1

Aumenta el precio de la bola de helado a 9 pesos en Coppelia

helado Coppelia

LA HABANA, Cuba. – El Grupo Empresarial de Comercio Interior de la Habana anunció este viernes 18 de marzo que aumentaba del precio de la bola de helado Coppelia a 9 pesos y la de helado Varadero a 7 pesos.

Según una nota publicada en el periódico Tribuna de La Habana, “como parte de las medidas para estimular las producciones agropecuarias se incrementó el precio de la leche fresca, lo cual impacta en los costos mayoristas de las producciones industriales de la leche, como es el caso del helado”.

Presidido por el Gobierno y con la participación de los organismos encargados, “se realizaron las modulaciones para minimizar los impactos de precios minoristas de las ofertas del helado y en consecuencia con ello, la bola de helado coppelia tendrá un precio de 9.00 pesos y el Varadero de 7.00 pesos”, agrega la información.

El aumento de precio en la heladería más famosa de la Habana no fue bien recibido por los internautas cubanos, quienes han llenado de comentarios negativos los espacios digitales donde los medios oficialistas han publicado la noticia.

“Cambiaron el tamaño además porque la bola es más pequeña y se queda en una muela. ¿Aun así suben los precios?”, comentó en Tribuna de La Habana una internauta que se identificó como Alina.

Por su parte, el Gobierno de La Habana alegó que, “de igual manera, es de destacar la calidad del helado que se oferta, lo que junto a la calidad del servicio, para lo cual el cliente está en el derecho de exigir lo óptimo, constituyen un componente imprescindible para que los que acudan a la emblemática instalación de 23 y L sientan la satisfacción de disfrutar de un producto único y de excelencia”.

A esto algunos internautas respondieron: “¿Profesionalidad del personal? ¿Calidad en el servicio? Empezando que la higiene de la instalación y sus alrededores está con calificación de regular a mal”.

Tras la llegada del proceso de “ordenamiento monetario” en enero de 2021, el gobierno de la capital habría subió los precios del mismo helado, pero tras una fuerte presión social en las redes sociales, días después varios medios oficialistas anunciaron una rebaja en los precios en Coppelia y otros centros recreativos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




“Parece yogurt de soya congelado”: santaclareños del helado “Coppelia”

helado

VILLA CLARA, Cuba.- En los últimos días varios santaclareños han denunciado a través de grupos de compraventa la mala calidad del helado a la venta en el establecimiento Coppelia de la ciudad. De acuerdo con quejas recientes, el producto se asemeja a un “durofrío” con sabor indeterminado, cuyo valor y cantidad no se corresponden con las pautas gastronómicas que deberían distinguir al postre.

El post inicial en el grupo “La Candonga de Santa Clara” generó cerca de 400 comentarios de usuarios que se quejaron tanto del sabor del helado como del precio de cada bola, que asciende a 7 pesos cada una. “Realmente no se puede distinguir a qué sabe, no es ni vainilla, ni caramelo, ni nada que se le parezca”, opina Magda García, santaclareña que acaba de abandonar indignada el establecimiento. “Pedí una ensalada que costó 30 pesos y que sabía exactamente a yogurt de soya congelado”.

“Hoy entré con mi esposa y mi niña de dos años y cuando lo probé me paré y me fui”, manifestó en las redes Darián Herrera, que apuntó, a su vez, que los trabajadores “pasan trabajo” para sacar el producto a la sala. “Es una estafa y una falta de respeto. En primer lugar, porque te engañan diciendo que es de vainilla cuando es yogurt de soya congelado. Si no tienen helado, no vendan nada, pero no le roben el dinero al pueblo”.

