1

Nueva regulación en Cuba condiciona estudios profesionales

regulación Cuba

regulación Cuba
Foto del autor

LA HABANA, Cuba.- Con la oficialización este 5 de septiembre de la norma nombrada “Perfeccionamiento del Sistema Nacional de Grados Científicos y la Formación Académica de Postgrados” el gobierno cubano, a través de su fidelísimo Consejo de Ministros, ha  reforzado la convicción de que los críticos al gobierno llevan sobrada razón, mientras, a los artífices del gigante de pies de barro el engendro se les deshace solo.

Esto es la extensión de ese cierre de filas al que han sido llamados, para bloquear filtraciones que generen cualquier resquebrajamiento de lo que ellos consideran políticamente impermeable.

Aunque la medida parece enfilada contra todos los naturales aspirantes a superarse como sea en su papel de egresados universitarios, es evidente que los grados científicos se reservan prioritariamente a potenciales educadores o pedagogos que sueñen con el retorno e implementación de las doctrinas diseminadoras del arquitecto pro colectivista Antón Semiónovich Makárenko, y para los demás que, por derecho y convicciones propias clasifiquen entre las categorías “inmoderadas”, será mejor que se queden en casa.

Uno de los elementos que descubre la verdadera razón de tal acuerdo, disfrazado de medidas y contramedidas soportadas sobre el balance de la presunta imparcial en “oportunidades de superación profesional para todos”, orienta, en el acápite “c” de la disposición SEXTA [GOC-2019-773-065, pág. 1433] de esta tripa signada por el Secretario del CM, a los rectores de universidades y directores de entidades de la ciencia y la investigación a que autoricen a los graduados bajo sus órbitas  ̶ ya en nóminas y expedientes ̶ , “a hacerse dignatarios de maestrías y doctorados una vez concluido el primer año de adiestramiento” (tributación conocida como servicio social) y una de las trampas que anteponen a tal vendimia es siempre tener: “demostradas cualidades político-ideológicas”.

Es decir que, a un graduado de cualquier ámbito académico, por muy instruido que esté y tan capaz como el que más para adentrarse en el perfeccionamiento futuro de su especialidad, le será negado tal provecho si no se ajusta (en poses, declaraciones y aptitudes psicosociales) a los parámetros por ellos señalados, los mismos que profirió para burla mundial la Viceministra de Educación en días recientes.

En la Resolución 775 del presente mamotreto se habla de crear una Comisión Nacional de Grados Científicos (en su Capítulo II, art. 6.2) que estará supeditada  ̶ previa supervisión del MINED ̶  a inspección permanente, pues su presidente esperará a que la Comisión de Cuadros del Ministerio de Educación Superior “le sugiera” quienes deben integrar semejante tropa que con indelicadeza indican.

Argumento cuestionador, además de las muchas sandeces que convirtió a la también Superiora de Educación en blanco de la sorna por su descalificación usada para con los emigrados devenidos “extranjeros”, porque no están en el país, a quienes ella y su vice administran y “educan” a manera de regentas del feudo bipolar y monopartidista, exento de cuestionamientos.

La publicación del hato de 25 pliegos es un reflejo puntual de la terquedad del régimen ante la reiteración de la misma política  ̶ discriminatoria y oportunista ̶ , la cual deriva de aquella que durante 60 años ha primado por sobre todos los sectores vivos y/o creadores de conocimiento en el país. Por congraciamiento con lo que han dado en llamar “la historia patria”.

Ante esta emisión tardía, se demuestra que no andan muy descarriados los arquitectos pro régimen, pues no se trata de un caso aislado de excepcionalidad, ni de otro exceso conceptual. Son expresiones fehacientes de políticas serviles y reescrituras acomodaticias con esa leguleya habilidad que parecen indicar van a acompañarnos hasta el final de este sistema insular de exámenes fallidos.

En las disposiciones finales se faculta  ̶ además del de Salud ̶  a los Ministros de Las FAR e Interior para emitir normas jurídicas complementarias afines, así como “proyección, diseño, aprobación, ejecución, evaluación y control de las especialidades del postgrado”.

Mientras, continúan aumentando los firmantes en la plataforma Change.org  ̶ cuyo acceso ha sido bloqueado por el monopolio estatal ETECSA ̶ , a la Carta Abierta que reclama terminar con la discriminación institucionalizada por cuestionar a los pocos que se atreven a mostrarse independientes y/o librepensadores en sus universidades, otrora soberanas, esas que fueron y deberían volver a ser como su nombre indica, cuna de universalidades, y no nido de una sola ideología de probada impracticabilidad, al cabo: centro donde adquirir grados retrógrados.




