1

Sentencian a cárcel a un hombre que violó el embargo a Cuba

Un NanoStation modelo M2. Archivo

MIAMI, Estados Unidos.- La Fiscalía del Distrito Sur de Florida sentenció el pasado jueves a 78 meses de prisión a un hombre por violar el embargo a Cuba. Bryan Evan Singer, de 46 años trató de contrabandear desde el sur de la Florida cientos de dispositivos electrónicos a la isla el 2 de mayo de 2017 a bordo de una embarcación llamada “La Mala”, informó el Nuevo Herald.

Las autoridades registraron la embarcación antes zarpar de Stock Island y hallaron un compartimento oculto debajo de una cama atornillada en la cabina del barco, según un comunicado de la Fiscalía. En el compartimento se encontraban cientos de dispositivos electrónicos, entre ellos más de 300 Ubiquiti Nanostation Network M2, valorados en más de $30,000 dólares.

En ese entonces, Singer declaró al Miami Herald que no era la primera vez que lo hacía, pues había llevado varias veces mercadería a Cuba y se la entregaba a una persona que tenía en la Isla. Además calificó de “absurdos” los cargos, y agregó que no estaba contrabandeando, sino que lo hacía para “apoyar al pueblo cubano”.

Los Ubiquiti Nanostation Network son dispositivos que permiten ampliar la señal wifi hasta varios kilómetros, por lo que suelen ser utilizados para brindar cobertura de internet en grandes conciertos o en zonas rurales. Cada uno de estos aparatos puede recibir o enviar señales wifi hasta 10 kilómetros a su alrededor.

“Estos dispositivos requieren una licencia para ser exportados a Cuba porque sus capacidades amenazan la seguridad nacional”, aclaró la Fiscalía. “Singer nunca buscó ni obtuvo una licencia para exportar estos aparatos a Cuba”.

El gobierno cubano prohíbe la importación de los Ubiquiti Nanostation Network y otros equipos que amplifican las redes wifi. Hasta el momento el país tiene alrededor de 700 puntos de conexión inalámbrica y el monopolio estatal, Etecsa, cobra $1 por hora de conexión.




Gobierno cubano dice necesitar infraestructuras para poder recibir ferris desde EE.UU.

Desde el pasado 17 de diciembre, se ha estado hablando de la idea de conectar a Cuba y EE.UU. mediante ferries (foto tomada de internet)
Desde el pasado 17 de diciembre, se ha estado hablando de la idea de conectar a Cuba y EE.UU. mediante ferries (foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba – El Gobierno de EE.UU. ha emitido más de 15 “licencias específicas” para servicios de ferri de pasajeros a Cuba, pero no podrán operar de manera inmediata porque hace falta “crear infraestructuras” en la isla, afirmaron hoy fuentes del Ministerio de Transporte (Mitrans) del país caribeño.

“En mayo la Oficina de Control de Activos Financieros (OFAC, del Tesoro) emitió las primeras licencias para el servicio de ferri, y estos momentos hay más de 15 concedidas, es decir que existe una flexibilización en este sentido”, dijo el director de Relaciones Internacionales del Mitrans, Iván Ricardo Chacón.

Durante una vídeo-conferencia en la sede de la Cancillería cubana sobre los “daños económicos” provocados por el embargo de Estados Unidos, Chacón advirtió, no obstante, que no se puede “empezar mañana” estas operaciones si “hemos estado 54 años sin ferris precisamente por culpa de los Estados Unidos”

El directivo precisó que para comenzar estos viajes se necesita “crear infraestructura” y “hacer reparaciones”, proyectos que muchas de las compañías norteamericanas autorizadas quieren emprender pero no pueden hacerlo por la negativa de Washington de conceder créditos para invertir en Cuba, “aún a privados”.

En su intervención Chacón no especificó el nombre ni la procedencia de las compañías que habrían sido autorizadas.