La mayoría de los santaclareños califican la venta del supuesto helado como una estafa porque no contiene “ni gota de leche” y se quejaron de que también lo expenden en carros ambulantes en los barrios al mismo precio que en el establecimiento principal. En la misma puerta del Coppelia, otros ciudadanos que abandonaron el local esta mañana afirman que devolvieron el producto sin pagar la cuenta a pesar de los reclamos de los trabajadores.

helado
Foto del autor

En enero de 2020 entró en funcionamiento una miniplanta de helado en el Coppelia de Santa Clara, con tecnología procedente de Argentina que cuenta con una caldera, mezcladores y un homogeneizador. Sin embargo, de acuerdo con una de las dependientas de esta cremería, actualmente se carece de la materia prima para confeccionar el helado, por lo cual se está empleando un porcentaje de soya en sustitución de la leche. “El equipamiento está, pero no hay con qué hacerlo que quede como debe ser. No lo recomiendo, pero es lo que tenemos y no es culpa de nosotras”, agregó ante el cuestionamiento de algunos clientes que criticaron la calidad del surtido.

Al tiempo en que la heladería estatal no logra satisfacer las demandas de los santaclareños, se ha acrecentado el número de negocios particulares en la ciudad cabecera que ofertan el producto con calidad y precios asequibles. “Yo tengo helados en venta en mi casa y hago domicilio”, manifiesta el cuentapropista Carlos Pereira. “El mío no es de fábrica, pero está mucho mejor que este de aquí a la luna. ¡Qué falta de respeto! Acaben de darle el control a los particulares. Esa va a ser la solución a todos nuestros problemas”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




El “caso Coppelia”: puesta en escena de una economía fracasada

Heladería Coppelia, Cuba
Heladería Coppelia (Foto: EFE)

MIAMI, Estados Unidos. – Cuando a principios de año comencé a leer y escuchar reportes sobre Coppelia, pensé que se trataba del centenario del natalicio de la prima ballerina assoluta cubana Alicia Alonso (21 de diciembre de 1920 – 17 de octubre de 2019). Al mismo tiempo, pensé que se referían al 150 aniversario del debut del famoso ballet, estrenado en la Ópera de París el 25 de mayo de 1870 con la coreografía de Arthur Saint-Léon y la música de Léo Delibes.

Para mi sorpresa, las noticias no se referían a la afamada bailarina ni al clásico ballet. El tema en cuestión era la emblemática heladería habanera Coppelia. Resulta que la dictadura comunista de Cuba, “en su infinita sabiduría y astucia”, decidió celebrar el 62 aniversario del “triunfo” (para ellos) de la “revolución cubana” con un aumento del precio de los helados. Los helados que en pesos cubanos costaban 1,50, de repente subieron a siete. El alza de los precios se vio reflejado en el resto del menú.

Las quejas no se hicieron esperar. Tanto en las calles habaneras como en las redes sociales los cubanos hicieron eco de sus críticas ante el exorbitante precio de los helados, ahora incosteables para muchos.

En los primeros días del año, las críticas llegaron a tal punto que el Consejo de Defensa Provincial (órgano gubernamental comunista) tuvo que reunirse para realizar “un profundo análisis de los criterios de la población”…¡con respecto a los precios de los helados! Tras este “análisis”, el organismo “decidió reducir los precios de la heladería Coppelia”.

Es difícil decidir cuál aspecto de esta nota es más inverosímil. ¿Será el hecho de que el gobierno cubano sea dueño de la heladería Coppelia? ¿O que un órgano de la dictadura cubana esté a cargo de alzar y reducir los precios de los helados? ¿O quizás sea el hecho de que este órgano se llame el “Consejo de Defensa Provincial”? ¿Y qué decir del uso de la palabra “Defensa”? ¿Consideran que los helados de mantecado y mamey están al mismo nivel que las metralletas y los misiles? Vale recalcar que Coppélia es un ballet cómico.

Aún hay quienes le echan la culpa a factores extranjeros por los problemas de Cuba (sea al gobierno de los Estados Unidos, a los exiliados cubanos, a ambos, o a otros elementos que, según ellos, son siniestros e invisibles). Los problemas de Cuba radican en Cuba y, como Coppélia, reflejan un Grand Pas de deux de la letra “c”: castrismo y comunismo.

