1

Organizaciones piden expulsión de Cuba del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Cuba, Rusia, China, Naciones Unidas

MIAMI, Estados Unidos. — El Centro para una Cuba Libre (CFC, por sus siglas en inglés) exigió esta semana la salida del régimen cubano del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Tras la suspensión de Rusia de ese organismo el pasado jueves, el CFC pidió que se aplique la misma medida con Cuba, China, Venezuela y otros países donde se registran violaciones sistemáticas de los derechos humanos.

A través de una petición en la plataforma Change.org, la organización no gubernamental aseguró que “el régimen de Castro no merece estar en el Consejo socavando los estándares internacionales de derechos humanos”.

“Solicitamos que la Asamblea General de la ONU invoque el Artículo 8 de la resolución fundacional del Consejo y destituya al régimen de Castro en Cuba debido a sus graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos. Más que nunca, el mundo tiene que estar del lado de las víctimas en Cuba, y no del malhechor”, señala la declaración del CFC.

La organización añadió que si bien fue un grave error incluir a La Habana en el mecanismo multilateral, “ahora es el momento de limpiar el disfuncional Consejo de Derechos Humanos para que pueda cumplir con sus deberes en este momento crítico”.

El Centro para una Cuba Libre (CFC) destaca que el régimen cubano no solo persigue y criminaliza a opositores políticos, sino que también reprime abiertamente a todo ciudadano que se manifiesten pacíficamente contra la dictadura, como ocurrió el pasado 11 de julio.

El Centro para una Cuba Libre (CFC) destaca que el régimen cubano no solo persigue y criminaliza a opositores políticos, sino que también reprime abiertamente a todo ciudadano que se manifiesten pacíficamente contra la dictadura, como ocurrió el pasado 11 de julio.

La ONG también denunció el respaldo de La Habana a la invasión de Rusia contra Ucrania, en la que ya se registran miles de ucranianos muertos, así como  crímenes de guerra.

La activista cubana Rosa María Payá, coordinadora de la Plataforma Cuba Decide, afirmó recientemente en Madrid que Cuba debe ser el próximo país a expulsar del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

“Es vergonzoso que Cuba está en el Consejo, a la salida de Rusia tiene que seguir la de Cuba y no solo la suya, sino la de todas las dictaduras que actualmente se sientan ahí”, dijo la opositora en entrevista ofrecida a la Agencia EFE.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




EE.UU. “seguirá denunciando abusos en Venezuela, Nicaragua y Cuba”

(Foto: Departamento de Estado de EE.UU./AFP)

MIAMI, Estados Unidos. – Estados Unidos seguirá denunciando “los abusos que se cometen en países como Venezuela, Nicaragua, Cuba e Irán”. Así lo afirmó este miércoles el secretario de Estado Antony Blinken tras el regreso del país norteño al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, organismo del que formará parte en calidad de observador.

El alto funcionario mostró aseguró que la premisa de Washington en esta nueva etapa será el respeto a los derechos humanos, así como la colaboración para el perfeccionamiento de ese organismo multinacional.

“Continuaremos denunciando abusos en países como Venezuela, Nicaragua, Cuba e Irán. Reiteramos nuestro llamamiento al gobierno ruso para que libere de forma inmediata e incondicional a Alexei Navalny, así como a otros cientos de ciudadanos rusos detenidos injustamente por ejercer sus derechos. Hablaremos a favor de los valores universales cuando se cometan atrocidades en Xinjiang o cuando se socavan las libertades fundamentales en Hong Kong. Y estamos alarmados por el retroceso de la democracia en Birmania, razón por la cual nuestra primera acción al volver a involucrar al Consejo fue en esta misma crisis”, sostuvo Blinken en su intervención.

El secretario de Estado fue especialmente incisivo con los estados que violan los derechos humanos, los cuales ─consideró─ no deberían formar parte del Consejo.

“Nos centraremos en garantizar que los miembros del Consejo reflejen altos estándares para la defensa de los derechos humanos. Aquellos con los peores antecedentes en materia de derechos humanos no deberían ser miembros de este Consejo. Debemos trabajar juntos para mejorar el trabajo y la composición del Consejo para que pueda hacer aún más para promover los derechos de las personas en todo el mundo”, añadió.

Blinken también fue autocritico con la situación de los derechos humanos en Estados Unidos, donde aún persisten el racismo y otras manifestaciones de discriminación social.

