Cuba: la potencia medica que ya no es

LA HABANA, Cuba, agosto, www.cubanet.org – El Sistema de Salud Pública cubano atraviesa por un momento crítico. La realidad asalta en cada hospital, donde los enfermos chocan con la triste realidad de no recibir una atención médica adecuada.

Aunque se dice que la asistencia médica en Cuba es gratuita, hace meses que se divulga el costo de las consultas,  chequeos  y estancias en hospitales. La Salud Pública cubana se privatiza, por debajo del telón.

La corrupción impera. Los médicos especialistas, tras consultar pacientes, reciben tantos “regalos” que no los pueden cargar sin ayuda, eso, sin contabilizar el efectivo que llevan en sus bolsillos. Las cirugías estéticas e implantes bucales no se realizan si los pacientes no sueltan la plata.

El doctor Márquez, al frente de implantes bucales  en el hospital Arnaldo Milián de Villa Clara es un ejemplo vivo. Allí aunque te realizan una revisión y llenan tremendo papeleo no realizan el implante si el dinero no está por delante. Con buena suerte te conviertes en carne de cañón para aprendices extranjeros que traen los materiales y vienen a practicar en Cuba.

Misiones al exterior

La desmedida exportación de trabajadores de la salud hacia el exterior es la causa falta de personal médico. Al cierre del 2012 más de 31 mil trabajadores de la salud cubana estaban en tierras venezolanas, negocio redondo para el gobierno que paga un mísero salario a los “cooperantes”, como les llaman a médicos y enfermeras en el exterior.

Para salir a laborar en el exterior, si no tienes una mano amiga “arriba”. Es decir en las direcciones provinciales o nacionales del ramo, tienes que sobornar, en su gran mayoría, a los que otorgan la salida.

La corrupción de los dirigentes se ha convertido en una mafia organizada. El personal aspirante a laborar en el exterior debe ser liberado primeramente por directivos del centro laboral, ya sea hospital o policlínica. De ahí para arriba por los directores municipales y provinciales de Salud. Existen casos que solo el ministro del ramo autoriza.

Don Dinero siempre juega su papel. Se comenta que una “misión” equivale a comisiones entre 300 y 500 CUC, o algún electrodoméstico de calidad como computadora, tv de pantalla plana, según lo que prefieran los que tienen la llave de la salida. Las misiones para África son más caras que las de América Latina. Allá pagan mejor.

No se debe olvidar que existen dos requisitos indispensables: ser confiable políticamente y pasar el filtro de la Seguridad del Estado que es quien da la última palabra.

El Arnaldo Milián Castro por dentro

Según datos oficiales el Ministerio de Salud Pública en Cuba cuenta con unos 800 grupos de trabajo para rescatar el programa del Médico de la Familia que cuenta con más de 11 500 consultorios médicos. La mayoría en un estado crítico constructivo y con carencias de personal y material.

En Santa Clara, anuncios de publicidad alardean de la calidad de los centros de salud. Los posters son llamativos y hasta estimulan visitar los lugares. Solo que al llegar chocas con otra realidad.

Tras un recorrido por el hospital Arnaldo Milián Castro de Villaclara, el resultado asusta. En  la sala de cuidados intensivos, donde internan a enfermos con etiqueta de muerte, son escalofriantes las condiciones.  A la sala la llaman “el matadero”.

Cuatro cubículos con cinco camas cada uno, sin aire acondicionado –hace más de un año. El único desfibrilador con desperfectos técnicos. Hasta los ventiladores brillan por su ausencia. Un solo monitor corre de un paciente a otro, se lo quitan al que aun lo necesita para otro que está peor.

Los lavamanos vierten el agua al piso, los sanitarios  presentan desperfectos, las camas constituyen verdaderas torturas para los que están al cerrar los ojos para siempre.

Este ejemplo muestra que el sistema de Salud Pública en Cuba está muy lejos de ser lo que un día fue. La mayoría de la población ya no se cree en cuento que Cuba es una potencia médica. Créame amigo lector la salud en Cuba está patas arriba.

[fbcomments]