1

Régimen cubano reconoce escasez de antibióticos en farmacias y hospitales

Farmacia; Cuba; Antibióticos;

Farmacia en Cuba
Farmacia en Cuba (Foto: Diario las Américas)

LA HABANA, Cuba. – El desabastecimiento de medicamentos en Cuba afecta especialmente a los antibióticos, reconocieron este miércoles las autoridades del país caribeño, cuyos laboratorios trabajan para recuperar la producción de fármacos indispensables como la amoxicilina.

“La inestabilidad en la producción de algunos medicamentos ha generado una lógica preocupación en la población”, publicó este día el diario oficialista Granma, en un artículo en el que aborda la situación de los productos y su disponibilidad.

El desabastecimiento afecta especialmente a los antibióticos, que “hasta finales del mes de julio continuaban severamente afectados por la falta de materia prima”, según la empresa farmacéutica estatal 8 de Marzo, citada por el diario.

“Entre los que mayores problemas han afrontado están la amoxicilina y la cefalexina en cápsulas, pero se ha sostenido la oxacilina en cápsulas y en suspensión”, recoge el medio.

BioCubaFarma, el grupo empresarial del Estado cubano encargado de producir medicamentos, produce más de la mitad de los aproximadamente 800 fármacos consumidos en el país, para lo que importa más del 85 % de la materia prima, en su mayoría comprada en mercados lejanos como China, India y Europa.

Según Granma, el grupo mantiene el “compromiso de hacer todo lo posible para reducir las afectaciones en la disponibilidad” en la red de hospitales y farmacias del país.

Estas han sufrido también en lo que va de año el desabastecimiento de productos para diabéticos, como lancetas de glucosa, y medicamentos diversos como clopidogrel (para tratar enfermedades vasculares), clortalidona (hipertensión), clordiazepóxido (ansiedad), metimazol (tiroides) y dorzolamida (glaucoma), aunque en algunos casos ya han sido repuestos parcialmente o se encuentran en proceso de fabricación tras interrupciones temporales.

En los últimos tres años, Cuba ha sufrido desabastecimiento de medicamentos de alto consumo, que se atribuye principalmente a impagos a proveedores extranjeros, aunque también influyen la venta ilegal y otras prácticas fraudulentas en el acceso a los fármacos.

El régimen de la isla ha intensificado el control desde 2017 tras descubrir una red de funcionarios y obreros que adulteraba con un placebo un medicamento de consumo infantil, lo que llevó a aplicar duras medidas administrativas.

El pasado mes de julio, funcionarios de BioCubaFarma señalaron que existía un faltante de entre 40 y 44 medicamentos, y que la tendencia se mantendría durante los meses de verano.

En ese sentido, medios oficiales cubanos revelaron que en junio del presente año había un faltante de 47 medicamentos, de los cuales 11 pertenecían a la tarjeta de control.

(EFE)

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Farmacia sin antibióticos

farmacia 600x400
Farmacia cubana

LA HABANA, Cuba -En Cuba se ha vuelto muy común no acudir al médico cuando se experimenta alguna dolencia leve debido a la mala reputación que han ido sembrando durante años los servicios de salud. Tal vez por eso mi vecino no visitó al dentista al sentir las primeras molestias en una de sus muelas.

Sin embargo, cuando esas molestias iniciales se transformaron en la imposibilidad de masticar con el lado izquierdo de la cara, y la hinchazón apareció en esa región de su rostro, no le quedó más remedio que encaminar sus pasos hacia el Departamento de Estomatología del Policlínico Héroes de Girón, en el capitalino municipio del Cerro.

Y, qué maravilla, le dieron un turno para esa misma jornada. Es decir, que apenas una hora después de haber arribado al Policlínico, ya mi vecino estaba tendido sobre el sillón del estomatólogo, con la esperanza de que le extrajeran la muela del sufrimiento. Pero de eso nada. Con semejante inflamación, además de algunos signos infecciosos, el dentista optó por posponer la extracción. Le recetó la toma de antibióticos, y lo citó para otra consulta, 72 horas más tarde.

En ese momento mi vecino no imaginó que ahí comenzaría su calvario: las tabletas de metronidazol y cefalexina, antibióticos recetados, estaban perdidas. Recorrió varias farmacias en el Cerro, y ni rastro de esos medicamentos. Después anduvo los municipios Plaza de la Revolución, Centro Habana y Habana Vieja, y nada. Cada vez que les preguntaba a los empleados de las farmacias, la respuesta era la misma: se terminaron y no sabemos cuándo los reponen.

Cuando ya se hallaba al borde de la desesperación porque no aparecían los antibióticos, aumentaba el deterioro de la muela, y se aproximaba la fecha de la consulta, un vecino le facilitó otro antibiótico que guardaba en su botiquín casero desde hacía varios meses, en este caso un derivado de la penicilina. Entonces mi vecino, sin consultar con nadie, empezó a consumir ese medicamento.

Al cabo de 48 horas, notó cierta mejoría en torno a su muela. Más se percató de que había sufrido una reacción adversa: le aparecieron erupciones en la espalda y en ambas piernas. Evidentemente, era alérgico a la penicilina y no lo sabía, y por supuesto optó por descontinuar el tratamiento.

Como quiera que la hinchazón de la cara había disminuido algo, decidió volver al dentista a ver si ya era posible la extracción. Pero no, el facultativo le indicó que aún no era posible aplicarle la anestesia, y que insistiera en la búsqueda del metronidazol y la cefalexina.

La nueva búsqueda de mi vecino también resultó infructuosa. Y en medio de su frustración observó en el noticiero de televisión las imágenes de la partida hacia África de la brigada médica cubana a combatir el virus del ébola. Además de los médicos, vio como enviaban centenares de cajas repletas de medicamentos. Ahí seguramente iban los antibióticos que él tanto necesitaba. “¿Tendría que mudarme al África para que me saquen la muela?”, se preguntó con tristeza.