La muerte de la industria azucarera en Cuba

La muerte de la industria azucarera en Cuba

Miguel Díaz-Canel insistió en introducir los resultados de investigaciones sobre los problemas que tiene la industria, de modo que se propongan soluciones

industria azucarera
La muerte de la industria azucarera en Cuba. Central Antonio Guiteras, antiguo Delicias (Archivo)

LA HABANA, Cuba.- La Zafra Azucarera 2018-2019 logró 1 millón 327 mil 124 toneladas, el 87% del plan. Solo cumplieron 17 de los 54 ingenios activos en la industria cubana, informó Julio García Pérez, presidente del Grupo Azucarero Azcuba, en el Consejo de Ministros el 1 de agosto, reportado por el Noticiero Nacional de la Televisión 2 de agosto de 2019.

Las exportaciones en valores se sobrecumplieron al 116.7% por la obtención de precios favorables respecto al Plan diseñado y las ventas de derivados, anunció Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, y plasmado en el artículo Celebrada reunión del Consejo de Ministros, del oficialista Granma el 2 de agosto. Usualmente el gobierno no precisaba las cifras, pero en enero, como entusiasta despegue, se publicó que la Zafra Chica se sobrecumplió en 10%, con 250 000 toneladas, (noviembre-diciembre).

La agroindustria, matriz de la nacionalidad cubana, fue desmontada en 2002 por Fidel Castro, y desde 2010 Raúl Castro procura recomponerla. Actualmente de 156 centrales solo quedan 56, la mayoría ruinosas. Cuba fue la mayor productora y exportadora de azúcar del mundo. En años recientes ha tenido dificultades para honrar los compromisos internacionales, y ha importado para el consumo nacional.

La caña llegó a Cuba con el primer gobernador español, Diego Velázquez (1511-1524), y a fines del siglo el azúcar empezó a exportarse en pequeñas cantidades. La producción se estimuló por la apertura al comercio resultante de la ocupación de La Habana por los ingleses en 1762 y, sobre todo, por la destrucción de la industria azucarera de Haití, el principal suministrador internacional, durante la revolución de 1791 y la llegada de muchos colonos franceses portadores de novedosas técnicas. La producción ascendió a 720 250 toneladas métricas (TM), el 28.57% del total mundial en 1868, al inicio de la guerra de la independencia cubana. En 1892 se produjeron 1 millón 000 797 TM de azúcar, pero la nueva contienda liberadora destruyó cañaverales e ingenios, de manera que la producción fue de 259 331 TM al concluir en 1898. Sin embargo, en 1905 se obtuvo 1 millón 209 mil 882 TM. (Cifras de Manuel Moreno Fraginal, el Ingenio, Tomo III).

Resulta fácil destruir, pero muy difícil recuperar siglos de tradición, experiencia, amor a los hierros, los campos y sus olores, aniquilados con el desmantelamiento de los ingenios, la demolición de los cañaverales, la dispersión de los trabajadores que abandonaron los pueblos y bateyes de los centrales en procura de labor, por condiciones precarias y salarios muy bajos.  Más aún el gobierno carece de liquidez para las grandes inversiones requeridas y no ha podido atraer las inversiones extranjeras.

Las causas del 13% de incumplimiento expuestas por García Pérez son las mismas argumentadas años tras año, a pesar de haber declarado nuevamente la producción azucarera y sus derivados como un sector estratégico. El directivo reconoció la baja eficiencia agroindustrial, falta de completamiento de fuerza de trabajo, no entrada a tiempo de insumos para las reparaciones de los centrales, cosechadoras y camiones, alto tiempo perdido en la industria, los campos y el transporte, mal estado de los caminos cañeros, incidencia del clima, y afectaciones externas –sin precisar–.

También él reconoció que el incumplimiento se hubiera podido minimizar con un mayor aprovechamiento de la norma potencial, cuando las condiciones atmosféricas lo permitieron, y un mejor trabajo de organización, dirección y disciplina.

El presidente cubano insistió en introducir los resultados de investigaciones sobre los problemas que tiene la zafra, de modo que se propongan soluciones que permitan trabajar en un “terreno más firme”, y enfatizó que se deben continuar potenciando las exportaciones en el sector, sobre todo de derivados, principalmente los rones.

Así mismo, se creó una comisión para intentar mejorar el rendimiento de los ingenios, según expresó Tirso Sáenz, presidente de la Asociación de Técnicos Azucareros en entrevista de una radio estatal, reportó Reuters en agosto del pasado año. Antes de 1959 existían muchos avances en esos campos, que fueron relegados al unísono con el desmontaje de la industria. Además, Díaz-Canel resaltó que en la próxima zafra se incorporará la primera bioeléctrica como parte del programa de las fuentes de energía renovable. Por su parte, Rodrigo Malmierca presentó un análisis integral del trabajo de Azcuba en inversión extranjera, uso de los créditos externos y exportaciones. (Informaciones de Granma del 2 de agosto de 2019).

En el chequeo de la zafra, efectuado por el Consejo de Ministros el 3 de abril, se había constado el atraso en las provincias Santiago de Cuba, Guantánamo, Granma y Camagüey, pero el presidente de Azcuba aseguró que no se renunciaba a cumplir el plan global, y que después de las lluvias de marzo se había logrado recuperar la eficiencia en varios centrales, debido a la calidad de la materia prima y a las medidas relacionadas con el sistema de pago y estimulación a un grupo de fábricas que operaban con problemas financieros, lo que tuvo un impacto negativo en el salario de los trabajadores, según Granma 4/4/19. No obstante, en la reunión sostenida en mayo, García Pérez mencionó que las lluvias en diferentes territorios y las continuas roturas de los ingenios alargaron la zafra más de lo previsto, y las provincias con mayores posibilidades para superar el 90% del plan, o alcanzar su cumplimiento, eran Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Villa Clara, Sancti Spíritus y Holguín, y con los mayores incumplimientos estaban Villa Clara, Ciego de Ávila, Granma y Guantánamo, publicó Cubadebate el 7 de mayo de 2019.

Como se puede apreciar, la marcha de las zafras es agónica, y sus resultados son muy inciertos. La siembra de caña también presenta problemas, tanto en cantidad como en calidad, lo que podría incidir en el rendimiento cañero y la eficiencia industrial, como hasta hoy. El Consejo de Ministros aprobó las proyecciones para la zafra 2019-2020, aunque no se publicaron.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]