1

Corriente Martiana promueve denuncia colectiva por prohibiciones de viaje

Moisés Leonardo Rodríguez (Foto: María Matienzo)

LA HABANA.- La opositora Corriente Martiana ha convocado a todos los actores de la sociedad civil independiente cubana, a los que arbitrariamente se les haya impedido viajar al exterior, que se sumen a presentar una denuncia colectiva ante Fiscalía General.

La acción legal sería contra la Seguridad del Estado, con el fin último de agotar los recursos legales internos para comunicar a las Naciones Unidas este modo de represión cubana.

“Vamos a dirigir a la Fiscalía una denuncia con todos los actores que podamos”, invita Moisés Leonardo Rodríguez, coordinador general de la organización, y agrega: “Si otros quieren hacerlo por su cuenta, perfecto también. Nosotros enseñamos los caminos, no queremos centralizar esto, queremos que la mayor cantidad de organizaciones aprendan a hacer las comunicaciones por sí solos”.

Esta denuncia a Fiscalía sería el paso previo a la comunicación a las Naciones Unidas de “cada caso que no han dejado viajar”.

Según Moisés Leonardo, “la ley de procedimiento penal establece que cuando una persona es conocedora de un delito, tanto si es víctima o si lo presencia, está en la obligación de denunciarlo”.

Aunque prevén que la Fiscalía General lo derive a la Fiscalía Militar, de lo que sí está seguro es que “lo más importante es demostrar que la arbitrariedad no la cometen agentes aislados de la Seguridad, sino que es una violación institucionalizada”, como mismo considera el activista que sucede con otras violaciones a los Derechos Humanos en Cuba, “que tienen carácter sistemático e institucionalizado y es por eso que creemos que este paso es necesario darlo primero, no como último”.

La idea surge a partir de un encuentro en Ginebra, en enero de este año, entre José Antonio Fornaris y Odalina Guerrero, director y abogada respectivamente de la Asociación Pro Libertad de Prensa, con la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

“Tenemos que hacer algo”, comenta el Rodríguez, citando este precedente.

El primer paso debe ser la denuncia a Fiscalía General o a cualquier órgano de justicia nacional porque así lo establece la resolución 1503 de la ONU. “La fiscalía es supuestamente quien debe velar por la observancia de las leyes”, agrega el activista, pese a que “como casi los once millones de cubanos, no creemos en la institucionalidad cubana porque, con sus acciones, cada vez pierden más credibilidad”.

“En todos los casos hay un común denominador”, observa. “La notificación no se ha hecho de la debida forma, en la mayoría de los casos ha sido un oficial de la Seguridad o una persona de Inmigración el que notifica que no se puede viajar y esto es constituyente de una violación porque no hemos conocido ningún caso de que se le haya presentado la orden de un fiscal que diga: ‘usted está limitado de viajar por esta razón’”.

La investigación ha abarcado el estudio de la Ley de Procedimiento Penal, el código penal y otros documentos regulatorios que les han llevado a afirmar que “no vemos que constituya una sanción impedir el viaje al exterior de las personas a menos que tengan causas pendientes y no es el caso de ninguno de los que estamos hablando”, afirma Moisés Leonardo.

Los interesados en hacer una denuncia con la Corriente deben enviar a la dirección de correo electrónico [email protected] un grupo de datos que incluya  la identificación de los agentes de la autoridad que notificaron la prohibición, una descripción breve y concisa de lo ocurrido “sin dar opiniones o valoraciones”, más los datos generales, la fecha de la prohibición sin importar la antigüedad, la organización a la que pertenece, los motivos de viaje, entre otros.

La Corriente Martiana surgió en 1991, pero “1999 marcó un punto de partida” para la organización,

Cuando Moisés Leonardo, su fundador, tuvo en sus manos la resolución 1503 que “establece qué normas y qué procedimientos deben seguirse para comunicar violaciones a Naciones Unidas en debida forma”, se dio cuenta que tenía una vía efectiva de denuncia y comenzó a democratizar y a aplicarla en 2004 cuando una encuesta reveló que los defensores de derechos humanos en Cuba tenían como principal debilidad el desconocimiento sobre estos instrumentos legales. Entonces “se hizo una primera versión del Manual sobre Derechos Humanos que la Corriente Martiana ha brindado a lo largo de los años”, recuerda.