Mentiras mal dichas

Díaz-Canel en el Consejo de Ministros (cadenagramonte.cu)

LA HABANA, Cuba. – ¿Cómo puede estar alguien en dos lugares a la misma vez? Hay que tener el don de la ubicuidad, ese que se le atribuye a Dios.

En horas de la tarde del martes 30 de octubre, los medios anunciaron la partida hacia una “gira” oficial del presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez; no obstante, en horas de la noche del sábado siguiente -cuatro días después- el Noticiero Nacional de Televisión, en su emisión estelar, presentó un video en el que Díaz-Canel presidía -el mismo martes 30 de octubre- una reunión del Consejo de Ministros, con una amplia agenda y la participación a través de videoconferencias de autoridades del Partido y el Gobierno de municipios y provincias.

¿Por qué dan noticias viejas que tienden a confundir a las personas? Algunos de los que vieron por la televisión al Presidente formando parte de esta reunión, se preguntaban: ¿Pero no se había ido? ¿Ya regresó?

Todo parece indicar que alguien que tenía que aprobar la información de la reunión del Consejo de Ministros se demoró esos días para censurar lo que no se debía decir. Es parte del secretismo gubernamental al que estamos acostumbrados.

La agenda de trabajo fue en extremo larga y el propio Presidente realizó las conclusiones, lo que no admite imaginar que solo estuvo un rato en ella; habría que pensar que quizás la reunión fue otro día y no en el que se estaba informando, porque las fotos del aeropuerto muestran que salió de Cuba a plena luz del sol.

Entre los temas más “delicados” desde el punto de vista político que fueron aprobados y que pudieran haber estado en discusión se encuentra la institución que se dedicará a difundir el pensamiento, la obra y el “ejemplo” del fallecido Fidel Castro (léase La Piedra). Según se plantea, estará ubicada en una edificación del capitalino El Vedado, la cual quedará lista a finales del próximo año y contará con alta tecnología; sus objetivos pondrán énfasis en los niños adolescentes y jóvenes.

Ya esto se venía preparando porque la Asamblea Nacional del Poder Popular ya había aprobado la Ley No.123 “Sobre el uso del nombre y la figura del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz”; así como Raúl Castro –siendo presidente- aprobó la conformación de un grupo de trabajo en febrero de este año, encargado de elaborar la propuesta y también ejecutarla.

Hay que recordar que durante su período de mandato –que, en mi opinión, concluyó con su muerte- “el Comandante” nunca permitió que se le pusiera su nombre a algún lugar o que se hiciera una estatua suya; estas limitaciones parecen estar vinculadas con alguna práctica yoruba; sin embargo, sí existían fotos y cuadros en muchos lugares oficiales.

Se hizo público el hecho de que prevalecen campañas enemigas dirigidas a tergiversar la vida y obra del “líder” histórico, por lo que esta nueva institución contribuirá al enfrentamiento de estas acciones contra la figura del “Comandante”.

Fue en este Consejo de Ministros donde se presentaron los planes de ordenamiento urbano de las ciudades de Guantánamo, Baracoa y La Habana; pero ya con antelación se había conocido la noticia del deterioro de las entradas de las casas de varias familias en Baracoa, lo que implica que “fue primero la carreta que los bueyes”.

Por su parte, como acostumbra a hacer, el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, sacó el pañuelo y comenzó a llorar por todos los problemas que no se resuelven en este sector. Una frase recurrente es “enfrentar las dificultades”; pero se ha repetido tanto que se puede pensar que, en vez del frente, le dan la espalda.

También está el caso de la cartera de inversiones, que cambia cada año y que se puede constatar más vacía que un monedero al que le cabe poco menudo. No obstante, se insiste en la necesidad de la inversión extranjera, algo que, como se sabe, contradice la política de Fidel Castro cuando llegó al poder en 1959, nacionalizándolo todo y no permitiendo capital foráneo en el país. ¡Claro!, con excepción de la parte del territorio que necesitara utilizar la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), por ejemplo: la Base de Lourdes.

Para poder concretar algunas inversiones el régimen necesita del pueblo cubano; utilizarlo -igual que siempre- con el fin de aprobar una nueva Constitución que los libere de todo lo anticonstitucional que están haciendo en estos momentos en el país, eso a lo que han dado por llamar “proyectos experimentales”. Por ejemplo, las nuevas provincias, los negocios privados de los cuentapropistas, la Contraloría General de la República, etc.

