1

La Virgen de la Caridad del Cobre y el sueño de los cubanos

Virgen de la Caridad del Cobre, Cuba, Cubanos

LA HABANA, Cuba. — En vísperas de otro aniversario del santuario erigido en El Cobre —inaugurado el 8 de septiembre de 1927—, cientos de personas concurrieron a homenajear a la Patrona de Cuba en su Basílica Menor, situada en la calle Salud entre Manrique y Campanario, en el municipio de Centro Habana.

Desde hace días, una asistencia no masiva, pero constante, de fieles se ve en las misas y otros horarios. Las posibles causas de que no haya la masividad acostumbrada de otros años pueden ser las grandes dificultades con el transporte público y las colas para poder comprar alimentos.

Las personas oran en silencio; piden a la virgen resolver problemas personales, de salud; otros ruegan por la libertad de sus familiares presos; por los que se marchan del país por vías ilegales, por mar o atravesando fronteras, para que puedan llegar a su destino; para que todo mejore en Cuba y no haya necesidad de emigrar.

Los devotos esperan milagros de la virgen; están seguros de que sus ruegos serán atendidos; confían más en el poder de la santa que en las promesas de los dirigentes del gobierno y del Estado.

Personas con limitaciones físicas piden limosna en la puerta del templo, situado a unos 100 metros de los caros restaurantes del Barrio Chino.

En los alrededores de la iglesia hay vendedores de velas, flores y otros objetos propios del culto. También, dentro del recinto sagrado, se venden estampas, crucifijos, rosarios e imágenes pequeñas de la virgen.

Los precios de esos artículos ponen a prueba la fe de los devotos, que no escatiman el dinero para honrar a Cachita, como la llaman popularmente. Las flores están entre los 30 y 100 pesos cada una. Los ramos, a 300 pesos los más pequeños. Las velas blancas a 50, si son de color cuestan más.

Los orígenes del culto a la Caridad del Cobre se remontan al siglo XVI, cuando, según dicen, en medio de una tormenta los indios Juan y Rodrigo de Hoyos y el negro Juan Moreno encontraron en la bahía de Nipe la imagen de la santa, que flotaba sobre el mar en una tabla que tenía la inscripción: “Yo soy la Virgen de la Caridad”.

En el Hato de Bajaragua, donde se hallaban las minas de cobre de Santiago del Prado, los vecinos del lugar construyeron la primera ermita. En el mismo sitio se edificaría la gran basílica que existe hoy.

Los mambises, en las guerras de independencia, eran devotos de la santa y la invocaban antes de entrar en combate. Por ello, en 1915, los veteranos solicitaron en una carta al Papa Benedicto XV la proclamación de la Caridad del Cobre, la llamada Virgen Mambisa, como Santa Patrona de Cuba, lo que fue concedido por el sumo pontífice.

No existe en Cuba otra santa o santo católico con tantos atributos oficiales, religiosos y folclóricos ni que haya recibido más homenajes.

Algo insólito ocurrió en el año 2011, cuando luego de varias décadas de ateísmo de Estado, el régimen comunista dio su beneplácito para que la imagen de la Caridad del Cobre, con motivo del aniversario 400 de su aparición, fuera sacada de su santuario en Santiago de Cuba y paseada por todo el territorio nacional, en un recorrido cercano a los 30 000 kilómetros.

Otro hecho inusual en la Cuba comunista es que, en lo que va de siglo, cuatro libros sobre la Virgen han sido publicados por editoriales estatales. Estos son: La Virgen de la Caridad del Cobre, Historia y Etnografía, de Fernando Ortiz; otro de Olga Portuondo Zúniga, con casi igual título; La Virgen Cubana en Nipe y Bajaragua, de Ángel Peña, Roberto Valcárcel y Miguel Ángel Urbina; y Sin Pecado Concebida: La Caridad del Cobre en las artes visuales cubanas, de Dennys Castellanos Mogena y Sergio L. Fontanella Monterrey.

