1

El Papa Francisco: De mediador a fogonero

papa franciscoFILADELFIA, Estados Unidos. -Francamente, dan pena —sobre todo, pena— las más recientes declaraciones del Papa Francisco, en un fallido y poco menos que inexplicable intento justamente de “explicar” racionalmente las acciones de unos pandilleros criminales contra los caricaturistas y gacetilleros de Charlie Hebdo .

“Si alguien insulta a mi madre, le pego un porrazo”, dijo más o menos el Santo Pontífice romano, tratando de hacer luz. Al parecer el Pontífice pretende reconciliar mediante sus palabras, la razón con un acto de suprema barbarie. Dicho de otro modo, y sin darle muchas vueltas al asunto, el Papa declara que los burladores se buscaron ellos mismos lo que les cayó encima.

Desde un punto de vista teológico, en primer término, parece olvidar el Santo Padre el mensaje más importante del evangelio cristiano, cuando es el propio Cristo quien aconseja: “si te golpean una mejilla, pon la otra”. Al margen de lo que cada cual, especialmente los no cristianos, pueda pensar o hacer a propósito de semejante consejo, no parecería ser precisamente la cabeza de la iglesia católica y de una parte considerable de cristianos en el mundo, la más indicada para saltarse a la torera eso precisamente que respecto al amor, la tolerancia, y el respeto a la vida humana enseñan las escrituras, más precisamente el Nuevo Testamento de Jesús el Nazareno.

Desde el punto de vista de la lógica más elemental, y de la convivencia en libertad —por otra parte— no resisten semejantes presupuestos y declaraciones papales el menor examen. Valiéndose de un símil muy a tono seguramente con su educación, el Papa dice que está bien entrarse a trompadas con el primero que diga algo que pueda interpretarse como un insulto. Lo de “la madre” del Papa es sólo la guinda mediante la cual se apela a “la hombría” del hijo insultado en su madre. A pesar de este falso razonamiento del Papa, no obstante, es evidente que no podrían unas trompadas en defensa de la madre de cualquiera, compararse con el asesinato premeditado por parte de unos fanáticos, de quienes en opinión de estos insultan sus creencias. Los caricaturistas asesinados se han mofado también en numerosas ocasiones del Papa y de las convicciones cristianas. Gracias a Dios, ni Francisco ni ningún cristiano hasta el momento se ha tomado la justicia por su mano. Sin embargo, las palabras de Su Santidad pudieran tomarse por un “reconocimiento” hacia los terroristas islámicos. ¿Se sentiría justamente vengado por ellos? ¿O admite ahora haberse quedado corto antes?

Nadie podría negar que la publicación y las caricaturas en cuestión, tienen el único propósito de provocar. Todo vale, especialmente si no se comparten aquellos presupuestos y convicciones que se hacen objeto de burla. Ésta parece ser la razón de ser política de quienes hacen Charlie Hebdo y publicaciones semejantes, en una sociedad libre que los tolera o los aplaude, según su percepción del tema o sujeto de que se trate, pero sin infligir daño físico a las personas de los burladores. A mí, personalmente, me parecen a menudo groseros, e incluso infames algunos de esos dibujitos, pero no por ello voy a declarar que “se lo buscaron” como se transparenta de las declaraciones del Papa. Por otro lado, la caricatura y la ironía, entre otros recursos, pueden resultar una herramienta tremenda, de gran eficacia contra la corrupción y la hipocresía de los políticos y otras figuras públicas, en sociedades abiertas.

El Papa Francisco, en resumen, se ha manifestado no sólo contrariamente a la doctrina cristiana, sino que parecería hacerse eco con sus declaraciones de las bravuconadas de cualquier guapo de barrio, tan abundantes en el mundo llamado latinoamericano del que también procede Su Santidad. Lo lamentable es que desde su elevada posición eclesial, y valiéndose de una parábola rocambolesca, Francisco haga apología de unos felones y de paso instruya a sus ovejas, haciendo pasar sus declaraciones como doctrina cristiana. ¿Tendremos también ahora una encíclica de los puños? charlie-hebdo_01-patrick_hertzog-afp-676x450

Quizás no debería asombrarnos, constatar que sea éste el mismo Papa que se prestó hace poco a servir de conciliador entre los hermanos Castro, y la Administración de Barack Obama, propiciando un entendimiento amañado en el más tenebroso secreto, entre la más longeva de las tiranías que han sido en nuestro hemisferio, y posiblemente en la historia de la humanidad, y la mencionada Administración norteamericana. Propiciando el entendimiento con su mediación apostólica, y contradiciendo su declaración respecto a los asesinos de París, el Papa Francisco invita a los cubanos a perdonar y entendernos con nuestros victimarios, facilitando la permanencia del despotismo absoluto en el poder. A que arrimemos la otra mejilla, y ambas, cuantas veces se les antoje a los hermanitos Castro requerirnos este favor, somos invitados por él. Nada en este caso de defender a gaznatones, no ya la honra de la madre, sino su vida misma frente al poder arbitrario desentendido de límites. No. A los cubanos, el Papa Francisco nos aconseja mansedumbre, aceptación, contubernio con los poderosos en aras del “entendimiento”.