“Reconozco que cualquier compromiso de luchar por los derechos humanos en todo el mundo debe comenzar con el compromiso de luchar por los derechos humanos en casa. Las personas de color en los Estados Unidos enfrentan todos los días las consecuencias del racismo sistémico y la injusticia económica. En su primera semana en el cargo, el presidente Biden tomó medidas para abordar las causas fundamentales de estas desigualdades, incluidas la vivienda, la reforma carcelaria, la mejora de las condiciones de los pueblos indígenas y la lucha contra la discriminación contra los estadounidenses de origen asiático”, recalcó el funcionario.

El jefe de la diplomacia estadounidense  anunció que su país “buscará ser elegido para el Consejo de Derechos Humanos para el período 2022-24”, para los cual solicitó “el apoyo de todos los Estados miembros de la ONU”.

“Estados Unidos está colocando la democracia y los derechos humanos en el centro de nuestra política exterior, porque son esenciales para la paz y la estabilidad. Este compromiso es firme y se basa en nuestra propia experiencia como democracia: imperfecta y, a menudo, no alcanzando nuestros propios ideales, pero luchando siempre por un país más inclusivo, respetuoso y libre”, recalcó Blinken.

Cabe señalar que pese a que la Administración de Joe Biden decidió regresar al Consejo de Derechos Humanos, comparte con la de Donald Trump suspicacias sobre el funcionamiento de ese organismo internacional.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




EEUU anuncia intención en regresar al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Joe Biden, Estados Unidos, Cuba, Guantánamo, ley

Joe Biden EEUU Derechos Humanos
Presidente de Estados Unidos Joe Biden. Foto AP

MIAMI, Estados Unidos.- El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, confirmó este lunes que Washington intenta comprometerse de nuevo en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en calidad de observador, luego de que el ex presidente Donald Trump abandonara el organismo en 2018 acusándolo de hipocresía.

“El Consejo es defectuoso y necesita reformas, pero salirse no lo arreglará. La mejor manera de mejorarlo para que alcance su potencial es a través del robusto liderazgo de Estados Unidos. Bajo la Presidencia Biden, nos estamos reinvolucrando, listos para liderar”, escribió Blinken en la red social de Twitter.

La Casa Blanca anunció en 2018 su salida del órgano internacional entre críticas a un presunto sesgo en lo relativo a Israel y por servir de plataforma a países como China, Venezuela y Cuba. Mike Pompeo, entonces secretario de Estado, dijo que, aunque EEUU no dudaba que la creación fue con buena fe, su gobierno tenía que ser honesto: “el Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un pobre defensor de los derechos humanos”.

EEUU tendrá estatus de observador sin derecho a voto en el consejo hasta finales de 2021, sin embargo, funcionarios de la actual administración dijeron que Washington desea buscar una de las tres bancas de miembro pleno —actualmente ocupadas por Austria, Dinamarca e Italia— correspondientes al “grupo de Europa occidental y otros estados” que estarán sujetas a elecciones este año.

“Cuando funciona bien, el Consejo de Derechos Humanos pone el foco sobre los países con los peores historiales de derechos humanos y puede servir de faro para quienes luchan contra la injusticia y la tiranía. Por eso Estados Unidos ha vuelto a la mesa”, agregó Blinken en Twitter. “Cuando trabajamos estrechamente con nuestros aliados y amigos, podemos pedir cuentas a los países con los peores historiales de derechos humanos. El liderazgo de Estados Unidos es importante”, precisó.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




La razón secuestrada y el odio legitimado

decreto 370 cuba oposición marcha lgbti represión
Detención de Boris González Arenas en la marcha LGBTI. Mayo 2019 (Foto: AFP)

LA HABANA, Cuba. – Según los estándares del Consejo de Derechos Humanos, lo que sucede al interior de Cuba vuelve a ser tomado como un asunto de escasa relevancia y, por tanto, sin perspectivas de ser admitido en el ámbito de las prioridades.

La apreciación no debería asombrar. Se trata de una actitud que se repite en el tiempo más allá del sumario de hechos que demuestran la sistematización de los abusos cometidos por las diversas entidades represivas contra quienes disienten del dogma neoestalinista implantando en los albores de la década del 60 de la pasada centuria, hasta hoy día.

La reciente admisión del régimen unipartidista como miembro pleno del referido organismo que promueve el respeto a los derechos humanos en el mundo corrobora la lamentable tendencia de premiar a quienes ordenan los arrestos, palizas, multas y encarcelamientos contra ciudadanos y miembros de la sociedad civil. Sus “delitos”: pedir un cambio pacífico hacia la democracia, publicar un reportaje crítico en Internet, programar un concierto sin previas autorizaciones de los comisarios o salir a calle portando un cartel con alguno de los 30 artículos de la Declaración Universal que llaman al compromiso de los gobiernos en el fomento y la defensa de los derechos políticos, sociales y económicos de sus pueblos.

