Fidel Batista Leyva, así como su madre, Maidolis Leyva, y los dos niños de la familia llegaron a la sede del arzobispado en busca de refugio. Pero la gestión resultó infructuosa ya que, según contaron, Emilio Aranguren, obispo de la Diócesis de Holguín les negó la entrada y les advirtió que en caso de no retirarse llamaría al “ideológico de la iglesia para que interviniera en el asunto”. 

“Nos amenazó con enviarnos a nuestra casa en el mismo auto de patrulla que nos ha estado vigilando todo el tiempo. Ese señor nos quiere mandar al mismo lugar de donde salimos huyendo”, lamentó Fidel Batista en conversación con CubaNet. 

“Esos delincuentes entraron a la casa, rompieron la puerta y la ventana exteriores, quemaron la cocina y después la apagaron porque temían incendiar las casas aledañas. Hasta invadieron dos domicilios, el nuestro y el de al lado, porque después de la destrucción no tenían por donde salir”, agregó. 

Con la esperanza de que el monseñor Aranguren les conceda amparo, la familia, incluidos los dos menores, se plantaron en huelga de hambre en las afueras del Obispado. 

“No tenemos nada, no tenemos más familia, ya no podemos regresar a nuestra casa. Necesitamos ayuda de la Iglesia”, imploraron.

“Monseñor nos ha negado hasta el agua, estamos durmiendo en el suelo, primero hacía un sol muy fuerte y luego nos mojamos en un aguacero. Ya Fidel tiene vómitos y Alain mareo”, lamentó una de las hermanas Leyva Miranda. 

Por su parte, numerosos internautas se han movilizado en las redes sociales para exigir a la Iglesia y a la comunidad internacional que apoyen a la familia holguinera. 

Por su parte, la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y la iniciativa Cuba Decide convocaron para el miércoles 30 de septiembre un tuitazo con la etiqueta #SOSFamiliaMirandaLeyva dirigido al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al Parlamento Europeo y a Mara Tekach, actual coordinadora de la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado de Estados Unidos.

“La casa de la familia Miranda Leyva fue asaltada y quemada ayer por individuos violentos al servicio de la policía cubana. Están en las afueras del Obispado en Holguín y le están negando la entrada. La familia, incluyendo a los niños están en huelga de hambre pidiendo protección”, resume la convocatoria. 

Desde el mes de julio, la familia Miranda Leyva, la cual lidera el Comando Olegario Charlot Spileta, ha denunciado un aumento del hostigamiento y de los actos de repudios violentos perpetrados en su contra por vecinos al servicio de la Seguridad del Estado. 

Actualmente, Ada Iris Miranda se encuentra amenazada de perder la custodia de sus dos hijos por supuestamente incurrir en “actos contrarios al normal desarrollo del menor”. 

Sin embargo, la familia reitera que han sido las propias autoridades del régimen cubano las responsables de que los dos menores dejaran de asistir a la escuela, de que sufrieran traumas psicológicos y de que la niña haya intentado suicidarse en tres ocasiones. 

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Familia opositora cubana: “Aquí nos van a matar hoy, por favor ayúdennos”

familia opositora

familia opositora
Foto Facebook

MIAMI, Estados Unidos.- La opositora cubana Ana Iris Miranda Leyva, representante del Comando Olegario Charlot Spileta y expresa política y prisionera de conciencia, denunció en la red social de Facebook que su familia fue víctima de un violento acto de repudio en la provincia de Holguín por parte de la policía cubana y varios vecinos.

“Quiero denunciar ante la opinión pública internacional que nuestro núcleo familiar compuesto por el mismo estatus y filiación política mía fuimos objeto de un fuerte acto de repudio perpetrado por los violentos grupos de respuesta rápida, por la policía”, publicó Miranda Leyva en un video, en el que se ve acompañada de su familia.

“Desde temprana la noche se encontraba reunido un numeroso grupo de chivatos en la vivienda de la violenta esbirra Anna Karine Rodríguez Martínez y Mario Osorio Silva, con la fachada de una fiesta. Sobre las 12:30 a.m. comenzaron primeramente a ofender moral y políticamente, y al ver que no contestamos a sus provocaciones comenzaron las fuertes amenazas de muerte y amenazas de asaltar la vivienda y romper la puerta a patadas” prosiguió Miranda Leyva, quien aclaró que en respuesta a las provocaciones ella y su familia comenzaron a manifestarse políticamente.

Según contó la opositora política, a raíz de los insultos se presentaron la patrulla 470 y la 484, junto a una guagua con boinas rojas. “Nos mandaron a salir de la vivienda y nos sujetaron para que nos dieran golpes el grupo de respuesta rápida, uno de ello llamado Oscar Ramírez González, esposo de Dailen Cabrera, traía un cuchillo escondido en la espalda e intentó apuñalar a mi hermano Fidel Manuel Batista Leyva aprovechando que un policía lo tenía llaveado”, contó.

“Tres panaderos de la panadería La Roxy abandonaron su puesto de trabajo y se presentaron también en el acto de repudio, quienes traían pedazos de palos y tubos para golpearnos. Sus nombres son Joel, Ronal y David, obrero sin plantilla”, denunció Ana Iris Miranda Leyva.

Por otra parte, en los videos que difundió la opositora en redes sociales se le escucha a la familia gritar “Aquí nos van a matar hoy”, “Nuestra vida está en peligro”, “Por favor ayúdennos”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.