1

Cuba: Cuatro veces más casos de dengue en una semana que en un semestre

dengue, Cuba

MIAMI, Estados Unidos. – El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) informó este martes la detección de 11 634 casos reactivos de dengue en una sola semana, 3,8 veces más que los positivos notificados en el primer semestre del año (3 036).

“Los estudios arrojaron 11 634 casos reactivos, 251 más que la semana 32, pero una positividad de 51,7%, algo por debajo con relación al periodo anterior”, de acuerdo con declaraciones de la viceministra de Salud, Carilda Peña, publicadas en el sitio web de la Presidencia de la República de Cuba.

Estos datos corresponden a la semana 32 del año, del 8 al 14 de agosto, en la cual se realizaron 22 509 pruebas para el diagnóstico de dengue, 933 más que en la semana anterior.

En el encuentro de “Seguimiento permanente del Gobierno a la situación epidemiológica y otros asuntos vinculados de forma directa con la población”, las autoridades cubanas también alertaron sobre el incremento de los focos de reproducción del mosquito Aedes Aegypti, que sumaron 1 683, un 49,5% más respecto a la misma semana del año pasado.

La Habana, Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey, Villa Clara, Matanzas y Las Tunas aportan en ese orden la mayor cantidad de focos activos por provincias, de acuerdo con el MINSAP.

A inicios de julio, las autoridades sanitarias de la Isla  informaron que por segundo año se batía el récord de puntos de reproducción del mosquito transmisor del dengue y calificaron el escenario epidemiológico como “complejo”.

A finales de julio, el régimen cubano informó que solo durante la tercera semana de ese mes se habían reportado 4 776 casos de dengue en todo el país, cifra superior a la registrada en la Isla durante el primer trimestre del año en curso.

En ese momento, el ministro de Salud de Cuba, José Ángel Portal Miranda, indicó que en la tercera semana de julio se habían identificado 23 758 casos febriles inespecíficos y se habían procesado 10 590 muestras de IgM SUMA para diagnóstico de dengue, con una positividad del 45,1%.

A finales de julio, el 66,1% de la focalidad se concentraba en las provincias de La Habana, Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey, Matanzas y Pinar del Río.

Las autoridades del sector de la Salud han insistido en que el país presenta una infraestructura para el control del dengue y han recordado que los principales escenarios para la atención médica son el consultorio o médico de familia, el policlínico y sus servicios de urgencias, así como los servicios de urgencia de los centros hospitalarios.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Dengue en Cuba, para colmo de males

dengue, Cuba

LA HABANA, Cuba. – “Mucho líquido y reposo” es lo que indica el médico cuando la fiebre y los dolores musculares le hacen sospechar que el paciente ha enfermado de dengue, pero ni siquiera extiende una receta de algún medicamento para aliviar los síntomas porque de nada serviría: las farmacias están vacías, desabastecidas, y al parecer estarán así por mucho tiempo. No hay cura ni paliativos. El régimen alardea de su producción de vacunas contra la COVID-19, anuncia sin mucho éxito que pudiera regalarlas y exportarlas por millones al mundo entero pero, al mismo tiempo, es incapaz de producir una simple tableta de paracetamol o duralgina.

Mientras, en el mercado negro las hay por cantidades, a no menos de 250 pesos (poco más de dos dólares) el blíster de 10 unidades. Y también multivitaminas, antibióticos, pomadas, remedios de todo tipo, traídos de Guatemala, Rusia, Panamá, Nicaragua y hasta de Haití. 

En las salas de urgencia no hay nada, ni siquiera termómetros, mucho menos desinfectante ni protocolos para contener los contagios o al menos para fingir que algo se hace, que nuestras vidas importan. En algunos hospitales se puede notar por la apatía y los malos tratos que ni siquiera hay deseos de trabajar.

El médico, cuando es de los que intentan hacer lo mejor que puede, pega la mano a la frente del enfermo y más o menos se aventura con un diagnóstico al que cualquiera, sin haber estudiado Medicina, pudiera arribar sin siquiera tocar el cuerpo, solo con ver lo mal que lucen todos, con escuchar los quejidos de dolor, los desfallecimientos. El médico nada puede hacer que no sea repetir una y otra vez lo que mejor sería escribir en un cartel a la entrada del hospital: “No hay nada, no podemos hacer nada”. Vayan a sus casas y recen para que la enfermedad les sea leve.

Solo hace un par de semanas han comenzado a decirles a los pacientes que se trata de dengue. Ya son tantos casos que no los pueden negar. No han podido continuar con el cuento de la “gripe estacional” o del “andancio”. Las denuncias en redes sociales no les permiten alargar demasiado la mentira del “no pasa nada”, “esto es una situación normal”. 

