¿Cómo queda Fidel Castro con el nuevo presidente?

¿Cómo queda Fidel Castro con el nuevo presidente?

“Aunque no lo quiere reconocer, Díaz-Canel siente que podrá lograr lo que ni Fidel ni Raúl en más de medio siglo: un socialismo exitoso”

Miguel Díaz-Canel y Fidel Castro
Miguel Díaz-Canel (i) y Fidel Castro (d) (Foto: Vanguardia)

LA HABANA, Cuba. – Que en 2014 las viejas limusinas soviéticas Chaika de Fidel Castro, en vez de transportar presidentes, visitantes ilustres e invitados especiales de la dictadura, comenzaran a ser alquiladas por la empresa Cubataxi a turistas extranjeros, evidencia lo que podríamos denominar como el fin del socialismo cubano.

Sin embargo, el gobernante actual, Miguel Díaz-Canel, no lo quiere reconocer. No le conviene creerlo. Quiere gozar de las últimas gotas del poder castrista, ya desmoronado. El siente que podrá lograr lo que ni Fidel ni Raúl lograron en más de medio siglo: un socialismo exitoso.

Miguel -con cara de haber sido un niño bueno- recibió de manos de Raúl el nombramiento de Presidente del Consejo de Estado y de Ministros de la República de Cuba. Desde entonces, se ha comprometido, como todo hijo del signo zodiacal Tauro, a realizar las tareas que no cumplieron sus buenos predecesores.

Pero, ¿cómo quedan entonces los dos hermanos de Birán y cómo quedará el advenedizo si el régimen castrista, definitivamente, se desmorona, como ocurrió con la gran Unión Soviética y el izquierdismo socialista de América Latina?

Allá lejos, en 1994, en su provincia de Villa Clara, a Miguel se le vio impulsando reformas culturales: la apertura del centro El Mejunje y el primer local para acoger espectáculos de travestismo.

Ya como alto dirigente político, en agosto de 2017, comenzó a cambiar. Al referirse a los medios de prensa y medios alternativos, amenazó con censurarlos “…y que se arme el escándalo que quieran”, dijo.

Hoy, nos dicen sus titulares en la prensa nacional, los mismos que usó fidel en sus discursos durante más de medio siglo: “Nada de lamentos, busquemos soluciones”. “Corregir todo lo que entorpezca y retrase el camino a la prosperidad”. “Cuba tiene potencialidades para una producción nacional de calidad”. “Tenemos que defender todo lo que se pueda producir en el país”. “La urgencia de construir más, mejor y con belleza”. “Vamos a marchar adelante con este pueblo, como lo ha hecho la Revolución siempre” “Luz verde al talento para el desarrollo”. “En el pensamiento colectivo están las mejores ideas”. “Por una mayor soberanía alimentaria”. “Se mueve…, pero hay que ir por más”. “Que el fruto de la ciencia no vaya a la gaveta”. “Las cosas grandes se construyen con detalles”. “El cambio generacional en nuestro gobierno no debe ilusionar a los adversarios de la Revolución”. “Ahuyentar la inercia de los cansados”. “Vamos a vencer con la vergüenza de los cubanos”. “Desarrollarnos con plena convicción de la victoria”.

Ahora, ¿cuánto durará en el poder el nuevo delfín advenedizo, el designado de Raúl Castro? Los de Fidel tuvieron corta duración: Robaina, Lage, Roque, etc. Hoy, Díaz-Canel es el nuevo rostro del castrismo, pero el castrismo es el mismo, plagado de fracasos. Entonces, ¿qué podrá lograr Díaz-Canel por mucho que se empeñe?

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]