1

Sobrino de Cilia Flores condenado por narcotráfico apelará ante Corte de EEUU

Cilia Flores, Maduro, Venezuela, Drogas

Cilia Flores, Maduro, Venezuela, Drogas
(Foto tomada de Gossip Vzla)

MIAMI, Estados Unidos. – Francisco Flores, sobrino de Cilia Flores, esposa del dictador venezolano Nicolás Maduro, apelará la sentencia de 18 años de prisión a la que fue condenado en 2019 por “asociación delictuosa” para contrabandear 800 kilogramos de cocaína hacia Estados Unidos.

La agencia Associated Press señaló que el recurso será interpuesto ante la Corte Suprema estadounidense atendiendo a un supuesto engaño de un juez federal de Manhattan, que habría manipulado las declaraciones de Flores y de su primo, Efraín Campo.

En una moción publicada en los registros de la Corte, la defensa argumenta que el magistrado al frente del caso mintió al jurado al decirle que los acusados debían saber que el destino final de la cocaína era Estados Unidos, requerimiento indispensable para una condena, según las leyes del país norteño.

Los abogados señalan que la información sobre el destino final de la carga tampoco queda clara en las conversaciones grabadas de Flores y su primo con informantes que trabajaban bajo la supervisión de la Administración de Control de Drogas de EE.UU. (DEA).

La apelación sostiene además que el testigo utilizado por la fiscalía, José Santos Peña, era un informante de la DEA del que después se supo que mintió a sus supervisores.

“La única evidencia citada respecto a la supuesta y deliberada evasión de conocimiento de Flores fue que él y Campo permanecieron en silencio -por ejemplo, no buscaron confirmación o aclaración- cuando los informantes de la DEA hicieron sus múltiples insinuaciones”, señala la petición, preparada por Sidley, un despacho jurídico de Nueva York.

Se cree que el equipo legal de Francisco Flores ha sido financiado por Wilmer Ruperti, un magnate naviero venezolano cercano al régimen de Maduro.

Francisco Flores y Efraín Campo fueron capturados en Haití en 2015 y de inmediato trasladados a Nueva York para la celebración del juicio. El caso cobró amplia repercusión y relevancia política, por la cercanía de ambos con las altas esferas del régimen chavista.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Infobae: Cilia Flores no quiere que Maduro termine muerto

Cilia Flores

Cilia Flores
Nicolás Maduro junto a Cilia Flores (Foto archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- Cilia Adela Gavidia Flores, conocida por todos como Cilia Flores, la esposa del dictador venezolano Nicolás Maduro, la primera dama del país, o primera combatiente, como ella misma quiso ser llamada, la aliada incondicional del sucesor de Hugo Chávez, quiere ahora tirar la toalla, no aguanta más vivir en ese sosiego, y tampoco quiere ver a su compañero tras las rejas o muerto.

En un extenso trabajo publicado por Infobae, el periodista Marco Tarre Briceño detalla desde los primeros pasos de la ahora pareja presidencial, cuando se conocieron en la década de los 80 hasta los últimos sucesos en Caracas, y la presión de Flores a Maduro para que termine el conflicto y llegue a un acuerdo.

El día en que las televisoras nacionales e internacionales amanecieron transmitiendo la salida de Leopoldo López, y su atrincheramiento junto al presidente encargado Juan Guaidó, acompañados por militares uniformados y armados, “Cilia Flores sobrepuso su instinto de supervivencia a sus ya no tan firmes convicciones políticas”, reza el texto.

“No le importó sentir que traicionaba la memoria, órdenes y deseos del Comandante Eterno que le hizo jurar que siempre estaría al lado de Nicolás para apuntalarlo y apoyarlo si lo sentía debilitarse. Los rusos habían logrado aterrizar un avión en Maiquetía para trasladarlos a donde ellos quisieran. Pero insistían, no todo estaba perdido, todavía no era necesario que se fueran de Venezuela. Cilia tomó la decisión. –Nicolás, si quieres te quedas… Pero yo me voy p’al carajo” le dijo.

El avión ruso llevó a Cilia y a su familia a República Dominicana, pero los pocos días, al fracasar la operación opositora “la Primera Combatiente regresó discretamente al lado de Nicolás Maduro. Pero es la que más lo presiona ahora para llegar a un arreglo: –Nicolás, negocia en Barbados, en Noruega, en donde sea… pero vámonos. Esto no tiene salida… Si nos quedamos te van a matar, a encarcelar de por vida… A ti, a mí, a los dos, a mis hijos, al tuyo, a todos… Yo ya no puedo ni quiero seguir viviendo así”.