Ahora han debido aceptar que el sistema de salud está colapsado, que son muchos más los contagios que los pocos miles que revelan las estadísticas oficiales, que tendrían modos para enfrentar la situación pero el estallido social definitivo está a la vuelta de la esquina y la represión policial es prioritaria, consume todos los recursos del Estado y más. De modo que no hay cómo fumigar contra los mosquitos más allá de los hoteles y playas exclusivas donde hay que proteger al turista, más allá de los barrios donde tienen sus confortables madrigueras los mandamases de la “continuidad”.

En contraste con esas “zonas de excepción”, probablemente no hay barrio de Cuba que haya escapado de esta nueva oleada de dengue, “dengue del malo”, como dicen algunos en la calle. Dengue del que aparece junto con los abandonos y la decrepitud del sistema; dengue del que hay que echarle comida, mucha comida de la que no hay, de la que nutre. La comida real, física, y no esa que promete el régimen a fuerza de babas en la Gaceta Oficial como si la Ley de Seguridad Alimentaria, pura letra impresa, fuera la solución a nuestro viejo problema del hambre.

Ni el hambre ni el dengue se solucionan con leyes. “El dengue no se cura con croquetas y picadillo”, dice alguien a ese pobre médico que le aconseja “alimentarse bien”, “hacer reposo”, dos cosas casi imposibles cuando se depende de un salario que no alcanza ni para matar el hambre los tres primeros días del mes, y cuando la cotidianidad es un continuo sobresalto de gente que muere, que se va, que se rinde, que enloquece.   

Tengo la experiencia personal de barrios muy pobres como el mío, en Arroyo Naranjo, donde posiblemente no falte nadie por contagiarse. Barrios como los de El Calvario, Reparto Eléctrico, La Güinera donde la enfermedad se ha vuelto algo cotidiano. Tanto así que aún con los cuerpos quebrados la gente sale a las calles a hacer colas, a luchar por la sobrevivencia sin hacer ningún caso a la palabra “reposo”.

“En Cuba no se puede reposar ni siquiera cuando se muere”, dice un señor, ya jubilado, mientras sale a la calle con fiebre de más de 38 grados a hacer la fila “que le toca”. No sabe lo que sacarán, o si finalmente venderán algo en esos lugares que, aun habiendo perdido la condición de “comercios”, las personas continúan llamando “tienda”, “mercado”, “shopping”. Y es que aquí nada es lo que dice ser. Al parecer, en el comunismo todo es una representación de lo que fue o de lo que anhelamos. 

Ni siquiera las peores cosas son llamadas por su nombre verdadero: dictadura, hambruna, inflación. La gente —enferma más por falta de libertades que por tantos virus en el entorno—, prefiere continuar diciendo “gobierno”, “ordenamiento”, “Periodo Especial”. 

Así, entre la enfermedad y los eufemismos, entre las ingenuidades y los fingimientos, entre los apagones y los mosquitos, las muertes y las fugas transcurren estos meses que alguna vez fueran los de vacacionar en familia o los de pasarla bien con los amigos. 

La sensación ahora mismo es que se acabaron esos días de inocencia, quizás para siempre, porque se ha hecho evidente en medio de tanta enfermedad, represión y éxodo masivo que somos un país moribundo cuyos tiempos van llegando a su final. A partir de ahora, los que vienen serán todos meses de incertidumbre para una nación que tiene, como todo cuerpo enfermo, la posibilidad (y el milagro) de sanar o morir.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




“Sensible” situación del dengue en Colón desmiente al ministro de Salud de Cuba

Dengue, Cuba, Salud

MIAMI, Estados Unidos. – Aunque el ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, negó este jueves ante la Asamblea Nacional del Poder Popular que el sistema sanitario de la Isla estuviera colapsado a causa del dengue, el periódico Girón, de Matanzas, reportó este viernes una situación contraria en el municipio de Colón.

“No hay ningún colapso en los servicios, más allá de cualquier problema puntual organizativo que podamos tener en algunas de nuestras instituciones”, dijo Portal Miranda ante los diputados este jueves.

Por otro lado, acusó a los “enemigos de la Revolución” de difundir la matriz de opinión de que el sistema sanitario de la Isla está colapsado, un supuesto que calificó como “totalmente irreal”.

También insistió en que el momento actual no es el peor con respecto al número de enfermos por dengue, pues la tasa de infestación está por debajo de otros periodos más críticos, según dijo.