Durante su comparecencia, el funcionario informó además de que durante el pasado año debido al impacto del embargo –política a la que el Gobierno cubano se refiere siempre como “bloqueo”– se reportaron unos 520 millones de dólares de pérdidas en el transporte.

Específicamente en el sector marítimo, señaló que de más de mil cruceros turísticos que se podrían recibir al año, solo entraron a puerto cubano 181 embarcaciones, para “solo un 16 % de la capacidad”, debido a que se necesita “un tipo de licencia específica” por parte de la Oficina del Tesoro norteamericano.

En mayo pasado la OFAC anunció la concesión de las primeras licencias para el servicio de ferris de pasajeros entre las dos naciones, separadas por 90 millas, y que el 20 de julio retomaron relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de enemistad.

En esta afirmación coincidió Ana Teresa Igarza, directora general de la Zona de Desarrollo Especial Mariel (ZDEM), principal proyecto de Cuba para atraer inversiones extranjeras, quien identificó al embargo y su poder para sancionar a empresas que hagan negocios con la isla, como un gran motivo disuasorio para compañías extranjeras.

“Muchas empresas se limitan o nos dicen que quieren esperar a ver cómo se desarrollan las relaciones con EE.UU.”, insistió la directiva del ZDEM, único lugar en la isla comunista donde se podrán instalar compañías extranjeras sin asociarse con sus pares cubanas estatales, y visitado ayer por la secretaria de Comercio de EE.UU, Penny Pritzker.

Según datos oficiales difundidos hoy por el gobierno cubano, en 2014 el embargo norteamericano generó pérdidas a la economía de la isla por unos 3.850 millones de dólares, de ellos más de 1.000 millones por “operaciones no concretadas” con empresas extranjeras. (Con información de EFE)




“Yo no podría vivir en Cuba”

Kerry, estudiante estadounidense a la izquierda, y Ernesto García, entrevistador, a la derecha (foto del autor)
Kerry, estudiante estadounidense a la izquierda, y Ernesto García, entrevistador, a la derecha (foto del autor)

LA HABANA, Cuba. -El pasado domingo 30 de noviembre, arribaron a La Habana más de 600 universitarios de Estados Unidos, la última parada de un periplo de seis meses por 17 países a bordo del crucero académico “M.V Explorer”.

Kerry, estudiante de la Universidad de Missouri, accedió a ser entrevistada para CubaNet:

¿Qué sabes de Cuba?

“Llegamos el sábado, hemos estado en muchas actividades. Yo me involucré en el proyecto de Semestre en el Mar, precisamente porque el fin del recorrido era Cuba. Quería conocer la Isla, saber si lo que se dice en mi país es verdad. Te puedo decir que me ha gustado su gente. Todavía siento que debo caminar, hablar con las personas, estoy un poco limitada, por el idioma, no hablo mucho español. Pero al menos lo entiendo y me comunico.”

¿Piensas que Cuba podría alcanzar algún día la Democracia, sin militares en el poder?

“Es difícil dar una explicación. Los militares tienen que estar en los ejércitos. La sociedad civil de un país, no puede ser gobernada por militares, nada más hay que ver la historia de  Argentina, también la de Chile, todo lo que han pasado esos países. Pero es el pueblo el que tiene que luchar. Los estadounidenses luchamos todos los días por la democracia.”

¿Conoces de las reformas que se están sucediendo en Cuba?

“Conozco poco, hemos visto pequeños negocios, que son privados, la verdad yo pienso que eso es algo bueno. Sin embargo, veo mucha suciedad en las calles, es verdad que el cubano es alegre, sin embargo la ciudad necesita color. He tenido la oportunidad de conocer la Compañía infantil de Teatro La Colmenita, pero también hay niños que se ven mal vestidos, la gente pide dinero en la calle, nos piden que les regalemos cualquier cosa. Eso me parece que no está bien. Además, es caro todo. Me han dicho que el salario medio es de 20 dólares al mes. ¿Cómo viven así? ¿Cómo se alimentan? Eso no está bien, no está bien.”

