1

Cruz Roja Costarricense fortalecerá cuidado a migrantes cubanos

20151118-photo-costa rica-migration-2
Cruz Roja Costarricense atendiendo a cubanos (foto tomada de Internet)

SAN JOSÉ, Costa Rica.- La Cruz Roja Costarricense informó ayer que evalúa los posibles escenarios de las próximas semanas sobre la atención a los inmigrantes cubanos en el país y que trabaja en fortalecer los albergues donde miles de estos reciben asistencia.

El presidente de la Cruz Roja, Glauco Quesada, sostuvo una sesión de trabajo con el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Iván Brenes, con el fin de evaluar la situación de los inmigrantes cubanos varados en el país.

Entre los principales temas, destacaron la preocupación por mejorar la condición e instalaciones de los albergues y la posibilidad de crear nuevos sitios de atención.

Las autoridades además explicaron la necesidad de seguir colaborando para que todos los procesos y esfuerzos dirigidos a la atención de los inmigrantes sean ágiles y exitosos.

Manifestaron que pretenden “trabajo interinstitucional que contribuya a que todo lo que se está haciendo por los migrantes cubanos en el país se haga de forma complementaria y eficiente. La Cruz Roja Costarricense se esfuerza por abogar y proveer a estas personas asistencia imparcial y neutral”, dijo Quesada.

La entidad ha entregado paquetes de limpieza, ha brindado atención psicosocial y prehospitalaria y ha trasladado a centros médicos a quienes lo han necesitado.

La Cruz Roja Costarricense además fortalecerá su trabajo en las zonas de atención con campañas dirigidas a sensibilizar a la población sobre el fenómeno de la migración en el país y el resto del mundo y sus implicaciones humanitarias.

El Gobierno anunció el viernes que no entregará más visas porque la capacidad para albergar a los inmigrantes cubanos llegó al límite nacional, por lo que quienes sean descubiertos de manera irregular en territorio costarricense serán deportados. (ACAN-EFE)




Cruz Roja inicia campaña de donativos para cubanos varados en Costa Rica

Cubanos en Peñas Blancas reciben donaciones de Cruz Roja (foto tomada de Internet)
Cubanos en Peñas Blancas reciben donaciones de Cruz Roja (foto tomada de Internet)

SAN JOSÉ, Costa Rica.- La Cruz Roja inició hoy una campaña de recolección de artículos de higiene personal y agua para más de mil cubanos que migran hacia Estados Unidos y que se encuentran varados en Costa Rica ante la negativa de Nicaragua de dejarles cruzar su territorio.

“La Cruz Roja abre sus puertas a los costarricenses para que brinden su apoyo a los cubanos en nuestro país”, dijo en un comunicado el gerente general de la Cruz Roja Costarricense, Idalberto González.

La organización humanitaria está solicitando a la población costarricense que desea colaborar la donación de agua embotellada, bebidas hidratantes, protectores solares y artículos de higiene personal como jabón, papel higiénico, toallas sanitarias, pasta dental, rasuradoras, entre otras.

“La Cruz Roja Costarricense agradece al pueblo de Costa Rica por el reconocimiento a la valiosa labor que realiza la benemérita institución, pero además, por hacer llegar sus muestras de interés y solidaridad con el fin de colaborar con la población migrante cubana que está de paso por el país”, señaló la entidad.

Los costarricenses también podrán realizar donativos económicos a las cuentas bancarias de la Cruz Roja.

Desde el pasado fin de semana Costa Rica ha recibido una oleada de emigrantes cubanos que llegaron a su frontera con Panamá en una travesía con la que buscan alcanzar Estados Unidos.

Hasta el momento Costa Rica ha otorgado 2 400 visas temporales para los cubanos, pero al llegar a la frontera con Nicaragua el Gobierno de ese país les negó la entrada y repelió con el ejército y la policía a unos 800 que el domingo pasado ingresaron ilegalmente a su territorio.