Conocer que esta vez Cuba recibió el 88 % de los votos, más que Rusia y China, que obtuvieron 82 % y 72 %, respectivamente, remarca la imposibilidad de la institución en el cumplimiento de sus propósitos fundacionales.

Sobran evidencias para sostener que la tibieza ante acciones que deben catalogarse, sin miramientos, como abuso de poder, se ha convertido en una norma que garantiza la continuidad de lo que merece ser erradicado o tan siquiera atenuado.

En el caso cubano se trata de la tragedia de más de un centenar de presos políticos que languidecen en condiciones deplorables, cientos de arrestos arbitrarios cada año, golpizas, allanamientos, amenazas, expulsiones de centros de trabajo, entre un largo inventario de eventos que conforman la agenda del terrorismo de Estado.

El apoyo de países democráticos a la conformación de la actual membresía, indica, por un lado, la consolidación de una praxis cada vez más utilitaria; por otro, la necesidad de una reforma a fondo de todo ese entramado de decisiones rutinarias y procedimientos estériles que, lejos de traer esperanzas a las víctimas, contribuyen a la perpetuación de su estatus.

El espaldarazo político y diplomático a una de las dictaduras más longevas de la historia contemporánea eclipsa en cierta medida los episodios que tuvieron lugar en La Habana el pasado 10 de octubre, cuando las turbas parapoliciales azuzadas por la policía política se abalanzaron contra un grupo de artistas e intelectuales que solo pretendían realizar una actividad cultural sin el consentimiento de las instancias oficiales.

Solo expongo un ejemplo de lo que acontece, semana tras semana, en los lugares de la Isla donde el miedo a expresarse libremente y la doble moral usada a la medida de las circunstancias son parte del pasado.

Restarle importancia a la elección de Cuba en este foro, es una opción válida, pero no objetiva. A fin de cuentas, es un apuntalamiento a esa legitimidad cuestionada desde dentro con sobrados motivos y una determinación a prueba de claudicaciones.

No creo que estemos en los umbrales de ese Nuevo Orden Mundial que anuncian las teorías de conspiración, los exégetas del Apocalipsis, politólogos y economistas que implicaría enormes cambios en la escena mundial, entre ellos el desmantelamiento del sistema de las Naciones Unidas y la creación de otro, tal vez más equilibrado y efectivo.

En vistas a la relativa lejanía de ese momento histórico, hay que prepararse para enfrentar nuevas manifestaciones de lo que describo como la agudización de la insensibilidad en un mundo decadente y caótico.

Definitivamente, la dictadura cubana aprendió la manera de sobrevivir en esa maraña de intereses oscuros y ausencia de valores. Los rehenes, continuamos imaginándonos la liberación, sin cruzarnos de brazos, en medio de los desamparos y los habituales encontronazos con las privaciones y el odio de los verdugos.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Y el zorro se coló en el gallinero

Bruno Rodríguez; Cuba; Derechos Humanos;

Bruno Rodríguez; Cuba; Derechos Humanos;
Bruno Rodríguez (Foto: Agencias)

GUANTÁNAMO, Cuba. – Finalmente ocurrió lo que muchos cubanos defensores de los derechos humanos y prestigiosas organizaciones internacionales temíamos: Cuba ocupará nuevamente por dos años un puesto en el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU.

Previamente a esta jornada aciaga para la libertad, el señor Michael G. Kozak, Subsecretario de Estado interino de los Estados Unidos de América para asuntos del hemisferio occidental, denunció la candidatura cubana al CDH de la ONU y aseguró que “el mundo debería indignarse de que esta brutal dictadura se postule”. Y añadió esta aguda frase: “elegir a Cuba para ocupar un escaño en el CDH sería algo así como dejar entrar a un zorro a un gallinero”.

Y es que la actuación de Cuba ante la comunidad internacional en materia de derechos humanos ha sido muy ladina. No sólo ha predicado que unos derechos tienen supremacía sobre otros y que tiene una interpretación particular de ellos, sino que también se ha dedicado a unir fuerzas con otras dictaduras para formar un frente común contra las democracias.

Las reacciones no se han hecho esperar en las redes cubanas. El grupo “Cimarrón”, fundado en la red WhatsApp, ha publicado las opiniones de varios ciudadanos que han criticado la doble moral existente en el CDH. Entre estas personas están Emilio Almaguer, el pastor Alain Toledano Valiente, Emiliano González, Rafael Vilches Proenza, Roberto Rodríguez y Dámaso Fernández Doimeadios.