Es evidente que el Papa romano aplica un doble rasero según sea el caso. Desaprueba de la práctica de unos caricaturistas asesinados por militantes islamistas, diciendo que se lo buscaron ellos mismos, y concede al mismo tiempo, crédito y apoyo decidido a una tiranía de más de medio siglo, que entre otras acciones criminales encarceló y sigue encarcelando, asesinó y sigue asesinando a miles de personas, católicos muchos de ellos, por el sólo hecho de serlo; expulsó a cientos de monjas y sacerdotes enviándolos al destierro, y proscribió toda manifestación religiosa durante décadas, incluidas las celebraciones navideñas y los desfiles procesionales, y a día de hoy se mantiene intransigente en sus prerrogativas de poder y continúa con sus asesinatos. ¿No se habrá enterado aún, Su Santidad, del reciente atentado que costara la vida al líder opositor Oswaldo Payá Sardiñas, católico de siempre y fundador del Movimiento Cristiano Liberación? No será porque las víctimas no buscaran el modo de hacérselo saber.

Hay, definitivamente, algo incongruente en las posturas y declaraciones de este hombre, cabeza de la iglesia cristiana de Roma, que puede ir con facilidad de pronunciarse como lo ha hecho, a reconciliar en nombre de la fe lo irreconciliable.

RELACIONADO: El Papa sostiene que la libertad de expresión tiene límites 




Bin Laden murió, pero Al Qaeda está viva: reinvindicó atentado contra Charlie Hebdo

El lider de Al Qaeda, Ayman al Zawarhi

Al Qaeda en Yemen reivindicó el miércoles el atentado contra la revista cometido por dos yihadistas hace una semana, en el que murieron doce personas.

La radio de la organización yihadista Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) consideró este miércoles “extremadamente estúpida” la publicación de nuevas caricaturas de Mahoma en la revista satírica francesa Charlie Hebdo, blanco de un sangriento atentado la semana pasada en París.

“Chartie Hebdo ha publicado de nuevo caricaturas que ofenden al profeta, y esto es un acto extremadamente estúpido”, estimó la radio Al Bayan del ISIS, que controla territorios extensos en Irak y en Siria.

“Este diario ateo intenta hoy rentabilizar los acontecimientos para sacar un provecho material vendiendo un número que insulta al profeta”, lamenta la radio.

Por su parte, Irán condenó la publicación este miércoles de la misma caricatura del Profeta en el último número de la revista francesa, y lo calificó de “insultante” e hiriente “para los sentimientos de los musulmanes”.

“Condenamos el terrorismo en todo el mundo (…), pero al mismo tiempo condenamos este gesto insultante de la revista”, afirmó la vocera del ministerio de Relaciones Exteriores, Marzieh Afkham, tras la publicación del primer número de la revista luego del atentado de la semana pasada. El dibujo “hiere los sentimientos de los musulmanes” y puede “desatar de nuevo un círculo vicioso de terrorismo”, agregó.

La primera tirada se agotó de los kioscos franceses a pocas horas de ser publicada, lo que llevó a la distribuidora a anunciar que pasará de tres millones de ejemplares a cinco para dar cuenta de la enorme demanda mundial que se ha generado.

El gobierno iraní argumenta a través de su vocera que “el abuso de la libertad de expresión, extendido actualmente en Occidente, no es aceptable y debe impedirse”.

“El abuso de la libertad de expresión no es aceptable y debe impedirse”

El presidente moderado iraní Hasan Rohani condenó la semana pasada “la violencia y el terrorismo”, y estimó que el atentado contra la revista provocará una oleada de “islamofobia”.

La publicación en portada de un dibujo del profeta, con una lágrima y sosteniendo la pancarta “Je suis Charlie”, también ha sido criticada por la prensa iraní, que lo considera insultante para los valores del islam.

Al Qaeda y el ataque a Charlie Hebdo: “Lo hicimos siguiendo los deseos de Osama Bin Laden”

Al Anesi también señaló que “los jefes de la apostasía” están impactados y se han unido para “fortalecer su debilidad e intentar curar sus heridas”, pero advirtió que “estas heridas no se han curado ni se van a curar ni en París ni en Nueva York ni en Washington ni en Londres ni en España”.

