Gazapos y gazapitos de Díaz-Canel y el régimen cubano

Gazapos y gazapitos de Díaz-Canel y el régimen cubano

“Nos desacredita mucho como Gobierno que nos estén robando el combustible… Nosotros no somos un Gobierno desorganizado”

Díaz-Canel en la escuela Lope Recio. Foto Cubadebate

LA HABANA, Cuba.- El escritor matancero José Zacarías Tallet, nacido en el siglo XIX, es el autor del libro que lleva por título Evitemos gazapos y gazapitos, lleno de historias de errores cometidos en los diferentes usos de la lengua española; el gazapo al ser un yerro que -por inadvertencia- deja escapar quien escribe o habla, es usado en ocasiones de forma intencional por algunos, para dar a creer que lo falso es real, y lograr que llegue a convertirse en un engaño masivo, algo que es del agrado de los dirigentes de la dictadura en el poder en nuestro país. De manera reciente, el “presidente” Miguel Díaz Canel, abrió una cuenta en twitter para poder hacer bulo.

Durante alguna de sus visitas de gobierno a las provincias, a través de las cuales quiere hacer ver es un hombre de pueblo que ha llegado a alcanzar popularidad entre las masas, ha estado cometiendo algunas pifias en su plan de: “todo funciona sin ninguna dificultad”.

En una reciente visita al municipio de Florida, en la provincia de Camagüey, visitó la Secundaria Básica Urbana Lope Recio Loynaz, de la cual había recibido varias quejas, en el “Estado de Opinión” que recoge día a día la dictadura, a través de los CDR (Comités de Defensa de la Revolución); militantes retirados del Partido Comunista de Cuba (PCC); personal de confianza (PC) de la Seguridad del Estado, y un largo etc.,  que se dedica a ello.

Sin embargo, al salir del centro educacional, conversó con un pequeño grupo de personas que había allí y les planteó que recibió una muy buena impresión de los alumnos: educados, callados, interesados en el estudio. En el transcurso de una hora, quizás hasta se le puede dar el beneficio de la duda que fue más, pues cuando llegó estaban a punto de culminar la sesión vespertina de clases, fue capaz de percatarse de una realidad diferente a las quejas que tienen las personas residentes en el lugar sobre la mala educación de estos jóvenes, los malos hábitos, como ingerir bebidas alcohólicas, fumar, escenas sexuales, griterías, palabras obscenas y un largo rosario de problemas que no debiera tener la juventud a esa edad.

No obstante, lo que molestó al pueblo y se convirtió en “lo más hablado del día”, fue una pregunta que hizo a los educandos: “¿leen en “tablet”?” Como si el desarrollo informático del país permitiera conocer y poseer una tableta digital a cualquier estudiante.

También le dijo al grupo que fue “destinado” a que conversara con él que el Gobierno no desatiende ninguna de las prioridades y necesidades sociales, pero planteó que se necesita una más activa participación ciudadana en la búsqueda de soluciones a los problemas “acumulados”.

¡¿Acumulados?! ¿Y quién los dejó acumular? ¿Fidel Castro? ¿Raúl Castro?, porque con el disimulo le echa la culpa al pueblo, porque él se considera “limpio” y no vinculado a los problemas, por el poco tiempo que lleva en la presidencia. Pero lo más triste es que con la larga cadena de difíciles situaciones de todo tipo que hay en el país, este señor diga que “no se desatiende ninguna de las prioridades y necesidades sociales”.

Durante su periplo, en una de las reuniones celebradas con parte del Consejo de Ministros, se refirió al problema de la cadena de impagos, un fenómeno malévolo financiero, nacido y criado en el socialismo, y que se ha hecho una constante en todo el país.

El primer secretario del PCC en la provincia camagüeyana, Jorge Luis Tapia Fonseca, planteó que solo en el sistema de comercio y gastronomía, las deudas acumuladas por más de 15 años –incluso llegó a decir 20– superan los 130 millones de pesos, debido al robo y al descontrol. ¡Y eso que ya no se habla de la contabilidad no confiable!

Solución no se encontró alguna, solo que el Presidente planteó que el Presupuesto del Estado no va a pagar más por los robos.

Sin embargo, este no es el único tipo de sustracción que sufre la economía por el descontrol administrativo, está también el combustible, uno de los recursos más importantes que tiene el país.

Al respecto, Díaz Canel expresó: “Nos desacredita mucho como Gobierno que nos estén robando el combustible… Nosotros no somos un Gobierno desorganizado ¿cómo no vamos a tener capacidad para solucionar esto?”

En esta afirmación se puede leer entre líneas que la gobernabilidad en estos momentos brilla por su ausencia; pero, lo que más resalta de todas estas situaciones es que se vuelve a insistir en que son cosas viejas, de los anteriores presidentes, lo que es lo mismo que echarle la culpa de toda esta desorganización a Fidel y Raúl Castro.

Si Díaz Canel continúa permitiendo que salgan a la luz estos gazapos no va a poder llegar a ocupar en el año 2021 el cargo de Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, tal y como se lo prometió, si se portaba bien, el General de Ejército en el momento de su elección.

[fbcomments]