El tema de la economía cubana y sus fracasos se puede resumir de una manera sencilla. Siendo una economía comunista de estado, está destinada al fracaso. No importa si en Cuba existen una, dos, tres o diez monedas. El simple hecho de que una dictadura, en este caso la castrista, dicte que un dólar americano equivale a 24 pesos cubanos y determine los precios de todos los productos vendidos en el país (incluyendo el helado) hace eco de una economía basada en factores artificiales, y no en elementos del mercado (con sus altas, bajas y ajustes) como las economías capitalistas.

La economía comunista cubana también prohíbe la competencia, factor esencial para las economías capitalistas. Los establecimientos y los productos en Cuba, incluyendo el helado, son propiedad del régimen castrista. Para los efectos, no existe diferencia significativa entre las heladerías, llámense “Coppelia”, “Giselle” o “el Lago de los Cisnes”.

Lo triste del “caso Coppelia” es que le demuestra al mundo que poco ha cambiado en Cuba durante más de seis décadas de dictadura. El muy añorado “cambio” (también palabra con “c”) a veces se ve al doblar de la esquina antes de fugarse hacia el horizonte. Pero es alentador ver que cada día más y más personas critican a la dictadura abiertamente, aunque sea por el precio del refrescante helado.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Anuncian rebaja de precio en Coppelia tras fuertes críticas de los cubanos

precios Coppelia

precios Coppelia
Heladería Coppelia. Foto archivo

LA HABANA, Cuba. – Desde la llegada del día cero del proceso de ordenamiento monetario en la Isla, fuertes críticas e inconformidad con el régimen han sido plasmadas por los cubanos a través de las redes sociales, debido al aumento considerable de los precios de muchos productos y servicios de primera necesidad.

Al respecto, el diario oficialista capitalino Tribuna de La Habana anunció este martes que aplicarán una rebaja de los costos en algunos centros recreativos entre los que se encuentra la heladería Coppelia, centro de la polémica en los últimos días por los nuevos precios.

precios Coppelia
Foto del autor

“Tras un profundo análisis de los criterios de la población, se decidió reducir los precios de la heladería Coppelia, así como los de instalaciones recreativas de Expocuba, Parque Lenin y La Isla del Coco. Las nuevas tarifas serán anunciadas próximamente en diferentes medios y espacios informativos”, reza la nota publicada por el medio de prensa.

Orestes Llanes, coordinador de Fiscalización, informó además que “en la jornada se impusieron 247 multas, de ellas 195 relacionadas con violaciones en la red de Comercio. Se informó que 29 estuvieron vinculadas a las violaciones de normas y 17 de precios, sobre todo en surtidos como tomate y productos listos para la venta, fundamentalmente en el sector no estatal”.

El precio del helado en las heladerías estatales, específicamente en el Coppelia de La Habana, ha sido objeto de burlas, críticas y malestar entre los cubanos en los últimos días.

“Redes sociales como Facebook están inundadas de memes que critican los precios del helado, es que considero una total falta de respeto lo que están haciendo con nosotros, el supuesto aumento de los salarios no alcanzará para vivir, entre la electricidad, la comida, los MLC que tenemos que pagar a un precio abusivo porque es la única moneda con la que realmente se puede adquirir algo, ahora los salarios durarán muchísimo menos que antes”, comentó a CubaNet Yamilé Acosta, profesora de primaria.

“Esperemos que bajen bastante el precio, pasó exactamente igual que con la electricidad, que al final la bajaron de precio, pero igual sigue estando por las nubes, el aumento de todo fue astronómico”, señaló un usuario de Facebook identificad como Pedro Suárez.

Por su parte, José Conesa, coordinador de Industria y Transporte del Gobierno capitalino, informó que “se reiteraron algunas precisiones acerca del pago del transporte público, los estudiantes pagarán el 50 % del pasaje (un peso), mientras que niñas y niños menores de cinco años están exentos de pago, cuando no ocupen asientos”.