De acuerdo al texto de Infobae, el partido oficialista anda “en modo sálvese quien pueda y su fiel compañera, su camarada de negocios, su pareja con la que tanto han pasado, su esposa de conveniencia y a veces de convicción, su aliada política y su socia financiera, su apoyo personal con la que todo lo ha compartido, con la excepción de tener hijos en común, ahora ella tiró la toalla, ya no quiere combatir…”

Cilia Flores y Nicolás Maduro se conocieron en las reuniones de los grupos de ultraizquierda Liga Socialista, Bandera Roja y el Movimiento 80 en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela. Después cada quien siguió su camino en la política, ella abogada penalista, y él de guardaespaldas del candidato de la izquierda José Vicente Rangel en 1983 a estudiante en la escuela de formación de cuadros políticos “Ñico López” en La Habana, Cuba. Allí, además prestó servicios al G2, dice Infobae.

Flores y Maduro volvieron a encontrarse en 1992 cuando ambos visitaron en la cárcel a Hugo Chávez, desde entonces estuvieron relacionados, y cuando Chávez salió de la cárcel se dedicaron a él hasta que este llagó a la presidencia en 1998.

Hugo Chávez, ya enfermo en 2012, pidió que si le llegaba a pasar algo Maduro debería tomar su lugar.

“…Si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, yo… En esa situación debe concluir como manda la Constitución, el período, sino que, mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que, en ese escenario que obligaría a convocar, como manda la Constitución de nuevo, a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela… Yo se los pido desde mi corazón…”

Poco después de ese anuncio Chávez le pidió a Maduro, y luego a Flores, que debían hacer el mayor sacrificio por la patria y la revolución. Ambos debían casarse, pues la constitución venezolana establece que el presidente de la República debe estar en matrimonio. Los dos contrajeron matrimonio el 15 de julio de 2013 y a partir de entonces han dirigido el país, asesorado por los cubanos y los rusos.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Así pasó unas vacaciones Cilia Flores en los cayos cubanos

Cilia Flores, Maduro, Venezuela, Drogas

Cilia Flores. Foto tomada de Internet

SANTA CLARA, Cuba.- En días recientes partió de vuelta a casa, a Miraflores, Cilia Flores, la esposa del dictador venezolano Nicolás Maduros Moros, acompañada de un séquito numeroso, que incluía familiares y guardespaldas, quienes habrían llegado la pasada semana a los cayos villaclareños con el objetivo de desestresarse del caos nacional en el que viven.

Se hospedaron por espacio de una semana en una veintena de suites del Hotel La Estrella 2, entidad perteneciente a la Corporación Gaviota S.A. del MINFAR y a la firma Blue Diamonds Resorts & Spa, subsidiarias de la turoperadora canadiense SunWin. Los trabajadores que les atendieron fueron instruidos “de guardar extrema discreción”, como suelen exigir cuando “se trata de una visita de primer nivel”.

Algunos de estos empleados, quienes pidieron declarar anónimamente por razones de seguridad individual, aseguraron que, si bien “no ganamos propinas con estas visitas tacañas”, el Hotel, que ha estado medio vacío “por culpa de una temporada alta más bien baja”, a consecuencia del infeliz desabastecimiento material, “esta vez fue reforzado con todos los hierros”.

El colmo consistió en hectolitros de aceite comestible que llegaron convoyados con galones de pinturas para acicalar los bungalós donde se estableció la comitiva palaciega.

Aterrados, en caso de verse delatados y perder el empleo que les costó bastante conseguir —no importa lo poco que devengan por nómina—, cuentan que “aquello fue tremendo descaro. En medio del problema internacional en el que está metido Maduro, y su gobierno, en el país más rico del mundo en reservas de petróleo, su familia viene a disfrutar con el dinero del pueblo. Vienen a vivir la buena vida a mil millas de su casa”.

A diferencia de Liz Cuesta, primera dama cubana y que en la última estancia presidencial en el mismo hotel “regaló sobrecamas y edredones a todas las empleadas de la Casa de Protocolo” —adquiridos con cheque oficial en una tienda de la zona—, esta legión venezolana poca gratitud demuestra, dando nada a quienes les sirven callados, compensados acaso con saludos y reverencias que en concreto nada aportan a la mesa del explotado.

— “¡Abajo Trump!”— se les escuchó proferir entre comida y bebida, cuando recordaban el peligro del norte que desde estas orillas presentían cercanamente, y lo aseguraron quienes no pudieron tomarles fotos porque estaba prohibido portar celulares o hacer indagaciones.