La visita a nuestra patria del Papa Juan Pablo II propició la coronación y bendición de la Virgen en la misa celebrada el 24 de enero de 1998, en Santiago de Cuba.

En 2012, el papa Benedicto XVI le otorgó el título de La Rosa de Oro de la Cristiandad por el 400 aniversario de la aparición de la Virgen en Cuba, y el pontífice Francisco, en septiembre del 2015, en el centenario de su consagración, decretó el Año Santo Excepcional de la Misericordia.

La santería acoge a la Caridad del Cobre en su panteón de orishas como Ochún, la diosa del amor, el dinero y las aguas dulces.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Virgen de la Caridad del Cobre: Cómo se convirtió en Patrona de Cuba

Virgen de la Caridad del Cobre, Cuba

MIAMI, Estados Unidos. — El 10 de mayo de 1916 Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, o Virgen de la Caridad del Cobre, fue declarada Patrona de Cuba por el Papa Benedicto XV.

Se trata de un suceso poco conocido, pero a la vez de gran relevancia para los cubanos, que tienen a Cachita como rectora y guía espiritual de los destinos de la nación.

El nombramiento de la Nuestra Señora de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba tiene antecedentes el 24 de septiembre de 1915, cuando el Mayor General Jesús Rabí, a nombre de los veteranos del Ejército Libertador, solicitó a la Iglesia la proclamación de la Virgen de la Caridad del Cobre como celestial patrona de la joven república cubana.

Archivos de la Arquidiócesis de Miami relatan que al amanecer de ese día más de 2 000 mambises a caballo inundaron las calles y el santuario para celebrar la Santa Misa en la Casa de la Madre de todos los cubanos.

“Los generales tuvieron el honor de sentarse cerca de la Virgen en el presbiterio y allí, desde el púlpito, el general Padró Griñán leyó, a nombre de todos los veteranos de la Guerra de Independencia, la solicitud dirigida al Papa Benedicto XV”.

En 1916, Benedicto XV respondió a la petición de los mambises reconociendo y declarando el patronazgo de Santa María de la Caridad con carácter solemne.

La Virgen en la historia reciente

Veinte años después, el Papa Pío XI autorizó la coronación canónica de la sagrada imagen. El 20 de diciembre de 1936, una enorme muchedumbre se concentró en la entonces Alameda Michaelsen para celebrar el Congreso Eucarístico de Santiago de Cuba y la solemne Coronación de la Imagen de la Virgen de la Caridad.

“Fue el acto público católico más grande celebrado hasta entonces en Cuba. Más de cien mil personas, cantidad extraordinaria para la época, presenció emocionada cuando Monseñor Valentín Zubizarreta colocaba sobre las cabezas de las imágenes de la Madre y del Hijo, las hermosas coronas de oro y piedras preciosas, regalo de los agradecidos devotos de la Virgen”.

Cabe señalar que la petición que el episcopado cubano había hecho llegar al papa Pío XI fue respondida en largo documento aprobatorio firmado, a nombre del pontífice, por el Cardenal Eugenio Pacelli, futuro papa Pío XII.

Pero el vínculo entre El Vaticano y la Virgen de la Caridad del Cobre no termina ahí, ya que el Santuario Nacional de la Virgen del Cobre fue elevado a Basílica por la Santa Sede, específicamente por el Papa Pablo VI. En representación suya viajó a la Isla el Cardenal Gantín para consagrar la nueva basílica menor.

Cabe señalar que los últimos tres papas han estado junto a la imagen de la Virgen de la Caridad. San Juan Pablo II la coronó en Santiago de Cuba durante su visita pastoral a la Isla en 1998; Benedicto XVI visitó su santuario en 2012, oró delante de la bendita imagen y le obsequió la Rosa de Oro, distinción extraordinaria que la Iglesia concede a lugares de excepción; mientras que en 2015, el actual Papa Francisco, que celebró la Eucaristía en la Basílica del Cobre, oró y acarició con cariño la bendita imagen y le dejó de ex voto un hermoso jarrón de plata con flores de porcelana.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.