“A su vez, los ruteros se mantienen en cinco pesos; Gacelas, entre 5 y 15 cup. Particulares, tramos largos, como Cotorro-La Habana y Santiago de Las Vegas-Centro Habana, que eran a 20 cup, ahora es 25 cup; Guanabo-La Habana, que era a 30 cup, ahora es a 35 cup”, añadió el directivo.

Los precios del Coppelia habían subido considerablemente, una ensalada de helado de 5 bolas costaba 35 pesos, las jimaguas (dos bolas) 14 pesos. En otras heladerías cada bola de helado también había aumentado de 3 a 7 pesos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Precios en Coppelia responden a “incremento del costo de electricidad”

Precios, Coppelia, Cuba

MIAMI, Estados Unidos. – El aumento de los precios en la heladería Coppelia de La Habana obedecen al aumento de los costos en la energía eléctrica. Así lo confirmaron funcionarios del sector del comercio que comparecieron este lunes en la Televisión Cubana.

El encarecimiento de la oferta ha generado numerosas críticas entre los ciudadanos, cuyo poder adquisitivo se reducirá notablemente con el nuevo ordenamiento económico en vigor desde el pasado 1ro de enero.

En el caso de Coppelia, los precios de varios de los platos más consumidos se dispararon en siete veces su precio regular. Tal es el caso de la popular ensalada, que pasó de los cinco hasta los 35 pesos cubanos.

“Se ha generado un incremento del costo de la energía eléctrica, el helado por sus características requiere también refrigeración y eso produce un aumento”, explicó en la revista Buenos Días Yosvany Pupo Otero, director general de Servicios del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN).

La situación se repite en numerosos establecimientos comerciales donde los precios de los productos también se han disparado, tal y como señalaron los reportes de usuarios y seguidores del espacio informativo.

Sobre las inconformidades de la población, Pupo Otero señaló que la estabilización del mercado interno y el aumento de la producción nacional traerían consigo, en algún momento, una disminución de precios que revaluarían los nuevos salarios de los cubanos.

Muchos cubanos consultados por la propia revista Buenos Días señalaron que las tarifas de precios de algunos centros gastronómicos no se ajustan a la relación original establecida por las propias autoridades.

De acuerdo con los directivos del MINCIN, las irregularidades en los precios de los productos representan “una clara violación”. En ese sentido, responsabilizaron a las administraciones de esos lugares de hacer velar las normas dispuestas como parte de la llamada tarea ordenamiento.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




La ineficiencia también se llama “cerrado por reparación”

cuba coppelia reparaciones establecimiento escasez
Coppelia está cerrada al público por reparaciones. Foto tomada de Internet

LA HABANA, Cuba.- Ante tantas escaseces y la abrumadora desidia con que los empleados de muchos establecimientos estatales de la gastronomía y el comercio encaran su diaria labor, las autoridades deciden con frecuencia ubicar un letrero que dice “cerrado por reparación”. Es probable que los propios gobernantes estén conscientes de que la supuesta reparación no va a resolver ninguno de los males referidos, pero al menos, y de momento, es una especie de ojo acusador que se quitan de encima.

Es que cuesta trabajo pensar que haya tantos restaurantes, cafeterías, tiendas, pizzerías y otros establecimientos de ese tipo que requieran simultáneamente de una reparación. Y lo que resulta más inconcebible: que algunos de ellos pasen más tiempo cerrados por reparación que prestando servicios a la población.

Por estos días, y en ocasión de los 500 años de la ciudad de La Habana, se ha desatado una ola de reparaciones de algunos centros que llevaban años cerrados. Destacan entre ellos el restaurante El Castillo de Jagua, ubicado en la intersección de las calles 23 y G, en el Vedado capitalino, y la ostionera de la esquina de Infanta y San Lázaro, donde confluyen los municipios de Plaza y Centro Habana. Este último establecimiento es casi desconocido por buena parte de la población habanera debido a la prolongación de su cierre.

