Mucha Copa América de fútbol y cero béisbol de Grandes Ligas

Mucha Copa América de fútbol y cero béisbol de Grandes Ligas

A raíz de la cancelación del acuerdo entre la Federación Cubana y la MLB, se acabaron los juegos de Grandes Ligas por la televisión

Copa América de fútbol. Foto AP

LA HABANA, Cuba.- Por estos días la televisión cubana transmite todos los partidos de la Copa América de fútbol, que tiene lugar en varias ciudades brasileñas. La amplia cobertura televisiva, que se complementa con artículos y reportajes en la prensa escrita, no tendría nada de extraño si tomamos en cuenta el arraigo que ha experimentado el fútbol en la Isla, especialmente entre la juventud.

Sin embargo, otra es la consideración que debe hacerse si llevamos el asunto a esa especie de contrapunteo que en los últimos tiempos enfrenta al fútbol con el béisbol, este último aún calificado por los medios oficialistas como nuestro deporte nacional.

Por supuesto que la televisión transmite juegos de béisbol y otros espacios relacionados con este deporte. Pero, en realidad, son topes que no despiertan el interés de la afición. Hace poco finalizó, con aceptable cobertura televisiva, el campeonato nacional sub 23, el cual se desarrolló con estadios vacíos debido a la desidia general y las fallas organizativas  ̶ en materia de alimentación, transportación y hospedaje de los peloteros ̶ en que se desenvolvió la competencia.

Entonces, ante la evidencia de que nuestra televisión ofrece partidos de fútbol del más alto nivel internacional, la única manera de lograr un balance con respecto al béisbol sería transmitir con regularidad los desafíos donde mejor se juega el deporte de las bolas y los strikes. Todo hace indicar que, a regañadientes, tal estrategia había sido adoptada por la televisión mediante un programa semanal denominado Béisbol Internacional, que daba cobertura a juegos de las Grandes Ligas de Estados Unidos, casi siempre en los que no participaran peloteros que hubiesen abandonado Cuba.

Mas, de un tiempo para acá, el panorama ha cambiado. Después de la decisión del presidente Donald Trump de cancelar el acuerdo entre la Federación Cubana de Béisbol y la MLB, se acabaron los juegos de las Grandes Ligas por la televisión cubana. Ha sido una especie de venganza, la que en última instancia perjudica a la afición de la isla  ̶ la que todavía queda ̶, deseosa de presenciar el desempeño de los mejores peloteros del mundo, entre ellos algunos cubanos, como Yuliesky Gourriel, Yasiel Puig y Aroldis Chapman

¿Qué ha sido del programa Béisbol Internacional?  Pues se mantiene en cartelera, pero dando cobertura a juegos de las ligas nicaragüense, panameña y cualquier otro béisbol de inferior categoría. Y los presentadores de ese espacio, como es lógico suponer, no se dignan en ofrecerles a los televidentes una explicación acerca del porqué de esta prohibición.

Se trata, evidentemente, de una orientación venida desde los estratos superiores del poder. Ellos, que tanto acusan a otros de mezclar la política con el deporte, han abierto un nuevo capítulo en la materialización de esa dañina mezcla.

Y después tenemos que aguantar que, hipócritamente, los medios de difusión oficialistas lamenten los bajos resultados que exhibe el béisbol cubano en la arena internacional, y que en ocasiones hasta se “alarmen” ante el retroceso que experimenta el béisbol con respecto al fútbol en la preferencia de los cubanos.

Lo cierto es que ya en las calles de la isla apenas se habla de béisbol. Todo se circunscribe al Real Madrid, el Barcelona, Messi y Cristiano Ronaldo. Si una vez los gobernantes cubanos quisieron eliminar nuestras tradiciones  ̶ como la Nochebuena y los Reyes Magos ̶ , ahora, con esa irresponsable política mediática que llevan a cabo, están a punto de hacer que el béisbol no sea nuestro deporte nacional.

[fbcomments]