“Bolivarianamente en la primera fila” de arena, rifle humeante en una mano —y langosta en la otra—, “estará presente la avanzada” más devota del “camarado” que quedó atrás, dando la cara al enemigo imperialista, mientras la primera combatiente doña Cilia Adela Gavidia Flores de Maduro, apoyada en la retaguardia por el soleado núcleo de herederos con nombres yanquis: Yoswal, Yosser y Walter, nueras, cuñadas, nietos, yernos, tíos, primos, y demás seres sobresalientes que en apretada escuadra aniquilarán, luciendo ejemplo de humildad, “la maldad del sistema más inicuo de la tierra que quieren imponer los capitalistas”, convencidos de su propia falta de unidad intestina, pero subidos a una duna “común, solidaria y proletaria”.

Con semejante discurso, los dependientes, acostumbrados a robar, se quejaron de “que ni un bisté pudieron echarse en una teta, o llevarse lasca de queso adherida al muslo con precinta, ni siquiera unos tecitos cuando terminaba el banquete”, despavoridos porque la guardia pretoriana, travestida de SEPSA y avispas negras, los cacheaban a la salida.




Maduro a EE.UU.: “Atáquenme a mí, pero no se metan con Cilia”

Maduro; Asamblea

Nicolás Maduro (Archivo)

MIAMI, Estados Unidos.- “Atáquenme a mí, pero no se metan con Cilia”, dijo el presidente venezolano Nicolás Maduro hoy ante las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos a Cilia Flores y a otros cinco altos funcionarios del régimen bolivariano, según publicó el diario hondureño La Prensa.

“No se metan con la familia, no sean cobardes”, dijo Maduro durante un acto con colombianos residentes en Venezuela.

Según Maduro, el gobierno norteamericano aprobó estas sanciones porque no puede con él. “Y tampoco podrá con Cilia”, aseguró.

Maduro, quien calificó las sanciones como ilegales e inútiles, acusó de prepotente al gobierno de los Estados Unidos por sancionar a funcionarios de otros países, como si fueran el gobierno del mundo.

“Estoy rodeado de sancionados, gracias Donald Trump por rodearme de dignidad, eso es como una medalla”, aseguró el mandatario venezolano.

 




Gobierno de EE.UU. impone sanciones a Cilia Flores y Delcy Rodríguez

Cilia Flores y Delcy Rodríguez. Foto Internet.

MIAMI, Estados Unidos.- El gobierno norteamericano acaba de dar otra vuelta de tuerca a su política de presionar al régimen de Nicolás Maduro. Ahora, el Departamento del Tesoro ha impuesto sanciones también a la primera dama venezolana Cilia Flores, la canciller Delcy Rodríguez y el ministro de Defensa Vladimir Padrino.

Además fueron impuestas sanciones a otros tres funcionarios del gobierno venezolano, tres entidades y una aeronave, según un comunicado divulgado este martes en el sitio web del Departamento del Tesoro.

“El Tesoro va a seguir imponiendo cargas financieras contra aquellos responsables del trágico declive de Venezuela y las redes y los testaferros que utilizan para esconder su riqueza ilícita”, advirtió en el comunicado el secretario del Tesoro Steven Mnuchin.




Maduro y su esposa podrían quedar implicados en caso de narcotráfico

Cilia Flores

Nicolás Maduro junto a Cilia Flores (Foto: Fernando Llano/AP)
Nicolás Maduro junto a Cilia Flores (Foto: Fernando Llano/AP)

MIAMI, Estados Unidos.- Un nuevo equipo de abogados defensores que lleva el caso de los sobrinos de Nicolás Maduro y Cilia Flores, presidente y primera dama venezolanos, ha solicitado la desestimación de pruebas y acusado a las autoridades de destruir evidencias, informa El Nuevo Herald.

Los jóvenes Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Fleitas, familiares de la pareja presidencial venezolana, fueron detenidos en noviembre pasado por la Agencia Antidrogas de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés), en una operación llevada a cabo en Haití. De 29 y 30 años de edad, respectivamente, los sobrinos de Flores están acusados de conspirar para importar 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos.

Actualmente se hallan detenidos en Nueva York y el proceso en su contra es por la Corte Federal de Manhattan.

La defensa presentó un grupo de mociones donde exige que las autoridades revelen la identidad de otros posibles implicados en el caso, y que además hagan pública cualquier información que incrimine a la primera dama o al régimen de Nicolás Maduro, así como la campaña oficial de las elecciones de noviembre.