Mas, sin dudas, la reparación que más ha trascendido por estos días es la que se lleva a cabo en la céntrica heladería Coppelia, en L y 23, también en el barrio del Vedado. Vale decir que Coppelia tal vez ostente el récord de más reparaciones en los últimos tiempos. Y al final, al contemplar sus resultados, cualquiera podría acudir a ese estribillo muy de moda en la bolerística cubana de los años 40 y 50: “el cuartico está igualito”.

Cartel “Cerrado por reparación” en un establecimiento estatal en La Habana. Foto del autor

Son muchas las insatisfacciones de la población con el servicio que presta Coppelia, denominada pomposamente por las autoridades como “la Catedral del Helado”. Mala calidad de los helados, pocos sabores a disposición de los usuarios, lentitud en el trabajo de los empleados que hace aumentar las colas para entrar, así como el cierre de la instalación en horas muy tempranas de la noche debido a que el helado se acaba.

Un reciente reportaje aparecido en el periódico Juventud Rebelde (“Coppelia danza con más sabor y color”, edición del 7 de junio) da cuenta del trabajo que se realiza en la heladería con vistas a su próxima reapertura. Las labores se ejecutan tanto en los interiores como en los exteriores de la instalación, y, según dice, se pretende que Coppelia recupere la imagen que exhibía cuando fue inaugurada el 4 de junio de 1966

Sin embargo, ya la fábrica que suministra los helados a Coppelia  ̶ que también se encuentra en reparación por estos días ̶  anunció que no es capaz de aumentar la cantidad de helado que envía a la heladería, y que el chocolate, el sabor más solicitado por los clientes, solo será suministrado dos o tres veces a la semana.

Después de tales anuncios, el ciudadano de a pie no se hace muchas ilusiones. A los pocos días de la reapertura  ̶ claro, después que los dirigentes se hayan marchado y la televisión haya hecho su reportaje ̶  todo será como antes.  Seguirán las colas, y los nuevos ricos de la economía sumergida se llevarán “por la izquierda” las tinas de helado de chocolate, mientras que el público, apenas media hora después del horario de apertura del Coppelia, ya no podrá acceder a su helado preferido.




Nueva zona wifi al lado de la heladería Coppelia

Jóvenes caminando por La Rampa habanera, una de las zonas donde hay wifi (AP/Archivo)

LA HABANA, Cuba.- El Gobierno cubano abrió hoy una nueva área pública de wifi en el parque aledaño a la céntrica heladería Coppelia, situada en el corazón de La Habana, informaron medios locales.

Se trata de la zona pública número 60 con tecnología wifi que opera en la capital cubana, con el fin de dar continuidad a las proyecciones del país de incrementar los espacios destinados a favorecer el acceso masivo a internet, señala un reporte de la estatal Agencia Cubana de Noticias.

El monopolio estatal de las telecomunicaciones Etecsa inició en julio de 2015 la instalación de zonas wifi en espacios públicos, que ya suman más de 1.006 en todo el país y a las que se añadirán otras 180 a lo largo de 2017.

La compañía ha anunciado que se habilitarán 42 nuevas zonas wifi en parques de La Habana este año para elevar a 100 los espacios de este tipo en la capital de la isla.

Durante muchos años, la conexión en los hogares estuvo solo permitida a algunos profesionales, pero desde marzo pasado Etecsa comenzó la comercialización gradual del servicio en los domicilios particulares.

De momento, el acceso en los hogares ha sido contratado por 358 clientes que participaron en una prueba piloto que se puso en marcha en La Habana Vieja.