No obstante, el reportaje de Girón sobre la situación del Hospital General Docente Doctor Mario Muñoz Monroy, de Colón, desmiente al ministro aun sin proponérselo.

La directora de ese centro asistencial, Yailen Pérez Rosales, dijo que aunque en el hospital existían 253 camas para niños y adultos, el brote de dengue de las últimas semanas “puso en jaque las capacidades de atención del centro, tanto por la parte logística como por la de recursos humanos”.

“En el mes de junio, en Pediatría ingresaron 248 pacientes y de Medicina 311, para un total de 559. En lo que va de julio contabilizamos 315: 154 niños y 161 adultos”, especificó la dirigente. 

“Estamos en un sobreesfuerzo, porque somos pocos y tenemos un esquema de trabajo bien riguroso; pero a los niños hay que prestarles la atención requerida. Son muchos, muchos casos”, también dijo a Girón la doctora Valenzuela Vera.

De acuerdo con ese medio, la dirección del hospital tuvo que ordenar la habilitación del teatro donde se celebran las reuniones y otras actividades en una sala de pediatría improvisada, así como la instalación de camas en los pasillos.

De la misma forma, fue necesario crear un local anexo en un Politécnico de Salud, con otras 60 camas.

“Sobre los medicamentos, hemos tenido y tenemos déficit de algunos, no solo en el hospital Mario Muñoz Monroy, sino en la provincia y en el país: clorosodio, por ejemplo. También están en falta algunos insumos gastables. Todos estos, según han ido entrando en la provincia, se le entregan con prioridad a este hospital. El antibiótico, por vía oral o intravenosa está disponible para quien lo requiera. En cuanto a las sales de rehidratación, que su falta es a nivel nacional, el hospital ha tomado la estrategia de confeccionar las suyas”, precisó Pérez Rosales.

El temor de una epidemia de dengue se ha extendido por todo el país, donde cada vez surgen más noticias sobre casos positivos e incluso muertes causadas por la enfermedad.

Este miércoles, se supo que un adolescente de 16 años había muerto en el Hospital Pediátrico Paquito González Cueto, de Cienfuegos, según informó la propia institución en un comunicado publicado por Perlavisión en su página de la red social Facebook.

El joven Claudio Moisés Vera Gallart había llegado al centro de salud la pasada semana (14 de julio a las 8:35 pm), según el documento oficial, con “impresión diagnóstica de síndrome febril inespecífico”. 

La pasada semana, justo el día en el que ingresó Claudio Moisés, un informe del canal oficialista Perlavisión aseguraba que el Hospital Pediátrico Paquito González Cueto había reportado un aumento considerable de “síndromes febriles inespecíficos”, lo que había obligado a un rediseño de la estrategia de atención a los pacientes.

Según Perlavisión, por esos días llegaban al cuerpo de guardia 200 personas en cada jornada, por lo que la dirección del centro de salud decidió destinar dos salas para pacientes con signos de alarma de dengue.

El miércoles 13 de julio una niña de siete años, Paola Patricia Rodríguez, falleció en la misma institución tras varios días ingresada con dengue hemorrágico.

Esta semana, otra niña, Arlín Sailet Acuña Espinosa, de segundo grado, murió en Santiago de Cuba también a causa del dengue hemorrágico.

A inicios de julio el Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) informó que la Isla se encontraba en alerta por dengue, y que en este 2022 se había registrado la mayor cifra de focos de los últimos 15 años.

De acuerdo con una nota de la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN), la alerta fue emitida especialmente en las provincias de La Habana, Camagüey, Las Tunas y Holguín.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




“No hay ningún colapso en los servicios”, dice ministro de Salud de Cuba

Salud Pública, dengue, Cuba

MIAMI, Estados Unidos. – El ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, negó este jueves ante los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) que el sistema sanitario de la Isla esté colapsado a causa del dengue.

“No hay ningún colapso en los servicios, más allá de cualquier problema puntual organizativo que podamos tener en algunas de nuestras instituciones”, dijo Portal Miranda.

Por otro lado, acusó a los “enemigos de la Revolución” de difundir la matriz de opinión de que el sistema sanitario de la Isla está colapsado, un supuesto que calificó como “totalmente irreal”.

“Los cubanos conocemos bien el dengue, no es una enfermedad nueva en el país, que desde hace años es endémica de Cuba, como lo es también en la región de las Américas por las características del clima. Todos los años tenemos que enfrentar al vector transmisor y a los enfermos en el país”, indicó en otro momento de su intervención.

También insistió en que el momento actual no es el peor con respecto al número de enfermos por dengue, pues la tasa de infestación está por debajo de otros periodos más críticos, según dijo.