El pasado día 10, otro responsable de AQPA amenazó con más atentados como el registrado en París “contra los infieles que insulten a Mahoma”, pero sin reivindicar directamente el atentado.

El semanario satírico francés lanzó hoy una edición especial con una nueva viñeta de Mahoma, esta vez llorando con un cartel en el que dice “Soy Charlie” y el titular “Se perdona todo”.

La sede en París de esta publicación fue atacada el pasado miércoles por los hermanos Sarif y Cherif Kouachi, que mataron a doce personas, incluidos su director, Stéphane Charbonnier, “Charb”, y cuatro de los caricaturistas más famosos de Francia.

  • FUENTES AGENCIAS



El fin de Francia

El fin de FranciaPARIS, Francia –- La civilización occidental está muriendo. No son los millones de ciudadanos que han salido a la calle este fin de semana en París los que van a salvarla. De hecho, las marchas movilizadoras orquestadas por los medios de comunicación al servicio de las partidocracias de turno, conmueven poco a aquel que ha vivido treinta años de su vida yendo a la Plaza de la Revolución a gritar consignas.

Aunque condeno la violencia y en particular el terrorismo, yo no soy Charlie Hebdo. La razón es bastante simple: no me gustaba el integrismo radical de izquierda que defendía la redacción de ese periódico. Todos los extremos son peligrosos y el de izquierda más que ninguno, porque son ellos precisamente los que conducen a los pelotones de fusilamiento, los campos de exterminio y a las guerras mundiales. La multitudinaria manifestación se disolvió como sucedió con otras antes del mismo género, sin que quedaran claras las medidas que se imponen para evitar la muerte de Occidente.

Recientemente fue expulsado de una cadena de información continua un periodista de renombre que animaba un sabroso debate dominical, Eric Zemmour. ¿Cuál era su crimen? Alertar sobre el suicidio francés. De hecho, el libro que ya se ha vendido a más de 400 mil de ejemplares, ha provocado acalorados debates donde se oponen a sus tesis los defensores del angelismo y de la falsa tolerancia que están acabando con este país. Siempre triunfan ellos.

Una de las primeras directivas gubernamentales fue la de no relacionar el atentado con el islamismo radical. Qué importa si un individuo que gritaba Allahu akbar! ¡Dios es grande! intentase cortar el cuello de unos policías municipales semanas antes y que otro islamista, esgrimiendo la misma consigna embistiera un Mercado de Navidad lleno de familias con niños provocando muertos y heridos. En ambos casos se trató de minimizar y desvirtuar la verdadera significación de los hechos.

Otra de las urgencias gubernamentales en estos días ha sido la de evitar a toda costa que el partido de extrema derecha, encabezado por Marine le Pen (que expresa el sentir de 25% de la población francesa y que venía alertando sobre la islamización de la sociedad desde hace años), saliese fortalecido electoralmente. Por esa razón, los organizadores de la marcha expresaron claramente que la unidad republicana no incluiría a los lepenistas. Las otras medidas tomadas, incluyen la movilización de 10 mil soldados para proteger los lugares del culto y las escuelas judías. Sin olvidar los juicios “espress” de todos aquellos que a través de las redes defienden el terrorismo.

La histeria de seguridad es vana porque este terrorismo en particular es incontrolable. Cualquiera sabe que se trata de actos ejecutados fríamente por individuos radicalizados y no concertados, con acceso a medios bélicos adquiridos con petrodólares. Hombres y mujeres decididos al sacrificio último en nombre de ideales que occidente ya no defiende. Si a esto añadimos que actualmente hay en Francia entre seis y ocho millones de musulmanes, muchos de los cuales en sus casas aprueban en privado las razones ideológicas que justifican el atentando contra Charlie Hebdo, esto significa que la polarización de la sociedad es un hecho incontrovertible e inevitable. En consecuencia estos actos incalificables continuarán y ya no habrá seguridad en ninguna parte.

Aquí cada año salen del sistema público de enseñanza 150 mil jóvenes sin ningún diploma. Se calcula que actualmente hay un millón y medio de estos nuevos franceses a la deriva y sin ninguna calificación. ¿Qué va a pasar con ellos si el paro es lo único que les espera en el futuro? Otra de las decisiones del actual mandatario fue la de decretar un minuto de silencio en las escuelas. Mi clase de onceno grado que cuenta con un 80 % de alumnos musulmanes, tras un bochornoso debate se negó rotundamente a compartir ese breve momento de solidaridad: ¡Se lo merecían, no tenían que haber blasfemado contra el profeta!

Me quedé helado con sólo tres chicos en el aula, mientras los otros salían al patio esperando que abrieran el comedor donde desde hace años no se sirve carne de puerco. Como ha sido reseñado por la prensa escrita, no he sido el único que se ha enfrentado estos últimos días a este desencuentro que nos está empujando atados de pies y manos hacia el abismo.




