1

Lobby de Chicago encabeza primera misión de EEUU a Cuba en la era Trump

Vista de Chicago (pixabay.com)

LA HABANA, Cuba.- Representantes de la organización independiente “The Chicago Council on Global Affairs” (Comité de Chicago para las relaciones globales) llegan este sábado a Cuba para conocer el país y dialogar con autoridades de la isla, en la primera misión estadounidense tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

La delegación, que permanecerá en Cuba hasta el próximo 1 de febrero está encabezada por el exembajador de Estados Unidos ante la OTAN y presidente del Chicago Council, Ivo Daalder, e integrada por 35 miembros de esa entidad, informó a Efe una fuente del grupo visitante.

Esta es la primera visita de una organización de EE.UU. a Cuba desde que el pasado 20 de enero asumió la Presidencia de ese país el magnate republicano Donald Trump, abiertamente contrario al acercamiento entre Washington y La Habana impulsado por su antecesor, Barack Obama.

Según la información a la que tuvo acceso Efe, el grupo tiene previsto reunirse con representantes del Gobierno cubano y asistir a charlas de “prominentes expertos” sobre asuntos de importancia en la isla, así como intercambiar con representantes destacados de los negocios y la sociedad civil del país caribeño.

“Ya sea en busca de posibilidades de inversión o para comprender la geopolítica de los países visitados, cada integrante de la misión tiene un interés personal en conocer las oportunidades y retos que encara Cuba”, señala una nota explicativa del Chicago Council.

Durante su estancia, el grupo quiere “observar y conversar” sobre los cambios en marcha dentro del proceso de normalización de las relaciones bilaterales, así como “comprender los retos” que enfrenta la isla a raíz de “años de aislamiento” y el impacto que todo ello tiene en las infraestructuras existentes.

“Nos centraremos en las expectativas para la inversión extranjera y el sector privado, el efecto que tendrá en los principios socialistas la rápida transición económica —especialmente sobre la educación y la sanidad— y el formato de gobierno mientras se realiza esta histórica transición”, refiere el documento.

Los integrantes de la delegación del Chicago Council son, según la institución, líderes en diferentes esferas sociales de esa ciudad, entre ellas las de los negocios, la filantropía, la educación y la sociedad civil.

Se trata de un grupo “diverso” y de muy alto nivel en el que figuran altos ejecutivos, inversores y expertos en ámbitos como la educación, la cultura y la abogacía.

En misiones anteriores, este lobby independiente de Chicago ha mantenido encuentros con altos representantes de la Unión Europea, la OTAN y países como Corea del Sur, Arabia Saudí, Catar, Ucrania, Turquía y Singapur.

El objetivo del grupo, agrega la nota, es “arrojar luz y ofrecer soluciones” sobre asuntos que trascienden fronteras, para “transformar la forma en que las personas, las empresas y los gobiernos se interrelacionan con el mundo”.

A la espera de que la nueva Administración de EE.UU. mueva ficha, en la última semana Cuba ha proseguido con actividades previstas en el marco del proceso de deshielo, que han incluido la visita de una delegación de la isla a puertos estadounidenses para explorar posibilidades de colaboración.

En ese viaje, sin embargo, ya se notaron los efectos de la llegada de Trump, pues los puertos de Everglades y Palm Beach, en Florida, cancelaron en el último momento la firma de sendos acuerdos de cooperación con Cuba tras la advertencia del gobernador del estado, Rick Scott, de recortar los fondos a las terminales marítimas que “trabajen” con la isla.

También esta misma semana se produjo el primer mensaje directo del gobernante cubano, Raúl Castro, a su recién estrenado homólogo estadounidense.

Castro expresó en la República Dominicana durante su intervención en la V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la voluntad su país “de proseguir el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés común” con el nuevo Gobierno estadounidense.

“Cuba y EE.UU. pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambos países”, dijo Castro, pero advirtió de que no debe esperarse que para ello su país “realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia”.

(EFE)




La prosperidad la lleva el cubano en la sangre

angelica restaurante
El 90 millas, de un pequeño quiosco a un restaurante en menos de 6 años

CHICAGO, Estados Unidos -Lo demuestran en cada lugar donde se encuentren, llenos del ansia de triunfar, a pesar de estar en tierra extranjera.

Esta habilidad la demuestran en donde quiera que estén. Me he encontrado este tipo de cubano en todas partes, en Chile, Alemania y Estados Unidos. Aquí, en la llamada Tierra del Enemigo, los he hallado en Alaska, Miami y Chicago.

En este última ciudad han surgido varios restaurantes de comida cubana. En cada visita, a una parte de mi familia radicada en Chicago, me encuentro con la sorpresa de la apertura de un nuevo local de esos apetitosos guisos.

chicago
Gerardo, trabaja feliz en el local original “90 Millas”.

El cubano Alberto González abrió “90 Millas”, un local de comida rápida hace seis años, sin grandes pretensiones.

Hoy González abrió una moderna sucursal, porque dice, la clientela era tan grande que el puesto original no daba a basto para tanta gente que llega a pedir comer la comida criolla.

Las constantes fugas de los médicos, deportistas y bailarines cubanos atestiguan el deseo inherente del ciudadano de la Isla de ser libre prosperar y trabajar para sí y no para el Estado, que los explota y abusa de ellos sin misericordia.

Para más miserias, en Cuba se emplea el hostigamiento, con constantes operativos de la policía contra los trabajadores por cuenta propia.

Que no se queje entonces, el régimen de La Habana por las continuas deserciones y fugas de los cubanos, que la culpa es directa de la mala política social y económica que han aplicado los Hermanos Castro por más de 55 años a sus ciudadanos.

Fotos Angélica Mora