(EFE)




Coppelia, 50 años de ‘Catedral del helado’

LA HABANA, Cuba.- La sustitución de insumos plásticos por otros más presentables e higiénicos, el rescate del mobiliario, la impermeabilización de techos, la reparación de la carpintería, las instalaciones eléctricas y los vitrales partidos, entre otras acciones constructivas, son parte de las labores de rehabilitación que desde hace meses se acometen en Coppelia, la “Catedral del helado”. La instalación, emblemática de la capital cubana, ya cumplió su 50 aniversario.

Jorge Luis Lio, su administrador general, no quiere ofrecer una entrevista. Asegura que “para permitir la realización de cualquier entrevista o reportaje debe venir autorizado por el subdirector de Servicios de Recreación y Turismo de RECREATUR”, empresa a la cual se subordinan.

Sin embargo, un directivo de RECREATUR que solicitó el anonimato aseguró a este reportero que “fue una orden del Partido la de rescatar en materia constructiva al Coppelia para ponerlo a la altura de su 50 aniversario”.

Igualmente aseguró que “la primera secretaria (provincial) del PCC (Partido Comunista de Cuba) se encuentra rectorando personalmente todas las ejecuciones; además, en todo eso venimos trabajando con ella desde hace cuatro o cinco años”.

Declaró, aparte, que “todos los (en Coppelia) viernes se realiza una reunión donde participan todos los jefes, y por ende se toman todas las decisiones. Esta reunión incluye al vicepresidente de Construcción del Consejo de la Administración Provincial (CAP), quien personalmente está tocando con la mano el proyecto de la reparación capital del Coppelia”.

Pero por alguna razón hay un manto de secretismo alrededor de la rehabilitación del centro. José Antonio González Coll, subdirector de Servicios de Recreación y Turismo, aseguró vía telefónica a este reportero: “Yo lo que no puedo como directivo de RECREATUR es decirte: Sí, yo te autorizo, haz la entrevista, el reportaje; porque en ese momento llega la Provincia, el Sector y me dicen: ¿quién eres tú para autorizar a la prensa…?

“Yo lo que no puedo permitir es que sea una prensa no estatal, de ‘izquierda’ (ilegal), y que presente algún tipo de información que tergiverse la realidad; que por ejemplo diga que el Coppelia se está cayendo, que está desbaratado”, manifestó. “Lo que tengo orientado es que cualquier solicitud de reportaje tiene que venir con la aprobación del Consejo de la Administración Provincial (CAP), y de no tener esa aprobación, no pueden proceder”.

Yuseily Fundora Gutiérrez, una clienta de Coppelia, aseguró a este reportero que, a pesar de ofrecer variedad en los sabores, el servicio es pésimo al punto de que su niño por poco se le ahoga con un pedazo de plástico dentro del helado en una de las áreas de la torre central del complejo. “Cuando le reclamé al dependiente, este me dijo que eso era normal; que podía encontrar tuercas, tornillos y cualquier cosa en la tina de helado”, sentenció.

Por su parte, Yamisleidy Medina asegura tener una malísima opinión de Coppelia. Al momento de la entrevista para este reportaje la mujer llevaba cuatro horas en la cola para poder tomar un helado.

Un grupo de estudiantes de preuniversitario también aseguró a este reportero que el servicio es el peor, principalmente debido a la demora para entrar, y luego por los “cañeros” que trabajan como soderos –los que despachan el helado– pues, “a la bola (de helado) le dan abajo y de un solo tajo”.

Tal parece que la “Catedral del helado” cumplirá su 50 aniversario necesitada, más que nada, de una reparación del capital humano.

El nombre de Coppelia es tomado del mítico personaje de una obra de ballet clásico. Tras la terminación de la obra, el 4 de junio de 1966, y sin realizar ceremonia inaugural alguna, comenzó la venta de helado. Los curiosos entraron en la instalación y degustaron 26 exquisitos sabores.

Una de las esquinas de Coppelia es en la céntrica 23 y L. La heladería se ubica en los terrenos del extinto Parque INIT, un pabellón de promoción turística que contó con la reproducción de pequeñas colinas, un lago artificial, un escenario flotante, surtidores, cafetería, bar, y restaurante para unos 500 comensales.

