La democracia en Cuba vista desde el Consejo Electoral Nacional

La democracia en Cuba vista desde el Consejo Electoral Nacional

Pero no encontrará usted en esa nomenclatura del CEN ni un solo representante de los campesinos, de los constructores, de los trabajadores hoteleros

Miguel Díaz-Canel. Foto archivo

LA TUNAS, Cuba.- “A propuestas de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente del Consejo de Estado y de Ministros, los diputados (de la Asamblea Nacional) aprobaron a través del voto secreto y directo el Consejo Electoral Nacional, compuesto por 21 miembros”, reportó la prensa gubernamental este domingo.

“El Consejo Electoral Nacional es el órgano del Estado que tiene como misión fundamental organizar, dirigir y supervisar las elecciones, consultas populares, plebiscitos y referendos que se convoquen.

“Tramita y responde las reclamaciones que en esa materia se establezcan, así como cumple las demás funciones reconocidas en la Constitución y las leyes.

“El Consejo Electoral Nacional garantiza la confiabilidad, transparencia, celeridad, publicidad, autenticidad e imparcialidad de los procesos de participación democrática”, expresa el artículo 211 de la Constitución.

Según el artículo 212 de la propia Ley Primera, “el Consejo Electoral Nacional tiene independencia funcional respecto a cualquier otro órgano” y sólo responde por el cumplimiento de sus funciones ante la “Asamblea Nacional del Poder Popular”.

Según precisó Díaz-Canel, las personas propuestas para integrar el Consejo Electoral Nacional son “cuadros, especialistas y funcionarios de organismos de la administración central del Estado y otras entidades con reconocido prestigio, preparación y experiencia”.

Dijo Díaz-Canel que, el promedio de edad de las personas propuestas para integrar el Consejo Electoral Nacional es de 53 años; que 13 de ellos tienen “experiencia electoral”, que 15 ejercen como “cuadros” y 14 son juristas.

Dicho como lo dijo Díaz-Canel, el lector no ve, no vemos, nadie ni con anteojos puede avistar, los muros de la Fiscalía General, del Tribunal Supremo; las tapias del Ministerio del Interior, del Ministerio de las Fuerzas Armadas, el Consejo de Estado, el Ministerio de Justicia o la Dirección Nacional de la Unión de Juristas, donde, por igual, se alistan todos los operadores de las leyes en Cuba.

No, dicho como lo dijo Díaz-Canel, en el Consejo Electoral Nacional de Cuba no vemos a los fiscales de la Fiscalía General; a la coronela, que es segunda jefa de los sistemas computarizados del Ministerio del Interior; al general, que es segundo jefe de la dirección política del Ministerio de las Fuerzas Armadas; a los “cuadros”, que tienen que ver en el Ministerio de Justicia con asuntos penales, o los que tienen que ver con atención a la muy desatendida población cubana, allá, alejada del Palacio de la Revolución, en esa dependencias del Consejo de Estado, o… a la de tecnología del Ministerio de Comunicaciones, sirviendo de censora a la policía.

No, señor. Dicho como lo dijo Díaz-Canel, en el Consejo Electoral Nacional de Cuba no vemos ningún representante de las instituciones represoras de esos mismos derechos conceptuados en la Constitución. Incluso, no vemos ningún representante de los que aplauden y a la vez lloran, no de felicidad, sino de frustración.

No, amigo, no. Dicho como lo dijo Díaz-Canel, en el Consejo Electoral Nacional de Cuba, no vemos en los sistemas computarizados del Ministerio del Interior, del que es segunda jefa la coronela integrante del Consejo Electoral Nacional, la palabra “REGULADO”, impidiendo entrar o salir de su país a los cubanos.

No. Dicho como lo dijo Díaz-Canel, en los “cuadros” de las universidades y el Ministerio de Educación que integran el Consejo Electoral Nacional de Cuba, no vemos el rótulo que dice, “la universidad es para los revolucionarios”, impidiendo a muchísimos jóvenes cubanos los estudios superiores por no expresarse y actuar como “revolucionarios”.

El Consejo Electoral Nacional está compuesto por una presidenta, un vicepresidente, una secretaria y 18 miembros. De ellos, dos son fiscales, dos son militares, uno director de supervisión en el Tribunal Supremo, otra de asuntos penales en el Ministerio de Justicia, y otra, directiva de departamento en el Consejo de Estado.

Hay una directora de emisora de radio, otra de tecnologías en el Ministerio de Comunicaciones, una secretaria de la Unión de Juristas, tres integrantes de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, una especialista en derecho laboral del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, una profesora en capacitación azucarera, dos directivos del Ministerio de Educación Superior y una de formación técnica y profesional del Ministerio de Educación.

Pero no encontrará usted, en la nomenclatura del Consejo Electoral Nacional de Cuba, ni un solo representante de los campesinos, de los constructores, de los trabajadores hoteleros ni de los profesionales de la medicina; esto, por sólo mencionar a la hora de la transparencia en el momento de elegir y ser elegidos, los electores con mayores aportes económicos y de bienestar material y espiritual en la vida del país. Valga decir, sus mejores árbitros.

Uno de los cubanos más iluminado, José Martí, escribió una reseña del hombre contándonos la historia de los seres humanos en el mundo a través de sus casas. Y, ahora, el presidente del Consejo de Estado Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con sus “elegidos”, acaba de hacernos la última historia de la “democracia socialista en Cuba”, develada la nomenclatura del Consejo Electoral Nacional.

Luego… Si el refrán dice, “de tal palo tal astilla”, es de esperar que, de tal consejo electoral, tales elecciones convalidadas.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]