Los cubanos tendrán que calcular bien para poder comer

El gobierno de Raúl Castro se ha propuesto eliminar progresivamente la cartilla de racionamiento con precios subsidiados

PORT CHARLOTTE, Florida, febrero, 173.203.82.38 -Sí, no queda más remedio. Si se quiere comer hay que sacar cuentas. Calcular cuánto se gana, 429 pesos como salario medio de acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) en octubre de 2010, y lo que cuesta la canasta básica.

Pero según la ONE, los que tendrán que sacar más cuenta son los trabajadores de Santiago de Cuba y Guantánamo que tienen los salarios medios más bajos: 399 pesos en Santiago de Cuba y 396 en Guantánamo.

El gobierno de Raúl Castro se ha propuesto eliminar progresivamente la cartilla de racionamiento con precios subsidiados y transferir sus renglones al denominado mercado liberado. Ahora los productos que antes se vendían en las tiendas minoristas estatales se podrán adquirir de acuerdo al precio que estipule el Ministerio de Comercio Interior.

Los cubanos no tendrán más remedio que vigilar, en primer lugar el metro contador del consumo eléctrico para no pasarse de los 300 kwh; pues a los que consuman de 301 a 350 kwh, les costará el kilowat hora a 1,50. Es decir, tendrán que cuidarse del uso de la plancha eléctrica; vigilar las luces encendidas, controlar el tiempo que tienen encendido los televisores (bueno los programas de televisión en Cuba no ofrecen mucho tiempo de entretenimiento); cuidado con los viejos refrigeradores…

El arroz ya se vende a 5 pesos la libra lo que para una familia de tres miembros, poco común en Cuba, requerirá disponer por lo menos  de 150 pesos para satisfacer las necesidades mensuales de este  alimento.

Ahora entrará en vigor nuevos precios para el azúcar. De acuerdo con la resolución No. 21/11 del Ministro de Comercio Interior, la libra de azúcar refino costará en el mercado liberado a 8 pesos, mientras que la prieta se venderá a 6 pesos. Es decir que para el núcleo que tomamos de ejemplo, suponiendo que adquieran, para ser conservador, 1 libras de azúcar refino y tres de azúcar prieta el gasto mensual será de  26 pesos o lo que es lo mismo, gastará en arroz y azúcar  176 pesos.

Por supuesto sólo con arroz y azúcar no se puede vivir; habrá que comprar chicharos que ahora costará a 3.50 la libra, suponiendo que el núcleo familiar se conforme con, digamos tres libras mensuales, tendrán que extraer del bolsillo 10.50 que sumado a lo anterior se necesitará emplear 186 pesos. Pero al chícharo hay que agregarle al menos la papa, que se cotizará a un peso la libra.

El pobre núcleo de tres miembros supongamos que se ajuste a solo diez libras; entonces para comer arroz y chícharo y contar con su poco de azúcar habrá incurrido en un gasto de 196 pesos.

El cubano es adicto al café, ahora si se quiere tomar café tendrá que disponer de 10 pesos semanales para poder saborearlo. Son 40 pesos que habrá que agregar a la cuenta que llegará a 236 pesos.

No queda más remedio, hay que bañarse, lavarse la boca y la ropa sucia.

Si el núcleo de marras se decide por ahorrar jabón hasta la última estilla y solo compra dos jabones de baño, necesitará gastar 10 pesos y, digamos, que se decidan por sólo un jabón de lavar para el mes, el más barato, pagará 4 pesos y si ahorrando y ahorrando adquieren solo un tubo de pasta de dientes, tendrá que emplear 8 pesos, es decir que para garantizar, más o menos, el aseo, el núcleo familiar que mencionamos pagará 22 pesos, lo que hace que su gasto mensual ahora será de 258 pesos y Dios quiera que ninguno de sus miembros fume; porque el cigarrillo Titanes, que se vendían por la cartilla de racionamiento, ahora liberados le costará 7 pesos la cajetilla.

A todo esto hay que sumar lo que se paga por el aceite de cocina en el mercado que opera con CUC o en bolsa negra porque las asignaciones de este indispensable producto, que aun se oferta por la cartilla de racionamiento, no cubren las necesidades mensuales de una familia. Lo mismo es válido para el pan y los huevos. Todo un verdadero quebranto de cabeza y de sacar cuentas una y otra vez.

Si los que poseen un empleo en Cuba y reciben el salario promedio tienen que sacar cuentas para poder comer, bañarse y pagar los gastos de electricidad, entonces ¿qué decir de los jubilados, con una pensión en torno a los 230 pesos? A ajustarse el cinturón y pasar hambre.

Acerca del Autor

Mario J. Viera

Este autor no ha añadido una biografía. Mientras tantoMario J. Vieraha contribuido153artículos. Presione aquí para verlos.

[fbcomments]