Pero tras un año de exitoso funcionamiento, aquellas instalaciones fueron desactivadas para dar lugar al Centro Recreativo Nocturnal, que aprovechó algunas de sus instalaciones.

Después, el arquitecto Mario Girona, creador del centro turístico Guamá, junto a Rita María Grau y Candelario Ajuria, fueron los autores del tan descomunal obra. Desde su inauguración, Coppelia se ha mantenido en la preferencia de los capitalinos y puede atender a unos mil clientes simultáneamente




La crisis de la industria láctea golpea a Coppelia

helado Coppelia

LA HABANA, Cuba.- Resulta conocida la insatisfacción del público habanero con los servicios que presta la heladería Coppelia, la otrora “catedral del helado”, ubicada en la céntrica esquina de las calles 23 y L, en el barrio del Vedado.

Son muchas las deficiencias que ha exhibido la instalación en los últimos tiempos: escasea el helado, lo que ocasiona con frecuencia el cierre antes del horario establecido; son pocos los sabores y el trato de los empleados no es el mejor; y se aprecia la venta “por la izquierda” –en el mercado negro, a precios superiores que el oficial– de tinas de helado con los sabores más demandados.

A tales irregularidades se suma por estos días la paralización del servicio en las canchas de los bajos de la heladería. Solo funciona la parte superior de Coppelia en estas jornadas de altas temperaturas, lo que provoca enormes colas de personas que no poseen suficientes pesos convertibles (CUC) para disfrutar tranquilamente de un helado en sitios reservados para el pago con dicha moneda.

Claro, las autoridades podrían justificar el cierre parcial de la instalación argumentando que remozan todas las áreas con vistas a prestar un servicio óptimo en los meses vacacionales de julio y agosto. Sin embargo, un reportaje reciente aparecido en el periódico Granma (“Industria láctea: Con el peso de los años y otras carencias a cuestas”, edición del 20 de mayo)  nos lleva a pensar de otra manera.

Ese trabajo periodístico refleja el pésimo estado en que se encuentra actualmente la Industria láctea, afectada por la obsolescencia tecnológica de su equipamiento, el déficit de los medios de transporte para el acopio y la distribución de las producciones, así como la mala calidad de la materia prima fundamental de este sector: la leche fresca.

A propósito de esta materia prima, resulta significativo que en los últimos tres años se ha incumplido el plan de entrega de leche a la industria. Solo en el pasado año 2016 la industria dejó de recibir 937 mil litros de leche.

Los territorios con situaciones más desfavorables en su industria son La Habana, Santiago de Cuba y Cienfuegos. Y en cuanto al tipo de surtido, la peor parte la llevan el helado y el yogurt de soya. Al cierre de abril pasado, la producción del primero alcanzaba únicamente el 78% del plan, mientras que el yogurt solo llegaba al 84%.

A todo lo anterior hay que agregar un detalle que podría incidir en la escasez de helado que se ha apreciado no solo en Coppelia, sino también en toda la red gastronómica nacional.

Según Granma, solo el 59% del helado producido en el 2015 fue a parar a los establecimientos que ofertan ese producto a la población, bien sea mediante la gastronomía o el Ministerio del Comercio Interior. Mientras que otro 10,7% correspondió al turismo. Pero ese periódico nada dice del restante 30% de la producción de ese año. ¿Sería acaso que ese helado no informado se despachó directamente en las viviendas de los miembros del Buró Político y el Secretariado del Partido Comunista?




¿Cuál es el sabor más famoso de Coppelia?

coppelia 4LA HABANA, Cuba. – ¿Cuál es el sabor más famoso de Coppelia? Los cubanos de antaño podrían tomarse un tiempo y pensarlo. Los cubanos de hoy responden más fácilmente: Amargo.