Otro obstáculo fundamental está en la dualidad monetaria y cambiaria que tiene efectos negativos que traen como consecuencia, entre otras dificultades, la distorsión de los resultados económicos.

También la doble moneda fue una de las brillantes ideas del “líder histórico”.  Una idea que la sociedad cubana viene arrastrando como una de sus mayores desgracias. Cabría preguntarse si en la nueva institución para recordar al “Comandante” se tendrán en cuenta todas estas barbaridades económicas y sociales que hizo contra el pueblo de Cuba e incluso sus grandes mentiras, como por ejemplo la de tener un litro de leche todos los días en la puerta de la casa y botar en el mar el sobrante de la gran producción diaria que darían las vacas.




Díaz-Canel mantiene a los ministros de Castro, excepto al de Economía

diaz canel medicos cuba cubanos brasil

Alejandro Gil Fernández, Nuevo ministro de Economía en Cuba (cubadebate.cu)

LA HABANA, Cuba.- La Asamblea cubana (Parlamento unicameral) aprobó hoy el nuevo Consejo de Ministros de Miguel Díaz-Canel, quien ratificó a la mayoría del gabinete de su antecesor, Raúl Castro, entre ellos el canciller y los titulares del Ejército e Interior, y nombró nuevo responsable de Economía.

Los parlamentarios acordaron mantener como vicepresidentes del Ejecutivo al comandante de la Revolución Ramiro Valdés (86 años), al hasta ahora ministro de Economía Ricardo Cabrisas (81) y a Ulises Rosales, y elevar a ese rango a Inés María Chapman y Roberto Morales, responsables hasta ahora de Recursos Hidráulicos y Salud Pública.

Cuando llegó al poder en abril pasado, Díaz-Canel anunció que mantendría el gabinete de Castro -quien sigue al frente del gobernante Partido Comunista, el único legal- hasta la primera de las dos reuniones ordinarias que celebra anualmente el Parlamento de la isla.

El nuevo mandatario cubano eligió como titular de Economía y Planificación al hasta ahora viceministro primero de esa cartera, Alejandro Gil.

El resto de los nuevos ministros designados son Iris Quiñones (Industria Alimentaria), Betsy Díaz (Comercio Interior), José Ángel Portal (Salud Pública), Raúl García (Energía y Minas), Antonio Rodríguez (Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos) y Alpidio Alonso (Cultura).

Al frente de la cartera de Justicia quedó el vicepresidente del Tribunal Supremo, Oscar Manuel Silveira y como titular de Comunicaciones, el viceministro primero del sector, Jorge Luis Perdomo.

El nuevo Ejecutivo tiene una edad promedio de 60 años y está integrado por 26 hombres y ocho mujeres, una menos que en el anterior gabinete.

De los 34 miembros del Consejo de Ministros, Díaz-Canel ratificó a 20 ministros de Castro, entre ellos el canciller Bruno Rodríguez (60 años), el jefe de las Fuerzas Armadas, general de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra (77 años); y el titular de Interior, vicealmirante Julio César Gandarilla (75 años).

También permanecen en el nuevo gabinete los responsables de Construcción, René Mesa; Transporte, Adel Yzquierdo; de Comercio e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca; y de Turismo, Manuel Marrero, responsable de ese sector clave desde 2004, durante los últimos años del fallecido Fidel Castro.

Como secretario del Consejo de Ministros fue ratificado el general de Brigada José Ramón Ricardo, designado en 2009.

Miguel Díaz-Canel (58) fue elegido en abril pasado como presidente del Consejo de Estado y de Ministros en sustitución de Raúl Castro (87) en un pleno extraordinario de la Asamblea, donde quedó como vicepresidente de ambos órganos el veterano líder sindical Salvador Valdés Mesa.

La nueva Carta Magna que hoy se debatirá en la plenaria del Parlamento propone instituir la figura del Presidente de la república y crear un primer Ministro que tendría a su cargo la dirección del Consejo de Ministros.

EFE




El reunionismo de Díaz-Canel

El exministro de Cultura, Julián González (i) y Miguel Diaz-Canel, presidente del Consejo de Estado (d) (foto Radio Rebelde)

LA HABANA, Cuba.- Todo parece indicar que el señor Miguel Díaz-Canel Bermúdez se cree presidente de verdad, y como tal desea imprimirle un sello personal a su gestión. Eso no es de extrañar, pues también Osvaldo Dorticós imaginó un día que él era la máxima autoridad del Estado cubano, como en aquella ocasión en que llevó a su esposa a un desfile en la Plaza de la Revolución, como si fuese la Primera Dama de la República.

