1

El danzón, el bolero y también el tango

Cuba, danzón, Bolero

LA HABANA, Cuba. — Los más importantes géneros musicales del continente americano, todos con un fuerte componente africano, provienen de Estados Unidos, Brasil y Cuba y están presentes, de un modo u otro, en casi toda la música bailable que se ha hecho en el mundo en los últimos 200 años.

En el caso de la música cubana, ha influido no solo a la salsa, que es son cubano en un elevadísimo por ciento, sino también al jazz —y no solo en el cubop de Dizzy Gillespie— y el rock, empezando por algunas de las primeras piezas de los Beatles, donde se perciben el bolero y el chachachá.

Durante mucho tiempo, México, donde el danzón y el bolero tuvieron gran arraigo, le disputó a Cuba la pertenencia de esos dos géneros, especialmente del bolero.

México tuvo compositores de boleros emblemáticos: Agustín Lara, Roberto Cantoral, Luis Demetrio, Alberto Domínguez y Armando Manzanero, e intérpretes como Pedro Vargas, Toña La Negra y Luis Miguel, entre otros, pero el primer bolero del que hay constancia en la historia fue Tristezas, y lo compuso en 1868 un cubano, el músico santiaguero José “Pepe” Sánchez.

Fue en Cuba donde se originó, en la segunda mitad del siglo XIX, el clásico acompañamiento del bolero con guitarras y percusión, utilizado por los más destacados intérpretes del género en su forma primigenia, como el Trío Matamoros, María Teresa Vera, Los Panchos, Hernando Avilés y José Feliciano.

Nada tiene que ver el bolero con la danza española del siglo XVIII de igual nombre. El bolero español, con pandero y castañuelas, se tocaba en compás ternario de 3/4, y el cubano en 4/4, o muchas veces 2/4, con diferente melodía y célula rítmica, y siempre triste, a fuerza de tratar de las penas de amor.

Guillermo Cabrera Infante, que no se cansaba de celebrar el triunfo de la letra sobre la melodía en el bolero, lo definía certeramente como “una canción con ritmo, que se puede bailar, que ha cambiado de medida a lo largo de su historia, desechando compases igual que una serpiente la piel”.

En cuanto al danzón, por mucho que guste y se baile en Veracruz y Yucatán, no es de allí sino de Cuba: el primer danzón, Las alturas de Simpson, lo compuso en 1879 el cubano Miguel Faílde, quien lo estrenó, con su orquesta, ese mismo año, en el Liceo de su natal Matanzas.

El danzón alcanzaría su máxima popularidad en la década de 1920, antes de ser desplazado por el son en la preferencia de los bailadores.

El danzón resultó de la mezcla del elemento africano con las contradanzas europeas que empezaron a llegar a Cuba luego de la toma de La Habana por los ingleses en 1762 y del éxodo de los colonos franceses motivado por la revolución haitiana.

A propósito, a la mezcla de la contradanza francesa con elementos africanos que se dio tanto en Cuba como en Louisiana se debe ese aire familiar que se percibe entre el danzón y la música cajún, ciertas piezas de ragtime y del primer Dixieland, en el que se hicieron sentir varios músicos cubanos radicados en New Orleans, quienes aportaron el spanish tinge que decía el pianista Jelly Roll Morton.

Por insólito que pueda parecer a algunos, el tango se originó de un género de la música cubana, la habanera.

Decía Cabrera Infante (permítanme citar otra vez a uno de mis escritores preferidos): “El tango no es más que una habanera con acento argentino”. Y Jorge Luis Borges afirmaba que “la habanera es la madre del tango”.

A los oídos de algunos pueden sonar blancos la habanera y el tango, pero en ambos, de ritmo lento y compás binario, se siente, en el obsesivo golpe de bajo, ecos del tango congo, de origen bantú.

El tango congo llegó al Río de la Plata (Argentina y Uruguay) con los esclavos africanos, que como los que llevaban a Cuba, procedían mayormente del Congo y la costa del Golfo de Guinea.

Mucho se ha discutido sobre si en el tango prevalecieron los ingredientes hispánicos o los africanos. Al respecto, el ensayista argentino José Gobello consideraba que “la discusión resulta más bien ociosa, porque los ingredientes hispánicos en cuestión tenían también su cuota de sangre negra.”

El tango, emparentado estrechamente con la habanera, junto al candombe y el malambo, forma parte de una misma familia musical de raíces africanas.

Volviendo a las habaneras, paradójicamente fueron más populares en España que en Cuba, donde cayeron en desuso. Solo en años recientes, la cantautora Liuba María Hevia ha incursionado en el género, en los discos Habaneras en el tiempo, de 1995, y Ángel y Habanera, de 2004.

