Cuba: el mito de un paraiso

por RIKKI Ratliff, QMI Agencia

Cuba se ha convertido en destino de vacaciones amado de Canadá y la provincia 11 no oficiales.

Nadie viaja a Cuba más que los canadienses – alrededor de 600.000 de nosotros la cabeza todos los años. Con precios asequibles vuelos sin escalas e imbatible paquetes todo incluido, incluso familias de clase media puede permitirse el lujo de jugar en el paraíso.

Pero más allá de la costa, los oasis se vuelve espejismo.

A medida que nuestra indiferencia nos sorbo mojitos y trabajar en nuestros bronceados, los periodistas disidentes son silenciados y encarcelados todos los días para hablar en contra de la isla de Castro “utopía”.

Autor y blogger popular cubana, Yoani Sánchez, es la víctima más reciente de soportar en silencio el tratamiento de Castro.

¿Su delito? Publicación de un libro-dicen todo lo que disipa la fantasía de Cuba como un modelo para el gobierno socializada. Su envío de libros de la editorial fueron confiscados por el gobierno y nunca lo hizo en el país.

Para su práctica de la libertad de expresión, que también tiene prohibido salir de Cuba.

A través de entrevistas telefónicas y su blog, Generación Y, se las arregla para encontrar la manera de aflojar las cadenas invisibles del comunismo que la unen.

Otros, como Sánchez culpable de la disidencia se condena de cinco a 25 años de prisión – muchos de ellos encerrados con criminales violentos, sujetas a un trato peor. Todo esto está ocurriendo a pocos kilómetros de nuestras estaciones de arena protegida.

Para el viajero aventurero que se atreva a entrar en el “Havana real”, el retrato encantador oculta la verdad, como no locales nunca hablar de la realidad de sus circunstancias.

A pesar de su frágil salud, control de Castro sobre la percepción del público sigue siendo tan poderoso como siempre.

Jimmy Escobar es autor, un visitante frecuente a Cuba desde los años 90, y uno de los principales del pueblo cubano.

“Leales al gobierno se plantan en la industria del turismo”, advirtió Escobar a través del teléfono. “El régimen nunca permitiría que cualquier trabajador en contacto con las vacaciones a los canadienses a hablar mal del gobierno”.

Si tuviéramos que sancionar a todos los destinos que viola los derechos humanos, nos quedaríamos con pocas opciones. Sin embargo, ¿cómo es Canadá – un país que se considera líder de los derechos humanos en el escenario mundial – capaz de conciliar apuntalar a un gobierno a través del turismo, que las cárceles de sus críticos no violentos?

Claro que es necesario hacer un baile con China, uno de los mayores infractores de los derechos humanos, pero los miles de millones de dólares en el comercio es la fácil justificación.

Pero, ¿cómo son necesarios vacaciones en Varadero?

Mientras que miles de canadienses ahorrar hasta tanto les costó ganar cheques de pago para entrar en Cuba, los cubanos miles arriesgan sus vidas para huir a bordo de buques flotan a la libertad, y muchos son rechazados por los funcionarios de EE.UU. en el Mar Caribe, muchos otros se ahogan.

La ironía de que nuestro lugar de vacaciones amado es un infierno que están tratando de escapar es aquel que no puede ser ignorada.

Conversaciones anteriores de llevar a Islas Turcas y Caicos en el redil de Canadá como el sonido de la provincia invitando a 11. Pero ¿por qué no iniciar una verdadera revolución – y dar la bienvenida cálida en la isla de Cuba?

De esta forma no tendría que seguir para agacharse bajo los paraguas de nuestra playa en los abusos que nunca iba a tolerar aquí en casa – todo debido a la atracción de un poco de sol baratas y un buen cigarro.

________________________

– Ratliff es el productor principal de The Source con Ezra Levant en Sun News Network

_____________________

PUBLICADO EN TORNTO SUN

Pulse een la línea de abajo para leer la Versión Original en Inglés:

http://www.torontosun.com/2011/07/28/cuba-a-pretend-paradise

[fbcomments]