La denuncia de la detención arbitraria de Roberto Jesús Quiñones, periodista independiente y colaborador de CubaNet, y René Montes de Oca, del Partido Pro Derechos Humanos en el 2005, fue la primera comunicación que hizo “formalmente” la Corriente a las Naciones Unidas.

“Lo presentamos en mano propia a la entonces coordinadora residente de la organización, la señora Urika Richard”, contacto que habían sugerido en el Manual.

La coordinadora residente a su vez les dio el correo de la oficina “de lo que es hoy el Alto Comisionado”, y cuenta que a partir de ahí, “han sido numerosas las comunicaciones de violaciones donde hemos incluido desde desapariciones forzadas hasta fallecidos bajo custodia”.

El precedente que estimuló a la Corriente Martiana a que este fuera un método confiable de presión contra el Gobierno cubano, aun cuando muchos crean que la represión en Cuba está por encima de cualquier ley, fue justamente el primer caso presentado a los que se les hizo el juicio inmediatamente después de la denuncia internacional y fueron condenados a “los diez meses que ya llevaban presos”, cuenta el activista.

En el 2015 llevaron el caso de “un huelguista, Enmanuel Sánchez Abreu, y por una parte el procesamiento de ese caso, que la madre se encargó de presentar a todas las instituciones nacionales la queja por malos tratos, por proceso indebido; logramos que se declarara como detención arbitraria y al muchacho le dieron correccional”, y dice que se puede encontrar detalles en la página del Alto Comisionado.

Otro caso considerado: “una detención arbitraria y violatorio del debido proceso fue la condena en el 2017 de uno de los promotores de la Corriente Martiana”. Moisés Leonardo afirma y lo certifica: “La opinión 55 del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias y pide al Gobierno cubano que sea liberado inmediatamente y que sea resarcido”.

Actualmente la Cátedra Ernesto Guido y Gui Pérez, en honor a los profesores universitarios cubanos que en la década del 40 formaron parte en la elaboración de la entonces Declaración del Hombre, se encarga, “aunque en muy pocas oportunidades”, de dar clases presenciales, y con más frecuencia de distribuir materiales informacionales y educativos sobre el tema.

Aún queda por probar si los órganos de justicia nacionales, los “recursos internos” a agotar, como les llama el activista, son los idóneos para detener “las regulaciones” o “las prohibiciones”  de salida del país de las que han sido víctimas periodistas, activistas y opositores; pero la iniciativa de unirse en una denuncia común pudiera, al menos, ayudar a la visualización de la violación al derecho que debiéramos tener los cubanos de viajar libremente.




Arrestado en Cuba coordinador de la Corriente Martiana

Moisés Leonardo Rodríguez (CIHPress)

MIAMI, Estados Unidos.- El opositor cubano Moisés Leonardo Rodríguez, coordinador de la Corriente Martiana, se halla detenido desde este martes luego de que su vivienda fuese allanada en un operativo dirigido por la Seguridad del Estado.

Según información de la abogada Laritza Diversent, de Cubalex, el allanamiento a la morada de Rodríguez se realizó de manera ilegal y fue dirigido por un oficial que se identificó como “primer teniente Javier”.

De acuerdo a la información de la abogada de Cubalex, Rodríguez se halla en un calabozo pese a sus graves problemas de salud, que incluyen un cáncer de próstata con metástasis, e hipertensión. El activista tiene 71 años de edad.

Rodríguez ha sido acusado de “clandestinidad de impreso”. Ya ha sido interrogado y se ha negado a ingerir alimento.

Las autoridades informaron a familiares del detenido que lo mantendrían encerrado al menos 24 horas. Alegan que los padecimientos de Rodríguez no son impedimento para estar preso.

