Cuba: Las diferencias sociales ahora se miden en GHz

Si no tienes un teléfono de alta gama, no te conectarás a la mejor Wi-fi

LA HABANA, Cuba.- Hace poco más de un año, ETECSA comenzó la instalación de zonas Wi-fi en Cuba. Los routers marca Huawei instalados en estos parques soportan una cantidad limitada de 99 usuarios cada uno y operan en frecuencias de 2,4 GHz y 5,0 GHz (gigahertz).

Un dato técnico ignorado por la gran mayoría de los usuarios es que existen ventajas en las zonas Wi-fi para los que posean un dispositivo que opere en la banda de los 5,0 GHz. “Los 5.0 GHz en primer lugar es una frecuencia mucho menos congestionada. El número de equipos que la usan (ratones, teclados inalámbricos, teléfonos inalámbricos y microondas) es mucho más reducido, por lo que existe menos interferencia y se pueden enviar datos en varios canales simultáneos. La conexión es más rápida y estable”, comentó para CubaNet Lázaro Tamayo, ingeniero en telecomunicaciones y trabajador de ETECSA.

“La mayoría de los cubanos que usan la conexión de ETECSA en las zonas Wi-fi poseen un teléfono o dispositivo de gama media o baja que opera en la banda de los 2,4 GHz. Por lo tanto los routers que trabajan esta frecuencia siempre están congestionados y la conexión es inestable, lenta y saturada la mayoría de las veces. Solo teléfonos, tabletas y laptops de gama alta y fabricados recientemente poseen tecnología Wi-fi dual que opera en ambas bandas (2,4 y 5,0 GHz)”, añadió el ingeniero.

El cubano medio posee un smartphone o dispositivo de gama media o baja. En un país donde el salario medio solamente pasa de los dólares mensuales y el costo de una hora de navegación en internet representa el 11% del salario (dos dólares por una hora de conexión), es muy difícil adquirir un teléfono de gama alta que opere en la banda de los 5,0 GHz.

“Después de investigar por mi cuenta con algunos ‘cacharreros’ (técnicos empíricos) de la Habana en cuestiones de Wi-fi, me enteré que era más ventajoso conectarse a la frecuencia de 5,0 GHz porque conseguiría más estabilidad y rapidez, pero yo lo que tengo es un BLU (teléfono de bajas prestaciones) y la mayoría de las personas en Cuba tiene este tipo de teléfono. Por eso hay veces que la conexión está muy buena para unos y muy mala para otros. Nosotros los pobres estamos pagando bien caro por un servicio que casi siempre es inestable y malo”, comentó para este diario Ulises Ávila, que como la mayoría de los cubanos posee un teléfono móvil que no cuenta con las prestaciones necesarias para conectarse a los routers de 5,0 GHz.

Los teléfonos que vende el monopolio tampoco cuentan con el hardware necesario para conectarse a los 5,0 GHz. Esto ha provocado un cuello de botella en las zonas Wi-fi para las conexiones que se realizan en la frecuencia 2,4 GHz. Los routers que usan dicha frecuencia casi siempre están congestionados y sobrecargados porque ya están a tope, debido a la cantidad de usuarios conectados a la vez. Los internautas “de bajo costo” sufren de una conexión lenta, inestable e insuficiente.

“Llevo más de una hora y no puedo hablar con mi hijo. El IMO (aplicación de llamadas que utiliza el protocolo VOIP) se me queda parado y no escucho nada, el teléfono se me desconecta solo y tengo que volver a hacer todos los pasos desde el principio. Hay veces que se va la señal y no se me vuelve a conectar más. He tenido que pagarle a un muchacho ya como 3 CUC para que me vuelva a conectar esto y no hay manera que funcione o pueda hablar bien. Dice el joven que eso me pasa por tener un teléfono de bajo costo”, comentó una señora de 60 años llamada Gladys que se encontraba en el punto Wi-fi de Santiago de las Vegas y sufría los “efectos secundarios” de poseer un dispositivo de gama baja en Cuba.

En las zonas Wi-fi de ETECSA comienzan a observarse las diferencias de clase en cuanto a la tecnología. Son pocos los privilegiados que poseen un dispositivo con altas prestaciones capaz de conectarse a la banda de los 5,0 GHz.

Alexis González, un joven conocedor del tema, al darse cuenta que con un smartphone de gama baja no podía conectarse y navegar fluidamente. Pidió ayuda a sus familiares de Miami para que le mandaran un teléfono de mejores prestaciones.

“Si no tienes familiares en el extranjero, debes de morir con un teléfono malo aquí. Conozco bastante del tema y sé que la congestión en la frecuencia de 2,4 GHz es grande. Por eso le dije a mi familia que vive en Miami que me compraran un Galaxy Note 5, y desde que lo tengo hablo por el IMO y navego sin problemas mientras que todos a mi alrededor no llegan ni a conectarse”.

Según un artículo publicado en el diario oficialista Juventud Rebelde, ETECSA registró que más del 80% de sus usuarios se conectan a 2,4 GHz y solo el 20% se conecta a 5,0 GHz. Los menos afortunados deberán pagar por un servicio caro e inestable. Existen aplicaciones como información de la señal de red y SWIFI (gratis) que facilitan e informan sobre la conexión a 5,0 GHz en teléfonos móviles que cuenten con esta tecnología.

[fbcomments]