El castrismo malinterpreta el resultado electoral en Bolivia

El castrismo malinterpreta el resultado electoral en Bolivia

En realidad allí ganó, al menos por el momento, el principio de la alternancia en el poder, uno de los baluartes de la democracia

Luis Arce, Bolivia, Evo Morales, Elecciones gobierno
El ex presidente de Bolivia Evo Morales y el candidato del MAS, Luis Arce (Foto: Infobae)

LA HABANA, Cuba.- El periódico oficialista Juventud Rebelde, por medio del artículo “La refundación boliviana está de vuelta” (edición del 19 de octubre) analiza el resultado de la elección presidencial en ese país sudamericano, que concluyó con la victoria del candidato Luis Arce, que establecerá su gobierno en representación del Movimiento al Socialismo (MAS).

Dice así uno de los párrafos del referido artículo: “Pero la reversión latinoamericana y caribeña y aupada desde los centros de poder, ha sufrido otra derrota. Luego del regreso del peronismo al gobierno argentino, la vuelta del masismo indica que, por mucho que aún deba perfeccionarse y aprender, no ha fracasado el modelo que toma por centro al hombre, como alternativa a ese otro sistema que respira al ritmo que inhala y exhala el mercado”.

La autora habla en términos de victoria de un modelo político, en este caso el de la izquierda, y de derrota del que califica como “neoliberal”, y de ese análisis se desprende que los ahora triunfadores deban hacer todo lo posible por que el país no retorne al pasado.

Mas, en verdad, el verdadero triunfador en las elecciones bolivianas ha sido el principio de la alternancia en el poder de las distintas fuerzas políticas, uno de los baluartes de la democracia. El pueblo de Bolivia se ha expresado libremente en las urnas, y eso es lo más importante.

El actual gobierno boliviano, encabezado por Jeanine Áñez, les ha dado una lección a todos aquellos que difamaron de esas autoridades. Lo acusaron de golpista, fascista, títere del imperialismo…, pero al final se han comportado de un modo democrático. Primero permitieron que todos los candidatos fueran a la televisión y expresaran sus programas de gobierno —algo que Evo Morales nunca les permitió a sus opositores—, y después han respetado el criterio popular expuesto en las urnas.

Ahora le corresponde al señor Arce gobernar para todos los bolivianos, y sobre todo respetar las instituciones que le dieron la posibilidad de acceder al gobierno. Debe desmarcarse de la actitud de Evo Morales, que pretendió perpetuarse en el poder, incluso después de salir derrotado en un plebiscito con el que aspiraba a legalizar un nuevo período presidencial.

Debe renunciar Arce a acciones como la llevada a cabo en Venezuela por Nicolás Maduro, que ignoró a la Asamblea Nacional con mayoría opositora, el único órgano legítimo que existe en esa nación, y que el gobernante chavista pretende hacer desaparecer con las espurias elecciones legislativas anunciadas para el próximo 6 de diciembre.

Por otra parte, sería juicioso que el señor Arce se distanciara de las posiciones más radicales del Foro de Sao Paulo, esa agrupación de las fuerzas políticas de izquierda en América Latina.

No hay que olvidar que de un cónclave de ese Foro, celebrado en el 2006 en San Salvador, salió una declaración titulada “La nueva etapa de la lucha por la integración latinoamericana y caribeña”, la cual contenía el siguiente párrafo: “Los triunfos electorales comprometen a los partidos de la izquierda latinoamericana a actuar acorde con las expectativas depositadas en ellos por los pueblos, so pena de que sus gobiernos sean solo un breve lapso tras el cual se recicle la dominación neoliberal”.

Más claro ni el agua. Esa izquierda radical pretende que la historia se detenga una vez que la izquierda haya tomado el poder. Que no haya vuelta atrás. Y después tienen la cara tan dura que critican a Francis Fukuyama por haber proclamado el fin de la historia hacia 1989.

Claro que los gobernantes cubanos comulgan con ese espíritu radical del Foro de Sao Paulo. Por eso contemplan a priori, y de una manera tan beligerante, el resultado electoral en Bolivia.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Orlando Freire Santana

Orlando Freire. Matanzas, 1959. Licenciado en Economía. Ha publicado el libro de ensayos La evidencia de nuestro tiempo, Premio Vitral 2005, y la novela La sangre de la libertad, Premio Novelas de Gaveta Franz Kafka, 2008. También ganó los premios de Ensayo y Cuento de la revista El Disidente Universal, y el Premio de Ensayo de la revista Palabra Nueva.

[fbcomments]