Díaz-Canel, la UNEAC, Morlote y la mala memoria (II)

Díaz-Canel, la UNEAC, Morlote y la mala memoria (II)

Morlote ya ha dado fe de su ferviente admiración por Fidel Castro y, con frecuencia ha citado –y sigue citando- el pensamiento del “Máximo”

Luis Morlote, presidente de la UNEAC (Foto de archivo)

MIAMI, Estados Unidos. – Lo dije anteriormente: la mala memoria es muy mala. Mala si es por demencia; peor si es por falseamiento. A esta última es a la que me refiero. Hablemos de Luis Morlote, o lo que es mejor: que Luis Morlote mismo diga y se contradiga, político como Chacumbele.

Desde hace más o menos una década, Morlote ha presidido la Asociación Hermanos Saíz (AHS), entidad que hace treinta y dos años controla la actividad de los jóvenes artistas cubanos, y la que, según reza en su reglamento, está obligada a seguir los  lineamientos de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y del Partido Comunista de Cuba (PCC). Desde la presidencia, Morlote ha dado fe de su ferviente admiración por Fidel Castro, y con frecuencia ha citado –y sigue citando- el pensamiento del “Máximo”.

Para Morlote, el mayor logro de la AHS, fundada en 1986, es “apoyar el desarrollo de jóvenes artistas, mantener los espacios brindados a ellos, y apoyar su participación en la política cultural del país”.

Eso dijo en la celebración del 25 Aniversario de su fundación, y agregó: “No se puede leer la actualidad cubana con los instrumentos y herramientas de hace cuatro décadas”. ¿Y de hace cuántas décadas son las “Palabras a los Intelectuales” de su ídolo Fidel Castro, que han marcado esa política cultural hasta el día de hoy? A este villaclareño no le enseñaron bien la aritmética. Si a 2019 le restamos 1961 (año de las infames Palabras…), la cuenta da 58. Hace cincuenta y ocho años del abominable discurso, casi seis décadas. Siguiendo el razonamiento de Morlote, sería “instrumento y herramienta” antiquísimo, dinosáurico, prehistórico. ¿Y por qué, entonces, sigue este compinche de Miguel Díaz-Canel convocando a los creadores a que emulen y se inspiren en aquellas inquisitoriales Palabras…?

Recién nombrado en días pasados por su mentor a la presidencia de la UNEAC, Morlote repitió, quizás con más fervor y convicción que nunca, las mismas necedades que ha repetido durante su larga carrera de censor. Esto fue lo primero que dijo (publicado en Cubadebate): “…Hay una UNEAC comprometida con la revolución, con el pensamiento de Fidel y Raúl, y de todos los que continúan su obra”. ¿Cree de verdad este cuadro del Partido, de probada lealtad ideológica y total alineamiento con la dictadura, “comunista y chivatón” (según la lírica rockera del proscrito “Porno para Ricardo”) que ésa es una aceptable opción para el futuro?

En Bayamo, durante la celebración del Día de la Cultura el 20 de octubre de 2017, Morlote ya había dado indicios de que su disco estaba rayado.

“Un siglo después, la generación del centenario, liderada por el joven abogado Fidel Castro, se propondría romper las ataduras del régimen neocolonial proanexionista (…) Es justo que recordemos al intelectual revolucionario, al continuador de las ideas de Céspedes y Martí, al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien nos seguirá acompañando en cada batalla por la justicia, la cultura y la defensa de nuestra libertad (…) Frente a los renovados intentos imperiales por recolonizarnos y aniquilarnos como nación, tendremos que volver una y otra vez a nuestra historia…”

Traducción: ¡Tendremos que volver una y otra vez al Comandante!

El 11 de marzo de 2018, Morlote declaró a Telecubanacán, en Santa Clara, que los artistas y escritores no constituyen una élite sino que son parte del pueblo mismo.

“Existe un movimiento intelectual comprometido con su Revolución que la va a seguir defendiendo”, otra forma de reiterar aquello de “con la Revolución, todo; fuera de la revolución, nada”. Y vuelve a citar al Comandante: “…la cultura tiene que ser espada y escudo de la nación”.  ¿Y por qué la cultura no puede ser, simplemente, la cultura, como lo es en todo país libre? Creativa, celebratoria, íntima, seglar, innovadora, retadora, pensante, cuestionadora, popular, folclórica, elegante, desfachatada, atrevida, blasfema, comprometida o indiferente, diversa y no monolítica.

Desde la dirección nacional de la AHS se han expulsado a docenas de jóvenes creadores en el transcurso de los años. Al rockero Gorki Águila, director-fundador de “Porno para Ricardo”, arrestado en varias ocasiones. Al grupo no le permiten tocar en público, ni se le invita a los festivales de rock, y se le excluye de la programación musical en la radio. La persecución no es solo contra Águila, sino contra los integrantes del grupo, a saber Ciro Díaz, Renay Kairus y Ebert González. Está el caso de los artistas plásticos Odalys Ochoa y Fred Munster, la periodista Sol García Basulto, y el artista Danny Rodríguez en Camagüey, perseguidos y expulsados de la AHS en esa provincia, sitio predilecto de la Seguridad del Estado para acosar a los jóvenes. Les sucede a los creadores de Poesía sin fin, a los músicos de Omni Zona Franca, a los artistas que se aglutinan en Pro-Arte Libre.

Hace poco también fue expulsada la actriz Iris Mariño, por opinar que su página de Facebook no responde a los intereses de la AHS. “Por órdenes del ejecutivo nacional…no puedes seguir en esta organización”, le indicaron.

Y quién encabezaba entonces el ejecutivo nacional de la AHS sino su presidente, “el funcionario político, moldeable, influenciable y dirigible… baluarte del castrismo decadente, gritón y mediocre”, Luis Morlote Rivas (Es obvio que son muchos los que tienes opiniones desfavorables sobre el compañero Luis Morlote).

En su discurso por el 25 Aniversario de la AHS, publicado en el diario oficialista Juventud Rebelde, el camarada Morlote (así le llaman en Europa), presidente del grupo parlamentario de Amistad con los Países de la Unión Europea, miembro del PARLATINO, vicepresidente de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencias, Tecnología y Medioambiente de la Asamblea Nacional, de la cual es diputado, y hasta hace unos días, vicepresidente primero de la UNEAC, se desvivía en su lealtad al régimen inamovible.

“La AHS se asume continuadora de la tradición martiana y antiimperialista… como foro de diálogo y participación en la obra de la Revolución…La rebeldía es inseparable de la fidelidad al proyecto de la Revolución, su legado y perspectiva. Los creadores que pertenecemos a la Asociación nos sentimos comprometidos por la obra renovadora del Partido, con la clarinada crítica y movilizadora de Raúl, con el respaldo de la Unión de Jóvenes Comunistas…”

Que nadie se equivoque sobre quién es, y de qué bajezas puede ser capaz, el nuevo presidente de la UNEAC. Al igual que en su mezquina trayectoria en la AHS, ahora en la UNEAC se dedicará a combatir lo vulgar, lo obsceno, lo antipatriótico, lo contrarrevolucionario. Se concentrará en implementar el Decreto 349, repudiado públicamente por muchos, que exige que las autoridades aprueben la presentación pública del trabajo artístico y establece inspectores que velarán por el ortodoxo cumplimiento de la política cultural de la Revolución. ¿Nos sorprende, entonces, que Luis Morlote enarbole, a estas alturas, las Palabras… de 1961? El hashtag emitido por el Ministerio de Cultura poco después de su toma de posesión da en el clavo: #SomosContinuidad.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]