Conversación con Maritza Pelegrino, viuda de Wilman Villar

CONTRAMAESTRE, Cuba, 20 de enero, 173.203.82.38 – En la noche de hoy Cubanet conversó  via telefónica con Maritza Pelegrino, viuda del preso político Wilman Villar, fallecido ayer luego de 50 días de huelga de hambre en reclamo de su libertad.

Alrededor de la ocho de la noche, Maritza contó a Cubanet que el entierro de Wilman, que estaba programado para las cuatro de la tarde de hoy, fue adelantado y se efectuó aproximadamente a las tres y treinta.  Ella no asistió al entierro pues tuvo que abandonar la funeraria antes, debido a lo mal que se sentía.

Según Maritza, las Damas de Blanco que asistieron a la funeraria fueron aisladas en una habitación, donde debieron permanecer custodiadas por mujeres policías; y los hombres opositores que intentaron acercarse al lugar fueron detenidos.

Maritza habló también sobre las relaciones de Wilman con su madre y su hermana, y dijo que nunca fueron buenas.  Según narró, la madre prácticamente abandonó a Wilman cuando tenía tres años, y fue su abuela, en realidad, quien lo crió. “Son simpatizantes del gobierno, la señora está casada con un policía y la hermana de Wilman está casada con un agente del Ministero del Interior, lo que hacía las relaciones familiares más tensas, por motivos políticos”.

El gobierno cubano publicó hoy viernes en el sitio digital oficialista Cuba Debate una nota sobre la muerte de Wilman Villar cuyo texto niega que Wilman fuera disidente, e incluso que estuviese en huelga de hambre.

Según la version de Cuba Debate:

Villar Mendoza residía en el municipio Contramaestre, provincia Santiago de Cuba y cumplía  sanción de privación de libertad desde el 25 de noviembre del año 2011, por los delitos de Desacato, Atentado y Resistencia.

El hecho por el que fue sancionado se produjo durante un escándalo público en el que agredió y provocó lesiones en el rostro a su esposa, ante lo que su suegra solicitó la intervención de las autoridades y al acudir agentes de la PNR se resistió y los agredió.

Sus familiares más allegados estuvieron al tanto de todos los  procedimientos que se emplearon en su atención médica, además de reconocer el esfuerzo del equipo de especialistas que lo atendió.

En relación con este hecho, desde hace varios días agencias de prensa extranjeras, en particular de Miami, vienen promoviendo una intensa campaña internacional difamatoria, en contubernio con elementos contrarrevolucionarios internos, que presentan a Villar Mendoza como un supuesto “disidente” que falleció tras realizar una huelga de hambre en prisión. Al respecto se disponen de abundantes pruebas y testimonios que demuestran que no era un “disidente” ni estaba en huelga de hambre.

Wilman Villar después de haber cometido el delito, por el cual fue procesado en libertad, comenzó a vincularse con elementos contrarrevolucionarios en Santiago de Cuba, quienes le hicieron creer que su presunta pertenencia a los grupúsculos mercenarios le permitiría evadir la acción de la justicia.

Al preguntarle Cubanet a Maritza Pelegrino qué tenía que decir respecto a la version oficialista de los hechos, la joven viuda negó rotundamente la veracidad de la misma y enfatizó que el escándalo publico y la supuesta agresión de su esposo contra ella a que se refiere la nota de Cuba Debate jamás tuvieron lugar.

“Mentira, es todo mentira y están utilizando a la famila, a la madre y la hermana, para fabricar esta historia.”, dijo visiblemente molesta.

Maritza expresó que el caso de la madre de Wilman es el típico caso de alguien que es “mas mujer que madre” y siempre se ha puesto del lado de su marido, que es policía. “Es muy triste que después que su hijo ha dado la vida por una causa justa, ella actue de este modo”, añadió.

En su opinión, el gobierno cubano está tratando de repetir con Wilman lo mismo que intentó con Orlando Zapata Tamayo: desacreditarlo después de su muerte y presentarlo al mundo como un delincuente común, no como el preso político que era.

Maritza dice haber recibido un gran apoyo de las Damas de Blanco y de los opositores, a quienes llama sus “hermanos de lucha”. Aunque sin lágrimas, su voz se escuchó muy triste al decir que aprecia todo el apoyo que ha recibido, pero que se siente “muy sola con las dos niñas”. La pareja llevaba 8 años de matrimonio y tenía dos pequeñas hijas, de 5 y 7 años.

[fbcomments]