Al activista le fueron ocupadas en su vivienda una laptop, una impresora, un teléfono celular, memorias flash, una pizarra blanca, documentos de su organización y una torre de computadora en desuso.

De acuerdo a Cubalex, “el oficial para Cuba de la oficina del Alto Comisionado para los Derechos humanos, Santiago Martínez, tiene conocimiento de la situación y solicitó que lo mantuvieran informado si lo mantenían detenido por más de 48 horas”.

A pesar de que la esposa es la propietaria del inmueble, las autoridades no le presentaron ninguna orden de registro en el inmueble no le entregaron copia del acta con la descripción de los bienes ocupados. Tampoco se conoce si las autoridades presentaron orden de Registro del domicilio. En el momento en que llegaron Rodríguez Valdés se encontraba solo.

Según Cubalex, entre 2016 y 2017 se reportaron en Cuba 188 allanamientos. El 66% de estas acciones se produjeron durante el último año, en el que los actos de hostigamiento se redujeron en un 50%.

En 2016 reportaron 69 allanamientos a viviendas de activistas, y 104 en 2017.

Además, detalla la organización jurídica, “las autoridades se enfocaron más en decomisar medios electrónicos de almacenamiento y procesamientos de información, como computadoras, laptops, discos externos, memoria flash, teléfonos inteligentes cámara fotográfica (e) impresoras”.

En enero del presente año, la Corriente Martiana hizo un llamamiento urgente al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y al presidente estadounidense Donald Trump, a favor de los cubanos que permanecen en terceros países en espera de obtener asilo humanitario en EEUU.

A propósito de esta iniciativa, una carta abierta firmada por Moisés Leonardo Rodríguez reconoció que aun cuando muchos de estos cubanos “no clasifican como perseguidos políticos”, sí deben ser considerados como refugiados porque han salido del país en busca de “un nivel de vida adecuado”.




Corriente Martiana, fe en el mejoramiento humano

Al centro, Moisés Leonardo Rodríguez Valdés, promotor inicial de la Corriente Martiana (hablemospress.com)

LA HABANA, Cuba.- En su carta abierta a Raúl Castro del 10 de enero de 2017, el ciudadano cubano Moisés Leonardo Rodríguez, coordinador de la organización de la sociedad civil Corriente Martiana, expuso una serie de propuestas que abogan Por una Cuba Martiana.

En el apartado número nueve, Justicia y Legalidad, de la misiva al General de Ejército cubano, el oriundo de la comunidad de Mariel en la provincia de Artemisa expuso que “la inexistencia de un real ordenamiento republicano en Cuba se hace evidente también con la ausencia de un poder judicial independiente e imparcial, capaz de garantizar el pleno disfrute de los derechos de los ciudadanos frente al desmedido predominio del poder del Estado”.

“Considerando que la Declaración Universal de Derechos Humanos consagra concretamente el principio de igualdad ante la ley, el derecho de toda persona a que se presuma su inocencia y el de ser oída públicamente y con justicia por un tribunal competente, independiente e imparcial establecido por la ley”, se debe establecer la separación del poder judicial de conformidad con lo demandado por los principios básicos relativos a la independencia de la judicatura de Naciones Unidas”, completó.

Debido a la fortaleza de sus criterios y la importancia que tiene como organizador de una política alternativa al comunismo dictatorial que impone el Estado cubano, nos acercamos a él para realizarle algunas preguntas sobre su proyecto social y político y para que nos actualizara sobre algunas de esas cuestiones que todavía hoy en Cuba no son tratadas en la esfera pública, ni forman parte de la agenda de los medios oficiales.

– ¿De qué forma la trata de personas ataca los derechos humanos de las personas?