CubaNet publicó un documento firmado por 85 organizaciones de la sociedad civil, en el que expresan su preocupación por el reingreso de Cuba al CDH. En él también se expresa que, en doce años de permanencia en ese Consejo, Cuba solo apoyó 66 de las 205 resoluciones aprobadas en respuesta a graves violaciones de derechos humanos en todo el mundo y que no ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ni el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos y Degradantes.

El documento afirma que el gobierno cubano no ha extendido una invitación al país al Relator Especial de la ONU sobre la situación de los Defensores de los Derechos Humanos, que el Comité Internacional de la Cruz Roja, que visita a los presos por delitos de carácter político, no ha logrado ingresar a la Isla desde 1989 y que Cuba es también el único país de la América que Amnistía Internacional no ha podido visitar desde 1990.

La declaración relata además numerosas situaciones y hechos que revelan la crítica situación de los derechos humanos en el país.

Esta votación no es más que otra prueba de la crisis que atraviesa la ONU, así como la inmoralidad imperante en su CDH.

Cuando los intereses políticos espurios logran imponerse en una entidad como el CDH, como ha ocurrido, lejos de lograrse que una dictadura como la cubana actúe con más fidelidad hacia el respeto que debe a elementales derechos humanos, lo que se logra es lanzarle otro mensaje: que continúe actuando como hasta ahora, que para el CDH todo está bien. Y ese no es el espíritu con el que fue creado dicho Consejo luego de la crisis que permeó a la antigua Comisión de Derechos Humanos, en la cual tuvo una participación decisiva la dictadura cubana.

La Declaración Universal de Derechos Humanos estableció claramente en su artículo 30: “Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendentes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración”.

Sin embargo, eso es precisamente lo que ha hecho la dictadura cubana desde 1959. No sólo eliminó la Constitución de 1940, una de las más adelantadas de su tiempo -todavía lo era cuando los castristas se hicieron del poder-, sino que también se desmarcó de la mencionada Declaración Universal de Derechos Humanos e instauró una práctica mediante la cual viola de forma reiterada, sistemática y masiva todos y cada uno de ellos.

La dictadura cubana ha impuesto como algo habitual la discriminación de los ciudadanos que no apoyan su ideología. Contra esas personas ejerce métodos de coerción que van desde  el uso de prácticas sutiles hasta otras abiertamente represivas como los mítines de repudio, las detenciones ilegales y arbitrarias, las golpizas, los secuestros, los robos de bienes personales y la formación de expedientes penales para tratar de desprestigiarlas o enviarlas a prisión, gracias al contubernio de una policía, una fiscalía y un sistema judicial totalmente corruptos y supeditados a la Seguridad del Estado, entidad que determina el destino de cada uno de estos ciudadanos.

El CDH de la ONU no quiere darse cuenta de esto, aunque pruebas suficientes tiene para hacerlo. Los países que ayer votaron por Cuba para que ocupe nuevamente un escaño en esa entidad han mancillado el loable espíritu de libertad y solidaridad intrínsecamente vinculado a la Declaración Universal de Derechos Humanos. Al hacerlo, vuelven a dar luz verde a la dictadura castrista para que continúe violando esos derechos.

Esta ignominia refleja la profundidad de la crisis que hoy permea a la ONU. Antes no entendía por qué los Estados Unidos de América se habían retirado del CDH. Pensaba que, con su enorme fuerza moral, trayectoria y ejemplo en la defensa de esos derechos, debía continuar desenmascarando a dictaduras como la cubana.

Hoy estoy convencido de que el gobierno norteño actuó bien. Los buenos no deben juntarse con los malvados.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Régimen cubano regresa al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Cuba, Derechos Humanos, Consejo de Derechos Humanos

Cuba, Derechos Humanos, Consejo de Derechos Humanos
(Foto: Demo Amlat)

MIAMI, Estados Unidos. –  El régimen cubano ocupará un escaño en el Consejo de Derechos Humanos por los próximos dos años, luego de que su candidatura fuera aprobada hoy en votación celebrada en Naciones Unidas.

Cuba fue electa con el 88% de los votos posibles junto a países como Pakistán (87%), Rusia (82%) y China 72%.

La decisión en favor de La Habana se produjo pese a la presión de gobiernos, actores políticos y organizaciones internacionales que han condenado la situación que se vive en Cuba, país donde la oposición política y la libre expresión son penalizadas por el régimen.

Estados Unidos, cuyo gobierno abandonó el Consejo de Derechos Humanos en 2018 por considerarlo un organismo “hipócrita y egoísta”, ha denunciado reiteradamente la presencia de regímenes totalitarios en esa instancia de las Naciones Unidas.