En la actualidad, Costa Rica tiene habilitados siete albergues cerca de la frontera con Nicaragua, en los que se encuentran 1 300 cubanos.

Otros 400 se han negado a ir a los refugios y permanecen en el puesto fronterizo de Peñas Blancas.

El próximo martes se llevará a cabo en El Salvador una reunión de los cancilleres de Centroamérica, República Dominicana, México, Cuba, Ecuador y Colombia, con el fin de buscar una solución al problema.

Los cubanos salieron legalmente de su país por aire hacia Ecuador, donde no les exigen visa, y desde allí se movilizaron de manera irregular por Colombia y Panamá, hasta llegar a Costa Rica. (ACAN-EFE)




La cruz negra cubana

LA HABANA, Cuba, abril, 173.203.82.38 -A Clemente Acosta, un trabajador de la Cruz Roja en La Habana, le amargaron el día cuando uno de los miembros del Partido Comunista (PCC) del centro le encomendó la tarea partidaria y de prioridad número uno de asistir a un acto de repudio a las Damas de Blanco.

“Compadre, yo soy revolucionario, pero no me meto en nada. A mí no me gustan esas cosas de ofender, ni gritarle a nadie. Ahora mira tú qué clase de cuadro este. Si me niego a asistir al acto de repudio ese,  quedo como incumplidor de esa tarea”. Así se quejaba Clemente de la tarea que le encomendó el PCC.

Clemente no es un opositor al gobierno, pero tampoco quiere ser parte de esas turbas, reclutadas por la Seguridad del Estado en los centros de trabajos para sembrar a golpes el miedo en las calles. En su memoria están todavía frescas las imágenes que vio en una computadora, donde un esbirro con pullover de la Cruz Roja cubana golpeaba con saña usando su camilla a un ciudadano indefenso que protestaba minutos antes de que empezara la misa que dio el Papa en la ciudad de Santiago de Cuba.

Él es radio aficionado, y teme que le quiten el permiso si no obedece.  Por otro lado, está la presión sicológica a que se expondrá, y el impacto negativo para su trabajo si se niega a cumplir la triste tarea encomendada. Esa negativa manchará  su expediente de revolucionario. Dejará de ser confiable porque se negó a defender  la revolución desde la trinchera de combate que le asignaron: reprimir a un grupo de mujeres pacíficas.

Como veterano trabajador de la Cruz Roja, con más de dos décadas como paramédico, conoce bien que tres de los principios fundamentales de dicha institución son la humanidad, la imparcialidad y la neutralidad.

El primero de ellos previene y alivia el sufrimiento de los hombres en todas las circunstancias, protege la vida y la salud, y hace respetar a la persona humana. La imparcialidad es un principio que no hace ninguna distinción de nacionalidad, raza, religión, condición social ni credo político. Y el último de ellos, la neutralidad, y con el ánimo de conservar la confianza de todos, indica que la institución se abstiene de tomar parte en las hostilidades y, en todo tiempo, en las controversias de orden político, racial, religioso e ideológico.

Hombres como Clemente, que no son parte de la oposición, sienten sin embargo que no es correcto lo que se les ordena. La cacareada espontaneidad que se le atribuye al pueblo cuando participa en estos actos de repudio contra los opositores haya su desmentido en ejemplos como éste, donde un hombre que tiene la obligación de proteger y respetar a la persona humana, es enviado a amedrentar y maltratar a personas indefensas.

Triste papel el que el gobierno está obligando a desempeñar a esta institución cubana que tantas vidas ha salvado. La cruz roja sobre fondo blanco se está poniendo negra desde el mismo momento en que a sus miembros se les azuza, como a perros de pelea, contra personas inermes.




El decoro de muchos hombres

LA HABANA, Cuba, abril, 173.203.82.38 -La frase es de José Martí: Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Me vino a la mente cuando veía una y otra vez, hasta el cansancio, las imágenes del camillero de la Cruz Roja que agredía con furia animal a un disidente que era arrestado por la policía de civil, por gritar “abajo el comunismo”, durante la misa papal en Santiago de Cuba.