– La indivisibilidad, inseparabilidad e interrelación de los derechos humanos se manifiesta claramente en el fenómeno de la trata de personas. Toda persona que sea víctima de la trata está sufriendo la violación de, al menos, sus derechos a: la vida, la seguridad, el reconocimiento de su personalidad jurídica, la libertad. Ocasionalmente son sometidos a torturas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes y en todos los casos somete a las víctimas y su familia a graves sufrimientos y preocupaciones, dañando así la dignidad y los derechos iguales e inalienables de la persona, que son la base y esencia de toda la normativa internacional de derechos humanos.

¿Qué tipologías de trata tiene identificadas Corriente Martiana?

– La más conocida por nosotros en Cuba es la de hombres y mujeres sometidas a la prostitución por móviles que van más allá de la libre elección personal para su ejercicio y el traslado ilegal y en condiciones de alto riesgo para la vida hacia terceros países, en particular a Estados Unidos, de víctimas por parte de proxenetas en el primer caso y de traficantes en el segundo, aunque ha habido casos en que proxenetas y traficantes coinciden en un mismo evento.

– ¿Causas comunes y generales de la trata en Cuba?

– Las causas de todas las formas de trata que se manifiestan en nuestro país, así como de la violación de los derechos humanos en general, están en el interior de Cuba. Son los Estados los que deben proteger, garantizar, respetar y promover los derechos humanos en los territorios bajo su jurisdicción, el cubano no debe ser una excepción.

Pero no son solo leyes escritas, informes a organismos internacionales y campañas triunfalistas en los medios sobre una imposible infalibilidad gubernamental lo que garantizan lo anterior. Estas últimas se deben sustentar en políticas públicas viables y efectivas y en prácticas sociales que logren esa responsabilidad de los Estados.

Las potenciales víctimas de la trata en Cuba en cualquiera de sus formas tienen en común el sufrir el hecho oficialmente reconocido de la insuficiencia de los salarios, las jubilaciones y las pensiones para cubrir las necesidades básicas junto a una excesiva ideologización y politización de todos los ámbitos de la vida, incluida la individual y familiar, que agobian a quienes lo sufrimos.

Es a partir de este rasgo de la crisis nacional, que ya dura por más de un cuarto de siglo, que se generan fenómenos no deseables como la corrupción en todos los niveles, un extenso mercado informal (bolsa negra), la desviación de recursos (robo), el deseo y los intentos excesivamente generalizados de salir del país por cualquier vía para buscar fuera lo que en el propio no se encuentra, el ejercicio de la prostitución con bajas “tarifas” y otros fenómenos que constituyen el caldo de cultivo para la trata de personas.

Las dos modalidades señaladas de prostitución controlada por proxenetas y de salidas en embarcaciones de traficantes se dan en todos los casos bajo estas motivaciones y es desde estas causales desde las que se debe proteger a las actuales y a las potenciales víctimas de estas violaciones por parte del Estado cubano en particular.

– ¿Qué instrumentos jurídicos existen para enfrentar la trata de personas en el país?

– Existen instrumentos necesarios para la condena de los delincuentes y hasta las víctimas cuando el fenómeno se manifiesta, pero no los suficientes para proporcionar las condiciones que desanimen a las potenciales víctimas a arriesgarse a burlar la ley.

No debe olvidarse que José Martí no solo aseveró que “Ser culto es el único modo de ser libre” sino que a continuación expresó “Ser bueno es el único modo de ser dichoso” aclarando de inmediato “pero en lo común de la naturaleza humana se necesita ser próspero para ser bueno”.

De acuerdo a este llamado doctrinal, las leyes no solo deben contemplar el “enfrentamiento” y castigo a los delincuentes sino, también deben propiciar un orden social sin temor ni miseria, los cuales solo pueden ser evitados en un entorno en que la prosperidad alcanzada con lo que debe ser la “única fuente de riqueza” – el trabajo individual –  fomente los valores hoy en crisis para incrementar el número de hombres y mujeres que, gozando de prosperidad, no tengan causas ni excusas para ser malos.

– ¿Cuántos casos de trata de personas ha registrado Corriente Martiana? ¿Crece o decrece el número a medida que pasan los años?