El subsecretario de Estado adjunto de EE.UU. para América Latina, John Piechowski, calificó de “aberrante” la candidatura de Cuba para ocupar un escaño en el Consejo.

“Está muy claro que el régimen cubano sigue reprimiendo al pueblo cubano y a la vez está claro también que el régimen cubano ayuda a Maduro y a sus servicios de seguridad. Un régimen como el cubano no debe de tener ninguna habilidad de sentarse en el Consejo de Derechos Humanos”, dijo el funcionario estadounidense.

Los críticos de la candidatura de Cuba señalan que la inclusión de la Isla en ese organismo contraviene un principio fundamental contemplado en la resolución 60/251 del 15 de marzo de 2006, que plantea: “Ser responsable de promover el respeto universal por la protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de todas las personas, sin distinción de ningún tipo y de una manera justa y equitativa”.

Para muchos, la premisa está muy lejos de ser cumplida y prueba de ellos es la permanencia de Venezuela. El país petrolero, sometido por la dictadura de Nicolás Maduro, fue incluido el pasado año y mantendrá escaño hasta 2021. Ello, pese a las numerosas violaciones de derechos humanos allí registradas, recogidas en un informe difundido recientemente por una misión independiente de Naciones Unidas.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




85 organizaciones de la sociedad civil expresan preocupación por el reingreso de Cuba al Consejo de DDHH de la ONU

(Foto: CubaNet)

MIAMI, Estados Unidos. – En respuesta a la elección de Cuba para su quinto mandato en el Consejo de Derechos Humanos, 85 organizaciones cubanas e internacionales de derechos humanos y libertad de expresión en conjunto con medios independientes de comunicación emitieron la siguiente declaración:

Nos preocupa profundamente la decisión de otorgarle a Cuba una nueva oportunidad para ocupar un puesto en el Consejo de Derechos Humanos. Esto no sólo recompensa el pobre historial de Cuba en materia de derechos humanos, sino que también socava la integridad del Consejo para responsabilizar a los gobiernos abusivos por sus acciones en la región y en todo el mundo.

Las naciones que tienen el honor de integrar el Consejo deben comprometerse con el derecho internacional de los derechos humanos. Los miembros del Consejo deben asegurarse de que Cuba no eluda la responsabilidad de su propia conducta ni utilice su asiento para debilitar estas normas internacionales. Como organizaciones dedicadas a la protección y promoción de derechos humanos estaremos vigilantes, monitoreando las acciones de Cuba dentro del Consejo, certificando que los derechos humanos y las libertades fundamentales están siendo respetados y protegidos.

Antecedentes

En octubre 13 de 2020, en la Asamblea General de la ONU, la comunidad internacional otorgó a Cuba un nuevo asiento en el Consejo de Derechos Humanos. Desde su fundación en 2006, Cuba ocupó, en cuatro mandatos, uno de los ocho puestos del Consejo de Derechos Humanos correspondientes a América Latina y el Caribe. En los 12 años de Cuba en el Consejo, el país solo apoyó 66 de las 205 resoluciones aprobadas en respuesta a graves violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

En los tres ciclos del Examen Periódico Universal Cuba ha recibido severos señalamientos sobre violaciones a la libertad de asociación y expresión, persecución política, detenciones arbitrarias, prohibiciones de transitar libremente por el territorio nacional y de viajar al extranjero, ausencia de independencia judicial, censura, control de Internet y escasa pluralidad de medios de comunicación.

En julio de 2020, estas violaciones incluso se manifestaron públicamente en el Consejo de Derechos Humanos cuando el representante cubano y sus aliados censuraron al defensor de derechos humanos, Ariel Ruiz Urquiola, mediante constantes interrupciones mientras hablaba sobre los crímenes cometidos contra él y su hermana por el gobierno cubano.

Cuba no ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ni el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Además, el Gobierno cubano no ha extendido una invitación al país al Relator Especial de la ONU sobre la Situación de los Defensores de Derechos Humanos. El Comité Internacional de la Cruz Roja, que visita a los presos por delitos de carácter político, no ha logrado ingresar a la isla desde 1989. Cuba es también el único país de la América que Amnistía Internacional no ha podido visitar desde 1990.

