Raúl Castro, lisonjeado en Francia

Tuvo París a sus pies como Bonaparte, sin la grandeza de Napoleón