– No tenemos registro de casos particulares, pero si conocimiento fehaciente de casos de salidas desde la isla hacia terceros países mediando traficantes, los casos de los cubanos que intentan entrar a Estados Unidos desde Latinoamérica, incrementados notablemente en los últimos años, así como de mujeres y hombres sometidos al control de proxenetas dentro y fuera de la isla.

Desde que divulgamos entre algunos de nuestros aliados el monitorear la situación de deportados hacia Cuba desde terceros países, nos han contactado dos casos que quieren comunicar violaciones que sufrieron en dichos terceros países y en ello les asesoraremos.

¿Conoce un caso notable o específico de trata que pueda mencionar?

– Los desaparecidos y los asesinados por traficantes en su marcha por territorios, incluida selvas, de Colombia, Centroamérica y México en su intento de llegar a los Estados Unidos en los últimos años.

¿Qué acciones de prevención, protección y asistencia ofrece Corriente Martiana a las víctimas?

– Como institución centrada actualmente en la promoción de los derechos humanos conforme a las normas y procedimientos de las Naciones Unidas: impartimos clases presenciales, distribuimos materiales, impresos y digitales, informativos y educativos y presentamos quejas y peticiones al gobierno cubano que pueden contribuir al alivio de diversos aspectos de la crisis nacional.

Entre las propuestas al gobierno se incluyen algunas que, aunque no sea de manera explícita, contribuyen a la restitución, reconocimiento y a evitar se continúen violando, por acción u omisión, derechos humanos y libertades fundamentales de los cubanos, que, como señalamos, constituyen el caldo de cultivo ideal para la manifestación de fenómenos indeseables como la trata de personas.

¿Cómo valoras la política de “tolerancia cero” a estos fenómenos en la sociedad cubana actual?

– La “tolerancia cero” no será suficiente ni efectiva cuando se dirija solo a un aspecto de lo que atenta contra la integridad, la dignidad y el valor de la persona humana como es el caso de la trata.

La “tolerancia cero” debe tenerse contra toda violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los cubanos, tanto los radicados en la isla como en el exterior.

La “tolerancia cero” será efectiva y suficiente cuando se parta, se actúe y se tenga como fin el disfrute pleno de los derechos humanos por encima de todo otro criterio ideológico, político, religioso o de otra índole que no se ajuste estrictamente a la indivisibilidad, la inseparabilidad y la interrelación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos y cada uno de los seres humanos, para Cuba, así como para cualquier otro Estado miembro de Naciones Unidas.

– ¿Qué trabajos realizan en conjunto con otras organizaciones de la sociedad civil para prevenir la trata de personas, proteger y asistir a los afectados e informarse mutuamente sobre el tema?

– Todo nuestro trabajo lo realizamos en alianzas con ciudadanos cubanos y extranjeros que se involucren sin condicionamientos en nuestra labor de derechos humanos. Somos muy pocos los promotores de la Corriente Martiana.

Para lograr nuestra visión de una Cuba Martiana, que equivale a la Nueva República que aspiraba a implantar José Martí con el Partido Revolucionario Cubano al alcanzarse la independencia, la misma que pretendió la Generación del Centenario, nosotros invitamos a nuestras acciones cívicas siempre pacíficas, responsables y enmarcadas en la ley, a todos los que aún tengan “fe en el mejoramiento humano, en la utilidad de la virtud y en el mundo futuro” mejor, que es solo posible si  lo construimos desde la diversidad, respetando la dignidad y los derechos de todos y cada uno y sin discriminaciones.




Grupo opositor pide se investigue el hundimiento del remolcador 13 de Marzo

Cuba remolcador masacre 13 de marzo

Disidentes rinden homenaje en Cuba a víctimas del remolcador "13 de Marzo" (foto de archivo)
Disidentes rinden homenaje en Cuba a víctimas del remolcador “13 de Marzo” (foto de archivo)

ARTEMISA, Cuba. -Las peticiones de que sean investigadas por peritos nacionales e internacionales las causas del hundimiento del Remolcador 13 de Marzo y el debido enjuiciamiento de los causantes, se presentaron a la Fiscalía General y a la Asamblea Nacional del Poder Popular el 8 de julio por promotores de la Corriente Martiana.