No fueron cubanos, sino españoles y franceses los que popularizaron las habaneras en el mundo. Los más destacados fueron el vasco Sebastián Iradier, autor de La paloma, la más conocida de las habaneras, y el francés Georges Bizet, con la famosa habanera de la ópera Carmen.

También utilizaron habaneras en sus composiciones los españoles Isaac Albéniz y Manuel de Falla, y el francés Maurice Ravel, en la Habanera para dos pianos, incluida en su Rapsodia Española.

Por cierto, ya que hablamos de Ravel, su famosísimo Bolero es un largo e hipnótico ostinato que muy poco tiene que ver con el bolero como tal.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Emperadores del reagetton

LA HABANA, Cuba, abril, 173.203.82.38 -Hace 50 años fue creado, como parte del Consejo Nacional de Cultura, el Instituto Cubano de la Música. Esta entidad ha sido la encargada de aplicar la política cultural del gobierno cubano para el área de la creación musical. Con rango gubernamental de viceministerio, a este instituto se supeditan las empresas de contratación artística musical y los centros provinciales de la música. Pero es significativo que sus funciones sean cada vez más decorativas.

Su principal foco de atención se centra en la protección de la denominada música culta o de concierto. También ofrece trato preferencial a determinadas figuras bendecidas por el “urbi et orbi” del castrismo.

Recientemente, tuvo lugar en La Habana un evento de carácter internacional dedicado al Danzón. Según la tradición, este es el baile nacional cubano. Pero en Cuba es donde menos se baila. El festival fue una vitrina concebida para engatusar y sacarle algunos dólares a turoperadores e invitados extranjeros.

En las últimas décadas, los cubanos han cambiado su manera de relacionarse con la música. Esta relación se ha reflejado en el reinado casi absoluto de determinadas tendencias musicales en el gusto popular. En los noventa reinó la denominada timba dura, flanqueada por el fenómeno de la música dance o de discotecas. Fueron los tiempos en que la UJC Nacional asignó módulos de sonido a sus sedes provinciales. El objetivo de estos módulos era garantizar el funcionamiento de las denominadas “discotecas móviles”.

Por su parte, agrupaciones como NG La Banda, Manolín, El Médico de la Salsa, e Isaac Delgado, entre otros, dominaron el espacio sonoro de buena parte de la última década del siglo XX en la Isla. Lo dominaron hasta la saturación. Con la llegada de empresas discográficas extranjeras a Cuba, la timba se convirtió en un producto más o menos exportable y en un rubro comercial interno y extra fronteras.

Sitios como el célebre Palacio de la Salsa, del capitalino Hotel Riviera, se convirtieron en bastiones del género y símbolos de status social y monetario. El precio récord de entrada a un concierto en ese lugar lo obtuvo El Médico de la Salsa. Los asistentes de aquella noche de 1994 pagaron 45 dólares por la entrada. En esos momentos el dólar era cotizado a 150 y 200 pesos cubanos.

Actualmente, para un sector de los cubanos dentro de la Isla, el precio de un concierto equivale a la mayor o menor calidad del músico. También pesa en la balanza la presencia de éste en los medios de difusión masiva. En estos momentos, el reinado lo ostentan no más de cinco figuras o agrupaciones locales del polémico, popular y  casi dictatorial reagetton. Los productores de este género musical han comprado, mediante soborno, a directores provinciales de cultura, directores de centros provinciales de la música y programadores de casi todo el país.

El procedimiento es bien conocido en los corrillos de la farándula. Un productor o representante conecta con quienes deciden sobre la contratación de artistas en las capitales de provincia. Éstos cobran por detrás del tapete un mínimo del 10% de la cifra que autorizan para el pago del artista contratado. Mientras más alta sea la cifra a pagar, más dinero va al bolsillo de los funcionarios correspondientes. La sombrilla legal bajo la cual transcurre todo es el innegable poder de convocatoria que han logrado los intérpretes de reagetton.

El presupuesto para pago a artistas de toda una provincia puede ir a parar casi completo a las manos de un reagettonero famoso. Recientemente, la provincia de Artemisa le pagó a Osmani García 90 mil pesos cubanos por actuar en fiestas populares. Por otra parte, artistas de otros géneros de la música casi tienen que rogar de rodillas para que les paguen 3mil o 5mil pesos.

Las grabaciones musicales se mueven en la Isla a nivel de redes informales de distribución y venta de CD y DVD. Un extranjero de visita en La Habana puede conseguir por trasmano música cubana a precio mucho más barato que en las tiendas oficiales. Para ello, solamente tiene que ubicar donde están los vendedores de los denominados “discos quemados”. Gracias a las nuevas tecnologías, Cuba es el paraíso de la piratería musical. Es el escenario de un modo peculiar de las dinámicas del mercado y el consumo de la música.