El nuevo estilo de Díaz-Canel, al parecer, se basa en incrementar las reuniones, los chequeos y los despachos. Desde que asumió la jefatura de los Consejos de Estado y de Ministros, la prensa oficialista no hace más que reflejar los encuentros del flamante “presidente” con otros funcionarios y con varios sectores de la sociedad cubana.

Esa especie de reunionismo de Díaz-Canel llegó a su apogeo durante la más reciente sesión del Consejo de Ministros. En esa cita el heredero del poder sugirió la realización de despachos mensuales con los jefes de los organismos de la administración central del Estado (ministros) con el único objetivo de chequear, caso a caso, tres temas muy sensibles para la economía cubana: las exportaciones, la inversión extranjera, y el uso que se les da a los créditos externos.

Tamaña insistencia confirma que se trata de asuntos que no marchan según el deseo de las autoridades de la Isla. Y lamentablemente para el señor Díaz-Canel, esos problemas no se resolverán con más chequeos y reuniones. Es preciso profundizar en las reformas económicas, permitir que afloren todas las reservas productivas, y hacer más transparente la sociedad.

No obstante, el apuro es tal, sobre todo en lo concerniente a atraer más inversión extranjera, que el nuevo mandatario parece habernos adelantado lo que les susurrará al oído a los ministros que se reúnan con él: “Hay que ser creativos y correr riesgos, sin afectar nuestra soberanía” (“Analizó Consejo de Ministros comportamiento de la economía cubana”, en periódico Granma, edición del 21 de junio).

Como es lógico suponer, el reunionismo de Díaz-Canel se ha extendido a otros miembros de la nomenclatura. En ese contexto, el secretario general de la oficialista Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Ulises Guilarte de Nacimiento, ha convocado a un ciclo de reuniones en cada centro laboral del país, en aras de analizar el documento denominado “Bases para el Fortalecimiento de la Misión del Movimiento Sindical Cubano”.  Todo como parte de la preparación para celebrar el XXI Congreso de la CTC el próximo año.

Aunque el señor Guilarte de Nacimiento ha expresado su deseo de que esas reuniones sean espacios donde los trabajadores expresen libremente sus opiniones, sabemos que no pasarán de ser encuentros formales que no redundarán en beneficios para los cubanos de a pie.

Es casi ilusorio esperar que de esas reuniones se deriven aumentos salariales, la principal demanda de los trabajadores cubanos ante la galopante carestía de la vida, o que se permita en ellas la presencia de sindicalistas independientes que aporten un punto de vista no oficialista.

Como colofón, no sería ocioso que el señor Díaz-Canel advirtiera que el reunionismo deriva con frecuencia en burocracia, ese mal que tanto dicen combatir, pero que parece inherente a sociedades como la cubana.




Llueven planes, escasean resultados

Reunión del Consejo de Ministros (Cubadebate)

LA HABANA, Cuba.- El Consejo de Ministros analizó el desempeño de la economía en el primer semestre de 2017, conoció la liquidación del Presupuesto del Estado en 2016, y aprobó modificaciones a la política para la entrega de tierras ociosas y medidas relacionadas con el trabajo por cuenta propia y las cooperativas no agropecuarias, información publicada el 29 de junio. Las cifras, los detalles de las medidas y las legislaciones pertinentes están pendientes. La reunión antecedió a la sesión de la Asamblea Nacional del 14 de julio, práctica establecida por el mandatario Raúl Castro.

El comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB), con un incremento del 2% previsto a pesar del decrecimiento en 0,9% en 2016, no se mencionó, sino que Ricardo Cabrisas, vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, expresó que “el desempeño de la economía nacional estuvo en correspondencia con los pronósticos elaborados para la planificación de 2017” y “en aras de cumplir el plan, se continúa trabajando en la adopción de medidas para garantizar las actividades priorizadas que aseguran la vitalidad de la economía”.