Traslado de los estudiantes hacia el barco Explorer (foto del autor)
Traslado de los estudiantes hacia el barco Explorer (foto del autor)

¿Te ha gustado Cuba?

“Hemos tenido muy poco tiempo para conocerla. Somos jóvenes, así que esto es una experiencia enriquecedora. Aunque, si te soy sincera, no creo que pueda vivir en un país así. Agradezco todo lo que han hecho para atendernos. Este intercambio es bueno, positivo para todos. Al final, estamos contentos de haber venido.”

La entrevista se realizó mientras los equipos femeninos y masculinos de baloncesto del Programa Académico Semestre en el Mar y de la Universidad de La Habana, disputaban un partido el pasado día lunes,en el tabloncillo “Ramiro Valdés Daussá, del centro universitario habanero.

Muchos de los estudiantes estadounidenses al llegar al centro deportivo de la Universidad de la Habana, prefirieron no entrar y tomaron diferentes caminos para adentrase y conocer por sus propios medios la realidad cubana.

Al concluir el encuentro, un grupo de estudiantes pidió les indicara cómo podían llegar a los mercados, querían conocer con más detalles cómo funcionan esas tiendas y ver sus precios. Estaban deseosos de conocer solos La Habana.

Unos cocotaxis que pasaban por la intersección de Carlos III e Independencia, pararon y les ofrecieron a los jóvenes llevarlos a los lugares que deseaban por 15 dólares. Además, montaron tres pasajeros en vez de dos, la cantidad de asientos que tienen esos medios de transporte.

Luego de haber visitado 17 ciudades de 15 países, bajo el auspicio la Universidad de Virginia, los 624 alumnos de diez universidades y 50 estados de la Unión, con sus 48 profesores del programa académico “Semestre en el Mar” permanecerán en la Isla hasta hoy miércoles 3 de diciembre, fecha que regresarán a los Estados Unidos.

[email protected]




De rodillas ante Castro

MarielMIAMI, Florida, Estados Unidos –Un error común de las democracias es evaluar a los dictadores con la lógica del raciocinio humano, que frecuentemente son incongruentes con esos regímenes. Si observamos la trayectoria del gobierno de los Castro, saltará a la vista una politíca económica irracional, que siempre ha ido contra la lógica.

Fidel Castro fue el promotor del embargo norteamericano. Lo había premeditado como se podrá ver en su visita a Washington en 1959 cuando, contrario a lo acostumbrado por sus antecesores, no se preocupó por afianzar ni mejorar las relaciones económicas con este país. Sus palabras fueron mal interpretadas por el entonces vicepresidente Nixon, quien las juzgó ilusas, en lugar de malévolas.

Triunfó en la Sierra Maestra, luego en Bahía de Cochinos y dos años después con la crisis de los misiles, obtuvo una patente de corso para hacer en Cuba lo que le diera la gana. Kennedy no solo se comprometió a no agredir a Cuba, sino también a no permitir que otros lo hicieran.

A pesar de haber optado por el comunismo y los rusos, Castro fue en sus primeros 10 años de gobierno un “electrón libre”, pues no se había alineado a la política de Moscú. Su veleidad administrativa no tenía parangón, la sima de este régimen de economía absurda lo constituyó la zafra azucarera de los 10 millones en 1970, puntillazo en la bancarrota del país.

El entonces presidente Nixon, ante la situación de rotundo fracaso económico de los Castro en Cuba, tal vez pensando en acercar la sardina a su bracero, dio pasos tras bambalinas que conducirían al levantamiento del embargo; según se desprende de un documento de Fidel Castro clasificado de “muy secreto” donde asegura: “Los americanos están dando pasos de acercamiento, quieren limar asperezas para restablecer las relaciones entre ambos países; pero imagínense, tenerles de nuevo metiendo las narices por todas partes; los vamos a desalentar y se van a tener que retirar.” Sucedió la provocación de los pesqueros cubanos en aguas de este país y la calificación de su natural detención como secuestro, asidero para gritar improperios contra Nixon y declarar –como “de paso” -el fracaso de la zafra.  Finalmente se alineó a Moscú y en 1972 entró al CAME.