Este acto barbárico, registrado en audio y video por las televisoras extranjeras presentes en la ciudad, le dio la vuelta al mundo y se recordará con vergüenza por los cubanos.  Pero el triste e indignante espectáculo sirvió también para despejar dudas y marcar  la  visita del Papa con la esencia represiva del régimen, que muchos trataban de obviar y encubrir, como una realidad incómoda, entre cánticos religiosos y llamados al “perdón, el amor y la reconciliación”.

Sin embargo hay algo en el infame video que la mayoría de la gente pasó por alto.  Se trata del hombre pelado al rape, con  pulóver blanco que se abalanza sobre el camillero agresor que, en medio de la euforia, ataca nuevamente al valiente indefenso con la misma camilla de madera y hierro.  El desconocido del pulóver blanco abraca  al de la Cruz Roja y lo saca, y sin detenerse, se enfrenta a un esbirro vestido de civil, con pulóver de rayas negras y blancas, que no identifica al recién llegado.

Diez días después de los sucesos, cuando pude finalmente ver el video del incidente, que el mundo vio en tiempo real pero la dictadura mantiene censurado para los cubanos, me llamó la atención el enfrentamiento entre los dos hombres. Supuse que ambos – el del pulóver blanco y el del de rayas-  eran de la policía y que, en medio de la confusión del momento, se había producido una descoordinación entre los agentes.  Pero al mirar más detenidamente ese momento identifiqué al hombre que sacó del juego al camillero.

Guillermo Espinosa, un demócrata de amplio historial, en su natal Santiago, y que estuvo en prisión domiciliaria durante tres años por sus actividades pro democráticas, fue el hombre que se lanzó sobre el de la Cruz Roja.  Lo localicé por teléfono, gracias a la cortesía del Roberto de Jesús Guerra, director de Hablemos Press, en La Habana, y el abogado Ernesto Vera, en Santiago de Cuba.  Estaba en su casa, a un constado de la carretera vieja del Cobre.

Según narra Guillermo, estaba cerca del lugar y cuando vio lo que ocurría con Carrión trató de auxiliarlo. Sin pensarlo se abalanzó sobre él camillero y lo tiró a un lado. Inmediatamente después fue identificado por la policía política, que lo detuvo durante veinticuatro horas en la estación de policía conocida como Micro 9, bajo los  cargos de “desacato a la autoridad”.

Guillermo Espinosa (De izq. a Der.: con camisa blanca y bolso negro).
Guillermo Espinosa (De izq. a Der.: con camisa blanca y bolso negro).

Durante la conversación comprendí que Guillermo no sabía hasta ese momento que el incidente se conocía en todo el mundo y  él aparecía agarrando al camillero y enfrentándose al policía vestido con el pulóver negro de rayas.

-¿Por qué entraste en la bronca  y después no hiciste la denuncia de tu detención?, le pregunté.

-¿Qué denuncia iba a hacer?  Defender a ese hombre de los abusadores era lo que tenía que hacer, y lo hice.

-¿Estabas en combinación con Carrión?

-No, yo no sabía lo que él iba a hacer.  Entre a defenderlo por solidaridad, nagüe.

Al terminar la conversación, llame al Presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Elizardo Sánchez, y le pregunté si se conocía la participación de Guillermo Espinosa en incidente y su posterior detención.

La respuesta de Elizardo me confirmó que Guillermo era uno de esos héroes anónimos, uno de los que llevan en sí el decoro de otros muchos hombres sin decoro.

[email protected]

Secuencia de fotos extraídas por Cubanet del video donde se observa a Guillermo defendiendo al disidente
Secuencia de fotos extraídas por Cubanet del video donde se observa a Guillermo defendiendo al disidente (Pulse en la foto para ampliar).