El documento se inicia señalando como marco de la petición lo proclamado por el discurso oficial acerca de que se busca la prosperidad y sostenibilidad del sistema socio económico en la isla y al mismo tiempo “toda la justicia”.

A continuación demanda a las autoridades cubanas que se realicen investigaciones por peritos nacionales e internacionales con el fin de esclarecer las causas del hundimiento de la embarcación el 13 de julio de 1994 en que perecieron 41 personas.

fotocopia del documento entregado con acuse de recibo de Fiscalía y de la ANPP (foto del autor)
fotocopia del documento entregado con acuse de recibo de Fiscalía y de la ANPP (foto del autor)

Pide además que se aplique lo establecido por la ley cubana y las normas internacionales de derechos humanos respecto al debido juzgamiento de los que causaron dicho hundimiento en vista oral y pública, con participación de observadores internacionales y la presencia como testigos de sobrevivientes del hecho.

Concluye el documento señalando que “En momentos en que el diálogo hace posible el acercamiento reconciliatorio con antiguos adversarios externos, el diálogo y la reconciliación con justicia son también necesarios al interior de la isla”.

El documento fue firmado y entregado por este reportero por encargo de los promotores de la Corriente Martiana en la sede de ambas instituciones en La Habana en la mañana del 8 de julio.

[email protected]   [email protected]   @cubamartiana




Corriente Martiana reitera petición sobre derechos humanos

Foto de archivo
Foto de archivo

ARTEMISA, Cuba. -Defensores de derechos humanos de la Corriente Martiana en la Isla, reiteran la petición de que se exija a los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y a los que aspiren a integrarlo, que culminen el proceso de adhesión a los pactos internacionales de derechos civiles y políticos y al de económicos, sociales y culturales.

La petición se reitera a países del continente americano para que sea llevada a debate en la Cumbre de la región, a celebrarse en abril en Panamá, y a los del resto del mundo que poseen sedes diplomáticas en La Habana, para que promuevan una moción sobre el asunto en el órgano correspondiente de Naciones Unidas.

En la petición a los países americanos se incluye información estadística sobre el compromiso de los países de la región con instrumentos de la conocida como Carta de Derechos Humanos de la Naciones Unidas, de los 35 de la región: 31 han ratificado su adhesión al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; 28 al de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; 23 al 1er Protocolo Facultativo del Pacto de derechos Civiles y Políticos; 14 al 2do Protocolo Facultativo del Pacto de Derechos Civiles y Políticos, concerniente a la abolición de la pena de muerte.

De igual manera, en el documento, presentado ante las autoridades pertinentes, se reconoce que países caribeños y de América Central, que han declarado su región como zona de paz durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños en enero de 2014 en La Habana, prevalecen entre los que no han realizado su adhesión a estos instrumentos fundamentales de la normativa internacional de derechos humanos.

Concluye recordando que en noviembre de 2007 se presentó por vez primera dicha propuesta al Secretario General, Ban Ki-Moon, a la entonces Relatora Especial para los derechos humanos y al Consejo Económico Social de Naciones Unidas.

Después se reiteró en 2010, 2011, 2012 y 2014, sin que hasta el momento se haya recibido respuesta de los destinatarios, aunque llama la atención que a un mes exacto de presentarla, el 10 de noviembre de 2007 y que se prometiera por una representante diplomática de Holanda que se llevaría a Naciones Unidas, el entonces canciller cubano anunció la firma de dichos Pactos el 10 de diciembre del propio año.

El 28 de febrero de 2008 fueron firmados por el gobierno cubano, pero aún no se ha concluido el proceso de adhesión a estos Pactos Internacionales de Derechos Humanos y sin embargo, de nuevo Cuba aparece entre los miembros del Consejo junto a otros países que tampoco han concluido dicho proceso de adhesión.