Se sobrecumple la producción de enemigos

Se sobrecumple la producción de enemigos

Hay un sector en Cuba que ha hecho más proselitismo a favor de la oposición que todos los grupos opositores combinados: los órganos represivos

Cuba, Derechos Humanos minint represion oposicion cuba policía pnr policías cubano cubanos
Represión de la policía en Cuba (Foto: Internet)

SASKATCHEWAN, Canadá. – Hay un sector en Cuba que ha hecho más proselitismo a favor de la oposición que todos los grupos opositores combinados: los órganos represivos.  Su fábrica de disidentes ha sobre cumplido todos los planes trazados. Deberían darle una medalla por ello. Ilustrémoslo con ejemplos.

Mi tío Alberto no comulgaba con la mal llamada “Revolución”, y aunque nunca participó activamente en ningún hecho ni fue miembro de ninguna organización antigubernamental, solo por sus ideas fue encarcelado en los días previos al desembarco de Playa Girón, y retenido hasta días después de la victoria. Decenas de miles sufrieron el mismo trato. Sesenta años después, cada vecindario tiene organizado un procedimiento con un “combatiente”, que sería el encargado de detener y llevarse preso a todos los que piensen distinto si se avecinara una agresión o levantamiento popular.

Francisco era el director de la Unidad Empresarial de Base de ómnibus urbanos Villa Mariana en Camagüey. Militante del Partido y combatiente internacionalista de amplia trayectoria revolucionaria.  La Seguridad del Estado lo detuvo, interrogó y condenó a prisión.  Su delito fue alquilarle un ómnibus a una institución religiosa.  Ya detenido, lo amenazaron con encarcelar a su hijo si no cooperaba.  Tortura psicológica.

Andrés era el Director Provincial de Transporte, de devoción total al trabajo y fidelidad intachable al Gobierno y al Partido.  Pero ambas instancias lo sancionaron y removieron por el “terrible” delito de contratar a un trabajador por cuenta propia para hacer los ventanales en la reparación de la terminal Ferro-ómnibus, aquellos que ninguna entidad estatal hacía. Terminaron poniendo unos parches nada estéticos. Tanto las iglesias como los emprendedores entran en esa categoría que el gobierno públicamente apoya, pero apuñala y ahoga tras bambalinas.

El primo de mi esposa fue expulsado de la Universidad por sus ideas.  Su tío doctor decidió quedarse en un viaje al extranjero y no se le permitió regresar a Cuba ni reclamar a sus hijas.

Son unos pocos botones de muestra, cada cubano conocerá de primera mano historias semejantes. Constantes abusos de la Seguridad del Estado, la policía, el MININT, el Gobierno, Inmigración, los inspectores de las DIS, el Partido, la ONAT, los funcionarios de trabajo correccional, directivos de empresas ministerios y centros de salud y educación, miembros de las Brigadas de Respuesta Rápida, y hasta los jueces que se prestan para respaldar procesos judiciales espurios contra todo el que piense diferente. No sólo apuntan a los disidentes, sino también a aquellos que han llevado una vida de fidelidad al Partido y al Gobierno, incluyendo altos cargos como Robinson, Robaina, Lage, Pérez Roque, Valenciaga, y otros.  En no pocos casos los victimarios terminan siendo víctimas. El mítico Saturno devorando a sus propios hijos por temor a ser destronado.

¿Acaso alguien en su sano juicio podrá esperar que las víctimas de estos procesos sigan siendo fieles o teniendo la misma confianza entusiasta en el sistema? Cualquier artista contestatario, disidente, periodista independiente o persona que proteste o publique una crítica al gobierno va a sufrir detenciones arbitrarias, prohibición de salir de su casa, golpes o torturas psicológicas, amenazas, traslado a otras provincias en carros patrulleros para que tenga que regresar por sus medios, multas, pérdida de su trabajo, decomisos injustificados, cortes de servicio de telefonía o Internet, y procesos judiciales por delitos inventados. ¿Alguien en su sano juicio espera convertir a la fe socialista a estas “ovejas descarriadas” utilizando estos métodos? ¿Serán todos masoquistas? Ello contradice la ley filosófica de la acción y reacción. Sólo consiguen reafirmarlos en sus convicciones y añadir familiares y amigos a los inconformes.

¿Quién creó la llamada “mafia” de Miami (nombre atribuido a quienes jamás perdonarán a los Castro)? Algunas pistas: fusilamientos de la Cabaña, presos políticos, desplazados del Escambray, personas con propiedades confiscadas y negocios intervenidos sin indemnización, víctimas de actos de repudio, remolcador 13 de marzo, familias separadas, balseros desesperados y prohibidos de visitar su país.  ¿Alguien en su sano juicio espera amor a cambio? Quien siembra vientos recoge tempestades.

Las medidas represivas y punitivas apuestan a generar miedo; pero el ansia de justicia es un sentimiento más fuerte que el miedo, y cada “amedrentado” cambiará ese sentimiento al ser a su vez víctima de una injusticia, lo cual, con el ritmo de “producción” actual, no tardará. Como todo otro régimen tiránico en la historia, el sistema caerá por sus propias contradicciones.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Roberto Camba Baldomar

Nací el 7 de Diciembre de 1973. Me gradué en 1999 como licenciado en Derecho por la Universidad de Camagüey y desde entonces laboré por 11 años como Asesor y Consultor Jurídico en varias entidades. Tuve el privilegio de impartir clases a estudiantes de Derecho y graduarme como Master en Ciencias de la Educación con mención en Derecho. En 2011 emigré a Canadá, donde también obtuve un Diplomado de Administración de Empresas con honores. Actualmente trabajo como Jefe Regulador en una compañía de inspección al sector del petróleo y gas natural, y operador de cámaras de seguridad en un Casino. Soy un orgulloso miembro de Somos+ y desde el 2012 publico mis ideas sobre Cuba en un modesto blog bajo el seudónimo Palma Escrita. Llevo a Cuba en el corazón y no dejo de pensar en mi patria ni un solo día.

[fbcomments]