El temor de una epidemia de dengue se ha extendido por todo el país, donde cada vez surgen más noticias sobre casos positivos e incluso muertes causadas por la enfermedad.

Este miércoles, se supo que un adolescente de 16 años había muerto en el Hospital Pediátrico Paquito González Cueto, de Cienfuegos, según informó la propia institución en un comunicado publicado por Perlavisión en su página de la red social Facebook.

El joven Claudio Moisés Vera Gallart había llegado al centro de salud la pasada semana (14 de julio a las 8:35 pm), según el documento oficial, con “impresión diagnóstica de síndrome febril inespecífico”. 

La pasada semana, justo el día en el que ingresó Claudio Moisés, un informe del canal oficialista Perlavisión aseguraba que el Hospital Pediátrico Paquito González Cueto había reportado un aumento considerable de “síndromes febriles inespecíficos”, lo que había obligado a un rediseño de la estrategia de atención a los pacientes.

Según Perlavisión, por esos días llegaban al cuerpo de guardia 200 personas en cada jornada, por lo que la dirección del centro de salud decidió destinar dos salas para pacientes con signos de alarma de dengue.

El miércoles 13 de julio una niña de siete años, Paola Patricia Rodríguez, falleció en la misma institución tras varios días ingresada con dengue hemorrágico.

Esta semana, otra niña, Arlín Sailet Acuña Espinosa, de segundo grado, murió en Santiago de Cuba también a causa del dengue hemorrágico.

A inicios de julio el Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) informó que la Isla se encontraba en alerta por dengue, y que en este 2022 se había registrado la mayor cifra de focos de los últimos 15 años.

De acuerdo con una nota de la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN), la alerta fue emitida especialmente en las provincias de La Habana, Camagüey, Las Tunas y Holguín.

Según explicó la doctora Madelaine Rivera Sánchez, directora nacional de Vigilancia y Lucha Antivectorial, los focos del mosquito Aedes Aegypti se localizabann de la siguiente manera: La Habana (16,5%), Holguín (13,5%), Santiago de Cuba (13%) y Camagüey (11,8%), y 17 municipios aportan el 60,8% de la focalidad del país.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




El dengue amenaza a los cubanos en medio de la escasez de medicinas

Cuba, Salud, dengue

MIAMI, Estados Unidos. – El ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, alertó este jueves en conferencia de prensa sobre los riesgos de una epidemia de dengue en la Isla.

“Los próximos meses tienden a ser los más complejos y lo que no hagamos ahora puede complicar el escenario epidemiológico del país. No tenemos derecho a salir de una epidemia de COVID y entrar en una epidemia de dengue”, dijo.

De acuerdo con el funcionario, al cierre de junio las provincias con transmisión de dengue demostrada eran La Habana, Sancti Spíritus, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo (11 municipios y 17 áreas de salud).

Mientras, hasta el 10 de junio de este año se habían confirmado 3 036 casos de dengue, específicamente de los serotipos 1, 2 y 3 del virus.

Esta semana, especificó el ministro, la tasa de incidencia de casos sospechosos de dengue creció un 42% con respecto a la anterior. Doce provincias han incrementado el número de casos sospechosos de la enfermedad, también detalló.

Portal Miranda hizo un llamado a la población a “extremar” las medidas de del mosquito aedes aegypti, transmisor del dengue y otras enfermedades infecciosas. 

“En el actual escenario es imprescindible el papel de la familia y el barrio en la destrucción de los criaderos, no podemos dejar solo esa tarea a los trabajadores de la campaña antivectorial”, dijo.

También aseguró que el Gobierno se ha estado preparando y cuenta con “una estrategia nacional para el abordaje de esta enfermedad, que incluye acciones técnicas por parte del sistema nacional de salud y la campaña antivectorial, y acciones para la atención de las personas enfermas”.

Portal Miranda también aludió a la grave escasez de medicamentos que afecta a los cubanos. “Es una situación muy difícil ―dijo―, no solo con los medicamentos sino con un conjunto de insumos y gastables que hoy afectan servicios en nuestras instituciones hospitalarias”. 

“Enfrentamos numerosas limitaciones; hoy existen procesos asistenciales que hemos tenido que postergar para la población, debido a las dificultades que hemos tenido tanto en la producción de medicamentos por nuestra industria nacional que usa materias primas, como para disponer de aquellos recursos que importa el Ministerio de Salud Pública”, dijo.

El cuadro básico de medicamentos está “seriamente afectado”, precisó. “No estamos cruzados de brazos y se trabaja para ir disminuyendo en la medida de lo posible el número de faltas”, señaló pese a que la falta de medicinas no disminuye.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.