Miedos con pollo, receta cubana

Miedos con pollo, receta cubana

Los agobios pasan a un segundo plano mientras dure lo poco que ofrece el Estado

Libreta de racionamiento (Foto: AFP)
Libreta de racionamiento (Foto: AFP)

LA HABANA, Cuba.- Si bien la pérdida del miedo a expresarse contra las abusivas políticas gubernamentales denota un salto cuantitativo, aún falta para que tales actitudes alcancen un nivel lo suficientemente crítico.

La mayoría de la población de la Isla prefiere seguir los derroteros de la simulación y el estudio de las formas más efectivas de llegar a Estados Unidos sin visa y con el convencimiento de una existencia menos azarosa, lejos del socialismo, cuyos patrocinadores insisten en mantener a flote con remiendos y maquillajes.

Antes que la protesta pública a pagar con cárcel o macanazos se piensa en la travesía sobre una balsa por el Estrecho de la Florida o en el cruce de fronteras desde cualquier país latinoamericano.

Entre silencios, escapes reales e imaginarios y fugaces regocijos se establecen las pautas de una existencia al límite.

En el inventario de esas alegrías más perecederas que el humo, y que no obstante se disfrutan al máximo frente a los sobresaltos provocados por la miseria, anoto la reciente entrega de las 11 y 16 onzas de pollo per cápita en la carnicería del barrio. Dos envíos, según las disposiciones del Ministerio de Comercio Interior, que coincidieron para la satisfacción de los eternos residentes de las cuarterías y solares que caracterizan la arquitectura del municipio Habana Vieja.

El anuncio determina el alivio del descontento. La gente se concentra en la posibilidad que le ofrece el Estado de degustar el modestísimo pedazo de pollo a precios subsidiados. Los agobios pasan a un segundo plano.

Junto a esto, el temor zoológico a ponerle voz a las insatisfacciones y la convicción de la poca rentabilidad de un acto de esa naturaleza, consiguen la parálisis social que necesita el gobierno para mantenerse en el poder.

Es fácilmente comprobable que el pollo por pescado o de población, según la jerga al uso, se ha convertido en un arma disuasiva que los mandamases usan para lograr sus propósitos.

La reducida asignación cárnica tiene como trasfondo las  sanciones económicas que impusieron las autoridades estadounidenses al gobierno cubano, desde 1961.

A pesar de lo fácil que resulta el desmontaje de la coartada, muchos todavía creen en el supuesto vínculo entre la escasez de decenas de productos básicos y el embargo, hace tiempo relegado a un evidente simbolismo.

Al final, nada que indique el fin del régimen dictatorial que estandarizó el racionamiento y la represión por todo el territorio nacional.

“¡Llegó el pollo!”, es más que un aliciente en medio de las penurias. El anuncio desata la euforia en las barriadas y mitiga el resentimiento contra los mentirosos profesionales que el partido único utiliza a sus antojos.

Después de engullir el muslo de pollo en miniatura, mis vecinos aguardan por el próximo envío, como siempre, poniéndole sordina a sus fastidios y a la espera de algún milagro redentor.

[email protected]

Jorge Olivera Castillo

Jorge Olivera Castillo. Ciudad de la Habana, 1961. Periodista, escritor,
poeta y editor de televisión. Durante 10 años trabajó como editor en la
televisión cubana (1983-1993). A partir de 1993 comienza su labor en las filas de la disidencia hasta hoy. De 1993 a 1995 como secretario de divulgación y propaganda del sindicato independiente Confederación de Trabajadores Democráticos de Cuba (CTDC). A partir de 1995 labora como periodista independiente. Fue director de la agencia de prensa independiente Habana Press, de 1999 hasta el 2003. El Instituto Lech Walesa publicó en 2010 su libro de poemas Cenizas alumbradas en edición bilingüe (polaco-español). También en el 2010 la editorial Galén, publica en edición bilingüe (francés y español), su libro de poemas En cuerpo y alma, editado en el 2008 por el Pen Club checo.

[fbcomments]