Las medidas de Obama no encajan en los planes del gobierno cubano

Las medidas de Obama no encajan en los planes del gobierno cubano

La parte norteamericana no ha ocultado que aspira a abrir espacios que conduzcan a la economía de mercado y la democracia liberal

obama-obama-obama
Barack Obama (foto tomada de internet)

LA HABANA, Cuba – Sobre los cambios introducidos en las medidas para Cuba del presidente Obama, que entraron en vigor el 21 de septiembre, el Secretario del Tesoro, Jacob J. Lew, aseguró que “subrayan el compromiso de la administración de promover un cambio constructivo para el pueblo cubano”.

Explicó Lew: “Estos cambios reglamentarios se basan en las revisiones realizadas a principios de este año y relajarán aún más las sanciones relacionadas con los viajes, las telecomunicaciones y los servicios basados en Internet, las operaciones de negocios en Cuba y las remesas”.

El gobierno cubano, para rechazar las medidas anunciadas por el gobierno de los Estados Unidos sin señalarse directamente, ha recurrido a la adocenada prensa oficial.

En los diarios Granma y Juventud Rebelde del 19 de septiembre aparecieron los trabajos titulados “EE.UU. amplía algunas modificaciones al bloque pero mantiene los principales obstáculos” y “Otras medidas no tan nuevas sobre el bloqueo”, de los periodistas Sergio Alejandro Gómez y Juana Carrasco, respectivamente.

En ambos trabajos periodísticos se pueden percibir las inconsistentes argumentaciones del gobierno cubano para rechazar las modificaciones de las 12 medidas ejecutivas del presidente Obama que entraron en vigor a partir del 16 de enero.

Transcurridos nueve meses, aún el gobierno cubano no ha dado a conocer a la población dichas medidas. De haberse informado sobre ellas en detalles, los cubanos hubiesen podido tener criterios sobre las valoraciones que hace la prensa oficial del asunto.

Se repite una vez más el procedimiento de imponer al pueblo los puntos de vista del régimen, sin dar la menor posibilidad de análisis.

La periodista de Juventud Rebelde afirma: “El documento bajo el título Ulterior enmienda a los reglamentos de las sanciones de Cuba en realidad no abre ninguna área nueva, solo expande el alcance de las autorizaciones realizadas por el presidente Obama”. Luego, reitera el punto de vista del gobierno cubano: “Obama tiene prerrogativas que puede seguir utilizando para andar por el camino que posibilite vaciar el bloqueo, el cual solo puede eliminar totalmente el Congreso”.

Llama la atención que de las medidas anunciadas, la única que la periodista considera positiva es la referida a la eliminación de los límites a las remesas, lo cual beneficiaría a las arcas del Estado cubano.

Josefina Vidal Barreiro, directora general del Departamento Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), dijo a la prensa al finalizar el primer encuentro de la Comisión Bilateral Cuba-EE.UU., efectuado en La Habana, que “existen limitaciones que evitan la aplicación de dichas regulaciones”.

Después de nueve meses de estar en vigor las 12 medidas, Vidal Ferreiro dice que hay “desconocimiento de su alcance y contenido por ambas partes”, y que por tanto, debe efectuarse en breve plazo una reunión de expertos.

Con sus declaraciones, la funcionaria del MINREX sencillamente se burla del sentido común de las personas.

Debido al embargo, codificado por la Ley Helms-Burton, al gobierno cubano no se le permite el uso del dólar y persisten las prohibiciones para el acceso a créditos o financiamiento. Pero a pesar de esas prohibiciones, Cuba, desde el año 2001, compra alimentos a los EE.UU, en condiciones muy onerosas, porque está obligada a pagar por adelantado y en efectivo.

Estas operaciones comerciales, lesivas a la economía nacional, le han sido ocultadas al pueblo cubano durante años.

Ahora resulta que el gobierno cubano considera que las medidas adoptadas por los departamentos de Tesoro y Comercio no son recíprocas.

Afirma el periodista Sergio Alejandro Gómez, del periódico Granma, que los ejecutores de las medidas demuestran desconocimiento del ordenamiento jurídico vigente en Cuba, y se queja de que no se permita que las empresas estatales cubanas participen en los espacios abiertos en la nueva política, lo cual no es posible, debido a que el embargo lo prohíbe.

El periodista de Granma, al decir que las medidas “están dirigidas a sectores específicos”, hacía referencia a las miles de personas autorizadas a ejercer la actividad privada y los asociados a las cooperativas.

De acuerdo a la Secretaria de Comercio norteamericana Penny Pritzker, “los nuevos reglamentos están diseñados para apoyar al sector privado cubano emergente” y aseguró que “nos llevan un paso más cerca hacia la consecución de los objetivos de la política del presidente Obama”.

El gobierno norteamericano no ha ocultado que aspira a abrir espacios que conduzcan a la economía de mercado y la democracia liberal.

Los voceros del régimen consideran que las medidas de Obama tienen evidentes objetivos políticos y que, de ser aceptadas, Washington aprovecharía las nuevas circunstancias para conseguir, por nuevos métodos, su viejo propósito del cambio de régimen.

[email protected]

Acerca del Autor

Osmar Laffita Rojas

Osmar Laffita Rojas

Osmar Laffita, Holguín, 1945. Marino mercante, profesión en la que se mantuvo durante 20 años. En 1991 pasa a trabajar en el turismo, hasta 1994. En 1993 ingresa a la Corriente Socialista Democráticas, y en 2007 se vincula al Partido Solidaridad Democrática. Desde ese año colabora con las páginas CubaNet y Primavera de Cuba e-mail: [email protected]

[fbcomments]