El vicepresidente señaló que se proyecta alcanzar un 98% de las inversiones previstas; las principales producciones agrícolas reportan cumplimientos favorables, y las viandas y hortalizas se sobrecumplen; la leche y la carne vacuna están por debajo del plan; la producción de azúcar se incrementó en 20%, pero incumplió en 300 000 toneladas; y el transporte tuvo afectaciones en las cargas, sobre todo en el sistema ferroviario (que es un desastre). Solo el turismo ha tenido un 20% de crecimiento, con 2 600 000 visitantes entre enero y mayo. Asimismo se destacó que la sequía ha impactado negativamente en los resultados de este plan.

La ampliación del usufructo de la tierra a 20 años (eran 10 años), prorrogable sucesivamente por igual término, aprobado por el Consejo de Ministros, era una medida indispensable, pues las condiciones en que fueron entregadas desde 2008 no incentivaban a comenzar una faena tan ardua. Marino Murillo, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, señaló que hasta septiembre de 2016 se usufructuó 1 917 000 hectáreas de tierra, el 31% de la superficie agrícola del país, pero actualmente la solicitud de tierra es muy limitada, pues generalmente las disponibles son menos productivas, altamente infestadas de marabú, alejadas de las poblaciones, servicios básicos o con dificultades de acceso al agua. También anunció como nuevas causas de extinción del usufructo la utilización con financiamientos ilícitos, que las tierras tienen que ser trabajadas y administradas personal y directamente, y que se comenzarán a aplicar con gradualidad los impuestos previstos en la ley tributaria.

Las constreñidas medidas adoptadas en la agricultura no han logrado el incremento de la producción de alimentos. Durante los 8 años transcurridos desde el comienzo de la entrega de tierras estatales abandonadas se han eliminado solo las prohibiciones más absurdas, como construir almacén y vivienda. Al nuevo agricultor, posiblemente sin vínculo anterior con los trabajos agrícolas, se ha obligado a realizar grandes esfuerzos en tierras degradadas, con bosques de marabú, sin instrumentos elementales como el machete, bueyes a falta de tractor, electricidad, ropa y calzado. Los usufructuarios tienen que pagar altos precios por artículos de ínfima calidad, depender de las asignaciones de recursos y determinación de los pedidos y los precios estatales, así como vincularse a una cooperativa. A la ampliación del tiempo de usufructo ha contribuido la necesidad de crianza de ganado, y la siembra de árboles frutales y madereros.

Un conjunto de medidas para mejorar la organización y control del trabajo por cuenta propia se promulgará según el vicepresidente Murillo, que confirmó su validez como fuente de empleo, y la oferta de bienes y servicios con calidad aceptable. Sin embargo, el Gobierno lo mantiene estancado en unos 550 000 desde hace años, y obstrucciona su crecimiento, que favorecería la calidad de vida tan precaria de los cubanos y contribuiría a la economía actualmente en situación muy crítica. También mencionó que “han sido detectadas desviaciones en el diseño de la política, como la utilización de materias primas, materiales y equipos a de procedencia ilícita; incumplimiento de obligaciones tributarias y subdeclaración de ingresos; imprecisiones e insuficiencias en el control; y deficiencias en la contratación económica para la prestación de servicios o productos entre personas jurídicas (estatales) y personas naturales”. Debe tenerse en cuenta que los cuentapropistas tienen que pagar altos precios en las tiendas de venta minorista del gobierno, mal abastecidas, pues el prometido mercado mayorista no llega, y no pueden importar ni exportar directamente, así como altos impuestos.

Sobre las 429 cooperativas no agropecuarias, el vicepresidente anunció la prioridad de consolidarlas en esta etapa del proceso experimental. Señaló que durante un estudio de su funcionamiento, en algunos casos se comprobaron desviaciones de la idea original, falta de rigor y exigencia en el seguimiento, control y fiscalización; tendencia al incremento de los precios; y utilización de los créditos bancarios con fines diferentes a los conceptos para los cuales fueron otorgados. No obstante, ratificó que constituyen una alternativa para liberar al Estado de la administración de actividades económicas, productivas y de servicios que no se consideren principales, por lo que continuarán avanzando en el experimento para “corregir las desviaciones y obtener las experiencias necesarias”.

Resulta difícil sustentar que se alcanzará la meta prevista en el plan de 2017, cuando no se sustenta con aumentos productivos, han disminuido notablemente los insumos por carencia de divisa para la contratación debido a la disminución de las exportaciones de servicios y la llegada de petróleo de Venezuela, imponiendo su compra a precios del mercado mundial y la pérdida de las ganancias por las reexportaciones, las inversiones extranjeras son ínfimas, los salarios desestimulan el trabajo y se paralizan o revierten las tímidas reformas.