Una de las mociones solicita a la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York suministrar cualquier información de la DEA vinculando a la pareja presidencial con el caso de los sobrinos, “en vista a la necesidad de prepararse adecuadamente para el caso”.

Otra de las solicitudes declara que “es apropiado que el gobierno dé a conocer los nombres de ‘co-conspiradores no acusados’ que el gobierno considere podrían haber sido ‘cómplices’ de la conspiración criminal y sujetos de las pruebas que piensan introducir en el juicio, incluso si esos individuos no forma parte de la lista de testigos”.

Los abogados solicitaron además excluir del juicio las confesiones de los sobrinos después de su arresto, donde igualmente están implicados altos cargos del gobierno venezolano.

“Parte de las mociones introducidas tratan de obligar a las autoridades a divulgar qué es exactamente lo que tienen sobre la pareja presidencial y otras personas del chavismo y en otras tratan de conseguir que éstas no aparezcan en el juicio, para que no salgan directamente implicadas”, dijo Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma Inter American Trends y quien ha estado observando de cerca el caso.

Según De La Cruz, “los esfuerzos de los abogados buscan apartar a Maduro, Cilia Flores y su gobierno del juicio de los sobrinos”.

Parte de la evidencia recaudada por la DEA fue suministrada a su vez por los propios acusados al ser arrestados. Sus declaraciones detallaron el funcionamiento del Cartel de los Soles, una organización narco controlada por chavistas, así como la participación de la familia presidencial en ella.

Sin embargo, la defensa alega que esa información fue obtenida ilegalmente al no instruirse debidamente a los acusados de su derecho a guardar silencio. Según los abogados, los sobrinos “creían que habían sido secuestrados y temían por sus vidas”, por lo que su “espíritu (…) había sido quebrado y era fácil doblegarles”. Debido a ello, “sus comentarios subsiguientes deberían ser suprimidos por haber sido otorgados en desconocimiento e involuntariamente en violación a la cláusula de debido proceso”.

Según los abogados defensores, pertenecientes a las prestigiosas firmas Sidley Austin LLP y Boies, Schiller & Flexner LLP, los derechos de sus clientes fueron violados al ser editadas y destruidas grabaciones e imágenes de video “que no encajaban en la narrativa que los informantes querían elaborar”. Todo ello demostraría, supuestamente, que los acusados eran jóvenes empresarios inducidos a participar en la conspiración para importar la droga.




Sobrino de Cilia Flores es destituido de la Tesorería Nacional

Cilia Flores, esposa de Nicolás Maduro (foto tomada de internet)
Cilia Flores, esposa de Nicolás Maduro (foto tomada de internet)

MIAMI, Estados Unidos.- Un sobrino de Cilia Flores, esposa del presidente de Venezuela y diputada de la Asamblea Nacional, ha sido destituido de la Tesorería Nacional. Carlos Erik Malpica Flores, sobrino de la “Primera Combatiente” –designación que otorgó el chavismo a la esposa del presidente–, ostentaba el cargo desde septiembre de 2013 y fue sustituido.

En su lugar ha sido designado el subtesorero nacional, Nelson Lepage, en calidad de encargado, según información publicada en la Gaceta Oficial de la República.

Según refiere el diario El Nacional, Malpica Flores también formaba parte de la junta directiva de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. desde el 30 de diciembre de 2014, gracias a un decreto del presidente Nicolás Maduro.

Hasta el cierre de esta nota, la página web de la Tesorería Nacional continúa mostrando a Carlos E. Malpica Flores como titular de ese despacho.

Según el sitio web de la cadena NTN24, el sobrino de Cilia Flores, administrador de finanzas de PDVSA, “estuvo en el ojo de la opinión pública tras la difusión de una investigación de cuatro medios de comunicación que revelan su pujante carrera como empresario”.

El mismo sitio afirma que “el funcionario y empresario llevaría una vida de lujos, que incluyen constantes viajes en avioneta, fiestas en discotecas y sitios exclusivos, proceder que es un paralelo frente al discurso de humildad y sencillez que pregona el régimen todos los días mediante su poderío comunicacional mientras los venezolanos sortean la peor crisis económica de los últimos 20 años”.

Además, el nombre de Carlos Erik estuvo implicado en el caso del arresto de dos sobrinos de Maduro y Flores, que fueron atrapados en Haití a fines del pasado año cuando intentaban traficar 800 kilos de cocaína hacia Estados Unidos.