En el informe “Libertad en el Mundo 2020” de Freedom House, Cuba obtuvo una puntuación de 14 puntos de un posible de 100 con respecto a las libertades civiles y políticas, la más baja de América Latina. En 2019, el informe “El estado de la democracia en el mundo” de International IDEA declaró que Cuba se ubica entre el 25 por ciento más bajo del mundo en participación de la sociedad civil, y que es el único país de la región que no ha dado pasos significativos hacia una transición democrática en las últimas cuatro décadas. Clasificado como un régimen autoritario, en la posición 143 de los 167 países del “Índice de Democracia 2019” de The Economist Intelligence Unit, Cuba también ha obtenido múltiples clasificaciones bajas por parte de organizaciones de derechos humanos y libertad de expresión. Por ejemplo, en su informe más reciente, Human Rights Watch destacó la continua represión del gobierno cubano y el castigo de la disidencia y la crítica pública a través de palizas, denigración pública, restricciones de viaje y despidos laborales arbitrarios.

En 2019, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos concluyó que en Cuba “persiste la grave inobservancia de los elementos esenciales de la libertad de expresión, la democracia representativa y sus instituciones”. Asimismo, en su informe de 2020 sobre la situación de derechos humanos en Cuba, la CIDH identificó un patrón común en el uso de la detención arbitraria como método de hostigamiento empleado por la policía y por agentes de la Seguridad del Estado. Según organizaciones como Prisoners Defenders y Observatorio Cubano de Derechos Humanos, hay entre 125 y 138 presos políticos en Cuba en octubre de 2020.

El país sigue estando, año tras año, entre los peores calificados en materia de libertad de prensa en América Latina, y ocupa el puesto 171 de los 180 países analizados en el Índice Mundial de Libertad de Prensa 2020 de Reporteros sin Fronteras (RSF). El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) incluye a Cuba en una lista de los 10 países con mayor nivel de censura del planeta.

Firmantes:

  1. 14yMedio
  2. AC Consorcio, Desarrollo, Justicia
  3. ADNCuba
  4. Alas Tensas
  5. Alianza Democrática Oriental
  6. Alianza Regional por la Libre Expresión e Información
  7. Árbol Invertido
  8. Artículo 19 Oficina para México y Centroamérica
  9. Asociación Cubana de Pequeños Emprendedores (ACPE)
  10. Asociación Cubana para la Divulgación del Islam
  11. Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP)
  12. Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC)
  13. CADAL
  14. Centro Cubano de Derechos Humanos
  15. Centro de Justicia y Paz – Cepaz
  16. Christian Solidarity Worldwide (CSW)
  17. CIVICUS
  18. Civil Rights Defenders
  19. Club de Escritores y Artistas de Cuba
  20. Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba (CPIC)
  21. Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH)
  22. Comité de Ciudadanos por la Integración Racial
  23. Comunidad Judía Sefardita Bnei Anusim de Cuba
  24. Confederación Obrera Nacional Independiente de Cuba
  25. Corriente Agramontista (agrupación de abogados independientes cubanos)
  26. CubaLex
  27. CubaNet
  28. Cultura Democrática
  29. Delibera Organización
  30. Demo Amlat
  31. Demóngeles
  32. Diario de Cuba
  33. Editorial Hypermedia
  34. Espacio Público (Venezuela)
  35. Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela
  36. Federación Venezolana de Estudiantes de Ciencias Políticas
  37. Foro Penal
  38. Forum 2000 Foundation
  39. Freedom House
  40. Frente Democrático Estudiantil
  41. Fundación Ciudadanía y Desarrollo (Ecuador).
  42. Fundación Nacional de Estudios Jurídico, Políticos y Sociales
  43. Hearts on Venezuela
  44. Instar
  45. Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP)
  46. Instituto La Rosa Blanca
  47. Instituto Patmos
  48. Instituto Político para la Libertad (IPL)
  49. Inventario
  50. Justicia, Encuentro y Perdón
  51. Juventud Activa Cuba Unida
  52. La Hora de Cuba
  53. Libertad Cuba Lab
  54. Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana (MDJC)
  55. Ministerio Internacional Apostólico y Profético “Viento Recio”
  56. Ministerio Mujer a Mujer
  57. Movimiento para la Libertad de Expresión (MOLE)
  58. Movimiento San Isidro
  59. Museo de la Disidencia en Cuba
  60. Observatorio Cubano de Derechos Humanos
  61. Observatorio de Libertad Académica (OLA)
  62. OtroLunes – Revista Hispanoamericana de Cultura
  63. Outreach Aid to the Americas, Inc. (OAA)
  64. Palabra Abierta
  65. PEN America
  66. PEN Argentina
  67. PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio
  68. PEN Internacional
  69. PEN Nicaragua
  70. People in Need (PIN)
  71. People in Need Slovakia
  72. Prisoners Defenders
  73. Programa Cuba
  74. Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea)
  75. Puente a la Vista
  76. Red Apostólica Internacional Fuego y Dinámica RAIFD
  77. Red de Cultura Inclusiva
  78. Red Defensora de la Mujer (REDAMU)
  79. Red Femenina de Cuba
  80. Red Latinoamericana y del Caribe por la Democracia (REDLAD)
  81. Robert F. Kennedy Human Rights
  82. Solidaridad de Trabajadores Cubanos (STC)
  83. Tremenda Nota
  84. Un Mundo Sin Mordaza
  85. Yucabyte