La Heladería Coppelia, uno de los monumentos íconos de la ciudad habanera, ubicado en calle 23 y J, Vedado, municipio Plaza de la Revolución, es la mayor distribuidora de helados de la capital.

Desde su inauguración, el 4 de junio de 1966, se convirtió en referente de buen gusto y calidad en sus ofertas gastronómicas, pero sobre todo por la exquisitez de sus helados, de los cuales llegaron a ofertarse hasta 26 sabores.

Sin embargo, en los últimos años el servicio gastronómico y la calidad de las ofertas comenzaron a declinar, hasta que en la actualidad, a duras penas, puede conseguir mantener la oferta de cinco sabores, con una calidad que deja mucho que desear.

Ramón García Plegui y Diana María Marín, una pareja de jóvenes de 26 y 24 años, respectivamente, que acostumbran visitar con frecuencia la instalación, ofrecieron su testimonio sobre lo que ellos consideraron el “deterioro progresivo de un símbolo”.

foto del autor
foto del autor

“Yo nací aquí en el Vedado –nos cuenta Ramón-, y vengo a este lugar desde pequeño. Entonces, yo recuerdo que podías encontrar hasta 10 o 12 sabores diferentes, con una calidad inmejorable. Las bolas eran grandes y compactas; y el servicio, de excelencia”.

Diana María, por su parte, expresó que “es cierto, porque yo también soy de aquí del vedado y me acuerdo que años atrás todo era diferente. Ahora, este lugar es una caricatura grotesca. El servicio es pésimo. Nosotros llevamos casi una hora esperando para entrar. Y una vez adentro te encuentras con la mala cara de las dependientes y su maltrato. Las bolas de helado no pueden ser más pequeñas, y cuando le das la vuelta están huecas; es decir, son como un carapacho revestido con mucho hielo. Vamos, que lo que te estás comiendo es un durofrío (refresco congelado) casero”.

Nicolás Sarmiento, otro joven de 32 años, quien se define como un “fanático” de esa zona del Vedado, mostró su descontento por lo que consideró una “pérdida de la representatividad cultural” de la Heladería Coppelia.

“Mira, este lugar no sólo era un centro donde podías venir a disfrutar del mejor helado, sino también un punto de encuentro y reunión de artistas, cantantes, músicos y fanáticos del arte y la cultura. Ahora, te puedes olvidar del Buen helado, y el ambiente se ha deteriorado mucho. Esto parece más una Unidad de policía bajo las estrellas; porque la presencia de guardias uniformados y vestidos de civil es muy fuerte. Te sientes como acosado.

foto del autor
foto del autor

Conversamos con el custodio de una de las entradas laterales a la heladería, quien prefirió no revelar su identidad para no comprometer su trabajo.

Según este custodio, “si quieres resolver un buen helado, tienes que pagarlo por ‘la izquierda’; tú sabes, comprárselo a los que controlan la distribución a los diferentes puntos de venta dentro del complejo de heladerías que conforman todo el centro. Es el cuento del nunca acabar. Todo el mundo tiene necesidades, y en esa carrera detrás del dinero los más perjudicados son los consumidores. Y los que deben velar porque eso no ocurra son los que más se enriquecen, ¡Esto no hay quien lo pare!”.

Julio Díaz Fuentes, un trabajador del cine Yara, ubicado frente a la heladería, se refirió a las deficiencias del Coppelia como un fenómeno causado por la discriminación.

Díaz Fuentes considera que “el gobierno necesita garantizar los productos de mayor calidad, y las mejores ofertas, para los turistas extranjeros. Nunca será lo mismo el helado que se vende en Moneda Nacional que el que consumen los extranjeros, pagándolo en divisa.

¿Qué ocurre cuando el servicio y los productos que se ofertan van dirigidos al turismo extranjero?, pues que todo es diferente: El trato, el servicio, el personal y la presencia de las instalaciones. Esa es la realidad. Los que pagan con la moneda dura, son los que pueden recibir el servicio suave.