Los micros ruteros o la vergüenza del transporte

Los micros ruteros o la vergüenza del transporte

Los habaneros desesperan. De día pasan cuando les da la gana. De noche, desaparecen

rutero capitolioLA HABANA, Cuba. – En la capital cubana, dos cooperativas operan las antiguas líneas estatales de los llamados  taxis- ruteros, micro buses que transportan pasajeros, desde el Parque de El Curita, a cuatro destinos: El Náutico, Alamar, Santiago de las Vegas y La Palma.

Interesado en saber por qué los habaneros hablan tan mal de los ruteros, pregunté a los impacientes pasajeros: ¿sobre la frecuencia de los viajes? Y ¿cuánto demoran los micros en pasar? Y a varios choferes de micro-buses, sobre los contratos de subarrendamiento que les hacen las coperativas.

Un chofer de la línea Parque del Curita-Micro X, –que no reveló su nombre– me respondió: “Realizo cerca de 16 viajes al día, el micro-bus tiene 25 asientos y líquido a la CNoA, 50 asientos por recorrido, o sea 250 pesos. El costo del pasaje es de 5 pesos moneda nacional (CUP), equivalente a 0.20 dólar”.

Y siguió contado el chofer: Transporto más de 800 pasajeros diarios, recaudo para la cooperativa cerca de 4 mil pesos cubanos (equivalente a 160 dólares). En 24 días de trabajo le ingreso a la asociación, no menos de 96 mil pesos (3,840 dólares). Primero liquido lo que le pertenece a la cooperativa, que me subarrienda el equipo, la diferencia  o excedente nos pertenece a los choferes, porque somos los casi-dueños de estos microbuses. ¿Sabía usted que los tenemos que reparar, fregarlos, pagar el mantenimiento, y para eso tenemos que pagarles a terceros y a la propia CnoA?”.

Otro chofer, fue más allá que su colega: “Después de liquidarle a la asociación, me quedan unos 1,200 pesos (48 dólares), porque en el trayecto la gente se baja y se monta. Esa recaudación no va a la CNoA; la tomamos para nuestros gastos, porque recogimos un carromato, que casi era para chatarra”.

Pude conocer que un chofer de un rutero, además del ingreso propio que obtiene, recibe de la cooperativa cerca de 600 pesos mensuales (24 dólares), por concepto de retribución de las ganancias como socios.

FOTO. 1. TAXI RUTERO PARQUE DEL CURITA (2)- Ernesto Garcia
Esperar 40 minutos bajo el sol y la lluvia. Foto Ernesto García

Liliana Ezquerra, vicepresidenta del Consejo de la Administración Provincial de La Habana, destacó recientemente a los medios: “Al entrar en funcionamiento las dos cooperativas de ruteros arrendados por el Estado, en la capital se incrementó el número de pasajeros transportados, y a un precio menor por viaje que el que cobran los boteros”.

Los habaneros esperan y desesperan en el parque de El Curita. Foto Ernesto Garcia

Una pasajera en Micro X Alamar, me expresó: “Son las 08:50 de la mañana, llevo 40 minutos esperando por el rutero, aquí se aparecen a la hora que les da la gana, vienen a echar petróleo y se demoran para regresar o iniciar la jornada de trabajo. Se pierden a merendar, ¡qué sé yo! En fin, es un desastre; podrán costar menos que los boteros, pero con ellos no puedo contar para llegar con puntualidad a mí trabajo”.

Otra pasajera manifestó: “No tienen hora de empezar a trabajar; sin embargo los boteros ya están a las seis de la mañana en la calle y a las 12 de la noche siguen prestando servicio: Los ruteros, ni para hablar, ya a las 7:30 de la noche no puede uno contar con ellos”.

La tercera pasajera, irritada, me manifestó: “Mira, ahorita entró un rutero y se perdió hace más de 30 minutos; suma para que veas. Mira, ahí viene, ¿quién le llama la atención, si ahora son los dueños?”

Por mi parte, le tome una foto al rutero demorado, porque yo también llevaba más de 30 minutos esperándolo.

[fbcomments]