“Je suis Charlie”: el mundo llora a Charlie Hebdo

CHARLIE LLORA “Je suis Charlie”, “Yo soy Charlie” fue el lema que recorrió este miércoles el mundo en repulsa contra el ataque a la revista francesa Charlie Hebdo y el asesinato de 12 personas, 10 trabajadores y dos policías.

La masacre fue unánimemente condenada por líderes mundiales y motivó gestos de solidaridad de muchos medios de comunicación e intelectuales, además de manifestaciones espontáneas en ciudades como Londres, Berlín, Madrid o Bruselas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó el atentado de “horrendo” e “indignante”.

“Nuestros pensamientos y oraciones están (…) con el pueblo de Francia en este momento difícil”, dijo.

charlie4-620x412Su secretario de Estado, John Kerry, habló en francés y remarcó que los autores del ataque “se atrevieron a decir que Charlie Hebdo está muerto”.

“No se equivoquen: hoy y mañana, en Francia y en todo el mundo, la libertad de expresión que representó esta revista, más allá de los sentimientos de cada uno sobre ella, no puede apagarse”, sentenció Kerry.

Los autores del ataque al semanario satírico, que había recibido amenazas por reproducir las polémicas caricaturas de Mahoma originalmente publicadas en Dinamarca y que provocaron una tormenta en el mundo musulmán, concluyeron el ataque con gritos celebrando que Mahoma había sido vengado.

“Las religiones, como todas las otras ideas, merecen críticas, sátiras y sí, nuestra falta de respeto sin miedo”, dijo en un comunicado Salman Rushdie, autor de “Los versos satánicos”, una obra de 1988, por la que el líder iraní Ayatolá Jomeini puso precio a su cabeza.

CHARLIE LAPIZ SANGREEl papa Francisco manifestó en un comunicado “su cercanía y solidaridad espiritual” con las víctimas y advirtió que ninguna razón justifica “la violencia abominable”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó un atentado “horrendo” e “injustificable”.

“Todos somos franceses”, dijo emocionado en Roma el jefe del gobierno italiano, Matteo Renzi, al visitar la embajada de Francia.

Algunos medios reprodujeron de nuevo algunas de las viñetas polémicas y los dibujantes de decenas de diarios afilaron lápices para rendir homenaje a sus colegas franceses en sentidas viñetas.

El diario danés que publicó originalmente las viñetas, Jyllands-Posten, anunció que reforzaba la seguridad y la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, recordó la importancia de la prensa libre.

“La sociedad francesa, como la nuestra, es abierta, democrática y se basa en una prensa libre y crítica. Son valores enraizados en todos nosotros que hay que proteger”, explicó.

charlie-hebdo_01-patrick_hertzog-afp-676x450“Atacar una redacción con armas pesadas es el tipo de violencia que vemos en Irak, Somalia o Pakistán”, declaró ante la sede de la revista Christophe Deloire, secretario general de la organización internacional de defensa de la prensa Reporteros sin fronteras.

El gobierno español afirmó en un comunicado que España “apuesta hoy con más rotundidad que nunca por la libertad de prensa como un derecho fundamental e irrenunciable”.

El primer ministro británico, David Cameron, calificó de “nauseabundo” el ataque y su homóloga alemana Angela Merkel, que está en Londres, habló de un acto “abominable” contra “la libertad de prensa y de opinión, un fundamento de nuestra cultura libre y democrática”.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, “condenó duramente este crimen cínico y confirmó su disposición a seguir con la tintero sangrecooperación activa en la batalla contra la amenaza del terrorismo”, según un comunicado del Kremlin.

En Latinoamérica, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, la presidenta argentina, Cristina Kirchner, y el colombiano, Juan Manuel Santos, manifestaron su solidaridad con las familias de las víctimas y con el pueblo francés.

En los países musulmanes, la Liga Árabe habló de “acto terrorista” y la Universidad Al Azhar, principal autoridad del islam sunita, con sede también en El Cairo, dijo que “el islam condena toda violencia”. El presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi también expresó su repulsa al atentado.

Catar, que ha sido acusada de dar apoyo a grupos yihadistas de Libia y Siria, afirmó que un ataque a “civiles desarmados contradice todos los principios morales y los valores humanos”.

Por su parte, el presidente islamo-conservador Recep Tayyip Erdogan condenó “con firmeza” el sangriento atentado, pidiendo que no se relaciones islam y violencia. También hubo comunicados de solidaridad de Arabia Saudita e Irán.

Mientras, el ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, señaló que “Israel se identifica con Francia” y que “no hay que permitir al terrorismo y a los terroristas amenazar al mundo libre”.

AGENCIAS

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=RJIa8GUAL8o[/youtube]