Castro, ha sido muy efectivo para atajar las crisis, enfrentandolas con represión o abriendo la válvula migratoria de escape hacia Estados Unidos. Aunque las crisis sociales cubanas tienen en su seno el rechazo al comunismo, no se puede decir que sean explosiones políticas y, más lamentable aún, no guardan vínculo alguno con la oposición.

El abuso expropiatorio, la represión institucionalizada, la conculcación de derechos, la discriminación, la humillación a la población y la escases colindante a la hambruna, no promueven el levantamiento contra estos regímenes como algunos creen; sino la estampida de unos y la sumisión del resto. Así se produjeron los éxodos de Camarioca, en 1965; de El Mariel, en 1980 y el de los balseros por el litoral norte, en 1994.

Este último desembocó en las conversaciones migratorias entre los Estados Unidos y Cuba, cobertura que utilizó el entonces presidente Clinton, para dar pasos hacia la normalización de las relaciones entre ambos países. Resurgió nuevamente la estrategia recurrente: “los vamos a desalentar y se van a tener que retirar”, y en febrero de 1996 aviones caza de combate cubano derribaron en aguas internacionales dos avionetas de Hermanos al Rescate.

El tema de solución al diferendo entre ambos países ha vuelto al candelero desde la asunción al poder del presidente Obama, que así lo sugirió. Los Castro responden sí, pero en la práctica se niegan a negociar y no paran de poner obstáculos, como el aumento de la represión interna y el encarcelamiento de Alan Gross, además de exigir que sean liberados sus espías y que la apertura sea unilateral por la parte de EU.

Su estrategia de siempre ha sido no ceder; la nueva incluye además “hacer arrodillar al gigante” y también al exilio enemigo. Ya algunos están de rodillas ante el tirano y otros le seguirán, esperando que el olmo dé peras.




Millonario Cubano-americano podría invertir en la Isla

El Alfonso Fanjuldiario The Washington Post asegura que el empresario cubano-americano Alfonso Fanjul estaría dispuesto a invertir en Cuba bajo “ciertas condiciones”.

El diario The Washington Post, en un extenso artículo, recuerda la historia de la familia Fanjul, su salida de Cuba con la llegada de Castro al poder, la confiscación de bienes, y el exilio en Miami. Hoy día, controlan un “imperio azucarero mayor” en Estados Unidos y una de las mayores fortunas del país, amigo de presidentes y legisladores; y uno de los “principales financistas del movimiento anticastrista”.

Sin “fanfarrias” dice el diario, desde el 2012 Alfonso Fanjull, de 76 años de edad, y quien reside en Palm Beach, Florida, visita Cuba y allí se reúne con altos funcionarios. Aseguró que su principal esfuerzo, en las visitas a la Isla, está la reunificación familiar del cubano. Las consideraciones económicas y comerciales, vendrían solo si hay avances políticos y diplomáticos”, dijo al rotativo.

Las propiedades de los Fanjul incluyen plantaciones y refinerías en Estados Unidos, América Latina y Europa. El artículo hace un recuento de sus conexiones políticas con la Casa Blanca, con el Congreso estadounidense y las ramificaciones familiares con los partidos políticos.

En Cuba ha visitado las propiedades que una vez fueron de su familia y conversado con el canciller, funcionarios del ministerio de agricultura y de las empresas estatales que se dedican a la producción del crudo dulce.

Uno de sus viajes, en febrero de 2013, lo hizo como miembro de una delegación del Instituto Brookings, de Washington. Y Alfy, como se le conoce a Alfonso Fanjul, se unió a la junta directiva de la entidad académica en julio del 2013 y “ha donado al menos 200.000 dólares” para el instituto.