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




John Piechowski: “Candidatura de Cuba al Consejo de DD.HH. es aberrante”

John Piechowski, Cubam Consejo de Derechos Humanos,

El subsecretario adjunto de Estado para América Latina, Jon Piechowski (Foto: ABC)

MIAMI, Estados Unidos. – John Piechowski, subsecretario de Estado adjunto de EE.UU. para América Latina, declaró al diario español ABC que sería “aberrante” que el régimen cubano mantenga su escaño en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Para el alto funcionario estadounidense, dictaduras como la cubana no deben ser admitidas en un organismo internacional encargado de velar por el respeto a las libertades civiles y la dignidad personal.

“Está muy claro que el régimen cubano sigue reprimiendo al pueblo cubano y a la vez está claro también que el régimen cubano ayuda a Maduro y a sus servicios de seguridad. Un régimen como el cubano no debe de tener ninguna habilidad de sentarse en el Consejo de Derechos Humanos”, dijo Piechowski, quien recordó que fue precisamente esa la causa que provocó la salida de Estados Unidos en 2018.

El diplomático aseguró que casos como los del opositor José Daniel Ferrer y el periodista Roberto Quiñones ponen de manifiesto el interés del régimen castrista por “hacer es callar a los que cuentan la verdad”.

“Ferrer ha sido preso político varias veces, detenido arbitrariamente. Está claro en el caso de José Daniel Ferrer y en muchos otros, como Roberto Quiñones o el caso muy reciente de Abraham Jiménez, se nota que el régimen está deteniendo a los que cuentan la verdad, a los que opinan algo distinto a lo que dice el Partido Comunista Cubano”, explicó.

Piechowski también consideró importante que actores de peso internacional como la Unión Europa (UE) “alcen la voz a favor de los derechos humanos y a favor de la democracia en Cuba”.

“Yo creo que es importante que en su política hacia la Isla que la UE ponga en primer plano los derechos humanos, que los funcionarios y diplomáticos europeos se reúnan con disidentes cubanos, con voces independientes, porque así podrán aprender de primera mano lo que está ocurriendo. Los europeos no solo aprenderían de los disidentes si se reunieran con ellos, sino que también darían un respaldo importante a los activistas independientes de la Isla”.

El funcionario advirtió que la administración de Donald Trump mantendría la presión para limitar la influencia del régimen cubano sobre Venezuela.

“Se han visto muchos ejemplos de la ayuda técnica en cuanto a la represión que provee Cuba a Venezuela y a Nicolás Maduro y es algo que efectivamente perjudica al pueblo venezolano. Así que mire, nosotros queremos un cambio, pero es claro que La Habana se beneficia mucho del petróleo de parte de Venezuela. Nosotros seguiremos aplicando las distintas palancas que tenemos hacia Maduro y su entorno, a la vez que aplicaremos otras herramientas con Cuba”.

Las elecciones para el Consejo de Derechos Humanos tendrán lugar el próximo martes en la Asamblea General de la ONU. En ese sentido, cabe señalar que Cuba concurre sin oposición, ya que hay tres candidatos para tres puestos en el grupo de Latinoamérica y el Caribe.

Además de Cuba optarán por un escaño al organismo México y Bolivia, dos países que para la ONG UN Watch, presentan candidaturas “cuestionables” al Consejo dado su historial en materia de DD.HH.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Rosa María Payá pide no apoyar entrada de Cuba en Consejo de DD.HH.

Oswaldo Payá, Rosa María Payá, Cuba Decide, Derechos humanos, Ayuda humanitaria
Rosa María Payá (Foto: AFP)

NACIONES UNIDAS. – La opositora cubana Rosa María Payá urgió este viernes a los países de todo el mundo, especialmente a los europeos y a los americanos, a votar contra la candidatura de La Habana a un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“Les urgimos a votar contra la dictadura cubana para el órgano más importante de derechos humanos”, señaló Payá en una conferencia de prensa virtual organizada por la ONG UN Watch, en la que también participaron disidentes de otros países que aspiran a ser elegidos la próxima semana al Consejo de DD.HH. como China, Rusia, Arabia Saudí o Pakistán.

La activista cubana, hija del fallecido fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) Oswaldo Payá, insistió sobre todo a los miembros de la Unión Europea y a las democracias de las Américas para que no “legitimen” con su voto al régimen de Miguel Díaz-Canel.

Según subrayó en inglés, “la tolerancia durante 60 años ante el totalitarismo en Cuba mostrada por el mundo libre” ha puesto en peligro la “estabilidad de la democracia” en el continente latinoamericano y ha “causado severas amenazas a la seguridad nacional de varios Estados”.

Payá acusó a la “dictadura cubana” de haberse infiltrado durante años en varios países de la región y de servir de modelo para otros “regímenes autoritarios como el socialismo del siglo XXI”.

“Los dictadores cubanos están involucrados en acciones relacionadas con el crimen y el terrorismo, con el tráfico de drogas y personas (…) y han ofrecido santuario a terroristas”, insistió.

Payá también denunció la situación interna en Cuba, donde aseguró que se vive una “crisis humanitaria” y una “creciente represión política”.

Según subrayó, apoyar la candidatura cubana sería un “acto de complicidad con los criminales”, “una traición a los cubanos” y un “sabotaje al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas”.

Las elecciones para este órgano tendrán lugar el próximo martes en la Asamblea General de la ONU y Cuba tiene casi garantizado el éxito, pues concurre sin oposición, ya que hay tres candidatos para tres puestos en el grupo de Latinoamérica y el Caribe.

Junto a Cuba, se presentan México y Bolivia, dos países que para UN Watch presentan candidaturas “cuestionables” al Consejo dado su historial en materia de derechos humanos.

La ONG, mientras, considera a Cuba “no apta”, una calificación que también adjudica a China, Pakistán, Arabia Saudí, Uzbekistán y Rusia.

De entre 16 candidatos, únicamente señala a Francia y el Reino Unido como plenamente cualificados para formar parte del órgano.

En total, la Asamblea General elegirá a 15 miembros para un mandato de tres años en el Consejo de Derechos Humanos, que cuenta con un total de 47 escaños.

Sin embargo, casi todos los candidatos llegan a la cita sin oposición y, salvo sorpresa de última hora, únicamente en el grupo de Asia y el Pacífico las elecciones serán competidas, con cinco aspirantes para cuatro puestos.

(EFE)

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




“Es inconcebible”: OCDH rechaza candidatura de Cuba a Consejo de DD.HH.

Cuba; Represión; OCDH, Consejo, Cuba

Cuba; Represión;
Dama de Blanco es arrestada en La Habana (Foto de archivo)

MADRID, España. – El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) considera “inconcebible” que Cuba pueda volver a formar parte del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas “sin estar comprometida con ninguno de los documentos que conforman la Carta Internacional de Derechos Humanos”.

El ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, anunció en febrero pasado que el país aspira a ocupar en octubre próximo uno de los 47 asientos del Consejo de Derechos Humanos para el período 2021-2023.

“En relación con la postulación de Cuba como miembro del Consejo de Derechos Humanos, es importante señalar la poca implicación jurídica vinculante del Estado cubano, tanto en el Derecho Internacional como en su ordenamiento jurídico interno”, según un informe del OCDH.

Este documento fue enviado a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, aseguró esta organización este lunes en un comunicado difundido en Madrid, donde tiene su sede.

Como ejemplo, el observatorio cita los pactos internacionales de 1966 de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que fueron firmados en 2008.

“Pero, transcurridos más de 12 años, el Estado cubano no ha procedido a ratificarlos, lo cual implicaría ajustar el ordenamiento interno a sus prerrogativas”, asegura.

En consecuencia, Cuba “no se halla sometida” a la competencia de los órganos correspondientes para recibir y examinar comunicaciones de presuntas violaciones de derechos en su jurisdicción “ni se ha comprometido en abolir la pena de muerte”, según el OCDH.

Por todo ello, la “no ratificación y nulo compromiso” por parte de Cuba con diversos tratados internacionales de Derechos Humanos es “alarmante”.

Por ejemplo, la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes fue ratificada en 1995. No obstante, 25 años después el Gobierno cubano “no reconoce la competencia del Comité contra la Tortura para recibir y examinar comunicaciones de otros Estados partes y posibles víctimas”.

En cuanto a la legislación nacional, el OCDH indica que la propia Constitución “prima sobre los tratados internacionales”.

Y a ello se une “la falta de independencia del poder judicial”, así como las leyes y decretos que “limitan la libertad de opinión, expresión, reunión, manifestación y asociación”.

(EFE)

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.